EL DESARROLLO LOCAL COMPLEMENTARIO

Mario Blacutt Mendoza

Territorio

Gustavo Montañez Gómez y Ovidio delgado Mahecha,  en su obra “Espacio, Territorio y Región: Conceptos básicos para un proyecto nacional” ciitan una definición de Territorio dada por Geiger en 1996: “una extensión terrestre delimitada que incluye una relación de poder o posesión por y organizaciones y de empresas locales, nacionales y multinacionales”.

Sobre esta definición han intentado sintetizar algunas características propias de un Territorio. Esas características son:

 Toda relación social tiene ocurrencia en el territorio y se expresa como territorialidad. El territorio es el escenario de las relaciones sociales y no solamente el marco espacial que delimita el dominio soberano de un Estado

El territorio es un espacio de poder, de gestión y de dominio del Estado, de individuos, de grupos y organizaciones y de empresas locales, nacionales y multinacionales

En lo que se refiere al segundo punto, tal como veremos en seguida, el modelo DELC no acepta que el territorio sea del dominio de individuos ni de empresas ni de organizaciones. Mientras tanto sigamos con lo que dicen los autores

El territorio es una construcción social y nuestro conocimiento del mismo implica el conocimiento del proceso de su producción.
Para el DELC, el territorio es una construcción cultural, social, histórica y ambiental

La actividad espacial de los actores es diferencial y por lo tanto su capacidad real y potencial de crear, recrear y apropiar territorio es desigual.
En el espacio concurren y se sobreponen distintas territorialidades locales, regionales, nacionales y mundiales, con intereses distintos, con percepciones, valoraciones y actitudes territoriales diferentes, que generan relaciones de complementación, de cooperación y de conflicto.

El territorio no es fijo, sino móvil, mutable y desequilibrado. La realidad geosocial es cambiante y requiere permanentemente nuevas formas de organización territorial.

 El sentido de pertenencia e identidad, el de conciencia regional, al igual que el ejercicio de la ciudadanía y de acción ciudadana, solo adquieren existencia real a partir de su expresión de territorialidad. En un mismo espacio se sobreponen múltiples territorialidades y múltiples lealtades.

Los autores complementan esta lista con la afirmación de que el Territorio incluye soberanía, propiedad, apropiación, disciplina, vigilancia y jurisdicción, y transmite la idea de cerramiento. “El concepto de territorio está relacionado con la idea de dominio o gestión dentro de un espacio determinado; está ligado a la idea de poder político, estatal o privado en todas las escalas (Correia de Andrade, 1996)

Por otra parte, Montañez define la territorialidad:  como “el grado de control de una determinada porción de espacio geográfico por una persona, un grupo social, un grupo étnico, una compañía multinacional, un Estado o un bloque de estados" (Montañez, 1997: 198) Por su lado, Lobato Correa postula que la territorialidad es el "conjunto de prácticas y sus expresiones materiales y simbólicas capaces de garantizar la apropiación y permanencia de un determinado territorio por un determinado agente social, o Estado, los diferentes grupos sociales y las empresas". De este modo, el concepto de “territorialidad incluye el de apropiación, definitiva o temporal y también con el regionalismo, el que se asocia con un sentido de poder y es base para la regionalización del territorio en estancos espacio-temporales regionales. La percepción de “territorialidad” tiene implícito el sentido de pertenencia de un grupo hacia un territorio, el que es  valorado y apreciado por sus habitantes.

Una vez establecidos los rasgos diferenciadores de la “territorialización”, aparece el de “desterritorialización” que se expresaría en la pérdida de territorio por razones diversas. Pero todos coinciden en la afirmación de que  el territorio se convierte, cada vez más, en una estructura activa en los procesos de desarrollo; dejan de ser escenarios pasivos para devenir actores de esos procesos, pero sólo cuando forman una unidad con la población, tal como lo señalaremos un poco más adelante.
Finalmente, llegamos al concepto de Región: la que, según Santos, “son divisiones del espacio geográfico planetario, del espacio nacional o inclusive, local”. Recordemos que cualquier sociedad  siempre existe en un región concreta.

Como sucede con los conceptos, los de espacio, territorio y región también se extienden por una gama de características provenientes de las percepciones de los que los definen. Por ello es que, para los efectos de esta obra, propondré la siguiente definición del concepto que más interesa sobre los temas citados. En todo caso, será necesario prever las formas eventuales de especialización y de concentra-ción en las diversas Poblaciones-Territorio que se incluyen en una región.

Una región debidamente  consolidada depende de la fortaleza de sus poblaciones territorio: Por otro lado, un país consolidado y en proceso de fortalecimiento, depende a su vez, de las fortalezas de sus regiones. Por eso es que el DELC no antepone una región a una Población-Territorio, como tampoco antepone ninguna de éstas al país correspondiente.

Página anterior

Volver al índice

Página siguiente

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga