Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 5 -  diciembre 2007

Incidencias de la Economía China en la Demanda de Bienes Mundial
Sus repercusiones en el Mercado Petrolero
Su incidencia en los Precios del Petróleo

 

Luis Oliveros (CV)
Especialista en temas financieros

Luis_cesar_13@yahoo.com

Introducción

En los años 1978, 1984 y 1994, las autoridades chinas emprendieron etapas de liberalización que coincidieron con un conjunto de reformas económicas las cuales propiciaron una apertura progresiva de su economía. Las dos primeras reformas convirtieron el sector exportador en un poderoso motor del crecimiento, y la tercera dio vía libre a la creación de empresas nacionales. Adicionalmente las reformas de 1994 unificaron los tipos de cambio oficial y del mercado y eliminaron las restricciones a los pagos por el comercio de bienes, servicios y renta; abrieron el sector exportador a la inversión extranjera directa, y reformaron las empresas de propiedad del estado. Las empresas extranjeras, por si solas o asociadas, utilizaron la mano de obra barata pero calificada de China para convertir la zona costera en la “fábrica del mundo” y en un nódulo crucial de la cadena mundial de la oferta. Mientras tanto, las empresas nacionales, libres de onerosas obligaciones sociales y de compartir utilidades con el gobierno, empezaron a invertir en nuevas tecnologías, crecer aceleradamente y buscar nuevos mercados.

El sector privado nacional también creó nuevas empresas. Una gran cantidad de incentivos de los gobiernos central y locales (como exenciones de impuestos y bajos precios de la tierra y los servicios públicos) ayudaron a mantener bajos los costos de producción y altas las utilidades para ser reinvertidas en nuevas expansiones. Puesto que los controles del capital y el subdesarrollo del mercado de capitales limitaban las opciones de inversión, el gran acervo de ahorro de China en manos del sistema bancario estatal ofreció a estas empresas una fuente cautiva y barata de financiamiento. Con ello, China inició una expansión económica sin precedentes, impulsada por la inversión y las exportaciones.

En el presente trabajo se analizarán un conjunto de datos y relaciones que comprobarán como en la actualidad China además de ser el país con las mayores tasas de crecimiento económico, ha logrado posicionarse como el segundo mayor consumidor de petróleo del planeta, la tercera potencia exportadora, y el país con las mayores Reservas Internacionales. El trabajo se dividirá en dos partes, tocando en primer término el impacto de la economía china en la demanda de productos a nivel mundial, y una segunda parte donde se aborda su incidencia en el mercado petrolero internacional.


Para citar este artículo recomendamos utilizar este formato:

Oliveros, L. : "Incidencias de la Economía China en la Demanda de Bienes Mundial" en Observatorio de la Economía Latinoamericana Nº 90,  enero 2008. Texto completo en http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/ve/


Pulse aquí para ver el texto en formato completo


Incidencias de la Economía China en la Demanda de Bienes Mundial

La importancia adquirida por China en la economía mundial es sobresaliente. En los últimos 20 años, China ha añadido unos USD2 billones al PIB mundial, ha creado 120 millones de empleos y ha sacado a 400 millones de personas de la pobreza. Adicionalmente ha multiplicado por más de 10 veces sus exportaciones (muy por encima de la media mundial). Estas son cifras considerables: equivalen a añadir una economía del tamaño de Portugal cada año; crear tantos puestos de trabajo como el total de ocupados en Australia; o erradicar la pobreza en Etiopía, Nigeria, Tanzania y Zambia. En los últimos años, China ha crecido a un ritmo superior al 10% anual, con una inflación inferior al 3%. Hoy en día es la cuarta economía mundial por tamaño y la tercera por intercambio comercial .

China ha mantenido, en promedio una tasa de crecimiento anual del PIB del 9% en los últimos 30 años, lo que le ha convertido en un importante motor del crecimiento económico mundial. Según el Banco Mundial, China contribuyó en 0,5 puntos porcentuales al crecimiento económico mundial del 3,9% alcanzado en 2006. Entre 2001 y 2006, el PIB de China creció, en promedio, a una tasa anual del 9,8%, el ingreso fiscal aumentó al 18%, el ingreso per cápita disponible de la población urbana alcanzó el 10%, y el ingreso per cápita neto de la población rural se elevó al 6%. En los últimos dos años, el yuan se apreció un 9,4% frente al dólar de EE.UU., y el tipo de cambio efectivo real del yuan se apreció un 6,3%, según el Banco de Pagos Internacionales.

Según un estudio de Lester Brown, del Earth Policy Institute, en la actualidad China ya consume más que EEUU en un buen número de materias primas, productos alimenticios e incluso bienes de consumo. Además publicaciones del Fondo Monetario y el Banco Mundial han estimado que para finales de este año 2007 China sea responsable de una buena parte del consumo mundial de algunas materias primas como carbón (33%), acero (25%), cobre (20%), aluminio (20%) y níquel (15%). Por otra parte tenemos que China es responsable del 30% del consumo mundial de algodón y arroz y entre el 15-20% del consumo mundial de productos como la soja y el trigo (Brown, 2005). Este espectacular crecimiento de la demanda ha traído como resultado un incremento del precio de esas materias primas y productos y de los fletes de transporte en el mercado internacional. No obstante también debemos tener presente que el rápido crecimiento de las exportaciones chinas ha venido acompañado por una reducción de los precios de los bienes que ellos exportan, trayendo un beneficio para los consumidores en todo el mundo.

En lo que se refiere a los bienes terminados, cabe destacar el caso de la industria del automóvil. En 2007 la demanda de todo tipo de automóviles está superando los 7 millones de unidades, convirtiendo a China en el tercer mayor mercado del mundo. El crecimiento del mercado automotriz chino ha sido impresionante, pues en 2000 la demanda de automóviles fue de 2,1 millones de unidades. Es más, se espera que el tamaño del mercado se siga incrementando fuertemente de aquí a 2010, cuando alcanzará probablemente los 13 millones de unidades.

También es importante mencionar que China es el primer fabricante mundial de productos textiles, juguetes, calzado, artículos electrónicos de consumo (televisores, reproductores de DVD, teléfonos móviles, etc.); y el país se está adentrando con éxito en sectores como la fabricación de ordenadores y la biotecnología.

A continuación presentamos un primer cuadro donde se expone el peso que tiene China en las Exportaciones y en las Importaciones a nivel mundial.

Claramente se puede observar que la identidad Exportaciones menos Importaciones (X-M) o lo que conocemos como la cuenta corriente es superavitaria para China, mientras que tanto para Japón como para los países de America Latina es deficitaria. Igualmente llama la atención ver el crecimiento paulatino que tuvieron tanto las exportaciones como las importaciones en China, fenómeno contrario al ocurrido tanto para Japón como para los países de America Latina. En virtud a esto tenemos que el superávit comercial y en cuenta corriente de China se ha disparado, de niveles de 3% y aproximadamente 2% del PIB en 2004 y 2000–03, respectivamente, a más o menos un 10% del PIB en el primer semestre de 2007. Es importante recalcar el gran empuje que ha tenido el sector exportador por parte de la clase dirigente china, la cual ha visto en las exportaciones un factor muy importante para generar divisas a la nación.

Para completar esta información tenemos a continuación un gráfico donde podremos observar el desglose de las exportaciones manufactureras chinas comparando el año 1992 vs. el año 2005:

Sobresale el cambio en la composición de las exportaciones chinas, las cual para el año 1992 estaban basadas primordialmente en vestido, y ahora la torta esta repartida mas equitativamente entre varios rubros, destacando el incremento en maquinaria y tecnología.

Por otra parte tenemos el siguiente cuadro (realizado por el Fondo Monetario Internacional) donde vemos el incremento de las exportaciones chinas en comparación con los EE.UU., Alemania, Japón y la India.:

El cuadro número 2, elaborado por el Dr. Lester Brown compara el consumo de China y el de los Estados Unidos, y al mismo tiempo informa el año en el cual China sobrepasó a los Estados Unidos en ese rubro.

Por otra parte debemos mencionar que en China las tasas de ahorro y de inversión son extremadamente elevadas. El ahorro interno bruto superó el 40% del PIB desde 2000 y alcanzó la espectacular cifra de 50% en el año 2006. Hay que tener en cuenta que los países de ingreso mediano bajo tienen un 30% de media. La tasa de inversión superó el 35% desde los años noventa y el 40% desde 2002. En 2003 la inversión interna bruta representó el 44,4% del PIB. Aunque las tasas de los últimos años son seguramente excesivas, una tasa de ahorro del 40% y una tasa de inversión del 35% garantizan, en ausencia de perturbaciones graves, un rápido crecimiento de la economía, exento además de desequilibrios externos.

En cuanto al mercado interior, un informe del banco de inversiones Credit Suisse First Boston prevé que el consumo interno, que fue de 704.000 millones de dólares en 2004 (3% del consumo mundial y 9% del consumo en EEUU), pudiendo alcanzar los 3,7 billones en el año 2014 (11% del consumo mundial y 37% del de EEUU). Ese mismo informe prevé igualmente que el número de hogares con unos ingresos anuales superiores a los 100.000 dólares aumentará de 4 millones en 2003 a 151 millones en 2014, una cifra superior a los 102 millones de hogares que tienen esos ingresos hoy en EEUU (CSFB, 2004). Otra manifestación de la importancia que está adquiriendo y va a suponer el mercado interior es que la demanda de automóviles de turismo se duplicó entre 1995 y 2000 pero se cuadruplicó entre 2000 y 2004, al pasar de 300.000 unidades en 1995 a 2,3 millones de unidades en 2004. Se estima que en 2010 la demanda de automóviles de turismo podría superar los 5 millones de unidades.

Con todo lo antes conversado podemos analizar rápidamente la ecuación de la demanda agregada y ver las repercusiones de China en esa ecuación.

Recordemos que la ecuación es:

D.A. = C + I + G + (X-M)

Donde C= consumo, I = inversión, G = gastos publico y (X-M) es la cuenta corriente, si China ha tenido importantes crecimientos en el consumo, inversión y su cuenta corriente es abiertamente superavitaria, la conclusión es que la curva de demanda agregada mundial a visto un desplazamiento a la derecha originada por la potencia china.

La conclusión final es que China, gracias a un crecimiento explosivo y constante de su economía ha producido un desplazamiento de la curva de demanda mundial a la derecha, incrementándola.

China y sus repercusiones en el Mercado Petrolero. Su incidencia en los Precios del Petróleo

Para poder realizar un análisis del papel de un determinado país en el mercado petrolero internacional, primero debemos tener claro algunos aspectos importantes de ese mercado:

1. Las reservas de crudo a nivel mundial alcanzan los 1.203 millardos de barriles. Los países OPEP tienen el 75%.

2. Según el reporte mensual (del 15 de noviembre de este ano) de la OPEP en la actualidad en el mercado petrolero mundial se demandan 86 millones de b/d, de los cuales 31 millones de b/d los proporciona la OPEP. Sin embargo lo más importante es que cerca del 60% de las importaciones a nivel mundial son cubiertas por la OPEP.

3. Venezuela sigue produciendo cerca de los 2.38 millones de b/d, lo cual significa que al comparar con su consumo interno (que es alrededor de los 538.000 b/d), estaríamos hablando de un potencial de exportación de crudo de unos 1.8 MM b/d.

4. EE.UU. consume cerca del 25% del petróleo mundial (un poco más de 20 millones de b/d) y el 50% de la gasolina. China se encuentra en el segundo lugar con el 9% (cerca de 7.5 millones de b/d).

5. Arabia Saudita es el país que más produce petróleo con 10.9 millones de b/d (13.1%), luego le sigue Rusia con 9.8 millones de b/d (12.3%). Adicionalmente mientras Rusia consume 2.6 MM b/d, Arabia Saudita consume 2 MM b/d, por lo cual su incidencia en el mercado petrolero es mayor.

6. El promedio de la cesta OPEP a octubre de este año ronda los USD 65 por barril. La cesta venezolana esta rondando los 59 dólares.

7. Por ultimo tenemos los siguientes cuadros, tomados de un estudio de la Agencia Internacional de Energía y el Fondo Monetario Internacional. Acá vemos en el primer cuadro los responsables del consumo petrolero (donde se nota que China encabeza y por mucho esta lista), luego en el segundo cuadro se analiza los porcentajes de crecimiento de la demanda, producción OPEP, no OPEP y la capacidad adicional de producción de los países OPEP. Y el tercer cuadro describe las mas importantes caídas de producción en este ano.

Ahora analizaremos el caso chino y la importancia que ha adquirido en los últimos años.

Para empezar con China debemos tener presente que para el año 1970 China consumía unos 559.000 b/d (lo que significaba en ese momento el 1.2% del consumo mundial) y producía 615.000 b/d, cifras que la colocaban como un país exportador neto de petróleo, pero sin capacidad de jugar algún papel importante en el mercado petrolero. En la actualidad consume unos 7.500.000 b/d (lo que significa el 9% del total mundial) y produce 3.700.000 b/d, lo que se traduce en importaciones netas petroleras del orden de los 3.800.000 b/d. estas cifras hablan del nuevo papel de China en el mercado petrolero mundial.

Un vuelco importante tuvo China en el año 1994, ya que hasta ese año fue exportador neto de petróleo, status que cambió al año siguiente cuando necesitó importar cerca de 400.000 b/d. Se podría a decir que este hecho marca definitivamente el punto de partida de la importancia de China en el mercado petrolero mundial.

A continuación se presentan tres cuadros, el primero expone las cifras de consumo petrolero y el segundo habla de la producción petrolera. Se colocaron importantes protagonistas como EE.UU., Europa, Japón (en la parte del consumo) y Rusia (en la parte de la producción). Adicionalmente incorporamos la OPEP en pleno y a Venezuela. El tercer cuadro expone el saldo Producción – Consumo.

Fácilmente se puede apreciar el aumento paulatino del consumo petrolero chino. Sin embargo podríamos hablar de una explosión importante en el año 2003, año en el cual incrementa su consumo petrolero de 5.200.000 b/d a 5.800.000 b/d con lo que se convierte en el segundo mayor consumidor mundial de petróleo, desplazando de ese lugar al Japón (5.300.000 b/d). Lo impresionante es que desde el 2003 hasta el 2006 China incrementó su consumo en un 28% mientras el mundo lo hacía en apenas un 6%.

Como vemos en el cuadro EE.UU. apenas incremento su consumo en un 2.8%, Europa en un 2.4% y al India en un 6.4%. Pero China llevo la batuta.

Si analizamos el comportamiento del consumo petrolero desde el año 1999 (cuando empezó el actual boom de precios) hasta hoy, observamos que China es responsable del 33% de ese incremento. Pero si colocamos el punto de inicio del análisis en el año 2006 nos encontramos que China es el responsable de más del 60% del aumento consumo petrolero mundial, y recordemos que al ser importadora neta, esa necesidad de crudo se traslada inmediatamente al mercado internacional, presionando los precios.

Si queremos considerar un periodo más largo, se llega a la conclusión que durante los últimos 16 años China ha incrementado su consumo de petróleo en un 220% mientras que su producción interna ha crecido apenas un 32%.

En el siguiente cuadro observamos las Reservas Probadas de Petróleo y su evolución desde el año 1980 hasta el año 2006. De esta tabla vale la pena hacer énfasis en el indicador R/P que define la cantidad de años que le quedarían a ese determinado país si extrajera la totalidad de sus reservas y las usara para satisfacer su producción interna. Claramente los países OPEP son los que tienen un mayor R/P, mientras que Europa, China y EE.UU uno muy bajo. Además resalta la disminución paulatina de las reservas norteamericanas y el leve incremento de las chinas, las cuales lucen insuficientes ante los incrementos en sus niveles de producción.

Y para terminar esta parte analicemos el siguiente grafico, en el podemos observar el incremento en el consumo petrolero chino, el del mundo y lo comparamos con el precio del petróleo. Fácilmente se puede ver como una buena parte del incremento de la demanda petrolera mundial es influenciada por los incrementos en la demanda china, y estos incrementos, con una oferta petrolera que no se ajustado con rapidez, ha llevado al precio petrolero al nivel que observamos en la actualidad.

Si nos atreviéramos a graficar la curva de Oferta y Demanda Petrolera, se obtendría algo así, suponiendo que estamos en una situación de equilibrio:

En donde OP = oferta petrolera, la cual es constante, DP = demanda petrolera, P = precio y Q = cantidad de petróleo.

Se observa un incremento el curva de demanda petrolera, lo cual podría ser causado por el factor chino y sus nuevos requerimientos. Al ser la oferta constante y ser muy difícil para ella ajustarse a la nueva demanda, obviamente el precio tenderá a subir.

¿Por qué China ha aumentado tanto esa demanda de petróleo?

Entre los factores que han originado esto destacan, además del rápido crecimiento del PIB, el aumento del número de automóviles, el auge de la industria pesada muy intensiva en energía (acero, aluminio, plásticos, etc.), la escasez de electricidad en algunas regiones (que ha hecho que empresas y particulares hayan instalado generadores diesel para evitar interrupciones en el suministro de energía) y el inicio, por parte de las autoridades, de la creación de una reserva estratégica de crudo.

Conclusiones

El alto y sostenido crecimiento chino de los últimos años hacen presagiar que en pocos años, este país compita muy fuertemente con los Estados Unidos por la supremacía económica mundial.

Es notable el protagonismo que ha adquirido este país en los últimos años. Su importante presencia en la demanda y oferta de bienes a nivel mundial y su incidencia en los principales mercados energéticos mundiales, la hacen una variable imprescindible de tomar en cuenta a la hora de realizar estudios sobre mercados mundiales y de formular proyecciones.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que China se enfrenta a varios desafíos importantes. Entre los más importantes figuran los señalados anteriormente: escasez de recursos energéticos y creciente dependencia de las importaciones de petróleo, cada vez mayores problemas de desempleo y subempleo, aumento de la desigualdad en la distribución territorial y personal de la renta, envejecimiento demográfico, y desnacionalización de la industria nacional.

No obstante China deberá mejorar en varios frentes para poder consolidar todos los excelentes resultados económicos que ha ido alcanzando. Entres los desafíos que se le presentan destacan: escasez de recursos energéticos y creciente dependencia de las importaciones de petróleo, muy bajo ingreso per. cápita (de apenas USD 2.000, cuando por ejemplo la de Alemania es de casi USD 30.000), baja tasa de consumo interno en relación con la inversión y el PIB, desempleo rural, envejecimiento demográfico, desnacionalización de la industria nacional, elevada inflación y problemas de contaminación (China cuenta con 16 de las 20 ciudades más contaminadas en el mundo), hacen que las metas chinas no se deban enfocar solo en el plano económico.

Se espera que para este año 2007 el PIB a dólares corrientes de China supere al de Alemania, colocándose en el tercer lugar a nivel mundial, solo superado por Japón y los Estados Unidos, países a los cuales según varios analistas, se pronostica que superará en el 2015 (a Japón) y en el 2040 (a los Estados Unidos).

Por otra parte la proporción de China en el PIB mundial, medido en paridad de poder adquisitivo, podría pasar del 13% en 2004 al 20% en 2015, esto es, el porcentaje actual de EEUU o de la UE. El peso de China en las exportaciones mundiales de mercancías podría aumentar del actual 7.5% a un 16% en el año 2015, esto es, casi tanto como la proporción combinada actual de Alemania y EEUU.

Todo este crecimiento económico impulsará aún más la demanda energética china, produciendo sus consecuentes presiones alcistas en el precio del petróleo. Pero tal y como reseña la Agencia Internacional de Energía en sus análisis sobre el mercado petrolero para este año 2007, lo más destacado de la importancia de China en el mercado mundial de petróleo sea su incidencia en el mediano y el largo plazo. Suponiendo que el crecimiento del PIB chino es menor de aquí al año 2020, de lo que fue en los dos últimos decenios del siglo XX, la creciente motorización y la necesaria diversificación energética, harán que el consumo chino de petróleo pueda alcanzar los 650 millones de toneladas en 2020. Estas cifras supondrán presumiblemente una proporción del aumento del consumo mundial que será mayor que la del conjunto de los países de la OCDE. Y tiendo presente que la producción petrolera China no podrá crecer, o hasta tal vez disminuirá, el efecto neto se verá en sus importaciones netas, las cuales podrían llegar a las 500 millones de toneladas.

Por todo esto podemos afirmar con total seguridad, que de mantenerse las actuales tendencias esta centuria será llamada el siglo chino.


Bibliografía

Amiti, M. (2007), “Auge de las exportaciones chinas”, Finanzas & Desarrollo, Fondo Monetario Internacional, septiembre de 2007

Aziz, J. (2006), “Rebalancing China’s Economy: What Does Growth Theory Tell Us?”, IMF Working Paper 06/09 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

Brown, L. (2005), “China’s Replacing the United States as World Leading Consumer”, Earth Policy Institute.

Bustelo, P. (2004a), “China y el mercado del petróleo”, Análisis del Real Instituto Elcano, nº 113, 24 de junio.

Shenkhar, O. (2004), The Chinese Century, Wharton School Publishers, Philadelphia.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>