Observatorio de la Economía y la Sociedad China
Número 3 -  junio 2007

Los derechos humanos en el gigante asiático

Se habla de China, pero no de lo que pasa en China

* El país duplicó su PBI en los últimos años * Su crecimiento económico genera admiración en la comunidad internacional * Pero detrás del “desarrollo social” que pregona el gobierno, no obstante, los habitantes sufren serias dificultades

Por Pedro Crespi

            El mundo, más que nunca, tal vez, habla hoy de China. Y habla porque sus números son imponentes. Es que se trata de un país que, después de Rusia y Canadá, es el más extenso del planeta con un tamaño similar al de toda Europa con sus 9.560.900 km2 pero que, no obstante, sus más de mil doscientos millones de habitantes viven sólo en una quinta parte del territorio. Sí, se leyó bien. Y aquí una gran paradoja: los chinos, que representan la quinta parte de la población mundial, ¡ocupan sólo la quinta parte de su superficie!

            Pero la República Popular China, nombre que adoptó la nación en 1949 con Mao Zedong, no sólo es un coloso por sus características demográficas sino también por sus indicadores económicos más inmediatos que la ubican como la cuarta economía del mundo. Así se desprende, al menos, de un informe que realizó en 2006 la Redacción de la BBC Mundo donde se señala que “el valor de los bienes y servicios de la nación asiática se elevó hasta un total de US$ 2,26 billones, lo que sólo es superado por Estados Unidos, Japón y Alemania”.  Y tan inmenso es el crecimiento de la productividad china, que, siempre según la misma fuente, en los últimos seis años duplicó su PBI mientras que desde 1994 aquél se ha cuadriplicado. Y por ello los medios de comunicación social internacionales y los magnates de los negocios no vacilan, con razón, en calificarla como el “gigante asiático”.

            El boom económico chino tiene varias explicaciones. La apertura económica y las muy favorables condiciones que ofrece a la inversión extranjera, a vuelo de pájaro, sirven para entender parte del fenómeno. Un fenómeno que para el director del Instituto Nacional de Estadísticas chino, Li Deshui, en declaraciones a la prensa internacional en 2005, consiste en la aplicación de un plan “de desarrollo social” desde que comenzó el siglo actual.

            Pero el crecimiento chino, ¿tiene impacto en el desarrollo de las condiciones de vida de la mayoría de sus habitantes? De eso no se habla. Y aquí otra paradoja china: mientras todo el mundo -como se mencionó- habla de China, en China, es muy difícil expresar libremente lo que se piensa de China. La situación que atraviesa la prensa en ese país sirve de termómetro para entender, en toda su dimensión, cuál es el verdadero desarrollo social de la nación.

El termómetro social

             Según denunció en 2004 el Comité para la Protección de los Periodistas (CPP), con sede en Nueva York,  China es la cuarta nación con mayores restricciones a la prensa en el mundo –la superan Cuba, Eritrea y Birmania-. Y los 32 periodistas y los 62 ciberdisidentes que hoy se encuentran encarcelados por “incitación a la subversión del Estado”, tal como informa Reporteros Sin Fronteras en su Web Site,  pone de manifiesto, sin dudas,  que las autoridades del gobierno comunista chino le temen a las voces que denuncian las injusticias que impiden un verdadero desarrollo social mientras los niveles de productividad crecen a pasos agigantados.

            ¿Pero cuáles son, en concreto, las informaciones que tanto temor le generan al régimen de Hu – Jintao? Algunas de ellas, entre tantas, que debieran despertar la reacción de la comunidad internacional:

  • La existencia de una enmienda legislativa que permite la pena capital y que es aplicada por el gobierno contra los “subversivos” al sistema –que no tienen derecho a representación legal- bajo la supervisión del Tribunal Supremo Popular, que rara vez revisa las sentencias. Se calcula, tal como expresa un informe de Amnistía Internacional, que sólo en 2005 fueron ejecutadas 1.770 personas y condenadas a muerte otras 3.990.
  • La aplicación de torturas por parte de los agentes del Estado para la obtención de pruebas para los juicios contra quienes no están de acuerdo con el régimen comunista.
  • La falta de datos precisos acerca de las ejecuciones y de los desaparecidos con la excusa de que se trata de estadísticas que deben permanecer bajo “secreto de Estado”.
  • La actual situación de cerca de 200 millones de obreros urbanos –provenientes de pueblos rurales- que hacen posible el “milagro de la economía china”, como definen el crecimiento productivo del gigante asiático los medios de comunicación más prestigiosos del mundo. La clase trabajadora, que vive en viviendas miserables, no sólo es explotada de manera escandalosa sino que además está excluida del sistema sanitario y de la educación estatal.
  • La inmoralidad de los empresarios locales que, en numerosas ocasiones, retienen de manera deliberada los paupérrimos salarios de los trabajadores antes del Año Nuevo Lunar para, así, asegurarse que los obreros volverán a sus puestos de trabajo luego de los períodos de vacaciones –vale recordar que los obreros no pueden permanecer en las ciudades de manera indeterminada, ya que el Estado no les brinda la residencia para no otorgarles los beneficios sociales-.
  • Los casos de sometimiento que sufren algunos trabajadores, como ocurrió hace un tiempo en una fábrica de ropa en las afueras de Beijing, donde los administradores cerraron el establecimiento con los obreros adentro para que siguieran con el trabajo sin detenerse y, además, no presentaran más quejas por falta de pago de los salarios.
  • La presencia de unos 30.000 ciberpolicías que el gobierno distribuye por los principales centros urbanos del país para controlar, así, el ingreso de los cibernautas en Internet. Éstos tienen prohibido ingresar en sitios pornográficos o en blogs con ideas democráticas, entre otras restricciones. Los navegantes, además, deben contar con una credencial autorizada por el Estado para poder ingresar a los dos millones de cibercafés  que hay en el país (en el último año cerraron 1800) para 100 millones de internautas.
  • La prohibición que tienen los periodistas de hablar del nefasto “4 de junio”, fecha de la tremenda represión que en 1989 sufrieron miles de estudiantes por parte del ejército chino luego de expresarse de manera democrática en la Plaza de Tiananmen,  en Pekín, contra el gobierno.
  • En los últimos 10 años, según diferentes organizaciones de derechos humanos del mundo, se estima que fueron arrestados cerca de 40 periodistas extranjeros por sólo tener contactos, por citar sólo dos casos, con estudiantes que estuvieron en el “4 de junio” o trabajadores que viven en medio de la miseria.

 

Periodismo Social, ¡gracias!

      Los datos que se detallaron se conocen gracias al esfuerzo de miles de periodistas “desobedientes” chinos y de diferentes naciones, que trabajan en lo que se conoce como Periodismo Social. Ellos constituyen la verdadera prensa en China, ya que los medios locales son controlados por el Estado, es decir, dicen lo que las autoridades quieren y nada más. Así, junto a cientos de audaces cibernautas chinos, se transforman en el termómetro social de lo que en esa nación acontece. Y a paso lento por las restricciones que sufren pero con importantes avances, en tanto, brindan las verdaderas estadísticas sociales del gigante asiático.

      En el mundo se habla de China, pero no de lo que pasa en China. En parte por la responsabilidad –como se mencionó- de las autoridades locales que temen a la verdad; pero por otra parte, también tal vez por temor a la verdad, porque muchos grupos económicos del planeta se benefician con las extraordinarias ventajas competitivas que tiene la mano de obra china, que es muy barata.

      El crecimiento de la economía China es impactante y está bien hablar de él. ¡Pero qué bueno sería hablar de un impactante crecimiento en el respeto a las libertades y, por ende, a los derechos humanos en ese país! Que China crezca en eso también…  


Fuentes:

Ø      Reporteros sin Fronteras. Fidel Castro – Hu Jintao: ¿Quién es el mayor predador de la libertad de expresión? Madrid, España, 22 de noviembre de 2004. http://www.rsf.org/IMG/pdf/041122Hu_Jintao_Castro_ESP.pdf  [Consulta: 26 de mayo de 2007].

Ø      Rutherford, Scott. China. Barcelona, España, Océano Grupo Editorial SA, 1990.


Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.

Un comentario no es más que un simple medio para comunicar su opinión a futuros lectores.

El autor del artículo no está obligado a responder o leer comentarios referentes al artículo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este artículo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, pulse aquí.

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios


El Observatorio de la Economía y la Sociedad China es una revista académica iberoamericana, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga. Tiene el Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN: 1887-3197 y está indexada internacionalmente en RepEc.

Para publicar un artículo en esta revista vea "Acerca de...".

Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a observatoriodechina@gmail.com


 

Comité Director:
María Isabel Negre (CV)
Yawen Teh (CV)
María Victoria Natalizio (CV)

Editor Ejecutivo:
Juan Carlos M. Coll (CV)
ISSN: 1887-3197
EUMEDNET

Inicio
Acerca de ...
Números anteriores
Enlaces
Subscribirse a OES-CHINA
Otras Revistas de EUMEDNET
Universidad de Málaga > Eumed.net > Revistas > OES-China
>