Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 12 -  septiembre 2009

LAS RELACIONES SINO-AFRICANAS A LA LUZ DEL PRAGMATISMO ESTRUCTURAL DE LA POLÍTICA EXTERIOR CHINA

 

María Victoria Natalizio
victorianatalizio@yahoo.com 

 

La política exterior china (PEC) hacia el continente africano ha venido disparando interrogantes claves respecto al gigante asiático y su constante reposicionamiento en el tablero de juego internacional. ¿Reflejo del pragmatismo chino en estado puro? ¿Catalizador de cambio en la política china de no-ingerencia (PNI)?(1) ¿Indicador de un nuevo colonialismo? (2)

 


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Natalizio, M.V:: "Las relaciones sino-africanas a la luz del pragmatismo estructural de la política exterior china" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 12, septiembre 2009. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/


La II Cumbre del Fondo de Desarrollo Sino-Africano, desarrollada en Egipto, así como la IV Reunión Ministerial del Foro de Cooperación China-África, llevan a los analistas a poner nuevamente la lupa sobre estas relaciones bilaterales y a elaborar un diagnóstico que precise ese interés siempre firme del gobierno chino, en intensificar estos lazos.

“Ayudaremos a África a construir su capacidad financiera suministrando durante los próximos tres años 10.000 millones de dólares (6.737 millones de euros) en créditos preferenciales y acometiendo 100 proyectos de energías renovables” (3). Como reflejan las palabras del primer ministro Wen Jiabao, la RPCh la cooperación bilateral continúa fundándose, básicamente, en el pragmatismo.

Eliminación de tarifas arancelarias sobre el 95% de los productos procedentes de las naciones menos desarrolladas, un fondo de 1.000 millones de dólares (673 millones de euros) para pequeños y medianos productores de África, condonación de deuda a los más empobrecidos; todas estas medidas constituyen la zanahoria que la RPCh acerca a las narices de un continente que constituye un probado maná de recursos naturales y, ahora, un emergente mercado para absorber los bienes manufacturados que de la “fábrica global” emanan.

Hoy, Africa mayormente mira las externalidades positivas que de estas acciones se derivan, mientras que las potencias occidentales las identifican como elementos de un “colonialismo chino” que ampara a regímenes altamente cuestionados por la comunidad internacional por sus violaciones a los derechos humanos, como los de Zimbabwe y Sudán. Lo cierto que mientras esto sucede la RPCh sigue confirmando, a cada paso con su PEC, la visión que Den Xiaoping implantara: “no importa si el gato es negro o blanco, lo importante es que cace ratones”.

Por otra parte, como lo demostró la II Cumbre en Sharm-el Sheik, la PNI se continúa ratificando: “Cualesquiera que sean los cambios que se produzcan en el mundo, nuestra amistad con los países africanos no variará porque nuestro compromiso es apoyar su desarrollo económico y social” (4). En línea con ese fundamento de la PEC, que ha estado vigente ininterrumpidamente desde la creación misma de la República Popular (5) -complementando el principio de coexistencia pacífica primero, subordinándose luego a los componentes revolucionarios y antiimperialistas de la PEC, y a los de reforma, apertura y desarrollo económico después-, los dichos de la cumbre de 2009 evidencian el papel estratégico de África en el modelo de crecimiento chino. Petróleo, gas, minerales y madera son recursos imprescindibles, a cambio de los cuales está dispuesta a condonar deudas de 33 países, eliminar barreras arancelarias y otorgar préstamos a bajo interés por 5000 millones de dólares (49 países africanos beneficiados), ayuda humanitaria, capacitación de recursos humanos e infraestructura hospitalaria, rural y escolar.

Las cifras hablan por sí solas: los intercambios comerciales se multiplicaron por tres en tres años, y la inversión externa directa (IED) de la RPCh en África lo hizo 16 veces, entre 2003 y 2008.(6)

Sería, entonces, ingenuo presumir que el compromiso de la RPCh con el multilateralismo, la liberalización de la economía y los temas clásicos de la agenda global (paz y seguridad internacionales y respeto a los derechos humanos) per se puedan desplazarla de las metas trazadas en el marco de su interés nacional, su seguridad energética y sus objetivos económicos, aún cuando se detecten numerosos indicadores de cooperación y compromiso activo con los asuntos de la arena internacional (7). Esto no quita que puedan suscitarse cambios en la percepción china de cómo salvaguardar sus intereses de una manera más alineada con las pautas de conducta de los otros grandes jugadores de la política internacional. El pragmatismo es, por excelencia, la directriz de toda la PEC, en general y de la PNI, en particular.

Fuentes Consultadas

Diez, Pablo M. “China da otro salto adelante en África al doblar sus ayudas al desarrollo” en Diario ABC de España. http://www.abc.es/20091109/internacional-asia/china-otro-salto-adelante-20091109.html

Natalizio, M.V.: "Crisis de Darfur ¿Catalizador de Cambio de la Política Exterior China de No Ingerencia?" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 06, marzo 2008. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/

NOTAS

1. Natalizio, M.V.: "Crisis de Darfur ¿Catalizador de Cambio de la Política Exterior China de No Ingerencia?" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 06, marzo 2008. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/

2. Diez, Pablo M. “China da otro salto adelante en África al doblar sus ayudas al desarrollo” en Diario ABC de España. http://www.abc.es/20091109/internacional-asia/china-otro-salto-adelante-20091109.html

3. Ibídem

4. Ibídem

5. Natalizio, M.V. Ob. cit.

6. Los intercambios comerciales pasaron de 39.700 millones de dólares (26.747 millones de euros) en 2005 a 107.000 millones de dólares (72.091 millones de euros) en 2008. Por su parte la IED creció de 491 millones de dólares (330 millones de euros) en 2003 a 7800 millones de dólares (5.255 millones de euro) en 2008. Fuente: Diez, Pablo M. Ob. cit.

7. Tal como se evidenció con la crisis humanitaria en Darfur. A los efectos de ampliar sobre la temática, ver Natalizio M.V. Ob. cit.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>