MIGRACIÓN INTERNACIONAL Y CRECIMIENTO ECONÓMICO EN MÉXICO

MIGRACIÓN INTERNACIONAL Y CRECIMIENTO ECONÓMICO EN MÉXICO

Martina Rodríguez Domínguez (CV)
Universidad Autónoma de Baja California

Volver al índice

1.3. La migración internacional y la vigilancia en la frontera norte

El avance en la vigilancia de la frontera entre los Estados Unidos de América y México ha llevado a la disminución de las aprehensiones de la Custom Border Protection (CBP) pero también ha generado que cada vez los inmigrantes indocumentados crucen por lugares más peligrosos y sean expuestos a crímenes violentos, robos, asaltos que no son denunciados por la vulnerabilidad a la que se enfrentan los migrantes (Coronado & Orrenius, 2004).
A partir del 11 de Septiembre del 2001 se cancelaron las expectativas de lograr un acuerdo sobre migración y borraron prácticamente el tema de la agenda de dialogo binacional México-Estados Unidos de América, colocando el tema de la seguridad nacional en el centro de las preocupaciones, reforzando la vigilancia en la frontera de los Estados Unidos de América con México en los cruces clandestinos lo que conllevó a relacionar la migración como una posible amenaza a la seguridad nacional, por lo que se plantearon las iniciativas para contener el flujo migratorio de mexicanos hacia los Estados Unidos de América (Canales(b), 2011; Tuirán(b) & Ávila, 2010).
En la frontera la situación ha cambiado, la vigilancia esta reforzada de los dos lados: en el estadounidense, la Patrulla Fronteriza cuenta con tecnología de punta como detectores de pisadas magnéticos, sensores infrarrojos para la detección de cuerpos, sistemas de fotoidentificación; y del lado mexicano una red de informantes y otra con tecnología menos compleja pero eficiente que reportan todo acontecer sospechoso que permite ejercer una minuciosa regulación del contrabando de indocumentados (Izcara, 2012).
Sin embargo, el sistema de trabajadores huéspedes constituyó beneficio para ambos países. El gobierno de los Estados Unidos de América se beneficia de mano de obra barata y poco calificada y México se beneficia con las remesas porque cuanto más tiempo el migrante peregrino mantiene la circularidad de esa migración mayor es el tiempo durante el cual envía remesas. Cuando el migrante se establece de manera permanente en el vecino país hay una reducción de su contribución económica, traduciendo las remesas en una estrategia de paternidad transnacional aun cuando el migrante se enfrenta a una separación espacio-temporal (Izcara, 2012).
En este contexto, también se puede señalar que existe la migración internacional mexicana altamente calificada con estudios de postgrado que ha presentado una dinámica creciente en los últimos años; los países receptores se han beneficiado de la migración de personas con alta calificación porque la participación en el desarrollo de nuevos conocimientos y tecnologías se traduce en un aumento en el potencial de crecimiento lo que puede representar una pérdida para los países de origen de estos migrantes. Las cifras muestran que a mayor nivel de escolaridad la probabilidad de emigrar tiende a ser más alta; la proporción es que de cada cuatro mexicanos con estudios de doctorado hay un migrante mexicano en los Estados Unidos de América. La pérdida de capital humano altamente calificado es una realidad en México, donde las tasas más altas de migración se encuentran en los niveles educativos más altos. La fuga de cerebros tiene tres posibles factores, la diferencia salarial entre México y los Estados Unidos de América, la demanda por mano de obra altamente calificada y la falta de oportunidades laborales en México, por lo que se deduce que la economía mexicana no está absorbiendo a una mano de obra altamente calificada (Albo & Ordaz, 2001).