"PROPUESTA DE DINAMIZACIÓN TURÍSTICA DE LA COMUNIDAD ZAPOTE DE PICACHOS, MUNICIPIO DE TEPIC, NAYARIT, A TRAVÉS DE UN PROYECTO ETNOTURÍSTICO"

Jeraar Atahualpa Ramos García

2.6. Turismo rural

El turismo rural,  la Secretaría de Turismo lo define de la siguiente manera:
“Los viajes que tienen como fin el realizar actividades de convivencia e interacción con una comunidad rural, en todas aquellas expresiones sociales, culturales y productivas cotidianas de la misma”.

Entre las actividades más reconocidas y practicadas en México para este segmento son:

Son los viajes que se relacio­nan con los pueblos indíge­nas y su hábitat con el fin de aprender de su cultura y tradiciones.

Este tipo de actividades tie­nen la motivación de apren­der, preparar y degustar la variedad gastronómica que se ofrece por los anfitriones de los lugares visitados. La alimentación y otros aspectos relacionados con ella, son de interés para el turista para conocer las diversas técnicas de prepara­ción, recetas, patrones de comportamien­to relacionados con la alimentación, su significación simbólica con la religión, con la economía y con la organización social y política de la tradición culinaria de cada comunidad, región o país, los cuales se han transmitido en forma verbal o escrita de generación en generación

Ofrece la oportunidad de vivir la experiencia de conocer y participar en la riqueza de las creencias, leyendas y rituales divinos de un pueblo, heredados por sus antepasados.

Viajar con la motivación de aprender el dialecto del lugar visitado, así como sus cos­tumbres y organización social.

En donde la experiencia se basa en participar y aprender la elaboración de diferentes artesanías en los escenarios y con los pro­cedimientos autóctonos. Se pueden estruc­turar talleres de alfarería, textiles, joyería, madera, piel, vidrio, papel, barro, metales, fibras vegetales, juguetes y miniaturas, entre otros.

Se entiende como la modalidad turística en áreas agropecuarias, con el aprovechamiento de un medio ambiente rural, ocupado por una sociedad campesina, que muestra y comparte no sólo su idiosincrasia y técnicas agrícolas, sino también su entorno natural en conservación, las manifestaciones culturales y socio-productivas, en donde se busca que la actividad represente una alternativa para lograr que el campesino se beneficie con la expansión de su actividad económica, mediante la combinación de la agricultura y el turismo.

 “El enfoque territorial del desarrollo rural” planteado por el Observatorio europeo del programa Leader,  sostiene que un territorio adquiere carácter competitivo si puede afrontar la competencia del mercado y garantizar al mismo tiempo la viabilidad medioambiental, económica, social y cultural, aplicando lógicas de red y de articulación in territorial.

La elaboración del proyecto de territorio es un proceso destinado a permitir adquirir a los agentes locales y a las instituciones cuatro capacidades:

Cada día es más importante, entonces, considerar a la tierra como de actividades alternativas de producción no necesariamente encuadradas desde lo agropecuario: es allí cuando hablamos de pluriactividad.

 Algunas de las nuevas actividades, incorporadas en el marco de la pluriactividad, pueden ser las siguientes:

Es importante el estado de conservación del paisaje y la naturaleza en general. Otro factor de importancia lo constituye la accesibilidad y adecuada conexión a medios de transporte. Éstos, a su vez, sumados a factores económicos, porque  el precio de los productos debe ser competitivo ya que si en el proceso de diversificación no se consigue producir o prestara precios competitivos con productos similares se tendrán pocas posibilidades de obtener éxito.

En factores socioculturales es esencial apuntar a un “target” (objetivo) de público que concuerde con la imagen de la región.

Aunque las actividades semiagrícolas dependen, fundamentalmente, del impulso de los propios agentes interesados, es importante el papel del gobierno en la promoción de la actividad, el estímulo a las propuestas asociativas, el desarrollo de estándares de productos,  capacitación e infraestructura regional.

Más allá del interés que despierta el tema en relación a los nuevos usos de la tierra y la incorporación de los servicios como genuinas actividades económicas de los agricultores, la pluriactividad o multifuncionalidad constituye un área de conflicto en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). La pluriactividad se refiere a las nuevas y diversas actividades que desarrollan los agricultores, en tanto la multifuncionalidad refiere a los nuevos y múltiples usos del suelo.

La empresa agrícola familiar de hoy, sobre todo la pequeña y mediana, ponen en riesgo su futuro si continúan produciendo solamente los productos típicos de la agricultura tradicional. Las pequeñas y medianas empresas agrícolas, deberían tomar las oportunidades posibles para completar el nivel mínimo de ingresos a través de las actividades que no son las tradicionales de la agricultura, el agroturismo y el turismo rural, son algunas de estas posibilidades.
El agroturismo provoca un cambio en el manejo del medio ambiente ya que el manejo de la flora y fauna, y  todo lo que es conocido como “verde”, son los elementos más atractivos de un lugar, es decir:

Así, pues, es el territorio como paradigma dónde se  opera…como un sistema de integración versátil con potencialidad para la producción de una atmósfera territorial.1

Se trata de desplegar un sistema productivo competitivo con capacidad evolutiva; un modelo cognitivo vinculado a la creación de conocimiento e innovaciones; un sistema de identidad propio; un conjunto de instituciones de regularización; una integración a redes de intercambio –con amenazas y oportunidades- y condiciones ambientales, infraestructurales e institucionales acordes con ese desarrollo eficiente y competitivo, dónde el territorio interesa por su vinculación con el desarrollo desde una perspectiva que se inscribe sobre un territorio particular desde  su cultura y su historia. 2

Por tanto, es a través de la modalidad de sus acciones que se abren posibilidades para promover el desarrollo del territorio respectivo, junto a mejores condiciones de vida de sus habitantes, y  esto es lo que aquí consideramos “desarrollo local” un “desarrollo territorial”, del ámbito donde la gente vive y trabaja: donde esa gente y esa población está directamente involucrada en la transformación de su realidad y de sus condiciones de vida.

1 Boscherini, F.; Poma, L. (2000).Territorio, conocimiento y competitividad de las empresas: el rol de las instituciones en el espacio global. Madrid: Miño y Dávila;

2 Courlet, C.; ecqueur, B. (1994): Sistemas Industriales Locales en Francia: Un Nuevo Modelo de Desarrollo; en Benko y Lipietz (eds): Las regiones que ganan, ediciones Alfons el Magnanim, Valencia, 1994.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga