Transformando comunidades hacia el desarrollo local: metodología para el diseño arquitectónico, urbano y del paisaje

Transformando comunidades hacia el desarrollo local: metodología para el diseño arquitectónico, urbano y del paisaje

Rigoberto Lárraga Lara
Víctor Felipe Benítez Gómez
Benito de Jesús Delgadillo Amaro

Volver al índice

“EL QUEHACER DEL ARQUITECTO Y DISEÑADOR URBANO FRENTE A LA MASIFICACIÓN DE LA PROFESIÓN Y EL DESEMPLEO: UN PROFESIONISTA CON SU MIRADA MÁS ALLÁ DE SUS FRONTERAS DISCIPLINARES”

México, como muchos de los países de América Latina, ha presentado en las últimas décadas un sin número de ajustes económicos, que han marcado la dinámica del quehacer de la arquitectura y el urbanismo. En este contexto, y con gran ironía, al mismo tiempo que crecen las ciudades de forma desordenada, con una marcada ausencia del arquitecto y el urbanista, se agrava el sub empleo y el desempleo en dichas profesiones, lo cual, cuestiona y pone en crisis la enseñanza, y el quehacer del profesionista actual, evidencia de lo anterior es la demanda social no satisfecha, en términos de vivienda y espacios públicos.

La masificación de la profesión y los grandes constructores de la vivienda en México, saturan el mercado, dejando cada vez menos espacio de oportunidad, al cada vez mayor aglomerado de egresados que buscan incorporarse a la dinámica económica de nuestro país. De lo anterior, la importancia de reflexionar en las posibilidades que se abren ante los ojos de aquellos que extienden su mirada más allá de su disciplina, atendiendo las necesidades de ése 70% que no puede pagar un arquitecto, incorporándose a equipos multidisciplinarios en la facilitación del desarrollo comunitario.

El presente capítulo muestra una breve descripción del mercado actual del arquitecto y diseñador urbano en San Luis Potosí, justificando la problemática del diseñador en la actualidad, para lo cual, revisaremos su antecedente más próximo: el arquitecto de mediados del siglo XX vs el arquitecto en la primera década del siglo XXI, observando las evidencias del proceso de masificación y la disminución de su mercado de acción laboral.

Una vez, planteada y contextualizada la problemática, se propone una línea de acción proactiva que permita hacer frente a la masificación y el desempleo: el arquitecto más allá de sus fronteras disciplinares; la interdisciplina; el papel del arquitecto como facilitador del desarrollo; la educación ambiental como método de aproximación al diseño participativo; y el arquitecto y su responsabilidad social.

El mercado actual del arquitecto y el diseñador urbano

El incremento en el número de diseñadores -arquitectos o urbanistas- que se incorporan al mercado de trabajo, no ha sido acompañado por niveles de crecimiento económico suficientes para la creación de los correspondientes puestos de trabajo. Ello, junto con una serie de factores, ha creado una serie de distorsiones en el mercado de trabajo de los egresados de instituciones de educación superior.

El problema más grave no es el desempleo de profesionistas, sino las condiciones en las que se insertan en el mercado de trabajo, como son: que una proporción importante de ellos no obtiene remuneraciones adecuadas; se desempeña en puestos de carácter no profesional; ocupa un puesto para el cual no se requería de estudios de nivel superior; el empleo que desarrolla no tiene mucha coincidencia con la carrera estudiada; y no aplica plenamente los conocimientos y habilidades adquiridos en la Universidad.

“La situación del mercado laboral de profesionistas en el país debiera llevar a replantear no sólo la política económica, de manera que se promoviera mayor crecimiento de la producción y del empleo, sino también la política educativa nacional para promover que los esfuerzos por aumentar la cobertura en educación superior se liguen de manera efectiva a la pertinencia de las carreras y que los planes y programas de estudio de las diversos programas educativos se adecuen para que los estudiantes adquieran los conocimientos y habilidades que realmente requiere la sociedad” Burgos y López (2010:2).

La Secretaria de Educación Pública SEP identificó a las carreas de arquitectura y urbanismo entre las 16 carreras críticas con exceso de oferta de egresados, lo que hace que se produzcan empleos con salarios más bajos y sea más difícil obtener un empleo en esas áreas. Hoy en día, el desaliento ya no es una opción para miles de egresados, es necesario movilizarse hacia un ejercicio proactivo, propositivo, de un quehacer del diseño con responsabilidad social.

De acuerdo al Observatorio Laboral (2014), se estiman 850 arquitectos para la Zona Metropolitana de San Luis Potosí ZMSLP, de estos el 23% está desempleado según datos de Sistema Nacional de Empleo (2012). De los 654 arquitectos que trabajan el 55% lo hacen en una área diferente a la que estudiaron (SEP: 2010), de aquí, que 295 laboren en su área de conocimiento, lo que representa 2.45 arquitectos por cada 10,000 habitantes, de los cuales el 71% son asalariados, pues tienen un patrón y trabajan para un despacho con salarios que no rebasan los 7,500 pesos al mes, y los 85 restantes laboran en algunas de las áreas del quehacer de la arquitectura: enseñanza, construcción, diseño o investigación.

En la ZMSLP según datos de INEGI (EAEC 2012), existe 73 empresas, las cuales construyen más del 90% de la vivienda en serie y por lo menos el 70% de la vivienda por pedido o contrato. Esto es, de 6,630 viviendas anuales que se construyen en ZMSLP según datos de PROFECO (2014), el 63% es auto construcción, lo que representa 4,176 viviendas, de las 2,453 restantes 1,643 son viviendas en serie y 240 contratadas bajo pedido construidas por las principales constructoras, lo que resta un total de 556 viviendas al año, las cuales son el mercado real de 85 arquitectos que compiten entre sí, y al mismo tiempo entre aquellos que construyen o diseñan sin ser arquitectos como es el caso de ingenieros, contratistas y maestros albañiles.

¿Qué sucede en la Investigación y la Docencia?

La Universidad Autónoma de San Luis Potosí UASLP en su Facultad del Hábitat cuenta con 31 Profesores Tiempo de Completo dedicados a la investigación (con salarios que van de 730 a 2,000 dólares al mes), además 152 profesores por asignatura que laboran de 7, 13, 21 a 40 horas por semana, muchos de los cuales dan clases en otras de las7 escuelas privadas de arquitectura en la ZMSLP, invirtiendo un gran porcentaje de su sueldo en transporte de un plantel a otro (con salarios que van desde 200 hasta 400 dólares al mes), invirtiendo en combustible para su transporte más de 100 dólares al mes, utilizando más de 120 minutos del día en los traslados de un extremo a otro de la ZMSLP.