RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (CUARTA PARTE)

Raúl Quintana Suárez
Bernardo Herrera Martín

Miguel Antonio de Carrión de Cárdenas



Escritor, médico y pedagogo cubano.  Graduado en Medicina, desempeña además una encomiable labor en el campo del periodismo, la literatura y la pedagogía. Nace en La Habana el 9 de abril de 1875. Realiza los primeros estudios en su ciudad natal y se gradúa de Bachiller en 1890. Ingresa en la Escuela de Derecho en la Universidad de La Habana, pero debido a sus ideas independentistas tuvo que abandonarla cuando al estallar la guerra de independencia en 1895, emigra a los Estados Unidos. En ese país establece un negocio de billar y escribe sus primeras narraciones. Regresa a Cuba en 1903. Dos años después forma parte de la Asociación de Biología y en 1908 se gradúa de médico ejerce la docencia la docencia e ingresa en la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana. La Junta Rectoral de la Universidad de La Habana le adjudica la Ayudantía Facultativa del Departamento de Rayos X, adscrita a la Escuela de Medicina. A partir de 1913 presta servicios en la Asociación Cubana de Beneficencia, hasta que en 1917 gana por oposición las cátedras de Educación Física, Juegos y Deportes, y de Anatomía, Fisiología e Higiene en la recién creada Escuela Normal de La Habana. Es conferencista de Instrucción Moral y Cívica en las Escuelas de Verano, para la superación de los maestros. En 1903 funda la revista especializada Cuba Pedagógica, en la que permanece hasta abril de 1905. Crea, junto con Félix Callejas, la revista para niños La Edad de Oro (1904), de título homónimo al de la revista fundada por José Martí y dedicada a promover el pensamiento martiano. Su interés por las actividades periodísticas, en las cuales ya había incursionado desde 1899, lo llevan a colaborar en las publicaciones Azul y Rojo, de la que funge como director en 1904; El Fígaro, Cuba Contemporánea, Letras, Archivos de la Policlínica, Revista de Medicina y Cirugía, El Comercio, La Discusión, La Noche, La Lucha (de la que fue nombrado subdirector en 1919), y Heraldo de Cuba. En colaboración con Alfredo Miguel Aguayo Sánchez publica en 1906 la obra de texto escolar Estudios de la naturaleza. Dentro del campo de su profesión médica, publica Los cálculos renales y su diagnóstico (1912). Entre 1921 y 1922 trabaja directamente con el secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes. Como miembro del Partido Popular Cubano, es candidato a representante por la provincia de Oriente en1922. En 1923 se reintegra a su cátedra donde forma parte de una comisión para el estudio de las reformas del Reglamento General de Instrucción Primaria. En 1926 integra  la Comisión que estudia las reformas al Reglamento General de Instrucción Pública y se le nombra director de la Escuela Normal. Es miembro fundador de la Academia Nacional de Artes y Letras. Su vocación de pedagogo lo lleva a publicar varios artículos y ensayos en la revista Cuba Pedagógica. Para Miguel de Carrión es de particular interés llamar la atención  hacia los vicios de la educación  generadores de características del cubano como la intermitencia de sus acciones, la falta de perseverancia, la poca concentración y la falta de discernimiento, concisión y originalidad. En 1914 nace su única hija, María Antonia. Por otra parte, la vocación pedagógica y sociológica de Miguel de Carrión se interesa particularmente hacia la desigual imperante en la condición social de las mujeres. En ese sentido, publica  en la revista Cuba Pedagógica  artículos encaminados a llamar la atención sobre costumbres retrógradas que mantienen a las mujeres como seres dependientes e ignorantes. Esta será, durante toda su obra narrativa, una de sus preocupaciones más frecuentes. Tanto en sus cuentos como en sus novelas, Carrión se caracteriza por un raigal anticlericalismo, una preocupación por los conflictos psicológicos y por el mundo íntimo de la mujer, así como por la reflexión en torno a la sexualidad y a su repercusión en la conducta de los hombres. Desde su primer volumen de cuentos, titulado La última voluntad (1903),  comenzó a concebir al género con características muy diferentes a la novela. Sin embargo, será con sus novelas que este alcanza sus mejores resultados narrativos que lo convierten en uno de los representantes más importantes de la novelística naturalista cubana de principios del siglo XX. Sus novelas El Milagro, Las Impuras y Las Honradas se consideran la mejor muestra del realismo cubano. Tanto El Milagro como Las Honradas serán novelas influidas por  la narrativa naturalista europea de Emile Zola y de Vicente Blasco Ibáñez. Con Las Impuras, de 1919, vuelve sobre el tema de la pureza femenina y de los confusos límites de la ética y la moralidad. En 1924 publica el relato corto "Nochebuena". La última obra narrativa de Carrión, La Esfinge, aparece entre sus papeles inéditos y es publicada póstumamente en 1961. Este también deja inconclusa, en los folletines de la revista Azul y Rojo, su novela El principio de autoridad. Fallece en La Habana el 30 de julio de 1929, a causa de una enfermedad pulmonar.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga