Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 7- junio 2008

LOS NUEVOS FINANCISTAS ESTÁN REDUCIENDO EL DÉFICIT DE INFRAESTRUCTURA EN ÁFRICA
El informe más reciente indica que China va a la vanguardia
 

Comunicado de prensa Banco Mundial Nº:2009/017/EXC



CIUDAD DE WASHINGTON, 10 de julio de 2008. De acuerdo con un nuevo informe del Banco Mundial, China, India y unos pocos Estados del Golfo de Oriente Medio están financiando un número sin precedente de proyectos de infraestructura en África al sur del Sahara. Los compromisos de inversión en África concertados por estos financistas de economías emergentes aumentaron de menos de US$1.000 millones al año antes de 2004 a US$8.000 millones en 2006 y US$5.000 millones en 2007, indicando una tendencia creciente en la cooperación entre economías en desarrollo (cooperación sur-sur).

En el informe titulado “Tendiendo puentes: El papel cada vez más importante de China en el financiamiento de infraestructura en África al sur del Sahara”, se señala que están surgiendo nuevas asociaciones en la esfera de infraestructura, impulsadas por el sólido crecimiento económico de la región, las condiciones más propicias para los negocios y el aumento de la demanda de petróleo y otros productos básicos en China e India.


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Comunicado de prensa Banco Mundial Nº:2009/017/EXC: "Los nuevos financistas están reduciendo el déficit de infraestructura en África" en Observatorio de la Economía y la Sociedad de China Nº 07, junio 2008. Accesible a texto completo en http://www.eumed.net/rev/china/



 “Las inversiones en infraestructura fueron un elemento fundamental del notable éxito logrado por China en la reducción de la pobreza a través del crecimiento rápido y sostenido. Hoy, los compromisos de China en el sector de infraestructura de África van en aumento y están contribuyendo a solucionar el enorme déficit de infraestructura del continente. Existen, por supuesto, dificultades que deberán ser abordadas por las naciones africanas y China, con el apoyo de los asociados en la tarea del desarrollo”, afirma Obiageli Katryn Ezekwesili , vicepresidenta del Banco Mundial para la región de África. “Trabajando juntos, podemos forjar asociaciones beneficiosas para todas las partes”.

África afronta enormes desafíos para mejorar su infraestructura. Los expertos en desarrollo coinciden en que la precaria situación de la infraestructura reduce en hasta un punto porcentual al año la tasa de crecimiento de las economías africanas. Uno de cada cuatro africanos no tiene acceso a electricidad. Los tiempos de viaje a lo largo de los caminos y los corredores de exportación de África son dos a tres veces más largos que en Asia, con el consiguiente aumento de los precios de los bienes comerciados. La capacidad de generación de energía eléctrica es alrededor de la mitad de lo niveles alcanzados en Asia meridional.

En el informe se señala que los compromisos de inversión que están concertando los financistas de economías emergentes no tienen precedente en cuanto a su magnitud y concentración en proyectos de infraestructura de gran envergadura. En un mundo cambiante, con nuevos participantes y nuevas modalidades de financiamiento, los inversionistas y los receptores deben someterse a un proceso de aprendizaje. Esto exigirá a los países una mayor capacidad para negociar acuerdos complejos e innovadores, y aplicar las normas ambientales y sociales apropiadas que son necesarias para el éxito a largo plazo de estas asociaciones.

Las exportaciones a China de recursos naturales de África al sur del Sahara han aumentado exponencialmente, de poco más de US$3.000 millones en 2001 a US$22.000 millones en 2006. El petróleo domina la escena y representa el 80% del total de las exportaciones a China. No obstante, el grueso de las exportaciones de petróleo de África todavía tiene por destino los Estados Unidos y Europa, que en conjunto reciben el 57% del total, mientras que China recibe tan sólo el 14%. También son importantes las exportaciones de otros productos básicos africanos, siendo los principales el mineral de hierro y la madera, y en segundo lugar el manganeso, el cobalto, el cobre y el cromo.

“El aumento de la cooperación sur-sur obedece a la sólida complementariedad de los aspectos económicos entre China y África”, señaló Vivien Foster , economista principal del Banco Mundial y coautora del informe. “En el caso de China, su creciente demanda de recursos naturales coincide con las importantes reservas de petróleo y minerales, a menudo subdesarrolladas, de África, mientras que la urgente necesidad de infraestructura de África coincide con la industria de la construcción de China, que es competitiva a nivel mundial”.

El Banco Mundial trabaja en estrecha colaboración con los países africanos, China y otros asociados en la tarea del desarrollo para difundir las experiencias recogidas a fin de que las inversiones tengan el mejor impacto posible en el desarrollo.

China no es el único financista de mercados emergentes que está desempeñando un papel importante en África. En los últimos años, India ha incrementado sus inversiones y desde 2003 ha comprometido US$2.600 millones. La mayor parte de las inversiones provenientes de India se realizaron en Nigeria. Los Estados del Golfo ricos en petróleo y los donantes árabes también están desempeñando un papel importante en el sector de infraestructura de África y durante los últimos siete años han comprometido, en promedio, US$500 millones al año.

“Si bien el aumento de la cooperación sur-sur respaldada por fuertes inversiones en infraestructura marca una tendencia positiva”, señala Chuan Chen , coautor del informe y ex profesor de ingeniería civil en la Universidad Tsinghua de China, “el principal desafío consiste en mantener el impulso para lograr resultados de desarrollo perdurables”.

Conclusiones detalladas del informe

• Los financistas no tradicionales están concertando importantes compromisos de inversión en infraestructura en África al sur del Sahara, contribuyendo así a satisfacer las necesidades anuales que, según estimaciones de la Comisión para África, ascienden a US$22.000 millones.

• China comenzó a financiar inversiones en África a partir de una base pequeña (menos de US$1.000 millones al año antes de 2004), que aumentó a más de US$7.000 millones en 2006 y luego se redujo a US$4.500 millones en 2007.

• China ha comprometido US$3.300 millones para 10 proyectos que, potencialmente, aumentarán en 30% (o 6.000 megavatios) la capacidad instalada de generación de energía hidroeléctrica en África al sur del Sahara.

• China está financiando la rehabilitación de más de 1.350 km de vías férreas y la construcción de más de 1.600 km de nuevas ferrovías en toda la región. Se trata de una importante contribución a la red ferroviaria existente en el continente, que suma alrededor de 50.000 km.

• Casi el 70% de las inversiones chinas está concentrado en Angola, Nigeria, Etiopía y Sudán.

• Las condiciones de financiamiento varían de un país a otro pero generalmente entrañan un elemento de donación del 33%, que se aproxima al nivel de referencia para el financiamiento en condiciones concesionarias.

• Unos 35 países africanos han recibido financiamiento chino para proyectos de infraestructura. Muchos de los proyectos ascienden a menos de US$50 millones cada uno.

• También se realizaron algunas operaciones por valor de más de US$1.000 millones, prueba de que China tiene capacidad para proporcionar grandes sumas de dinero para proyectos de infraestructura concretos.

El informe fue financiado por el Servicio de Asesoramiento para Infraestructura Pública y Privada (PPIAF, por sus siglas en inglés), un mecanismo de asistencia técnica integrado por varios donantes con la finalidad de mejorar los servicios de infraestructura.

“La asociación del PPIAF se dedica a ayudar a los países en desarrollo a mejorar su capacidad para integrar diversas fuentes de financiamiento destinado a infraestructura en sus prioridades de desarrollo”, señala Jyoti Shukla , gerenta de programas del PPIAF

Disponible en http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/NEWSSPANISH/0,
,contentMDK:21839799~pagePK:64257043~piPK:437376~theSitePK:1074568,00.html


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>