DESARROLLO, SUSTENTABILIDAD Y TURISMO: UNA VISIÓN MULTIDISCIPLINARIA

José Octavio Camelo Avedoy
Luz Angélica Ceballos Chávez

Ecoturismo: alternativa para el desarrollo local

En México y en el mundo entero existe un creciente interés en tor- no al ecoturismo, tanto de los visitantes como de las comunidades y empresas que desean integrarse a esa corriente, la cual promete conservar los recursos naturales a la vez que permite su disfrute, la generación de empleos permanentes y la derrama hacia las econo- mías locales.

Como bien lo señala Báez (1996) “el ecoturismo es quizás la palabra que comercialmente ha tenido más éxito en el desarrollo y mercadeo de una actividad turística novedosa (no convencional), asociada al aprovechamiento de los recursos naturales y culturales de una re- gión. Por su éxito comercial, también se ha prestado para un empleo indiscriminado que ha obligado a crear nuevas terminologías que permitan diferenciar el producto y garantizar de algún modo su ca- lidad” (p. 10).

En la actualidad Sandoval, (2006) señala que la abundancia de de- finiciones y explicaciones acerca del término ha creado una gran confusión así como una mezcla de criterios e interpretaciones que se alejan mucho del concepto original: contar con un instrumento de apoyo a la conservación.

Backman, Wall y Butler (1999) establecen que se han encontrado por lo menos 35 términos relacionados con el ecoturismo, entre los más conocidos se encuentran: turismo de la naturaleza, turismo en áreas silvestres, turismo verde, turismo respetuoso, turismo de bajo impacto, turismo suave, turismo naturalista, turismo blando, turismo ambientalista, turismo responsable y turismo de baja escala (Citado en Melgar, 2004).

Motivo por el cual, este término en ocasiones se utiliza erróneamen- te debido a que las empresas lo utilizan únicamente como un gancho publicitario, suscitando una mayor confusión y haciendo creer que es una medida benéfica para el medio ambiente, lo que no necesaria- mente es cierto (Wigth, citado en Zamorano, 2002).

Desde 1981 Héctor Ceballos-Lascuráin, pionero del ecoturismo en México empezó a utilizar el término “turismo ecológico” para designar las modalidades del turismo orientados a la naturaleza. Posteriormente en 1983, éste se simplificó como ecoturismo, y lo define como: aquella modalidad turística ambientalmente res- ponsable, que consiste en viajar o visitar áreas naturales relativa- mente sin disturbar, con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos de las áreas naturales (paisaje, flora y fauna silvestre), así como cualquier manifestación cultural (tanto del presente y del pasado) que puedan encontrarse ahí, a través de un proceso que promueva la conservación. Esta práctica tiene bajo impacto ambiental y cultural y proporciona un beneficio socioeconómico a la población local (Ceballos, 1998).

Bajo la misma lógica la Sociedad Internacional de Ecoturismo -The Internacional EcotourismSociety (TIES)- menciona que ecoturismo es “viajar en forma responsable hacia áreas naturales, conservando el ambiente y mejorando el bienestar de las comunidades locales”. Esta definición a pesar de ser un poco simplista incorpora elementos clave como el sentido ético de los visitantes hacia la conservación de los recursos naturales, así como hace énfasis en los beneficios econó- micos derivados de esta práctica para la población anfitriona.

Asimismo, Honey (1999), indica que el ecoturismo es el viaje a zonas frágiles y prístinas, por lo general protegidas, cuyo objetivo es ser de bajo impacto y (generalmente) a pequeña escala. Ayuda a educar al viajante; suministra fondos para la conservación del medio ambien- te; beneficia directamente el desarrollo económico y la soberanía de las comunidades locales; y fomenta el respeto a diferentes culturas y los derechos humanos.

Por su parte Boo (1990) en su libro Ecoturismo: Potenciales y Limi- taciones, señala que el ecoturismo es todo aquel turismo de naturale- za que contribuye a la conservación.

La mayoría de las definiciones parten de una postura medioambien- tal, expuestas por científicos de este rubro, de ahí que uno de los componentes básicos de las definiciones sea la conservación, la pre- servación y la educación ambiental.

Cabe destacar que el debate en torno a ecoturismo y medio ambiente se inicia a finales de los años 70 y principio de los 80, derivado de la crítica que en su momento recibía el turismo como depredador de los ecosistemas, y que coincidió con la marcada conciencia ambien- tal derivada de preocupaciones ambientales por parte de la comuni- dad internacional, grupos de científicos, y el surgimiento de ONG’s ambientalistas (Martínez, 2008).

Para Flores (2004), el estudio concienzudo de las raíces de la prác- tica ecoturística subraya la apreciación sistemática de los ciclos o procesos productivos de los elementos abióticos y bióticos existentes en un determinado centro turístico a planear.

Toda actividad verdaderamente ecoturística debe contribuir a la edu- cación ambiental y a la concientización ecológica (Ceballos, 1998). Por tanto, se puede decir que el ecoturistaforma parte del grupo de los nuevos turistas. Éste es un tipo de turismo más educado y respetuoso del ambiente natural y sociocultural, cuyo motivo principal es el observar, estudiar, admirar, disfrutar y aprender de los recursos natura- les, históricos y culturales del lugar que visita.

Debemos tomar en cuenta que la producción ecoturística es total- mente diferente a la producción del turismo tradicional, dado que en ésta se involucran dos elementos fundamentales: a) la operación técnica, y b) la gestión ambiental. La primera, se relaciona con la generación y entrega adecuada del producto ecoturístico que permi- ta la satisfacción funcional, simbólica y vivencial del ecoturista. La segunda, se refiere al cuidado del medio ambiente durante la produc- ción y consumo del producto ecoturístico (Sandoval, 2006).

En el proceso de la producción ecoturística, los operadores recepti- vos deben entender el ecoturismo como: un proceso turístico planifi- cado integralmente en su desarrollo e interrelación con el ambiente, es decir, no se trata simplemente de pasear a los turistas por la na- turaleza utilizando los recursos que en ella existen, ya que esto no garantiza la conservación de los mismos ni el beneficio esperado por la población local (Sandoval, 2006).

En suma, es observable que el ecoturismo desde su concepción con- sidera la participación de la sociedad local tanto en su producción como en los beneficios, es por ello que desde la perspectiva del tu- rismo, puede ser considerado como alternativa viable para alcanzar el desarrollo local. La característica principal del desarrollo local es que éste es impulsado desde la base social, donde la comunidad es la protagonista de su propio desarrollo.

Gioacchino, menciona que promover el desarrollo de manera cen- tralizada por parte del estado, considerando a cada región como un espacio abstracto resulta insuficiente. Es por eso, que el enfoque para invertir en los procesos sociales y económicos del desarrollo debe de ser de carácter territorial tomando en cuenta las especificidades de cada localidad o región, debido a que cada lugar se puede convertir en un sistema productivo (Melgar, 2004).

En este sentido, se distinguen nuevos espacios de actuación, actores, planes y estrategias más integrales, en donde el territorio no sólo es visto como un espacio físico de los objetos (actores, infraestruc- tura, actividades y procesos económicos) sino como un agente de transformación social en orden de incrementar las oportunidades de empleo y la calidad de vida de los habitantes de cierta localidad (Melgar, 2004).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga