EDUARDO CHIBÁS: AL RESCATE DE UNA ÉTICA POLÍTICA

Raúl Quintana Suárez

3.- “¡Sí, vale la pena ser honrado, pero honrado íntegramente, honrado a carta cabal!”.

Parecía imposible pensar, en aquellos primeros días de junio de 1948, que el nuevo gobierno de Carlos Prío pudiese superar la triste hazaña del mandato de Grau, recién concluido, en su historial de degradación moral. Pero el maestro tuvo un buen discípulo.
Pasados apenas unos meses de los comicios se hacen públicos diversos criterios de las causas que hicieron posible el triunfo electoral del candidato del PRC)A), evidentemente contradictorios dadas las diferentes posiciones ideológicas de sus expositores, que valorados a partir del tiempo transcurrido, nos permite comprender la falta de unidad en la oposición y la carencia en algunos de ellos, de una comprensión acertada de la situación política en el contexto de la época.
Para la Juventud Ortodoxa, en su documento “El pensamiento ideológico y político de la juventud ortodoxa. Proyecto tesis para la juventud cubana”, el factor clave resultó la prosperidad económica que“…al crear en el pueblo una ilusión falsa sobre la solución permanente de sus necesidades y apetencias, dificultó la formación de una conciencia clara de sus intereses en peligro...y favoreció la utilización del soborno en todas sus formas” (58). 
Para Carlos Rafael Rodríguez, destacado dirigente comunista…“…la derrota popular hay que buscarla en la ambición caudillesca de Chibás, el entreguismo culpable de los dirigentes liberal-demócratas y la sumisión de los tres grupos a los dictados imperialistas de aislar al Partido Socialista Popular” (59)  Evidentemente, al igual que ocurrió en su momento con Guiteras, los comunistas cubanos de entonces, no supieron aquilatar acertadamente las virtudes de Chibás como dirigente político.
Para la agencia norteamericana de noticias United Press International (UPI)… “…su elección es un golpe mortal para el comunismo cubano” (60). Por otra parte para el doctor Rafael García Bárcena, con más tino político…“… el gobierno de Carlos Prío viene predestinado a continuar la obra del Viejo” (61).
El pueblo, aunque descreído y apático, ante tanta politiquería de programas incumplidos, latrocinio oficial y crímenes impunes, ve con asombro que ello era posible. Mientras tanto el general Batista, ahora convertido en un ferviente demócrata, declara en Miami, al periódico Miami Herald,  pocos días de su retorno a Cuba, ahora con una espuria acta de senador bajo el brazo, que“…voy a realizar la ambición más grande de mi vida al regresar a Cuba. Hace dos semanas que estoy bajo la emoción que me produce el retorno a la patria. Soy un hombre sin partido. Espero organizar una poderosa agrupación política de oposición al régimen de Carlos Prío Socarrás. Vuelvo a mi país a desarrollar una oposición constructiva” (62). 
Mientras tanto el carismático dirigente ortodoxo, elegido senador en las pasadas elecciones, con uno de los más altos índices de votación, reagrupa fuerzas y se prepara para las futuras batallas, en pos de su ideario como promotor de un ejercicio ético de la política.
En la primera quincena de febrero de 1949 es clausurada por el gobierno el programa radial de Juan Manuel Márquez, disidente como Chibás del PRC(A), y ahora incorporado al PPC(O). Éste goza de gran prestigio en su ejecutoria política como concejal, en su municipio natal de Marianao, y ve en el programa ortodoxo, la materialización de su ideal de gobierno. Al respecto, Eddy  denuncia como…“…no es la primera vez que el gobierno de Prío adopta una medida de clausura con el propósito de amordazar y callar violentamente la voz incorruptible del Partido del Pueblo Cubano.
Estas clausuras radiales del Ministerio de Comunicaciones, unidas al propósito oficial de suprimir la reorganización de los Partidos, marcan una tendencia viciosa del gobierno de Prío, a coartare poco a poco la libertad de pensamiento. Solo los gobiernos débiles y antidemocráticos, que se apoyan en el fraude, el peculado y el crimen,  temen la libre discusión de las ideas y la exposición neta de la verdad.
El Partido del Pueblo Cubano (0) levantará su voz insobornable de protesta frente a todo atropello gubernamental a la libre expresión del pensamiento, lo mismo si la agresión va dirigida contra un miembro de la ortodoxia que contra un adversario político nuestro” (63).
Pocos días más tarde, en entrevista realizada por Ramón Vasconcelos al dirigente del PPC (0), publicada en el periódico “Alerta”, éste valora que…“…frente a la corrupción no hay más que una política salvadora para el país y consiste en promover un gran movimiento de gran base moral, que se enfrente con valentía a la podredumbre que representan las actuales dirigencias políticas. Pero ese movimiento, que yo propugno, tendrá que ser intransigente, fanático, sectario si se quiere, porque la menor debilidad, la más pequeña transigencia, abrirá la brecha por donde penetrarán en nuestra ciudadanía, los mismos elementos de descomposición que han hecho de los viejos partidos el amasijo de derrotistas que usted señala. No me interesa ser presidente de la República. Prefiero dirigir un gran partido de plataforma moral incorruptible…Mi ambición no es presidir por presidir, sin moral y sin grandeza” (64). 
Las acusaciones formuladas por éste contra la llamada Compañía Cubana de Electricidad, de capital norteamericano, entre otras cosas, por el arbitrario aumento de las tarifas eléctricas, que perjudican en particular a los sectores más humildes de la población, así como la mala calidad del servicio y la falta de nuevas inversiones, da inicio a una maquiavélica operación, urdida entre el gobierno, la compañía extranjera y el corrupto poder judicial, para acusarlo de difamación como forma de coacción y chantaje.
Solo una semana más tarde aparece publicada en la revista Bohemia la entrevista realizada por Luís Ortega al propio Chibás donde éste expresa como“…estoy preparando una amplia respuesta al acuerdo del Tribunal Supremo. Será respetuosa, pero no omitiré un solo detalle. La acusación formulada contra mí por los magistrados Pichardo, Cantero y Torres Tomás en el Tribunal de Urgencia, está inspirada por el Presidente de la República, doctor Carlos Prío Socarrás, que consistió en el aumento de la tarifa eléctrica como Primer Ministro del Gobierno de Grau, sirviendo así a los intereses de la mal llamada Compañía Cubana de Electricidad. La verdad es que Prío quiere verme en la cárcel para silenciar las verdades como puños que digo a través de la CMQ” (65).
Lejos de amilanarse por su derrota en las pasadas elecciones de junio de 1948, Chibás se enfrasca en la reorganización de su partido y en el incremento de una campaña de nuevas afiliaciones, sin desmérito de su inclaudicable política de principios y de su prédica constante por el ejercicio de una política fundamentada en sólidos principios morales, pues para éste…“…diríase que la política ha dejado de ser en Cuba una función pública y un patriótico ministerio para convertirse en el más cínico juego de ambiciones y codicias que pueda concebirse…Cuando la política decide abjurar de toda ideología, y los partidos se convierten en  simples cooperativas de aspirantes para alcanzar una porción más o menos grande del poder, la vida pública se llena de confusión y el ciudadano se siente desorientado” (66). 
El 27 de abril de 1949 se hace oficial en la Audiencia de La Habana, la sentencia a 180 días de cárcel a Chibás  secuela de su polémica con los  inversores extranjeros  en la nombrada eufemísticamente Compañía Cubana de Electricidad y medio real del gobierno de acallar sus constantes críticas y denuncias al latrocinio oficial. No tardaría el mismo a responder a tal arbitrariedad, prueba palpable de la confabulación del poder ejecutivo y judicial atentatorios a los intereses populares.
El 30 de abril aparece en el diario “Prensa Libre” su escrito “Al Pueblo de Cuba” donde expone como…“…he sido condenado a seis meses de prisión por defender los intereses del pueblo contra la Compañía Anticubana de Electricidad subsidiaria del pulpo internacional de la Electric Bond and Share, que al igual que la Cuban Telephone Company , explota a nuestra patria con la complicidad de los gobernantes venales, pese a los alardes demagógicos que estos hacen de vez en cuando, para cubrir las apariencias, engañando al público para sacarle dinero a los grandes monopolios (y) corporaciones extranjeras. Esos funcionarios que se venden al oro de Wall Street son más culpables, mil veces más culpables, que los magnates extranjeros que los compran, pues son traidores a su propia patria…Hace veinte años, en abril de 1929, fui encarcelado en el Castillo del Príncipe por la tiranía de Machado por defender al pueblo….Machado a través del senador Ricardo Dolz me ofreció la libertad inmediatamente que caí preso. Me negué a aceptar la gracia del tirano….En 1935, en la huelga de marzo, fui encarcelado por la dictadura de Batista por defender al pueblo, siendo Presidente de la República Carlos Mendieta. El coronel Batista, a través de mi  adversario Carlos Saladrigas, me ofreció la libertad inmediatamente que caí preso. Me negué a aceptar la gracia del dictador….En abril de 1949 he sido encarcelado nuevamente por defender al pueblo. Ahora, sin embargo, al contrario de lo que hicieron el tirano Machado y el dictador Batista, el Presidente de a República, Carlos Prío Socarrás, mi compañero del Consejo de Guerra de 1932, mi compañero del histórico debate de la Asamblea de Torcedores de 1939, en vez de ofrecerme la libertad, como hicieron Machado y Batista, anuncia al país, a través del Primer Ministro de su Gobierno, Antonio Varona, otro compañero mío del Directorio Estudiantil Universitario, que no seré indultado bajo ningún concepto. No he pedido el indulto al Presidente Prío, ni lo hubiera aceptado de habérseme ofrecido, como no acepté el de Machado y el de Batista, pero era de buen tono habérmelo brindado” (67). 
Solo unos días después se publica en la revista Bohemia la entrevista concedida por éste a Mario Kuchilán donde expresa que“…lo que no acepto son los insultos ni ataques a mi dignidad personal. Entonces hay que matarme. ¿Soy un loco? Lo que ocurre es que soy un caso anormal en un ambiente donde lo normal es robar y matar; donde los grandes magnates de los monopolios extranjeros sobornan a magistrados y tiene el concepto de que cualquier problema cubano se arregla con dinero” (68).
En su artículo “20 años después” publicado en Bohemia el 22 de mayo de 1949, éste valora como“…el asesinato de Mella  estremeció al pueblo de Cuba. Desde aquel momento se duplicaron los esfuerzos, principalmente de los estudiantes que habíamos sido compañeros del  líder asesinado para arrojar al tirano Machado de la gobernación del país. No en vano Mella había dicho: Hasta después de muertos somos útiles” (69).
Solo una semana después, aún en prisión, en la propia revista  aparece su artículo “De Batista a Carlos Prío” donde expresa que“…los vimos caer a nuestros compañeros Julio Antonio Mella, Rafael Trejo, Pío Álvarez, González Rubiera, Alpízar, Floro Pérez…por defender las libertades del pueblo de Cuba. Estamos luchando por el adecentamiento político del país y la moral nacional. No lo hacemos con la palabra, sino también con nuestra conducta, con nuestro ejemplo. Por nada del mundo desertaremos del combate. Al contrario, cada vez levantamos más alto la bandera de nuestros ideales y gritamos y gritaremos más fuerte: ¡Vergüenza contra Dinero!”  (70). 
Incapaces de lograr silenciar al obstinado moralizador, incluso desde la propia prisión y temerosos de convertirlo, como expresase Rene Fiallo, vocero gubernamental, en su Carta Abierta a Carlos Prío, en “ángel rebelde de la oposición” se le concede a éste el indulto, el 1ro de junio de 1949 (71).
Apenas transcurridos dos días, se publica en Bohemia su escrito “Pensamiento y acción del Partido del Pueblo Cubano. Un partido distinto y eficaz” donde expone la doctrina ética política de dicha organización la que…“…imitando la intransigencia de Martí, mantendremos con firmeza inflexible la línea heroica de la independencia política frente a todos los partidos, línea que representa un bello ideal, pues sabemos que la excesiva prudencia de los rutinarios ha paralizado siempre las iniciativas más fecundas. Aspiramos a barrer la podredumbre de la política nacional, lo mismo la nueva que la vieja,, igual la de hogaño que la de antaño.  No es culpa nuestra que haya tanta podredumbre, como no es culpa de la escoba que exista la suciedad. Cuando los viejos partidos se pudren, el pueblo tiene derecho a manifestarse a través de un nuevo partido”  (72). 
En su “Carta abierta a Carlos Prío” dada a conocer el 31 de julio de 1949 le increpa como…“…al hacerme condenar el 27 de abril por el Tribunal de Urgencias te comportaste como lo que eres, un servidor de los intereses imperialistas como uno de los abogados del pulpo eléctrico, a cuyo servicio estás desde el mes de abril de 1942, hace siete años, que siendo tú ponente de las Comisiones de Hacienda e Impuestos del Senado de la República, dictaminaste como a favor de la famosa Ley Regalo, que provocó escándalo nacional al cancelar una deuda de diez millones de pesos que adeuda  al fisco las compañías de servicios públicos, de las cuales correspondían cuatro millones de pesos a la Compañía Anticubana de electricidad.
Mientras tú marchas por el camino del enriquecimiento inmediato y fácil, cambiando vergüenza por dinero, sirviendo a la política del dólar, sacrificando los intereses de Cuba a los intereses de Wall Street y de tu camarilla, yo me mantengo leal a mis convicciones revolucionarias de toda la vida y sacrifico mi fortuna personal en aras de mis principios y mi patria….Puedes encarcelarme, puedes hacer que tus agentes me difamen, puedes mandar que me asesinen, pero nunca podrás conseguir que claudique de mis convicciones, que reniegue de mis principios, que traicione mis ideales, que rinda mi bandera de noble rebeldía ante el régimen podrido que representas tú”.  (73). 
Invariable en su política de principios de mantenerse al margen de componendas políticas y de aquellos personajes del autenticismo que ateniéndose a sus ambiciones políticas piden su ingreso al PPC(O) escribe como…frente al gesto insólito que ha tenido el PPC (0) negándose a pactar con elementos que han sido desplazados del gobierno, no por razones de principios, sino solo por razones de índole personal, todos los partidos políticos y muchos escritores, arremeten con violencia contra el Partido del Pueblo Cubano porque no entra en componendas ni transacciones. Nos miran a los ortodoxos como seres extraños.  Es que resultamos anormales en un clima político donde lo normal es transigir con el medio corrompido, donde resultan ridículas la honradez y la intransigencia.
Rompiendo con las costumbres públicas del momento, respondemos a nuestros detractores con el siguiente apotegma de Martí: Urge ya, en estos tiempos de política de mostrador, dejar de avergonzarse de ser honrado. La vergüenza se ha de poner de moda y fuera de moda la desvergüenza…Los líderes no pueden dejarse deslumbrar por las cosas superficiales, por estados emotivos circunstanciales de sectores más o menos impresionable de la opinión pública; no pueden ser demagogos que se dejen arrastrar por la corriente, sino que están en la obligación de encauzar la opinión colectiva, de dirigirla por el buen camino”  (74
En su escrito “A la Asamblea Nacional Ortodoxa” recalca en el principio de la independencia política del partido,  para preservar su programa en defensa de los intereses populares y no incurrir en los mismos errores que combate. Al respecto reitera que…“…es evidente que el Partido Ortodoxo, único partido de oposición, mixtificaría los ideales que le dieron vida y traicionaría su razón de ser, si entrara, con el pretexto de que son contrarios al gobierno o cualquier otro pretexto, en entendimiento con responsables de la corrupción existente, malogrando así la revolución moral de la ortodoxia y su destino histórico al abrazarse al oportunismo inmediato” (75).
El 13 de febrero del propio año se conoce que el líder ortodoxo ingresa en la Clínica Sagrado corazón para ser sometido a la operación de una hernia diafragmática, pero evidentemente pesa asimismo  su estado de agotamiento físico y mental, a cusas de su indetenible actividad política adecentadora
El 5 de marzo en la Sección EN CUBA de la revista Bohemia se informa:
Yo no soy un general de los que mueren en la cama”.La exclamación dirigida al reportero de la Sección en Cuba, solo podía provenir del jefe ortodoxo. Forzado a permanecer en su lecho de convaleciente tras una delicadísima operación. Sometido al más estricto plan de alimentación y reposo, depauperado físicamente, sujeto aún a crisis fisiológicas a  consecuencia de su inquieto temperamento, Eddy Chibás parecía empeñado en ignorar todo esto, cuando expresa como la verdad es que la “…famosa generación  del 30 no es un todo homogéneo ni se agota con los visitantes e inquilinos de Palacio. De hecho está dividida en tres porciones; la que se mantuvo fiel a los postulados de la revolución, la que renegó de ellos y nuestros adversarios del machadato. Como es natural, las dos últimas pandillas son las que han celebrado una alianza. Los manes de Trejo, de Alpízar y Mella deben estar escandalizados de ver a sus antiguos compañeros de bracete con los apapipios y porristas de ayer.  
El Partido Ortodoxo es laico pero no antirreligioso. Resulta obvio afirmar que está compuesto en enorme medida de católicos, puesto que esa es la religión tradicional y mayoritaria en Cuba. Pero estimo que las cosas de la política no deben mezclarse con las de la religión para bien de estas pues pertenecen a distintos campos” (76).  
Elegido senador en las elecciones parciales de 1950 a pesar de todos los intentos legales e ilegales para impedirlo, desde propaganda insidiosa con apoyo financiero gubernamental, retención y manipulación de carnets electorales en dependencias oficiales hasta nombramientos a costa de votos. Acerca de las mismas, Eddy escribe  su “Criterio sobre las elecciones” donde afirma como.…pueblo de Cuba, sin recursos, sin armas, casi sin instrumento político minado por la quinta columna y el sabotaje, se ha batido heroicamente contra dos grandes coaliciones de viejos partidos. Ha ofrecido una formidable demostración de civismo.
El pueblo cubano puede sentirse orgulloso de adecentar la vida nacional. Después de la traición de algunos jefes provinciales del Partido Ortodoxo, los senadores que desertaron hacia el enemigo momentos antes de la batalla, cuando las fuerzas contendientes se hallaban ya en formación de combate, el pueblo cubano, actuando con rapidez asombrosa, rehízo sus filas, recuperó su entusiasmo en una campaña relámpago de veinte días ha dado una demostración formidable de fuerza, pese a que su instrumento político de su lucha por  la liberación nacional, debido a la claudicación de muchos jefes, no llevó candidatos a gobernador, a senador y a representantes en la mayoría de las provincias. Todos los partidos, menos el Ortodoxo, han tenido menos votos que afiliaciones. Los ortodoxos en cambio doblamos las afiliaciones. Mantendremos ahora más que nunca la línea de la independencia política. Nada de pactos ni componendas” (77). 
En reconocimiento al invalorable ético-político del pensamiento progresista cubano, en el decursar de  siglo y medio, al que él realizó aportes valiosos, escribe como…las grandes naciones no se construyen sobre bases podridas, sino que se levantan sobre los legados morales de sus grandes hombres. El legado que interesa al pueblo cubano para sus perspectivas históricas no es de José Manuel Alemán, sino el de  Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Mendive, José Martí, Manuel Sanguily,  Enrique José Varona, Maza y Artola, Miguel Coyula…Esas son herencias ricas en grandeza futura para la patria” (78). 
El 10 de octubre de 1950, durante una temporal estancia en New York, éste interviene con un emotivo discurso en el Ateneo Cubano de la ciudad, donde aborda críticamente la gestión de Prío, en los dos años de su mandato presidencial. En el mismo afirma como…el cuadro nacional a los dos años de la cordialidad es ése: una cleptocracia encaramada en el poder, sin otra finalidad que la de convertir el presupuesto en botín de revancha. La salubridad pública abandonada. Los sanatorios y hospitales carentes de medicinas y alimentos, lo que ha provocado verdaderos estados de rebeldía entre los enfermos. El orden público en crisis, porque los gobernantes amparan a los pandilleros, quienes, gracias a esto, pueden actuar con impunidad. Y lo que es peor, el vicio del juego y de las drogas se ha extendido como marabú en las llanuras camagüeyanas, ya que funcionarios priistas resultan los mejores cómplices de contrabandistas y tahúres”  (79). 
La revista Bohemia ofrece nuevamente sus páginas para e escrito del líder ortodoxo titulado “Si, vale la pena ser honrado” de singular trascendencia dado que en el mismo se evidencia la significación del ejercicio de la política con un sólido fundamento ético. En el mismo este valora como…“…el Ministro de Hacienda Pepín Bosch publica en el último número de BOHEMIA un artículo sentimental para defender el escandaloso “affaire” de Autobuses Modernos. Es la técnica habitual del Gobierno de la cordialidad y los nuevos rumbos poner los ojos en blanco y cara de pureza inmaculada e ingenuidad romántica cuando se tienen las manos metidas hasta el codo en las Arcas del Tesoro Público o en las Cajas de Retiros y Pensiones. Es un régimen de Tartufos.
En ese artículo Pepín Bosch trata de contestar las preguntas que le formulé en el Senado, en BOHEMIA y en mis charlas dominicales de la CMQ. Titula su artículo:
“¿Vale la pena ser honrado?” El simple planteamiento del asunto, la mera interrogación, entraña una actitud escéptica y negativa en el fondo. Nosotros los Ortodoxos vamos a contestarle la pregunta a Pepín Bosch de modo categórico y rotundo, sin dudas ni vacilaciones: “! Sí, vale la pena ser honrado!”

Es muy grave que un Ministro de Hacienda confiese públicamente que tiene dudas sobre si vale la pena ser honrado. Es un síntoma terrible que se ponga a calcular sobre las conveniencias o desventajas de la honradez. Cuando eso ocurre es que está en el plano inclinado de las tentaciones que conducen al delito. Las cárceles están pobladas por personas que en algún momento de su vida han tenido la misma duda que hoy asalta al Ministro de Hacienda de Carlos Prío. Ningún hombre verdaderamente honrado tiene dudas sobre ese particular, por adversas que sean las circunstancias que lo rodeen. Pepín Bosch, al ponerle a su artículo un título tan significativo, reveló indiscretamente al pueblo de Cuba lo que está palpitando en el fondo de su subconciencia. Es la influencia del medio ambiente. La duda y la vacilación resultan características del Priato. ¿Qué confianza se puede tener en un Ministro de Hacienda que proclama a los cuatro vientos sus dudas sobre si vale la pena ser honrado?
No se preguntaron si valía la pena ser honrado los próceres de la Guerra de los Diez Años, Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera e Ignacio Agramonte cuando brindaron sus fortunas a la causa de Cuba. No se lo preguntó la madre de Maceo cuando ofrendó sus hijos, uno a uno, a la Libertad. No se lo preguntó el Apóstol de nuestra Independencia, José Martí, tildado de loco, atacado y calumniado por los propios cubanos, cuando dijo: “Urge ya, en estos tiempos de política de mostrador, dejar de avergonzarse de ser honrado. La honradez se ha de poner de moda. Y fuera de moda la desvergüenza.
No se preguntó si valía la pena de ser honrado Don Tomás Estrada Palma cuando vetó la Ley creando la Renta de Lotería. No se lo preguntó Enrique José Varona, de vida acrisolada en la Colonia y en la República, que muere como un santo laico. No se lo preguntó Maza y Artola, de pulcra ejecutoria ciudadana. No se lo preguntó Miguel Coyula, que ejemplarizó con su probidad la vida cívica de la nación. No nos preguntamos los ortodoxos si vale la pena ser honrados cuando abandonamos las ventajas del Poder para lanzarnos a toda clase de sacrificios en defensa de los grandes principios morales de la Revolución Cubana, en lucha titánica por adecentar las costumbres públicas.
¡Sí, vale la pena ser honrado, pero honrado íntegramente, honrado a carta cabal! Lo que no vale la pena es ser honrado a medias, semi-honrado, honrado exteriormente, mientras en el orden interno se encubren y apañan enormes atracos al Tesoro Público, malversaciones por más de ciento setenta millones de pesos, desfalcos gigantescos en las Cajas de Retiros y Pensiones… De esa manera no vale la pena ser honrado!” (80). 
En “Ante la Prensa” reproducido en la SECCION EN CUBA, de la revista Bohemia en su edición del 21 de enero de 1951, Chibás explica el origen del símbolo de la “escoba” utilizado por el PPC (O) cuando afirma, ante la pregunta ¿Será ese mismo símbolo el de su gobierno, su característica?, como…la verdad es que nosotros no hemos escogido ese símbolo sino el pueblo espontáneamente quien lo escogió. En la campaña electoral del 48 yo llegaba a cualquier parte, en Santiago de Cuba fue el primero donde sucedió y veía a centenares de personas enarbolando escobas. Pregunté ¿qué significa? Y me contestaron varios a la vez: son para barrer a los pillos que están en el gobierno.” (81).
Para el dirigente ortodoxo, expresión de su pensamiento, muy cercano a la social democracia o quizás a un liberalismo de izquierda avanzado para su época, y ateniéndonos a la lógica del contexto en que le tocó desarrollar su actividad política…“…es un deber de todo gobierno desarrollar una política permanente de profilaxis social pero ha de recordarse que solo tiene autoridad para imponer la moral pública el que pueda ostentar una moral impecable.  Además ciertos males sociales no se remedian con procedimientos policíacos brutales expeditivos, sino con una política preventiva y metódica de educación y asistencia social.
La lucha de clases no podrá ser evitada sino aplicando la legislación social existente, sin violentar su espíritu, utilizando la influencia del gobierno para crear un ambiente de mutuo respeto entre los distintos factores de la producción, como medio de impedir que alguno de ellos se desborde abusivamente. Y sobre todo, debe tenerse en cuenta que siempre hay un tercer interesado; el público consumidor, y por encima de los intereses particulares están los intereses permanentes de la República” (82). 
Con una procedencia social de burguesía acomodada, supo renunciar a los privilegios que se derivaba de la misma y tomar partido frente a las clases más marginadas, como lo era el campesino pobre. Al respecto expresa como…“…el 23 de febrero fui sorprendido por las declaraciones de varios campesinos que dicen ser colonos de la finca Los Naranjos, en Yateras, Guantánamo, de la que soy condueño en una sexta parte. Afirmaron que vienen siendo explotados por los dueños de la finca Los Naranjos, mediante contratos que no cumplen las leyes vigentes. Ignoro en absoluto todo lo relacionado con esa finca, de la que únicamente poseo la sexta parte y en cuya administración jamás he intervenido. Solo he estado una vez en Los Naranjos, Fue en vida de mi padre que murió hace doce años.
Mucho me extraña que esos señores, que sabían que yo era uno de los dueños de Los Naranjos, en vez de verme a mí, fueran a los periódicos. Eso indica que  el gobierno quiso aprovechar su ignorancia de este asunto para utilizarla como instrumento político contra mí. Siempre me situado del lado de los campesinos. Y con más gusto lo hubiera tratándose de hombres que viven en tierras que han sido de mi familia desde hace más de un siglo, adquiridas con el producto legítimo del trabajo y no con el dinero robado del Tesoro Público.
El 24 de febrero me trasladé a Guantánamo. Y en el aniversario del Grito de Baire, en el parque central de la ciudad, frente a la casa de mis abuelos, casa que ha sido de mi familia por muchas generaciones, renuncié por escritura pública a todas las utilidades que me corresponden en Los Naranjos a favor de la Asociación Nacional de Caficultores, para que  ésta funde y mantenga una escuela gratuita en el poblado más próximo al cafetal Los Naranjos, a fin de que los hijos de los caficultores de la región aprendan a leer y defender sus derechos” (83).  
Resulta incuestionable la influencia martiana en su ideario. La prédica del Apóstol tan manipulada por los políticos de la época en aras de sus ambiciones personales es asumida por Chibás en la esencia de su ética humanística y patriótica. Lo cual se revela cuando escribe como…“…amenazada de volver a la muerte civil que padeciera bajo la colonia, Machado y Batista, y de la cual ha resucitado una y otra vez la República, hija del ideal de Martí,  necesita una nueva prédica, una nueva reafirmación del ideal martiano, un nuevo movimiento de recuperación nacional, de resurrección cívica y moral que la libre de peculados, de latrocinios organizados desde  las esferas palatinas,  del escarnio a todo lo que prometió e hizo bueno la Revolución. Ese movimiento en la Ortodoxia, única esperanza que tienen en el presente los cubanos.
El Partido del Pueblo Cubano, que no es una tendencia organizada en torno a un caudillo circunstancial, ni un movimiento negativo que solo vive de los errores del adversario, sino un equipo político con contenido propio y valores colectivos capaces de aglutinar a la gran mayoría de nuestros compatriotas, constituye la  gran promesa de resurrección para la Patria amada” (84). 
Con vistas a las elecciones a efectuarse en junio de 1952 expone como plataforma política el…“…reintegrar al pueblo el dinero que le ha sido robado por mandatarios venales y políticos sin escrúpulos, he aquí una consigna cardinal  de la ortodoxia en el poder.
Absoluto respaldo a los tribunales de justicia en el ejercicio de sus funciones específicas y especialmente en la tarea de exigir responsabilidades a los malversadores del erario público.
Democracia política y efectiva sin cadenas que la limiten  como el Decreto Mordaza y las sistemáticas agresiones del gobierno de Prío a la libre expresión del pensamiento.
Propugnar una política de altos salarios, compatible con la realidad económica nacional y propiciar un régimen democrático en el campo sindical, dominado hoy por una cleptocracia seudo obrera.
Poner al alcance de la economía popular de primera necesidad, a través de una honrada política de precios y abastecimientos, es objetivo del PPC en el poder.
Hay que acometer la reforma agraria que reclama el guajiro cubano, estafado reiteradamente con demagógicos repartos de tierra y situarlo en el justo disfrute de las riquezas.
Propender a la nacionalización que deben ser considerados como factores de bienestar social y no como empresas monopolistas, y en general, a la cubanización del país.
La Ortodoxia  continuará en el poder su política de identificación con las democracias y de repudio a las dictaduras. Comunismo y fascismo coinciden en el odio a la libre determinación de los pueblos” (85).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga