Revista: Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo
ISSN: 1989-4155


DESARROLLO DE UNA CONCIENCIA ORTOGRÁFICA EN LOS PROFESIONALES DE LA EDUCACIÓN EN CORRESPONDENCIA CON LAS DEMANDAS SOCIALES

Autores e infomación del artículo

Elena María Matos Batista*

Zoraima Concepción Domínguez**

Alexis Sánchez Leyva***

Universidad de Holguín

elenamatos@ucp.ho.rimed.cu

Resumen:
La atención a la ortografía, ha estado siempre entre los objetivos priorizados de las diferentes enseñanzas, debido a la importancia que se le concede al buen decir y al escribir con elegancia.
Este material apunta hacia la elaboración de un sistema de acciones de carácter didáctico-metodológico que propicie, a partir de la flexibilidad que presupone, su adecuación a diferentes contextos, sobre la base del conocimiento que puedan tener o lograr los implementadores, de la situación real que se presente en esos espacios, revelando con ello la cientificidad del diagnóstico como herramienta de gestión de la calidad educacional, entiéndase, escribir y hablar con arte y belleza, lo que se traduce en usar con eficiencia la lengua materna, transitando ineludiblemente por asumir una conciencia o conocimiento de causa de las normas que rigen nuestro idioma en cuanto a la acentuación y escritura correcta de los diferentes vocablos y a la utilización de los signos de puntuación.
La pertinencia y factibilidad de las ideas concebidas fueron sometidas a un complejo proceso de evaluación crítica, a partir de los criterios emitidos por académicos y especialistas del referente, usuarios y receptores, los cuales admitieron la necesidad de generalizarlas a otros espacios, por su carácter inédito  variedad y creatividad de las mismas. En la concepción de este producto se utilizaron métodos con un carácter histórico materialista, que permitió adentrarse en la esencia del problema, analizar sus causas e instrumentar las ideas para su posible solución.
I develop of an orthographic conscience in the professionals of the education in correspondence with the social demands.

Abstract: The attention to the spelling, it has always been among the prioritized objectives of the different teachings, due to the importance that is granted to the good one to say and when writing with elegance. 
This material points toward the elaboration of a system of actions of didactic-methodological character that propitiates, starting from the flexibility that presupposes, its adaptation to different contexts, on the base of the knowledge that you/they can have or to achieve the implementadores, of the real situation that is presented in those spaces, revealing with it the cientificidad of the diagnosis like tool of administration of the educational quality, understand each other, to write and to speak with art and beauty, what is translated in using with efficiency the maternal language, trafficking unavoidably to assume a conscience or knowledge of cause of the norms that govern our language as for the accentuation and correct writing of the different words and to the use of the punctuation signs.
The relevancy and feasibility of the conceived ideas were subjected to a complex process of critical evaluation, starting from the approaches emitted for academic and specialists of the relating one, users and receivers, which admitted the necessity to generalize them to other spaces, for their character unpublished variety and creativity of the same ones. In the conception of this product methods were used with a materialistic historical character that allowed to go into in the essence of the problem, to analyze their causes and to orchestrate the ideas for their possible solution. 
Palabras claves: comunicación, lenguaje, conciencia ortográfica, demanda social.
Key words: communication, language, makes aware orthographic, demand social.



Para citar este artículo puede uitlizar el siguiente formato:

Elena María Matos Batista, Zoraima Concepción Domínguez y Alexis Sánchez Leyva (2015): “Desarrollo de una conciencia ortográfica en los profesionales de la educación en correspondencia con las demandas sociales”, Revista Atlante: Cuadernos de Educación y Desarrollo (noviembre 2015). En línea: http://www.eumed.net/rev/atlante/11/ortografia.html


Introducción

El lenguaje es medio esencial de cognición y comunicación. Comprender esto es comprender la unidad dialéctica del pensamiento y este, (es decir, es la  es la envoltura material del pensamiento), la cual se logra, según Vigotski, a partir de la existencia de un producto común: el significado.
El entender cómo se produce este y cómo se comunica, constituye la esencia del enfoque cognitivo-comunicativo de la enseñanza de la lengua. Mediante el lenguaje podemos enunciar juicios y razonamientos de una manera objetiva, sin manifestar en forma apreciable el acompañamiento de interés o emoción que hayan despertado en nosotros.
Este tipo de lenguaje, el lógico,  es el ideal de la exposición científica. Lo que importa en él es la claridad y exactitud. No deberá dejar sobrentendido nada, los asertos, hechos de una vez para siempre, no necesitan repeticiones enfáticas. Cada término estará empleado en su significación permanente y justa, esto es en sentido directo.
Pero el lenguaje nos sirve también para exteriorizar y escribir correctamente lo que sentimos, queremos o imaginamos, para la expresión cargada de efectividad. El lenguaje expresivo depende estrechamente de la emoción personal y las circunstancias…
Ninguno de los tipos de lenguaje se da en la realidad totalmente desligado del otro. Incluso el teorema de Pitágoras puede ser enunciado con vivacidad y hasta en exclamaciones caben elementos conceptuales.
Siguiendo esta lógica del conocimiento nos proponemos como objetivo, dentro del lenguaje, abordar la ortografía desde una perspectiva comunicativa, a tenor con el desarrollo de la revolución científico-técnica que impone a todos los ciudadanos la necesidad de asumir una competencia comunicativa y ortográfica que propicie su crecimiento personal, lo que proyecta su estudio como un carácter multidisciplinar e interdisciplinar.
Esta idea apunta necesariamente a concebir este fenómeno como un problema ineludiblemente social, pues no es privativo solo de los profesionales de la educación sino que aborda un contexto social mucho más amplio.
Sería sugerente realizar un breve análisis histórico sobre el surgimiento del lenguaje con la convicción de que el mismo nace con el  desarrollo de la especie humana y desempeñó un papel fundamental en la evolución del hombre.
El comportamiento práctico del hombre es racional, y el lenguaje aparece como un factor sumamente  importante tanto en relación con el comportamiento como en relación con la vida práctica de los individuos, es decir, por un lado el lenguaje es instrumento del pensamiento abstracto y verbal en general; por el  otro, es instrumento de la comunicación interpersonal y en este sentido constituye una de las formas más importantes de la conducta humana, a saber, la conducta lingüística verbal.
En el siglo XVIII, España funda su Academia de la lengua en 1713, en el afán de valorizar la lengua vernácula frente al influjo del latín o de otras lenguas foráneas como el francés. Desde su lema, la Academia se proponía: “limpia, fija y da esplendor”, y produjo obras esenciales de su momento como la Gramática, de propósito normativo; y luego sucesivos trabajos de la ortografía hasta 1815 en que se produce una reforma sustancial, aunque no totalmente coherente, de la ortografía castellana. La reforma trató de regularizar lo más posible los usos gráficos en sus correspondencias fónicas, y con sus virtudes insuficiencias, estableció un sistema que prácticamente se conserva hasta hoy.
La lengua literaria del siglo XIX se nutrió con variantes de jergas, hablas rústicas, lengua de verduleras y tenderos, todo ello como consecuencia de la narrativa de costumbres y realista.
El español llegó a América, y aunque asimiló mayoritariamente las lenguas aborígenes encontró en ellas fuentes de vocablos que respondían a una realidad nueva y diferente (hamaca, bohío, huracán, ceiba…). Muchos de los cuales pasaron al patrimonio de la lengua toda.
Por ser un rasgo de la identidad de los pueblos, la lengua no es un mero hecho de forma, sino también de pensamiento, y merece una atención a esa altura.”La lengua es el producto y forma en voces del pueblo que lentamente la agrega y acuña; y con él van entrando en el espíritu flexible del alumno las ideas y costumbres del pueblo que lo creó 1, decía Martí, y también: “Háblese sin manchas2 .
Indudablemente ante este mundo de crisis que nos impone la necesidad de actualizar nuestro pensamiento y modelo de actuación teniendo en cuenta la rapidez con que avanza el desarrollo tecnológico actual, se ha generado y estimulado la importancia de lograr la adquisición de saberes que propicien el logro de una conciencia ortográfica.
En tal sentido se constituye en un imperativo para la generación actual y futura de educadores, asumir este empeño como un reto para la educación, por los que el modesto aporte de los autores se concibió al elaborar un sistema de acciones contentivo de propuestas inéditas para favorecer el desarrollo de la conciencia ortográfica, en los profesionales de la educación en correspondencia con las demandas sociales.
Desarrollo
Antes de adentrarnos en la esencia del problema que nos ocupa, es preciso abordar la definición dada por Francisco Alvero Francés sobre ortografía, y cito: “Parte de la Gramática que enseña a escribir correctamente mediante el acertado empleo de las letras y de los signos auxiliares de la escritura.”3 (Lo esencial en la Ortografía, 2002).
La ortografía, quiérase o no, es la carta de presentación cuando se escribe, porque el que lee un escrito, asume de inmediato una actitud valorativa en relación con el dominio del idioma, de la persona que escribe y de su nivel cultural. Demostrar que se tiene buena ortografía es una prueba de cultura, es un escalón imprescindible para poder alcanzar el dominio de los conocimientos; de ahí la importancia de que el futuro profesional se apropie de estos saberes durante el tránsito por su currículo formativo.
“Se pueden decir cosas muy bellas con faltas de ortografía, como también es posible no decir más que vaciedades con una ortografía perfecta. Bueno es lo primero, y malo es lo segundo, pues lo primero es doblemente bueno, escrito con ortografía impecable" 4 (Alvero, 1961).
Definitivamente el reto es gigante. Formar conciencia ortográfica en más de 500 millones de personas, que ubican en el segundo lugar del mundo el uso del idioma español y que este ocupa el tercer puesto en usuarios con acceso a la red de redes, por detrás del chino mandarín y el inglés, es una tarea suprema, dicho en otras palabras, en pocos años auguran que usted podrá enviar un sms al móvil de un habitante de china y en pocos segundos el chino lo leerá en su propio idioma. ¿Usted se imagina que ese sms sea contentivo de errores ortográficos garrafales?, ¿será capaz la máquina de enmendarlo para ocultar su ignorancia lingüística?
En  casi  todo lo  que se  escribe  de  alguna manera  se  refleja la personalidad, conocimientos, sentimientos, deseos e intereses y es muy importante, no solo lo que se expresa sino la forma o corrección con que se hace. Esto, en gran medida se logra a través del estudio sistemático de la ortografía. Se debe procurar que la palabra escrita brille en todo su esplendor mediante el empleo correcto de los signos que la representan.
A veces un error ortográfico obstaculiza la comunicación afectiva: nos resta tiempo; nos obliga a ir a hacia atrás en la lectura para entender lo que, tal vez, quiso expresar la persona que escribió.
La ortografía como componente cognitivo de la Lengua Materna, siempre ha presentado dificultades en todas las enseñanzas, a pesar de lo mucho y lo bueno que se ha escrito sobre ella, por lo que se hace necesario investigar al respecto, las causas que originan el problema.
El desarrollo de las habilidades ortográficas no es algo excepcional, inalcanzable, todo lo contrario, cada día el profesional en formación puede alcanzar un peldaño más y llegar a dominar las técnicas de la escritura; no basta memorizar las reglas para garantizar el éxito en el aprendizaje de la misma, habrá que poner ejemplos, ejercicios variados, diferenciados y dedicar el tiempo requerido a la revisión continua de la labor del estudiante a partir del vínculo del contenido con la salida a problemáticas sociales, así será más productivo el aprendizaje, por ello el esfuerzo y el interés deben andar unidos para alcanzar ese fin.
Por consiguiente, el aprendizaje de una regla ortográfica es parcial y limitado; más aún, nuestra experiencia docente nos demuestra que, a pesar de todos los esfuerzos realizados y teniendo en cuenta que los adelantos de la computación parecen revelar nuevas formas para mejorar las habilidades ortográficas, muchas veces no logramos el aprendizaje efectivo de la regla pues el alumno ni siquiera la transfiere en el momento de escribir.
Para complementar las ideas anteriores sería inteligente significar que comprender es: entender, penetrar, discernir, descifrar… y leer, supone significados, por lo tanto esta técnica posibilita durabilidad en la imagen a la hora de escribir correctamente los diferentes grafemas, (imagen gráfica).
No se trata de recitar textualmente todas la reglas ortográficas, de lo que se trata es de lograr su aplicación de manera consiente, entiéndase, forjar una conciencia ortográfica que posibilite a los ciudadanos comunicarse de forma oral y escrita con arte y belleza. Conviene ahora preguntarse, ¿qué es conciencia ortográfica?
Ha sido muy llevado y traído a lo largo de la historia de la pedagogía el problema de la llamada conciencia ortográfica. Quienes se han dedicado a la didáctica de la ortografía se han referido de una u otra forma a esta cuestión; aunque, pocos y esporádicos ejemplos de su existencia se han dado en la práctica escolar.
Para hablar de conciencia ortográfica, necesariamente hay que referirse a la conciencia como categoría filosófica: “Llamamos conciencia a un proceso activo (no una "cosa" o un "lugar" en la mente o en el cerebro) que se puede asimilar a la experiencia subjetiva del conocimiento de sí mismo y de la realidad. Tal experiencia incluye las sensaciones, percepciones, recuerdos y pensamientos, por lo que dicho proceso supone la atención, la memoria y el pensamiento”5 . Asimismo, se asume la definición del Diccionario de la Lengua Española, citado por pagina web de revista chilena, el que expresa: “conocimiento interior del bien que debemos hacer y del mal que debemos evitar” 6.
La conciencia como criterio moral tiene carácter social y también, aunque de modo indirecto, tiene que ver con la enseñanza-aprendizaje de la ortografía, pues cuando el alumno se involucra y se compromete con la tarea, lo hace no solo por aprender, sino también porque está comprometido con su grupo, su equipo, su maestro y no puede fallarles. Esto elevará su nivel de participación y contribución consciente.
En el campo de la didáctica de la ortografía, para hablar de conciencia ortográfica, no es posible dejar de referirse a la anterior definición, esto implica que el alumno deberá enfrentarse no solo a un cúmulo de saberes ortográficos, sino que también habrá de conocer y desarrollar sus procesos mentales de una manera consciente, dicho de otra forma, habrá que aprender a aprender ortografía y habrá que hacerlo en un proceso de interacción social.
Por eso, no es suficiente con que el maestro dé una clase atractiva, capaz de despertar el interés en un momento dado, ni tampoco con que recompense de alguna manera los éxitos alcanzados; el interés deberá estar relacionado con la necesidad de ser consciente de que tiene que aplicar sus saberes en la práctica cotidiana.
Esta conciencia de lo que se sabe, de lo que se necesita, de las potencialidades de aprendizaje desarrolladas y por desarrollar, unida a un alto nivel de compromiso y contribución consciente, que permita que el estudiante se proponga objetivos concretos, metas, que vele y responda por sus propios avances y los de sus compañeros, son, en definitiva, los ingredientes de la conciencia ortográfica.
En conclusión, la determinación de la idea básica para el aprendizaje ortográfico es la que nos permite reformular los términos del objetivo del mismo. No se trataría ya, de lograr que el alumno escriba correctamente todas las palabras castellanas (o las de uso más frecuente); más específicamente, el objetivo del aprendizaje ortográfico, será adquirir la conciencia de oposición ortográfica, lo que le permitirá al alumno ser consciente de la posibilidad de error que se encierra en el trazado de una palabra cualquiera.
Obsérvese que hablamos de conciencia de oposición ortográfica y no de conocimiento de dicha oposición. El alumno muchas veces “sabe” que las letras “b” y “v” representan un mismo fonema, pero ese conocimiento no es suficiente: no se trata de “saber” sino de internalizar ese conocimiento a través de un aprendizaje organizado y efectivo, de tener conciencia de esa dualidad, de esa oposición, y poder así efectuar esa modificación en su conducta que lo mantenga alerta y en actitud reflexiva cada vez que va a trazar uno de los dos grafemas.
No se trata de evaluar si el alumno posee, en el archivo de su memoria, la ortografía del vocablo; se busca que sea consciente de las posibilidades de error y que sepa arbitrar los medios suficientes para no cometerlo, según el criterio de corrección idiomática empleado.
La conciencia ortográfica como contribución al crecimiento personal, está encaminada no solo a hacer comprender los distintos elementos que componen al lenguaje como proceso que comenzó con el surgimiento de la especie humana, sino que logra concientizar, sensibilizar y utilizar las normas que rigen la escritura de forma adecuada.
Además domina conceptos, reglas y su aplicación consciente en situaciones de la praxis cotidiana. También desarrolla la constancia en el esfuerzo, motiva la perseverancia, construye una actitud correcta ante la vida, cualidades imprescindibles en el mundo de hoy. Todo ello en correspondencia con los problemas de la sociedad actual.
Cuando hablamos de conciencia ortográfica sabiendo  que la comunicación atraviesa todas las esferas de la vida social, económica, política y espiritual, se corrobora este juicio en los siguientes ejemplos:
1.- En cuanto al uso de la coma: Es curioso ver como usando las mismas palabras, pero variando la posición de la coma, o mejor, poniéndola en un lugar incorrecto, se cambia por completo no sólo el sentido de la oración, sino el significado de la palabra. En este caso cambia una opinión o tergiversa el sentido del mensaje.
No queremos saber.
No, queremos saber.
Lo mismo pasa con los números, no es lo mismo decir 23,40 que 2,34…como se aprecia, varía el número de la cifra dada de acuerdo al lugar que ocupa la coma.
2.- En ocasiones el error ortográfico obstaculiza la comunicación, pues si estamos leyendo perdemos el hilo conductor y el ritmo, para poder entender lo que el autor nos quiso expresar. Veamos.
El paso del ciclón es eminente
El paso del ciclón es inminente
En consecuencia es lícito hablar de conciencia ortográfica como un problema que engendró la sociedad cuando la comunicación en sus diferentes formas, alteran el desarrollo cultural y social. En esta dirección se constituyen en retos para los educadores y las sociedades en general, las barreras que atentan contra el colapso del buen decir, escribir y hablar. Entre ellos podemos listar los siguientes:

  • La insuficiente preparación cultural, pedagógica y lingüística de un segmento significativo de maestros y profesores con énfasis en los que complementan la actuación metodológica de los especialistas.
  •           No siempre la adecuada selección de métodos y procedimientos para la enseñanza constituye la vía para estructurar coherentemente el tratamiento del referente.
  •          Limitado dominio de una concepción teórica que le permita al ciudadano atemperarse al desarrollo, con fuerza telúrica, del lenguaje escrito y verbal que presupone las necesidades comunicativas de las sociedades actuales en correspondencia con el desarrollo exponencial de las nuevas tecnologías.
  • Tergiversaciones y asunción de variables idiomáticas en determinadas regiones y segmentos poblacionales, que lejos de enriquecer el lenguaje escrito, lo enrarecen, levantando barreras que conspiran contra el acervo cultural de los pueblos, calando en sectores de la sociedad, ya a niveles preocupantes.
  • El diseño curricular pedagógico, salvo carreras afines, no es contentivo de temas donde se aproxime al logro de sapiencias  lingüísticas, por demás presupuestos axiológicos, que presumiblemente se revelan en estos tiempos, sinónimos de diálogos, análisis para consentir y disentir e intercambios, acuerdos verbales y escritos que pretenden asumir posiciones de consensos ideológicos y prácticos, locales, regionales y multinacionales e incluso multilinguísticos.
  • La cantidad creciente de personas, contadas por millones, y el número de países que constitucionalmente asumen el español como idioma oficial, así como el lugar que este ocupa en el mundo con respecto al número de  hispanohablantes, después del Inglés, revela puntualmente las insatisfacciones de los académicos sobre la calidad de su uso. 
  • Por otra parte, la experiencia adquirida por los autores en la praxis pedagógica, les permite apuntar que los ciudadanos en general, no prestan el debido cuidado al expresarse de forma oral como escrita y los docentes todavía no logran imbricar  los contenidos de sus especialidades  para darle salida curricular a esta problemática social, lo que acentúa la incompetencia comunicativa.

Estos propósitos justifican la pertinencia de formar una conciencia ortográfica a tono con los retos que impone las demandas sociales actuales.  Innegablemente la asunción de saberes ortográficos y su concreción consciente, es un paradigma que avala la estimulante extensión del uso del idioma español. La objetividad, universalidad (uso creciente) y objetividad de su carácter, presupone que este proceso que surge y se desarrolla por la actividad humana, se declare como una  contradicción entre saber y estado actual de ese saber.
El proceso de desarrollo de una conciencia ortográfica es irreversible, luego la educación tiene que enfrentar ese reto concibiendo un plan táctico y  una visión estratégica cognitiva, curricular y postgraduada, con elevados niveles de coherencia y compromiso con la sociedad, pues es, definitivamente, a la que tributamos.
No se puede perder de vista que este proceso se desarrolla en un mundo que evoluciona con rapidez, donde constantemente los científicos acceden a técnicas de comunicaciones, dígase escritura, cada vez más sofisticadas que apuntan definitivamente, hacia una globalización de la información y las comunicaciones, léase, internet, redes de comunicación satelital,…, es decir, hacia la informatización de la sociedad, lo que de hecho, es un proceso objetivo, universal e irrevocable, sustentado en el manejo muy técnico del lenguaje en sus diferentes formas, lo que implica el fin de lograr una conciencia ortográfica en los ciudadanos, si se quiere evitar malos entendidos o nefastas interpretaciones.
Un ejemplo de lo anterior:
 En la década del 80, cuando Fidel inició su batallar sin cuartel en la esfera  internacional, a favor de la cancelación de la deuda externa, por considerar, entre otros elementos, que estaba archipagada, los círculos del poder (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y grandes consorcios), entendieron que cuando se decía cancelar se quería decir pagar y no condonar como la forma que ellos tenían de expresar, no pagar. Son los vericuetos del idioma que requieren de estudio consciente para evitar tergiversaciones de principios y posiciones.
Este elemento, aparentemente sencillo, envía una señal de la necesidad de aproximarnos a la solución del problema declarado.
Como consecuencia del análisis exhaustivo de esta problemática, el equipo de autores, consideró oportuno ponderar el siguiente sistema de acciones, con un carácter didáctico-metodológico, con principios flexibles, creatividad y sobre todo voluntad política de que dirigen los procesos sociales, para su instrumentación ejecución y control.

  • Incentivar la participación de académicos, profesionales y estudiantes en eventos científicos, concursos de sapiencias y coloquios internacionales para consensar acciones y socializar resultados sobre las mejores formas de lograr una comunicación  acorde al desarrollo que impone la sociedad.
  • Desarrollar talleres y proyectos comunitarios en regiones de referencia para estimular el buen uso del idioma y prevenir la generalización  de malos hábitos de expresiones y escritura además de socializar y compulsar la competencia comunicativa en niños y niñas, adolescentes y jóvenes.
  • Incluir en la estrategia de intervención de lo centros en los diferentes niveles de la educación, competencias ortográficas y acciones de realce de hábitos lectores en correspondencia con el Programa Nacional de la Lectura rectorado por los gobiernos.
  • Promulgar en eventos internacionales, léase Feria Internacional del Libro, conferencias magistrales desarrolladas por eruditos del idioma, en aras de resaltar el arte de escuchar, hablar, leer y escribir con elegancia.

Durante el proceso de investigación signado por lo complejo de su desarrollo, fue factible la introducción en la praxis pedagógica de los estudiantes que transitan por el currículo de formación inicial en el Centro Universitario Municipal en Mayarí, el producto científico creado; además se sometió a un proceso de validación de la pertinencia de las acciones elaboradas a partir de los criterios autorizados de profesores, dirigentes, académicos con grados científicos y miembros de la comunidad científica del territorio, lo que reveló juicios favorables a partir de la instrumentación coherente y sistemática de este sistema.
Lo anterior dimana la pertinencia de tomar partido para aproximarse a la solución de un problema social que afecta la eficiencia del uso del idioma español, demostrando el impacto favorable de este producto y lo imperativo de proclamarlo de forma generalizada.
 Para evaluar la pertinencia y factibilidad se concibieron medidores o indicadores, a saber:

  • Crecimiento personal de los protagonistas.
  • Nivel  motivacional por la asimilación de conocimientos ortográficos.
  • Enriquecimiento del vocabulario
  • Calidad de las ideas y argumentos.
  • Limpieza y calidad de la  escritura.

Las siguientes ideas son contentivas de las inferencias reveladas:
En el proceso de formación inicial del profesional, la autora principal ha impartido durante varios períodos la materia de Ortografía en diferentes carreras, comprobándose resultados alentadores en la elevación de la conciencia ortográfica de los estudiantes lo que demuestra el nivel motivacional logrado por el referente.
En los matutinos y vespertinos desarrollados en los encuentros presenciales   la participación de los estudiantes y colegas demostraron dominio de los principales conocimientos ortográficos y manifestaron una conciencia ortográfica.
El impacto se evidencia en el crecimiento personal de los involucrados, en la evaluación de lo factible, táctico de su aplicación, en la aceptación de los argumentos expuestos en diferentes contextos, entiéndase, reuniones metodológicas, conferencias, intercambios con estudiantes, reuniones de padres, proyectos populares en la comunidad, reflexiones familiares, entre otros escenarios.
Conclusiones
El devenir histórico ha demostrado con creces que  los hombres han jugado, en todas las esferas de la vida, un rol protagónico en la transformación de la realidad a través de la práctica social.
La comunicación como proceso que surgió con el nacimiento mismo de la especie humana, se revela como expresión superior del desarrollo de la humanidad para poder vivir en sociedad, se fue desarrollando hasta llegar a niveles insospechados con pasos gigantescos, pero con esa misma aceleración, tan dinámica como el pensamiento y el lenguaje, ha transitado el acecho verbal de la palabrería y escrito  sin gusto o de mal gusto, sin arte, sin elegancia  y la inconsciencia de entender y cuidar  la calidad del idioma del  creador del Quijote, quien luchó por mantener el encanto del buen decir y lo divino de saber escribir sin tachas, sin manchas y sin miedo.
De lo que se trata entonces, es de ponerle luz roja a ese deterioro idiomático,  pues ya es preocupante que en varios sectores de la sociedad, presten mínima atención a la formación de modales adecuados de escritura y expresión en los niños y las niñas, en los más y los menos jóvenes. Entonces no queda otra opción que trazar planes inmediatos y tácticos con visión futurista  que acerquen lo racional y lo bien pensado a una aproximación a la solución del problema declarado.
En esa dirección se movió el pensamiento y la acción conjunta de los autores de este trabajo, lo que propició la elaboración de un sistema de acciones, que por su carácter inédito, flexible, objetivo y dinámico, presumiblemente es factible y pertinente aplicarlo en la práctica pedagógica…
Luego, la conciencia ortográfica, si practicamos todos con inteligencia, es posible, como posible es un mundo culto y educado, conocedor del buen escribir y decir, sin olvidar que la única forma de lograr éxitos en un aprendizaje como este, es poner en función, siempre que se pueda, todo lo aprendido; así que donde hemos dicho practicar, practicar usted puede interpretar escribir, escribir.

Bibliografía
ALVERO FRANCÉS, FRANCISCO Lo esencial en la ortografía._ La Habana: Ed. Pueblo y educación, 1999._218p.
ÁRIAS LEYVA, MA. GEORGINA Cartas al maestro. Español 6: Hablemos sobre la comunicación escrita._ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 2006._ 18p.
COTO ACOSTA, MILAGROS Cartas al maestro. Español 5: hablemos sobre ortografía._ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 2005._18p.
http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-4372006000100006&script=sci_arttext
RODRÍGUEZ PÉREZ, LETICIA Cartas al maestro. Español 1: Un acercamiento a la enseñanza de la Lengua._ La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 2005._ 18p.
­­­­­______________________ Español para todos: Temas y reflexiones._ La Habana: Ed. Pueblo y  Educación, 2004._148p.
www.mental.com.ar/conciencia-ortográfica.htm-En cache-Similares

* Licenciada en Educación, Especialidad Español Literatura. Profesora Asistente, Centro Universitario Municipal, Universidad de Holguín. Teléfono: 50 3955. Prolongación de Emilio Núñez s/n Mayarí. Correo electrónico: elenamatos@ucp.ho.rimed.cu

** Máster en Ciencias de la Educación, Especialidad Biología. Profesora Asistente, Centro Universitario Municipal, Universidad de Holguín. Teléfono: 50 3955. Prolongación de Emilio Núñez s/n Mayarí. Correo electrónico: zoraimad@ucp.ho.rimed.cu

*** Máster en Ciencias de la Educación, Especialidad Matemática. Profesor Asistente, Centro Universitario Municipal, Universidad de Holguín. Teléfono: 50 395 Prolongación de Emilio Núñez s/n Mayarí. Correo electrónico: alexissl@ucp.ho.rimed.cu

1 Pérez Martí, José. O.C.  t 5_La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1963._p.261

2 Pérez Martí, José. Ideario Pedagógico._La Habana: Ed. Pueblo y Educación._p.23

3 Alvero Francés, Francisco. Lo esencial en la Ortografía._La Habana: Ed. Pueblo y Educación._p.1.

4 Alvero Francés, Francisco. Lo esencial en la Ortografía._La Habana: Ed. Pueblo y Educación._ (prefacio III).

5 Buscar elenita

6 Revista chilena: http://www.scielo.sl/scielo.php?pid=s0718-34372006000100006


Recibido: 27/10/2015 Aceptado: 10/11/2015 Publicado: noviembre de 2015

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.