VITAL RESOURCE

Elizabeth Barrascout

4.1 Acomodamiento y  conformismo

           
            El acomodamiento es la tendencia a permanecer en un estado de total confianza y seguridad,  en el cual nos sentimos bien,  todo es agradable,  no hay que hacer esfuerzo alguno,  todo es cálido y acogedor.  La persona que se encuentra en un estado de acomodamiento,  se hace vulnerable a la pobreza tanto material como intelectual,  pues cree que como está,  está bien y no hay más que hacer, pues “no es necesario”.
            Por otro lado,  igual de peligroso es el conformismo, que es un estado en el cual la persona cree que está como debe estar y, aunque no es de su total de agrado,  lo acepta y da por sentado que cuando las cosas salen mal, es su suerte y  así debe ser. 
            Si nos damos cuenta,  el acomodamiento y el conformismo son conceptos muy unidos entre si.  Ambos estados son generadores de pobreza, frustraciòn,  tristeza y soledad,  pues a lo largo de la vida las personas se dan cuenta que no lograron avanzar,  que no hicieron màs de lo que estuvo a su alcance y se pasaron la vida viendo a  otros correr y alcanzar sus objetivos,  viviendo con dignidad y abundancia,  disfrutando de vidas plenas de satisfacción.
Cuando hablamos en el inciso anterior respecto a la valentía, vimos que una de las palabras que describen a una persona valiente,  es la palabra fuerza,  y es esto precisamente lo único que puede levantar a una persona abatida por el acomodamiento y el conformismo.
            La fuerza se define como el vigor o la capacidad para mover algo que tenga peso o haga resistencia.  Es la eficacia que se tiene para realizar una tarea, trabajo o esfuerzo para producir un efecto.  La fuerza es también  la resistencia y la  capacidad de soportar un peso o de oponerse a un impulso1.
            El antagonismo de la fuerza es la debilidad,  y el débil es catalogado como una persona carente de vigor o energía.
            El valiente tendrá que ser fuerte integralmente: tanto física, moral como espiritualmente,  para poder enfrentar los retos y obstáculos que puedan presentarse en su camino,  ante los cuales tendrá en muchos casos que hacer resistencia con eficacia,  lo cual no es una tarea del todo fácil o agradable. 
            El Apóstol Pablo, escribió un consejo muy importante en su carta dirigida a los romanos,  que literalmente dice: “No se conformen a este siglo,  sino refórmense por la renovación de su entendimiento,  a efecto de que puedan experimentar cual es la buena y perfecta voluntad que el Creador tiene para ustedes,  la cual es agradable y perfecta”2.
            En su mensaje,  Pablo nos hace un serio llamado que podemos desglosar en los siguientes puntos,  a efecto de lograr una mejor comprensión y apreciación de su contenido:

La palabra “siglo”,  corresponde a la voz griega aion de donde fue traducida,  y a la voz hebrea olam3
Consideramos importante traducir,  pues necesitamos comprender qué había en el corazón del autor y que era exactamente lo que nos quería enseñar.
En tal caso,  encontramos que ambas palabras se refieren al tiempo,  pero a la forma de  tiempo que está fuera de la mente,  es decir,  a lo que nuestros ojos ven que está sucediendo,  no así a la medición de días.
De tal suerte,  deducimos que cuando Pablo dice que no debemos  “conformarnos a este siglo” nos enseña que no podemos estar conformes con lo que esta sucediendo a nuestro alrededor,  cuando es contrario a lo que el Creador dispuso para nuestras vidas.
En el mejor de los casos, la inconformidad nos pone en alerta de acción en el que hacer para cambiar aquello que nos está incomodando.  

Cuando vemos que las cosas que están sucediendo en el mundo,  son contrarias a nuestras expectativas de vida,  lo que sigue es proceder con valentía y violencia a reformar el entendimiento.
Reformar significa volver a formar,  hacer de nuevo.  En este caso podría estar significando para una persona hacer algo que va màs allá de sus fuerzas normales como única alternativa para cambiar su status de vida,  aunque esto signifique hacer violencia contra sí mismo,  “sacarse” de su comodidad,  sacudir posiblemente la pereza,  para obligarse al cambio que está surgiendo como una necesidad emergente.
El entendimiento únicamente puede ser reformado a través de adquirir conocimiento.  No existe otra forma de hacerlo.
La renovación del entendimiento que se logra a través del estudio sistemático ya sea para reforzar nuestra especialización,  o bien para innovar conocimientos en un área distinta,    siempre traerá buenas consecuencias para nuestra vida,  pues nos permitirá cumplir con el tercer punto que describimos a continuación.

Si somos observadores,  y leemos con atención,  notaremos que el  reordenamiento o reorganización del mundo,  junto con la creación del ser humano,  siguió un proceso ordenado,  sistemático, supervisado y auditado,  concluyendo en cada caso con el visto bueno: “…y vio Elohim que era bueno…”4.  
¿Qué significa esto?
Sencillamente que el Creador no hizo nada a medias, todo lo hizo bueno, perfecto, agradable,  diseñado para que el ser humano pudiera desarrollarse con éxito como gobernador de la creación,  continuando el proceso de avance con base en la materia prima y las capacidades – su imagen y semejanza - que le estaba entregando.
Esto no ha cambiado con el transcurso de los años. 
Lamentablemente es el ser humano el que ha cambiado y,  en lugar de construir,  en muchos casos está destruyendo la creación, cambiando los propósitos originales de su Autor.
                Consideramos que el ser humano está viviendo un tiempo   en el cual debemos dejar de ver lo malo que sucede a nuestro alrededor, dejando ante todo  de formar parte del problema:  dejar de juzgar, de criticar,  de hablar mal,  de quejarnos,  y pasar con urgencia al otro lado,  siendo parte de la solución.
                El mundo presenta la urgente necesidad de un cambio de actitud del ser humano,  mediante el surgimiento de hombres y mujeres valientes, dispuestos a violentar sus propias vidas,  sacudiendo el conformismo y la comodidad para propiciar  las reformas que sean necesarias,  comenzando por sus propias vidas, la vida de su familia, su entorno y su nación,  para entonces contribuir efectivamente a hacer de este mundo algo mejor,  retomando el propósito original para lo que fue creado.


1 (Grupo Editorial Ocèano, 1992)  Fuerza

2 (Biblia, 1602) Romanos 12:2

3 (Strong, 1990) Griego 104 y 165 / Hebreo 5769

4 (Biblia, 1602) Génesis 1

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga