VITAL RESOURCE

Elizabeth Barrascout

3.1 Conquistador y conquistado

El ser humano está llamado a ser  creador, un conquistador al transformar lo que no es,  en lo que es.  

A consecuencia del avance científico y los grandes descubrimientos que cada día emergen,  es de esperar que el hombre se comporte como todo  un conquistador,   que con gran  satisfacción haga uso de todas aquellas invenciones que han contribuido al desarrollo empresarial a nivel mundial,  facilitando sus labores,  minimizando costos, reduciendo tiempo y esfuerzo,  y otorgándole calidad de vida. Sin embargo,  vemos un fenómeno muy interesante: el ser humano se ha vuelto un esclavo del sistema,  un esclavo de su propia conquista.

La sistematización a simplicado a tal grado la vida,  que para el ser humano  ya no es posible vivir sin ella, manifestando en consecuencia alta dependencia de los mecanismos  para el que hacer cotidiano.

Se percibe en las personas,  cierta insatisfacción,  ansiedad por encontrar lo que no se sabe que se busca, el stress se está convirtiendo en una verdadera plaga que está invadiendo a la humanidad,  y todo a pesar de los grandes logros alcanzados.

¿Por qué sucede esto? ¿Qué es lo que hace falta?

La Doctora en Filosofìa de la Universidad Autónoma de Puebla - México, Cèlida Godínez Herrero,  escribe en su ensayo en torno a la obra de Gabriel Marcel1, el siguiente pensamiento:

“Los progresos de la técnica se han traducido en un determinado envilecimiento del ser espiritual. Esto no quiere decir que hay que remontar el curso de la historia o que haya que romper las máquinas, sino únicamente, como lo ha dicho Bergson, que “todo progreso técnico debe ser equilibrado por una especie de conquista interior orientada hacia un control siempre mayor de sí mismo”.  Lamentablemente, el trabajo sobre uno mismo cuesta cada vez más, ya que el beneficio que tenemos con los progresos de la técnica nos facilita mucho la vida. Por eso se puede decir como subraya Marcel, que en el mundo de hoy:
…un ser pierde tanto más conciencia de su realidad íntima y profunda cuanto más dependiente es de todos los mecanismos cuyo funcionamiento le asegura una vida material tolerable. Me siento tentado a afirmar que su centro de gravedad y, podría decirse, su base de equilibrio se le vuelven exteriores, que se sitúa cada vez más en las cosas, en los aparatos de los que depende para existir. No sería excesivo decir que cuanto más domina el hombre en general la naturaleza, más esclavo de esa misma conquista es de hecho el hombre en particular.
Marcel no quiere decir con esto que la técnica en sí misma es mala, no, lo que quiere dejar claro es que la técnica es buena, por cuanto encarna cierta potencia auténtica de la razón; o también, por cuanto introduce un principio de inteligibilidad en el desorden aparente de las cosas. Pero hay una cuestión que debe quedar bien planteada: es necesario saber cuáles son las reacciones probables de la técnica sobre quien, sin haber contribuido de ninguna manera a inventarla, llega a ser beneficiario suyo”.

            Es importante para nuestra salud y la salud de nuestras organizaciones,  educarnos para desarrollarnos en la vida integralmente,  dando el tiempo y la ocasión a cada evento del que formamos parte: el esposo, la esposa, los hijos, la familia, los padres,  el trabajo, la empresa, el club, etc.  Pareciera ser algo bastante difícil, y en realidad lo es.  Es muy complejo,  pero forma parte de la vida que conocemos como normal o aceptable,  y lograr este balance significara uno de los mayores retos para el ser humano.

            Como fue escrito: “Para todas las cosas hay sazón,  y todo lo que se quiere debajo del cielo,  tiene su tiempo: tiempo de nacer, y tiempo de morir…tiempo de reír y tiempo de llorar…tiempo de ganar y tiempo de perder…todo es hermoso en su tiempo…”2  El factor común hoy día es correr,  caminar de prisa,  anticiparnos al tiempo en los logros que queremos alcanzar y las cosas que debemos hacer,  lo cual nos enferma y debilita restándonos posibilidades en la vida, y terminando con relaciones importantes,  tanto a nivel personal como empresarial.

            El hombre ha olvidado su esencia,  lo que es,  el propósito  de su vida y  los logros que puede llegar a alcanzar.  Pero ante todo,  ha olvidado el verdadero significado de ser libre.

            Consideramos prudente hacer un alto en el camino,   especialmente en estos tiempos que vivimos: “desconectarnos” del sistema y  hacer una introspección en lo profundo de nuestra alma, para reflexionar sobre todas aquellas cosas que hemos dejado atrás y que en verdad son importantes.

            ¿Cómo saberlo?
            Midiendo tres elementos: la duración,  alcance e impacto con que se manifiestan  al entorno,   cada una de las acciones que emprendemos.     


1 Filósofo francés de origen judío,  Paris 1889-1973,  en su obra “Los Hombres contra lo Humano”

2 (Biblia, 1602)  Breve resumen de los escritos de Salomón, Rey de Israel, respecto al tiempo en Eclesiastés capítulo No.  3

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga