EL TEXTO ESCRITO ARGUMENTATIVO

Virgen Onelvis Castellano Borlot

1.2. Caracterización psicopedagógica de la motivación para aprender a construir el texto escrito argumentativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la escuela primaria.


El proceso de estimulación de la actividad cognoscitiva de los escolares, no puede dejarse a la espontaneidad durante la dirección del proceso de enseñanza-aprendizaje. Moreno y Quiñones (2009), De ahí la necesidad de aprovechar las influencias de los agentes socializadores que se encuentran en los diferentes contextos de actuación, de forma consciente y deliberada, a partir de estrategias de intervención que se materialicen a través del currículo de la escuela primaria.
En su condición de sujetos psicosociales, los escolares son portadores de una personalidad, en la cual se apoyan para ejercer las funciones reguladoras y autorreguladoras de su actuación en los diferentes contextos, las que, en sus relaciones contextuales y sociales, se actualizan para promover el desarrollo de la personalidad.
En el contexto escolar, a través del proceso de enseñanza-aprendizaje, el desarrollo de los escolares se encauza como resultado de un complejo proceso de transmisión y apropiación cultural intencionalmente organizado y estructurado. El aprendizaje se constituye así en instrumento del desarrollo a partir de su relación con la enseñanza, que a la vez se apoya en sus mecanismos para determinar los contenidos y condiciones del desarrollo. La unidad dialéctica entre enseñanza y aprendizaje en el proceso pedagógico es la que crea, conduce y estimula el desarrollo.
Cada escolar participa en este proceso de acuerdo con el nivel de desarrollo motivacional que posea, conformado en el transcurso del desarrollo de su personalidad y que determina sus estilos de regulación motivacional y sus niveles de eficiencia funcional, de ahí que, no se debe considerar la existencia en el aula de escolares “desmotivados,” sino escolares con diferentes niveles de integración y efectividad de su motivación para realizar las tareas escolares. (Moreno-Quiñones (2009:9)
Se infiere que en este proceso influyen las diferencias en cuanto a diversidad, variabilidad y potencialidad motivacional, las que están determinadas por el modo en que, en la personalidad de cada escolar se establecen las relaciones entre las expresiones de contenido y dinámica con que se manifiestan los indicadores del funcionamiento y desarrollo de su motivación en el proceso de enseñanza-aprendizaje, y que pueden caracterizarse por sus expresiones conductuales.
Por lo que una adecuada caracterización del nivel de desarrollo motivacional de los escolares, sobre la base de su funcionamiento real, permitirá al docente, proyectar las estrategias de estimulación motivacional en unidad con sus tendencias de desarrollo, teniendo en cuenta que esta es una categoría psicológica que funciona desde la personalidad de los escolares, que hay que implantarla en ellos, sino estimular su desarrollo y autodesarrollo, potenciando los niveles superiores de autodeterminación.
Para el logro de lo planteado el docente debe tener en cuenta, que está ante un proceso de comunicación e interacción social, de ahí que la eficiencia de su carácter desarrollador enfrente los retos de la diversidad educativa, la cual se concreta en la dinámica de los grupos escolares, realidades socio-psicológicas y espacios de aprendizaje y desarrollo para la estimulación motivacional de los escolares hacia la actividad de la construcción del texto escrito argumentativo.
Esto supone un nivel más complejo de integración, según la disposición de sus vínculos, objetivos, metas, valores y expectativas, a través de indicadores grupales de motivación, cualitativamente diferentes, a las configuraciones motivacionales individuales. Este es un aspecto del proceso motivacional que exige una investigación profunda de las ciencias pedagógicas, tanto en sus formas de manifestación como en su evolución etárea y por niveles de enseñanza.
Lo anteriormente analizado significa que la complejidad de la motivación crece teniendo en cuenta el objeto de estimulación (el grupo, los componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje, así como los factores internos y externos de la personalidad del escolar), pues de esta forma se mediatiza la acción pedagógica estimuladora a través de las funciones socio-psicológicas de cada uno de ellos.
Lo motivacional en este estudio, se organiza a través de formas de trabajo cooperativo (Castellanos y otros, 2002), mediante las cuales se construyen modelos motivacionales que den cuenta de ambientes o climas favorecedores del interés, el esfuerzo y el compromiso por aprender; que propicien la dinámica grupal a través de una interdependencia positiva de los miembros; la unidad y coherencia en la presentación de las fuentes de motivación a nivel curricular; los patrones motivacionales centrados en la comunicación, las relaciones interpersonales y el esfuerzo colectivo, así como la estructuración de las tareas y trabajos de acuerdo a las expectativas del grupo etáreo.
En correspondencia con esto, el papel de los docentes en el desarrollo de la motivación para aprender a construir el texto escrito argumentativo, está en el dominio del contenido y carácter de las tareas y funciones de su rol profesional, en tanto adquiere una responsabilidad mediadora, a través de la enseñanza y la educación, de las influencias socio-culturales (vivencias, costumbres, saberes, modos conductuales) y pedagógicas que actúan como estimuladoras del desarrollo de sus escolares y del grupo, en función del cumplimiento del encargo social de la escuela.
La participación de los docentes en el desarrollo de la motivación de los escolares para aprender a construir el texto escrito argumentativo debe centrarse en facilitar que estos aprendan a motivarse, encuentren sentido a la actividad de aprendizaje que desarrollan, de manera que les permita generar y potenciar mecanismos de regulación y autorregulación motivacional, en cualquier contexto de actuación.
En este sentido juegan un rol determinante los componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje, los que en correspondencia con las habilidades profesionales de los docentes y las características psicopedagógicas de los escolares permiten la concepción desarrolladora del proceso objeto de estudio.
Se reconoce así, al problema como una manifestación de las contradicciones del proceso, como punto de partida de su diseño, ejecución y como condición necesaria para el trabajo del docente con la zona de desarrollo próximo (ZDP) de los escolares, constituyendo la expresión de la fuerza que mueve al proceso, (Castellanos, 2002).
La integración afectivo-cognitiva de la personalidad de los escolares y su formulación en problemas pedagógicos, permite que se hagan conscientes para los docentes las insuficiencias del desarrollo motivacional de estos, teniendo en cuenta sus necesidades, motivaciones e intereses. Este, en su relación dialéctica con el resto de los componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje permite proyectar la potenciación de las funciones reguladoras y autorreguladoras de la motivación para el aprendizaje.
En la concepción del proceso de enseñanza-aprendizaje de la construcción del texto escrito argumentativo, el componente objetivo tiene una función estimuladora directa, al expresar el propósito, el resultado del proceso en relación con la satisfacción de las necesidades de enseñanza, aprendizaje y desarrollo, de ahí que su proyección esté en función de darle tratamiento a las insuficiencias que presentan los escolares, según su diagnóstico real y potencial. Se exige, por tanto, que sean integradores, tomando en cuenta lo cognitivo-instrumental, lo afectivo-valorativo y lo desarrollador.
La motivación para la construcción del texto escrito argumentativo en los escolares del segundo momento del desarrollo en la escuela primaria, propicia la experiencia de autonomía mediante la cual estos asumen de manera activa, reflexiva e independiente, como propios, los objetivos y contenidos de enseñanza-aprendizaje propuestos por los docentes, logran mayor nivel de compromiso e implicación en la consecución de sus resultados, y de responsabilidad en sus aciertos y desaciertos.
Por ello, la orientación para realizar tareas de aprendizaje, metacognitivas referidas a la construcción del texto escrito investigado, debe reunir determinados requisitos, como son: la formulación clara de las situaciones de comunicación; la significatividad de los aspectos cognitivos, vivenciales, propios de su vida cotidiana y que forman parte de la cultura de los escolares; así como la valoración del resultado esperado.
En este sentido comienza a producirse una orientación selectiva cada vez más consciente, sobre la base de operaciones cognitivo-afectivas previamente formadas, con carácter prospectivo y de anticipación, así como la eficiencia motivadora para potenciar la consecución del éxito, a partir del esfuerzo personal de los escolares.
Durante el proceso de enseñanza-aprendizaje de la motivación para aprender a construir el texto escrito argumentativo en los escolares del segundo momento del desarrollo de la esuela primaria, este contenido pasa a formar parte de la cultura de estos, lo que constituye fuente estimuladora del desarrollo integral de su personalidad.
Para su logro se precisa la organización del proceso de enseñanza-aprendizaje de manera que se potencie la atención a la diversidad, a partir de la selección y estructuración del contenido de las vivencias de los escolares, para convertirlo en contenido de este proceso, tributando  a la proyección de situaciones de aprendizaje, que favorezcan el desarrollo de la motivación para aprender la construcción del texto escrito argumentativo en los escolares primarios del segundo momento del desarrollo.
La motivación que se realiza a través del contenido de la cultura del escolar no debe reducirse a indicar su valor, importancia o significación social y personal, sino en dar la posibilidad a los escolares de operar con este contenido, debe poseer conocimiento sobre cómo producir textos escritos, conocer la tipología textual. Cuando los escolares operan con el contenido a través de acciones y operaciones metacognitivas y lo relacionan con sus necesidades, están estableciendo un vínculo afectivo con él, cuya polaridad dinámica determina el sentido psicológico del mismo en el funcionamiento y desarrollo motivacional en el proceso de aprendizaje.
Por otra parte, el uso de los métodos de enseñanza para la motivación de los escolares en función de desarrollar sus habilidades para la construcción del texto escrito argumentativo, supone secuencias de actividades o acciones, por parte de los docentes y los escolares, dirigidas al logro de los objetivos, activando el proceso de enseñanza-aprendizaje, en lo que juega un papel determinante la unidad de lo interno y lo externo, de lo afectivo y lo cognitivo, en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la Lengua Española, en los escolares del segundo momento del desarrollo.
De ahí que, las características que adoptan los métodos en el proceso de enseñanza-aprendizaje desarrollador y que constituyen exigencias para la motivación de los escolares hacia la actividad de construcción del texto escrito argumentativo, se manifiestan en el carácter eminentemente productivo; la participación activa y consciente de los escolares; la proyección del trabajo grupal dentro de estrategias de atención a la diversidad y el entrenamiento de los escolares para la utilización de estrategias de aprendizaje que les permitan aprender a aprender.
Estas exigencias estimulan el ejercicio de las funciones inductoras de la motivación en el proceso de enseñanza-aprendizaje, lo que permite que los escolares se mantengan motivados para la realización de las actividades de construcción del texto escrito argumentativo, el cual está matizado por el uso de las nuevas tecnologías, lo que abre nuevas posibilidades en el uso de medios como estímulos para la calidad del proceso.
La evaluación y sus funciones son un componente imprescindible en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la construcción del texto escrito argumentativo, por ello se les asignan cualidades y exigencias referidas a su relación con los demás componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje. Se precisa, por tanto que debe ser desarrolladora, planificarse en función del diagnóstico pedagógico, que se relacione con la caracterización dinámica, continua e integral de la personalidad de los escolares.
El desarrollo de la motivación a través de la evaluación, consiste en potenciar la retroalimentación de las funciones reguladoras y autorreguladoras de la configuración motivacional de los escolares, a través de la utilización del potencial autoimpulsor de los autorreferentes de desempeño en el aprendizaje (autoconcepto, autoestima, autovaloración), pues tiene como fin, la formación de habilidades de autocontrol y autovaloración, “el paso progresivo de la valoración, evaluación y control externo a la autovaloración, autoevaluación y autocontrol”. (P. Rico, 1990:1996). Si se cumple con las exigencias de la evaluación, se logra el objetivo propuesto.
La utilización de variadas formas de organización del proceso de enseñanza-aprendizaje, potencia esta motivación, porque estas funcionan como una relación dinámica entre los restantes componentes, mediados por la interacción de las acciones y tareas de los participantes, lo que requiere de un eficiente trabajo metodológico que refleje su carácter procesal, sistémico y dialéctico. Ello presupone la creación de estrategias de motivación, a través de estrategias cognitivas y metacognitivas.
De este estudio se deriva, que la motivación de los escolares del segundo momento del desarrollo para la construcción del texto escrito argumentativo, a través de las clases de Lengua Española, no debe interpretarse desde la perspectiva tecnológica de cómo motivar a los escolares, sino de cómo potenciar la motivación en sí misma, y cómo el docente debe conducir el aprendizaje a través de estrategias que impliquen un nivel eficiente de funcionamiento y desarrollo motivacional.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga