RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (CUARTA PARTE)

Raúl Quintana Suárez
Bernardo Herrera Martín

José Olallo Valdés



Fraile de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios beatificado por la Iglesia católica, en la ciudad de Camagüey, el 29 de noviembre de 2008. De padres desconocidos nace el 12 de febrero de 1820 en La Habana, Cuba. Un mes después es depositado en la Real Casa Cuna del patriarca Señor San José de La Habana, donde es bautizado el 15 de marzo del mismo año. En 1827 pasa a ser educado en la propia Casa de Beneficencia de La Habana, fecha en que son recibidos por primera vez en esta institución educandos varones. Desarrolla su infancia de niño huérfano junto a otros infantes de igual condición que mueren de múltiples enfermedades prevenibles. Esta dolorosa experiencia despierta en él  una profunda  vocación de enfermero. Permanece en esa casa cuna hasta que cumplió los trece o catorce años. Ingresa en la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios. En 1835, con 15 años, es destinado al Hospital de San Juan de Dios de Puerto Príncipe (hoy Camagüey), para completar su formación religiosa y reforzar el hospital de esta ciudad, dada la presencia de una epidemia de Cólera morbus que azota al país. Alterna su trabajo en el hospital con los  estudios. de enfermería y cirugía. A los 36 años es nombrado Enfermero Mayor del Hospital de San Juan de Dios. Este consagra más de medio siglo de su vida consagra  a servir a los enfermos bajo su cuidado. Fray Olallo procuraba el aseo y la alimentación de los enfermos, a quienes bañaba personalmente y luego lavaba sus ropas y vendajes en las aguas del río Hatibonico; asimismo preparaba medicamentos, unturas, y sahumerios, casi todos a base de medicina natural y tradicional cubana; incluida la Homeopatía, en la que instruía a los pocos ayudantes con que pudo contar. Además, enseña a leer y escribir a los niños pobres de la barriada y por las noches asistía a los enfermos del contorno del hospital que solicitaban sus servicios. En 1866 el hermano Juan Manuel de Torres enferma de lepra. Durante diez años Olallo le brinda los auxilios materiales y espirituales adecuados;  muestra de su humanismo y solidaridad. Al morir el fraile Juan Manuel Torres el 26 de enero de 1876, este es  el único hermano de la Orden que queda en Cuba y América. Allí afronta valerosamente muchas de las grandes epidemias que azotaron la ciudad, la última de las cuales fue la viruela, que diezmó Puerto Príncipe a fines de1888. Gracias a su sólida formación médica, en más de una ocasión ejerce como de cirujano y farmacéutico. Su actuación humanitaria se destaca particularmente durante la Guerra de los Diez Años (1868- 1878). Al existir un solo médico encargado de la asistencia en los tres hospitales civiles de la ciudad, este atiende  personalmente a los enfermos y heridos de guerra que llegaban al hospital, a quienes en más de una ocasión tuvo que practicarles cirugía de urgencia para salvar sus vidas, sin averiguar si eran cubanos o españoles, esclavos o libertos. Se conoce  que evita en cierta ocasión que las campanas tocaran a degüello, salvando de una matanza a la población civil camagüeyana. El más conocido acto resulta aquel que relata la actitud compasiva asumida por él ante el cadáver del general mambí Ignacio Agramante y Loynaz. Este fraile y el Padre Manuel Martínez lavaron el rostro del patriota con aguardiente, posteriormente tendieron su cadáver en el interior del Hospital de San Juan de Dios. Se dice que con su propio pañuelo Fray Olallo limpia el rostro ensangrentado del patriota, ante el asombro de los militares españoles y el pueblo, que presenciaban la escena. Fallece el 7 de marzo de 1889 en su humilde celda del hospital, después de estar algún tiempo enfermo y casi sin fuerzas, pero sin haber abandonado sus labores. En 1901, el Ayuntamiento de la ciudad decide honrarlo por su gran obra humanista: por lo que le construyó una bóveda funeraria y dispuso que a la Calle de los Pobres y a la Plaza San Juan de Dios se les cambiaran sus respectivos nombres por el de Padre Olallo. El 27 de noviembre de 1999, la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios funda en la ciudad de Camagüey el Hogar para ancianos Padre Olallo. El 8 de marzo del año 2004 se trasladan sus restos desde el cementerio general de la provincia de Camagüey hacia la Iglesia de San Juan de Dios, donde labora durante 54 años del siglo XIX. En enero de 2008, la Congregación para la Causa de los Santos confirmó la intercesión del Fray José Olallo Valdés en la curación divina del linfoma abdominal, no Hodgkin, tipo Burkitt, estadio III-IV de la niña camagüeyana Daniela Cabrera Ramos. A raíz de ello, el postulador para la causa de Beatificación del Fraile Olallo, Fray Félix Lisazo Berruete, se comunica con el Arzobispo de Camagüey, Monseñor Juan García Rodríguez, para informarle de la decisión tomada en Roma. En marzo del año 2006, el Papa Benedicto XVI promulga el decreto nombrando Venerable al religioso enfermero, proceso que permitiría celebrar en Noviembre de 2008, la beatificación de Fray José Olallo. La Misa de beatificación tuvo lugar el 29 de noviembre de 2008, en la Plaza de la Caridad de la ciudad de Camagüey. La fiesta del beato José Olallo Valdés se celebra el 12 de febrero.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga