INFLUENCIA DEL TURISMO EN DESARROLLO LOCAL DE VIÑALES

Carmen Lucía Hernández Hernández

Epígrafe 4.4.3. La historia y la cultura como base en el producto turístico en Viñales.

Dentro de las fortalezas del turismo realizado en el municipio figuran sus riquezas culturales, por lo tanto, es deber de las empresas turísticas y de la localidad, proteger y perpetuar la identidad y rasgos culturales propios de Viñales.

Para ello, se firmó un Convenio de Colaboración entre la Dirección Provincial de Cultura y el Ministerio de Turismo en Pinar del Río, en el 2006. Este convenio data de 1994 y recogió las experiencias anteriores  del Acuerdo Conjunto suscrito en 1992 entre el Ministerio de Cultura y la UNEAC, con las instalaciones turísticas existentes en aquel momento.

Ambas organizaciones consideran que no es posible diseñar ni realizar una cultura para el turismo, ni desarrollar tampoco un turismo exitoso, ni consolidado, sin la presencia orgánica de la cultura, nacional y local, como parte misma del atractivo turístico. La política cultural que asumen definen como premisa que la comercialización  de los productos y servicios culturales no admiten concesiones éticas que atenten contra la absoluta defensa de los valores patrimoniales. Mantener estricto control  y gestión del cuidado y preservación  de nuestro patrimonio nacional en todos sus perfiles como forma de salvaguardar el turismo sustentable y la preservación de nuestros recursos culturales naturales y otros. Promover la presencia de las artes plásticas y se velará por conservar las obras existentes en las instalaciones.

Para ese propósito el Ministerio de Cultura, asesora a las instalaciones turísticas en materia de proyectos musicales y proveerá a las mismas de artistas profesionales encargados de llevar y trasmitir a los visitantes nuestras tradiciones musicales y artísticas.

En los hoteles, como parte de las actividades recreativas se realizan bailes folclóricos, destacando así el elemento afro de nuestra cultura; además, se incluyen repertorios de la música tradicional cubana y repentistas destacados del municipio. Todos ellos son elementos representativos de las tradiciones  y la cultura del municipio viñalero.

Otras  costumbres y  prácticas significativas en esta región es la producción de tabaco y el modo de vida de los campesinos, ambas son aprehendidas por los visitantes a partir de su propio interés  por este conocimiento, ellos por sí solo se acercan a los campesinos y entran en un proceso de intercambio cultural mediante el cual se apropian de estas tradiciones. Este proceso se da de forma espontánea y continua entre turistas y locales, sin que medie la acción de las instalaciones hoteleras. En los hoteles también se le informa al turista la historia de los mismos y en consecuencia de la localidad.

Pero no solo las tradiciones son aprendidas por visitantes en los hoteles, las casas de arrendamiento son un escenario a destacar en el  importante proceso de transmisión cultural. Mecánicamente cuando hablamos de los procesos culturales que dinamiza el turismo, solo pensamos en el impacto que sobre la comunidad receptora ejerce, sin embargo, es un hecho irrefutable que de la cultura cubana y de la viñalera en específico; aprenden bastante los extranjeros que en las casas de arrendamiento de alquilan. Solo que aquí se destacan otros aspectos como las comidas tradicionales criollas y dentro de ellas los dulces caseros, la forma de vestir, las formas tradicionales de decorado, los tipos de viviendas, la música, el baile, las cosechas de tabaco y todo lo relativo al campesinado.

En el pueblo de Viñales los turistas asimilan muchas de las tradiciones y costumbres ya mencionadas pero existen otras que aquí son aprendidas con más facilidad. Por ejemplo, el lenguaje, las bebidas, las simbologías. La cuentística y la décima cubana son elementos de las tradiciones en este municipio que los visitantes conocen con espacios como La Noche Campesina, donde participan no solo decimistas del pueblo, sino turistas que tocan guitarra y han cantado sus canciones. Las artes pláticas es uno de los rasgos distintivos de la cultura viñalera, específicamente la paisajística; y de ella conocen en los museos y en la Casa de Cultura ubicada en el centro del pueblo. De la cultura viñalera en general se apropian todos los turistas que a este hermoso pueblo visitan, ya sea en hoteles, casas de familias o en el pueblo.

Poblado y valle fueron incluidos por la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad como un todo indisoluble, por ello, el caso de la arquitectura como parte del patrimonio y de la cultura misma del pueblo es parte del trabajo de preservación de las oficinas de Patrimonio y Monumento.

La riqueza arquitectónica propia de Viñales reside en que define lo urbano pero es producto del entorno. La casa, derivada tipológicamente del bohío, presenta portal, público o privado, sostenido por columnas o pies derechos de madera. Las edificaciones en sus inicios fueron construidas por materiales perecederos, como embarrado, guano y yagua, evolucionando hacia la utilización de la madera en paredes y cubierta de teja criolla con tipología de par e hilera y sistema columnar –arquitrabado en soportales. Con la aparición de tejares a finales del siglo XIX se comienza a emplear la mampostería, manteniendo el techo de madera y tejas, tipología constructiva que se conserva en la mayor parte de la zona patrimonial.1

Lo que se ha descrito hasta ahora es una arquitectura vernácula,  que en el plano urbano se observa en planos horizontales a lo largo de las calles, con un ritmo muy marcado de columnas de variada esbeltez y con cierta diversidad de capiteles. Las cubiertas, en su mayoría de tejas criollas dan el toque principal de color. Estas características están reflejadas en el anexo 12.

Hay que destacar que los hoteles desde  su construcción han mantenido el mismo estilo arquitectónico, aun cuando hayan sufrido ampliaciones en años posteriores. La red hotelera y las instalaciones extrahotelera están caracterizadas por una arquitectura que  persigue mantener las tradiciones locales antes expuestas.

Dentro de dichas restricciones tiene un lugar relevante el Centro Histórico del municipio, para la conservación de Viñales como Patrimonio de la Humanidad.
Se prohíbe la construcción de barbacoas, casetas en las azoteas, cercas y vallas, no se permiten los cambios de dimensiones en los vanos de las fachadas o interiores, no se permite la abertura de  nuevas puertas  de accesos, las transformaciones de ventanas en puertas de entradas,  y la sustitución, cortes o cambios en la carpintería, herrajes, canterías, molduras. Se prohíbe  modificar el estilo arquitectónico existente, manteniendo la carpintería española, no se permite el cierre con rejas en el frente de las viviendas, no se permitirá el crecimiento en altura, manteniéndose un único nivel de piso y respetando la altura de puntal existente, entre otros. 


1 Rojas Ávcalos,  Ángela. Entre Pinar y Esperanza. En: Vinales, un paisaje a proteger. 2005. Págs. 41-42.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga