Calidad del agua para consumo humano: municipio de Turbaco-Bolivar, norte de Colombia

Calidad del agua para consumo humano: municipio de Turbaco-Bolivar, norte de Colombia

Carlos Alberto Severiche Sierra
Rosa Leonor Acevedo Barrios
José Del Carmen Jaimes Morales

Volver al índice

1 INTRODUCCIÓN

La ausencia de la actividad antrópica permite que la calidad del agua sea determinada por condiciones del ambiente mismo, tales como la erosión del sustrato mineral, los procesos atmosféricos, la sedimentación de lodos y sales, la lixiviación natural de la materia orgánica y los nutrientes del suelo por factores hidrológicos y los procesos biológicos que puedan alterar física o químicamente el preciado líquido (Romero et al., 2010; Hernández et al., 2011). Además de la incidencia de estos factores, el agua ha sido intervenida por la acción humana, generando un deterioro asociado directamente a dichas actividades; según la organización de las naciones unidas (ONU) este deterioro se ha convertido en motivo de preocupación a nivel mundial por el crecimiento de la población humana, la expansión de la actividad industrial y agrícola y la amenaza del cambio climático como causa de importantes alteraciones del ciclo hidrológico; esta misma organización alude que a nivel global el principal problema relacionado con la calidad del agua lo constituye la eutrofización (Álvarez et al., 2008; ONU-DAES, 2014).

Por lo general, la calidad del agua se determina comparando las características físicas y químicas de una muestra de agua bajo los estándares de calidad; de manera puntual para el agua potable, se establecen normas con el fin de asegurar y garantizar el suministro de agua limpia y saludable para el consumo humano y de este modo velar por la salud pública y la salud ambiental. Usualmente este tipo de normas se basan en un rango de niveles científicamente tolerables para los seres vivos, principalmente los seres humanos y organismos acuáticos (Torres et al., 2009; Latorre et al., 2010). En Colombia se establece la resolución número 2115 del año 2007 por medio del cual se señalan características, instrumentos básicos, y frecuencias del sistema de control y vigilancia para la calidad del agua para el consumo humano; estableciendo los valores máximos aceptables para los parámetros fisicoquímicos y microbiológicos que finalmente determinan la calidad del agua (Ministerio de la Protección Social & Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, 2007).

La cantidad de agua se ve afectada directamente por la falta o muy baja calidad de este recurso, ya que el agua contaminada no aprovechable para consumo, baño, industrias o agricultura (por obvias razones, no cumple con las directrices o estándares de calidad) reduce en gran manera la cantidad de agua disponible en un área específica. Por tanto para el consumo humano se ha utilizado las fuentes más cercanas y en mejores condiciones para ser captadas y posteriormente potabilizadas, cuyo fin es suministrarla mediante una red de acueducto a la comunidad (Rodriguez et al., 2003; Arango et al., 2008; Jimenez & Galizia, 2012).

En el caso de la comunidad que habita el casco urbano del municipio de Turbaco, Bolívar, se ha identificado que a pesar de contar con fuentes de captaciones cercanas, a 24.6 kilómetros de distancia, de las que se abastecen municipios y ciudades aledañas, esta población no cuenta con una distribución constante de agua potable, lo que genera que se construyan depósitos de almacenamientos tales como aljibes, albercas, tanques elevados, etc., generando condiciones óptimas donde intervienen proceso biológicos que pueden alterar las características físicas y químicas del agua; o en su defecto se adquiera el agua de escorrentías por agua lluvia, pozos entre otras, para satisfacer las necesidades básicas (Acevedo et al., 2014).

Debido a la necesidad de comprobar si el agua consumida en el municipio de Turbaco, Bolívar, es apta o no para el consumo humano y está de acuerdo a la normatividad vigente, se realizó un muestreo en nueve (9) puntos representativos de la zona urbana de este municipio, en los cuales se evaluó la calidad fisicoquímica y microbiológica mediante análisis in situ, de laboratorio y herramientas de gestión ambiental.