RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (TERCERA PARTE)

Raúl Quintana Suárez
Bernardo Herrera Martín

Ramos y Aguirre, José Antonio


Escritor y diplomático cubano. Representante de la primera generación de dramaturgos republicanos, en las tres primeras décadas del siglo XX aunque su pieza inicial, Almas rebeldes, se publique en 1906, y la última, FU-3001, en 1944. Nace el 4 de abril de 1885 en La Habana.  Vivió su infancia y juventud en una casa situada en la calle Manrique No. 123. Sus estudios primarios los realizó con regularidad, aunque  no ocurre así con los secundarios y universitarios que sufrieron interrupciones y  desarrolla de modo autodidacta. .   Su vida laboral se inicia en fecha temprana. A los 15 años empezó a trabajar como traductor de inglés y como mecanógrafo en el Departamento de Obras Públicas.  Consta que su título de Bachiller en Letras y Ciencias le fue expedido por el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas en 1921, a la edad de 36 años. Como diplomático realizó numerosas misiones en las legaciones cubanas en España, Portugal, México y Estados Unidos de América. Se le considera como uno de los principales promotores del teatro cubano, al que aportó algunos de los mejores títulos. Entre sus piezas teatrales destacan Tembladera (1918), y, entre su producción narrativa, Caniquí (1936). Sus obras abordan invariablemente  problemas sociales y políticos. Asiduo colaborador en numerosas publicaciones cubanas y españolas, usó los seudónimos de El Capitán Araña y Pancho Moreira Jr. Como uno de los más representativos  intelectuales de la República, en la primera mitad del siglo XX, aporta al desarrollo de la cultura cubana como literato, dramaturgo, crítico, pero también como primera persona que, en forma científica, se preocupa por la organización  de la información en las bibliotecas cubanas. Su actividad literaria se inicia particularmente  durante su primer viaje a Europa, entre 1907 y1909. Novelista, dramaturgo y ensayista, levanta su voz contra las injusticias sociales y a favor del desarrollo intelectual. Con la misma convicción, abordaba en sus conferencias  la problemática del sentido económico de la emancipación de la mujer (5 de diciembre de 1921, en el Club Femenino de Cuba) que sobre cubanidad y mestizaje (septiembre de 1937, en la  Sociedad de Estudio Afrocubanos). Por su labor en el campo de la cultura, en 1937, se le admite como Académico de Número de la Academia Nacional de las Artes y Letras, en la sección de Literatura. Es miembro asimismo de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales. El lugar prioritario en su vida literaria  lo ocupa durante mucho tiempo  el teatro, a donde iba en compañía de su amigo Max Henríquez Ureña, recorridos que regularmente culminaban  en las reuniones y tertulias culturales en casa de Max. Allí, mientras cada uno escribía la crónica que debía entregar al día siguiente, los presentes, artistas y amigos en general, disfrutaban, no solo del rico intercambio de criterios sino incluso de las aptitudes artísticas, de ambos, principalmente con su interpretación pianística.  Unidos por su pasión por el teatro, ambos son fundadores de la Sociedad de Fomento del Teatro, en abril de 1910. Ramos se destacó como  crítico teatral lo que se revela en su disertación dedicada al teatro de Tolstoi, pronunciada en la Sociedad de Conferencias, de la cual él había sido el fundador. La sociedad cubana de entonces y la situación política del país dificultaban sobremanera la posibilidad de llevar a las tablas las obras de muchos escritores. Para los finales de la primera década del siglo XX,  era  autor de cuatro dramas;  Almas rebeldes (1906), Una bala perdida (1907), Nanda (1908), La hidra (1908)  y una novela, Humberto Fabra (1908).  Con el tiempo, denominara a estas obras como “Ensayos de la adolescencia”  Este deseo, que el autor vio imposibilitado de cumplirse en Cuba, de la representación de sus obras en el escenario,  lo motiva a iniciarse en la carrera diplomática para poder viajar y así mostrar sus obras en otras latitudes. El 24 de enero de1911, a la edad de 25 años, este es nombrado Canciller de Primera Clase del Consulado de Cuba en Madrid, España. En agosto de 1911, asume la dirección del consulado de Madrid hasta la llegada del nuevo titular. Luego regresó a Cuba, en diciembre de 1913, y es promovido a Vicecónsul en Lisboa el 6 de junio de 1914, donde permanece hasta mayo de 1916, cuando es trasladado a Veracruz, México. El 27 de julio de 1917  se le asigna  a Vigo, España,   y en agosto de 1919,  a Nueva York. Allí se encarga de la dependencia de Facturas, Conocimiento y Despacho de buques, hasta su posterior traslado a Cleveland, Ohio, en octubre de 1920. Mientras se desempeñaba en el consulado cubano en Atenas, Grecia, el mismo es cerrado carencia de presupuesto, por lo que   Ramos quedó cesante. Para entonces, se gradúa tardíamente de bachiller y estudia con vistas a culminar la carrera de Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. Además de dominar, entre otros idiomas,  el portugués,  perfecciona el griego y el latín, lo que permite  escribir en variados periódicos sobre geografía, historia e inglés.  También en este período, obtuvo el título del Seminario Diplomático y Consular, anexo a la Universidad de La Habana. El 30 de septiembre de 1922  se le reincorpora a la vida diplomática al ser nombrado cónsul, esta vez en Filadelfia. En la Universidad de Pennsylvania, funge como Catedrático de Lengua Española; asimismo  estudia para hacerse técnico bibliotecario y perfeccionar sus conocimientos en literatura norteamericana. Concluye en este período uno de sus ensayos más significativos, que titula Panorama de la literatura norteamericana. A partir del contenido de algunos de sus capítulos, este ofrece varias conferencias en la Institución Hispano cubana de Cultura, entre septiembre y octubre de 1930. En una de ellas, por hacer alusión a la detención de Juan Marinello por la policía  machadista,  motiva se le abra un expediente para su separación del cuerpo diplomático, no obstante, gracias a su prestigio intelectual y la mediación de influyentes amigos, se reincorpora al mismo en noviembre de 1930. En México, vivió desde julio de 1932 hasta febrero de 1934 como simple ciudadano. Según Henríquez Ureña, en ese país latinoamericano, trabajó como administrador de un hospital. Después de la caída de Machado, Ramos volvió al trabajo diplomático como Cónsul General en Génova. Después viaja a Veracruz y también tuvo que venir a Cuba para terminar de una vez sus estudios universitarios, lo que finalmente logra en 1934, según su expediente docente. ]Un año más tarde, en 1935, comienza  a tramitar su jubilación, aunque todas las fuentes aseguran que nunca la llegó a disfrutar. En su carrera diplomática este participó en importantes eventos como: La Sexta Conferencia Internacional Americana (1928); la Conferencia Regional de Radio (12-15 de marzo, 1937, La Habana) y la Segunda Reunión de Consulta entre los Ministros de Relaciones Exteriores de las Repúblicas Americanas (julio de 1940. Por sus méritos, este es condecorado con el Título de Oficial de la Orden Nacional de Carlos Manuel de Céspedes. En noviembre de 1938, por decreto presidencial,  es nombrado Asesor Técnico de la Biblioteca Nacional de Cuba. Aunque carecía de formación especializada, poseía algunos conocimientos teóricos y cierta experiencia en el trabajo bibliotecario, adquiridos en la década de los años '30, cuando después de quedar cesante de sus cargos diplomáticos decidió permanecer en la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, donde, al mismo tiempo de trabajar como profesor, profundizó sus estudios de literatura norteamericana y también tomó clases de técnica biblioteconómica. En cuanto a la práctica, en 1936, al ser designado a trabajar permanentemente en la Secretaría de Estado,  entre otras tareas, reorganizó y clasificó el fondo de la biblioteca de este organismo.  En 1943, Ramos publicó su Manual de Biblioeconomía, donde, entre otros aspectos, trató nuevamente el tema de las bibliotecas públicas, institución a la que estaba destinado funcionalmente su libro. Fallece  en La Habana, el 27 de agosto de 1946.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga