PROPUESTA DE INTERVENCIÓN COMUNITARIA ENCAMINADA A POTENCIAR EL SANEAMIENTO AMBIENTAL EN LA CIRCUNSCRIPCIÓN 38 DEL MUNICIPIO BAHÍA HONDA.

Marlen Cordero Fernández

1.7 Saneamiento ambiental en las comunidades

La experiencia adquirida en todos los países del mundo demuestra que los programas de saneamiento ambiental,  no pueden llevarse a cabo con éxito sin la participación de la comunidad local. Si se toma en cuenta la definición dada por F. Violich, según la cual la comunidad es un “grupo de personas que viven en un área geográfica específica  y cuyos miembros comparten actividades e intereses comunes, donde pueden o no cooperar formal o informalmente para la solución de los problemas colectivos”.1 Podemos ver que aborda elementos funcionales referidos a compartir actividades y objetivos comunes con la posibilidad de cooperación.
A su vez la comunidad también ha sido definida por un grupo de autores cubanos como “una unidad social, constituida por grupos que se sitúan en la base de la organización social, que ocupan un determinado territorio, cuya pluralidad de personas interactúan más entre sí que en otro contexto del mismo carácter, sus miembros tienen intereses y necesidades comunes que se vinculan a los problemas de la vida cotidiana, con tareas y acciones comunes que van acompañadas de una conciencia de pertenencia cuyo grado varía, comparten un cierto sistema de orientaciones valorativas que tiende a homogenizar o regular de manera semejante su conducta. Forma parte de una organización social mayor y está atravesado por múltiples  determinaciones institucionales y de la sociedad en general, pues no existen “comunidades islas”.2. En este caso se incluye la relación comunidad-sociedad-país, esclarece la vinculación de los individuos  en torno a los problemas de la vida cotidiana y señala la conciencia de pertenencia de sus miembros.
Otros autores defienden que “la comunidad es una unidad social cuyos miembros participan de algún rasgo, interés, elemento o función común, con conciencia de pertenencia, situados en una determinada área geográfica en la cual la pluralidad de personas interacciona más   intensamente entre sí que en otro contexto”3
Como hemos percibido una de las características fundamentales de la comunidad es la de construir una colectividad organizada donde sus individuos interactúen y sus actividades se centren alrededor de sus necesidades, compartiendo creencias, costumbres, historia, valores, tareas, roles, estatus y zona geográfica en donde cada uno crezca y evolucione. Las distintas necesidades que enfrenta la comunidad no se pueden solucionar solo con esfuerzos individuales, se recomienda la participación y organización consciente de todos. Por esto se deben mancomunar los esfuerzos entre las distintas instituciones locales, regionales y actores sociales de la comunidad para avanzar y alcanzar los objetivos propuestos en el desarrollo de la misma.
Para que sea verdaderamente eficaz, el saneamiento del medio se necesita la comprensión, el apoyo y la participación activa de la población interesada. El mejoramiento puramente técnico de las condiciones del medio, sin una educación del público en higiene y saneamiento, basada en las costumbres, tradiciones y creencias locales ha resultado una y otra vez efímero.
Una medida del éxito de un programa de saneamiento ambiental es su capacidad para mantenerse por sí mismo y desarrollarse. Para lograr ese objetivo es necesario encontrar el medio de conseguir el apoyo popular y de vencer la resistencia de la población. En primer lugar se debe tratar de que la estructura y la organización del programa se ajusten al sistema económico y social de la localidad. Más importante todavía es la conveniencia de hacer participar al público en el programa. Para ello se necesitará la colaboración de un educador sanitario competente que tenga que luchar contra la apatía y la resistencia de la población.
La práctica ha demostrado que el factor más importante para conseguir la participación de la comunidad es hacer que intervengan activamente en el programa miembros de todos los sectores. Es necesario también que el público comprenda cuáles son los objetivos del plan de intervención. Ayuda mucho en este caso que el grupo gestor este integrado por las personas que más interactúen con la comunidad y por miembros activos de la misma, pero además que  participen en todo el proceso de diagnóstico y en la elaboración y ejecución del programa.
En este contexto la intervención comunitaria busca la intromisión de un ente externo o ajeno a la comunidad con el fin de solventar una necesidad o problema que aqueje o afecte a la misma, el trabajador social comunitario puede utilizar esta  intervención solo para organizar a la comunidad o para formarla de modo que pueda resolver  sus necesidades, demandas, problemas y exigencias en beneficio de todos. Para ello debe ser un comunicador por excelencia, capaz de ser congruente en las ideas que expone, empático con su público y preparado para aceptar  ideas, opiniones, criterios y valoraciones  sobre el tema que se polemiza. Así P. Freire defiende que “Ser dialógico no es invadir, no es manipular, es no imponer consignas. Ser dialógico es empeñarse en la transformación constante de la realidad”
Por su parte  V. Ojalvo  establece que “La comunicación educativa juega un papel fundamental en el trabajo social  y consiste en un proceso de interacción entre trabajadores sociales, población y dirigentes de diferentes organismos y organizaciones, con la finalidad de crear un clima favorable y participativo, para optimizar el intercambio y recreación de significados que contribuyan al desarrollo social, comunitario y de la personalidad de los participantes” 4
De forma regular el problema de saneamiento ambiental que más se evidencia en la comunidad objeto de estudio es la incorrecta ubicación, tratamiento y disposición final de los desechos sólidos, atentando seriamente contra la salud de la población, los suelos, el agua y aire, favoreciendo así  la comisión de indisciplinas sociales por parte de los habitantes del lugar. Redimensionar la situación existente e implementar planes de acción que reviertan la situación actual es una tarea de vital importancia en estos momentos por las consecuencias que para el entorno y la salud humana pueden generar los vertederos a cielo abierto.


1 F. Violich, Desarrollo de la comunidad y el proceso de planificación urbana en América Latina

2 M. fuentes; M. Sorín; M. A. Trovar y col., El rol del psicólogo en el ámbito comunitario, pp. 48 y 49

3 Ezequiel Ander-Egg: “Conceptos de comunidad y desarrollo de la  comunidad”, en Colectivo de Autores: Selección de lecturas sobre Trabajo Social Comunitario, Editorial Félix Varela, La Habana 2000

4 V. Ojalvo (2008).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga