Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 11 -  junio 2009

LA INDUSTRIA TEXTIL Y DE CONFECCIONES EN EL DESARROLLO ECONÓMICO DE LA REPÚBLICA POPULAR CHINA

 

Hongbo Du (CV)
gbarrios@uclv.edu.cu

 

 

Resumen

El desarrollo de la industria textil y de confecciones en la República Popular China no ha sido un hecho fortuito. Desde siglos a.n.e China confeccionaba tejidos con tecnología propia que tuvieron alta aceptación en muchos países del mundo. Hasta los primeros años de la presente década el comercio de los productos textiles chinos estuvieron restringidos por acuerdo internacionales. Su ingreso a la Organización Mundial del Comercio propició que en la actualidad este país se convirtiera en uno de los principales productores y exportadores de textiles y confecciones, situación que ha provocado impactos positivos y negativos en varios países del mundo. Este trabajo aborda algunos de los aspectos relacionados con el desarrollo de esta industria y su impacto en el comercio internacional.

Palabras claves: industria textil y de confecciones

 


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Hongbo Du: "La industria textil y de confecciones en el desarrollo económico de la República Popular China" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 11, junio 2009. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/



La industria textil es una de las más antiguas del mundo y se considera de las primeras ocupaciones del hombre en sociedades organizadas por tener un papel protagónico en la Revolución Industrial. El comercio de los productos textiles se ha extendido durantes siglos, primero entre las principales civilizaciones existentes a.n.e, y luego entre los países que lograron desarrollar esta industria a partir de las posibilidades reales de obtener o importar la materia prima para lograr los tejidos; y en la actualidad no se concibe el desarrollo futuro sin la industria textil donde los países en vía de desarrollo, principalmente la República Popular China han alcanzado cierto protagonismo.

Según Alvarado y Viera (2002), cuando se analiza la industria textil y de la confección no se puede inferir a un sector sin estar asociado al otro, debido a que la industria textil mantiene un lazo importante con el de confección respecto a la provisión de la principal materia prima: la tela. Del total de tela que se genera en el mundo, aproximadamente la mitad de la producción se encuentra destinada a la industria de confección y el resto está dirigido hacia los productos industriales y para el hogar.

La industria textil mantiene una importancia en la actualidad porque además de prendas de vestir y objetos domésticos, los textiles se usan para múltiples usos como son: en productos industriales como filtros para acondicionadores de aire, balsas salvavidas, cintas transportadoras, carpas, neumáticos de automóvil, piscinas, cascos de seguridad o ventiladores de mina, entre otros. En muchas aplicaciones los textiles con recubrimientos protectores de plástico proporcionan mayor flexibilidad, menor peso y mejores resultados que los metales. Aunque para los productos industriales se utiliza toda clase de fibras, muchos se fabrican con una combinación de fibras sintéticas sobre una base de algodón. Las fibras sintéticas hacen que la tela sea resistente al moho y se seque rápidamente, mientras que el algodón, más barato, proporciona volumen y estabilidad.

La estructura industrial mundial ha estado cambiando en los últimos años como consecuencia de la globalización económica. Se aprecia una tendencia a un desplazamiento de dicha industria desde los países desarrollados a los países en desarrollo con abundancia de materias primas y de mano de obra barata. Aunque se debe reconocer que los países desarrollados conservan la ventaja de nuevos productos, nuevos equipos y nuevas tecnologías y el liderazgo en cooperación internacional y comercial. La invasión de los productos textiles en el mercado internacional de la República Popular China en la última década ha tenido un fuerte impacto en los productores tradicionales, de igual forma los productos de la competencia se han visto amenazados por la política de precios que han adoptado las empresas chinas que han conllevado a reformular las estrategias del comercio textil en no pocos países.

La fundación de la República Popular China en el año 1949 tuvo como objetivos fundamentales tratar de asegurar el desarrollo independiente, la prosperidad popular y la defensa nacional sobre la base de una economía pública planificada. Durante casi treinta años se trataron de cumplimentar estos objetivos, no obstante en la década de los setenta, el país se vio obligado a desarrollar una nueva Reforma Económica que garantizara el desarrollo más acelerado y sostenido de la nación. Los resultados económicos actuales de China son el resultado de dicha reforma. La industria textil también se insertó en dicha reforma.

A partir de la fundación de la RPCh el gobierno realiza gran inversión en el sector textil para estabilizar la economía y satisfacer la demanda interna de 400 millones de habitantes. Con la ayuda recibida por la Unión Soviética se logró impulsar desarrollo de esta industria. A partir de entonces, el gobierno de Chino prestó una creciente atención a la expansión de cultivos para el desarrollo de la industria textil, priorizando los cultivos de algodón. En 1960 se inicia en este país el desarrollo de la industria de fibras sintéticas y establecen 4 plantas de gran dimensión dedicadas a la fabricación de fibras químicas y en 1978 se da nuevo impulso a la industria para satisfacer la demanda interna y la modernización de la tecnología existente.

Para 1983 ya China contaba con una cadena productiva integrada en la producción de algodón, lana, seda, fibras naturales y químicas, maquinaria textil y prendas de vestir, sin embargo, la evolución de la industria textil y de confecciones se enfrentó por varios años a fuertes restricciones internacionales, si se tiene en cuenta que el 95% del comercio de textiles estuvo por más de treinta años bajo el régimen de cuotas.

Parte del crecimiento productivo chino, asociado a su ingreso en el año 2001 a la Organización Mundial del Comercio (OMC), se ha concentrado en la industria textil y del vestuario. La entrada de China a la OMC estuvo condicionada a que los miembros de la misma fijaran condiciones especiales para el ingreso de sus productos al mercado chino, también dieron lugar a medidas que permiten limitar de manera transitoria la importación de productos chinos. Entre estas se destacan: (OMC, 2001):

- la prórroga hasta fin de 2008 de la cláusula especial de salvaguardia para textiles del Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido

- una menor expansión de la cuota de textiles fijada también en el mismo Acuerdo

- un mecanismo de salvaguardia especial específico para las importaciones provenientes de China, que rige hasta fin de 2013

- un criterio especial para la determinación de existencia de dumping, que permite utilizar precios de otros países como patrón de comparación mientras se considere que en el sector chino bajo investigación no prevalezcan condiciones de una economía de mercado, cláusula que vence en 2016;

- restricciones inconsistentes con las normas OMC adoptadas de manera transitoria por otros países para las importaciones chinas, como parte de las negociaciones bilaterales para el ingreso de China a la OMC.

A pesar de todos estos elementos condicionantes, en el año 2003 la industria textil y de confecciones desarrolla una reestructuración profunda a fin de adaptarse a condiciones de mercado y mayor competitividad. Esta modernización provocó que las exportaciones de la industria textil y de confecciones representaran aproximadamente el 25 % del mercado mundial. Más de 5500 empresas se beneficiaron de recursos de inversión extranjera. Esta situación ha propiciado que China sea el primer importador mundial de maquinara textil del mundo. Los principales proveedores son empresas de Alemania, Japón, Italia, Suiza, Corea e Italia.

Como plantea Mejía (2007) China tienen gran experiencia no solo en combinar know-how y tecnología. Sino en impulsar programas como el “Go West” para afianzar posiciones de liderazgo que tiene en materia textil. Los principales centro son: Guangdong, Zheijiang, Jiangsu, Shanghai, Shangdong.

En la actualidad la producción anual de algodón sobrepasa los diez millones de toneladas, lo que hace de China el principal productor mundial y a su vez es reconocido como principal consumidor de esta materia prima, lo que implica la necesidad de importar la misma para satisfacer las exigencias actuales de la industria. Este producto, que se puede cultivar en casi todas las partes del país, se realiza sobre todo en la llanura del norte de China, que aporta casi la mitad de la producción total del país, la región del oeste, el delta y la llanura media del Yangzé.

Autores como Paredes (2007) consideran que la fuente principal de la ventaja competitiva de China es su mano de obra barata. Los bajos costos de la mano de obra en China son significativos, pero la gran disponibilidad de capital, junto con los altos niveles de crecimiento en la productividad, son explicaciones igualmente importantes de su imbatible competitividad. Otros autores consideran que el éxito radica en el menor “costeo completo del valor” (Full Value Costing). Este sistema de valuación concluye que:

- Salarios bajos no equivalen a costo de corte, hechura y terminado (CMT, por sus siglas en inglés) más bajo.

- CMT más bajo no equivale a precios FOB más bajos.

- Precios FOB más bajos no equivalen a precio de la prenda más bajo.

Desde el proceso de diseño de la prenda hasta su embarque se acorta cada vez más el ciclo, buscando reducir las reservas de eficiencia en el proceso productivo porque dado la lejanía de China de sus principales clientes hay costo que inevitablemente no se podrán reducir en el corto plazo, de ahí la importancia que tienen la reducción de los costos logísticos para fortalecer el posicionamiento que alcanzan los productos textiles chinos en el mercado mundial.

Con el propósito de mantener a la industria textil y de confecciones entre los sectores más importantes en la dinámica reproductiva de China el consejo textil chino se ha fijado objetivos para los siguientes cinco años que incluyen, entre otros:

- modernizar la industria a través de una acelerada reforma técnica y la reestructuración de las empresas textiles.

- sustituir la importación de telas con producciones nacionales

- continuar las investigaciones para el logro de nuevas materias primas que garanticen nuevas fibras químicas a partir de tecnologías con menor agresividad al medio ambiente.

La perspectiva de la industria textil China se sintetiza en el incremento de las capacidades productivas, las exportaciones de prendas textiles y una estructura de producción donde estas prendas tendrán el papel preponderante.

Por tanto, se puede afirmar que en el desarrollo económico de la República Popular China (RPCh) en la última década el sector textil ha tenido un papel importante para su posicionamiento en el mercado mundial. En la actualidad China es el primer país exportador de textiles y confecciones.

La inserción de los productos textiles en el mercado mundial ha tenido impactos negativos, los cuales obedecen a que los productos chinos han desplazado del mercado a otras producciones sustitutas de menor competitividad, lo que ha causado el cierre de empresas e incremento del desempleo, principalmente en Latinoamérica.

La expansión de los productos textiles chinos también ha tenido impactos positivos debido a que la RPCh es altamente consumidora de las materias primas para la elaboración de estos productos, lo que beneficia las exportaciones de países de la UE y latinoamericanos.

El análisis de los impactos del desarrollo de la industria textil y de confecciones en la RPCh tiene que ser diferenciado, pues depende de la región/país de referencia. Para unos el resultado es beneficioso, pero para otros el resultado es negativo.

Referencias

1. Alonso, A. y Arendano, R. (2007): Adaptarse al surgimiento de china: ¿Cómo puedn lograrlo las empresas latinoamericanas?

2. Cárdenas, H.(2007):México y China en la cadena hilo-textil-confección en el mercado de Estados Unidos, Comercio Exterior,57,7,pp 513-545.

3. Centro de Economía Internacional (2008): El comercio de la Argentina con China. Ministerio de relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. Secretaría de Comercio y Relaciones Económicas internacionales, disponible en: http://www.cei. gov.ar

4. Egido J.A. (2007): La clase obrera industrial china de comienzos del siglo XXI. En revista Crítica de Ciencia Sociales y Jurídicas. pp 017-031.

5. Gómez, J (2008): El hundimiento de Coltejer a la hecatombe e la industria textil colombiana, en Deslinde,43.pp 2-13.

6. Hale D. (2008): China y América Latina Hernández, R. (2004): El comercio exterior de China. Una perspectiva mexicana. XI Congreso Internacional de ALADAA,

7. Hernández, R. (2006): Las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos y el comercio de bienes industriales y agrícolas; implicaciones para México en México y la Cuenca del Pacífico, 9, pp.25-39.

8. Kai Li (2004): Estudio comparativo de la reforma Económica China y el perfeccionamiento empresarial cubano. Tesis en opción al grado de Maestría en Administración de Negocios. UCVL.

9. Labiano, V. y Loray, V. (2006): China: desafios y oportunidades para Máxico. Ponencia presentada en el Tercer encuentro de Alumnos y Graduados de la jornada de relaciones internacionales, Tandil.

10. Maddison, A. (2008), Chinese Economic Performance in the Long Run - Second Edition, Revised and Updated: 960 2030 AD, OECD Development Centre, Paris.

11. Martínez S. (2007): La UE retirará las trabas textiles procedentes de China en 2008. Diario impreso Aquí Europa.

12. Mejía, C. (2007): El desafío del comercio en la industria textil y de la confección españolas con los nuevos miembros de la UE (Bulgaria y Rumania) y China. IX Reunión de Economía Mundial, Madrid, España.

13. Paredes, R.(2007): La importancia de China en el mercado textil y de confecciones

14. Servicio Unión Europea (2005): Informe sobre la situación textil en la UE y las relaciones con China.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>