SISTEMAS CONTABLES, FISCALES EN LAS SOCIEDADES DE PRODUCCIÓN RURAL, SOCIEDADES UNIPERSONALES, FUENTES DE FINANCIAMIENTO Y PYMES.

Rafael Espinosa Mosqueda
Emigdio Archundia Fernández
Ricardo Contreras Soto

Evaluación del programa SIFRA

 

Ya se ha explicada cómo surgió el proyecto SIFRA, su forma de operar, sus reglas y las instituciones que lo sustentan, en el siguiente apartado se realizará una evaluación de los alcances que ha tenido dicho esquema a lo largo de casi una década, para de esta forma conocer sus debilidades y fortalezas que permitan plantear posibles mejoras a dicho programa.
En sus inicios, SIFRA comenzó con un capital disponible de 24.3 millones de pesos (MDP) para otorgar créditos a proyectos de índole comercial, de ganadería, agricultura y servicios. En el año 2007 se alcanzó un total de 118 cooperativas, y a través de ellas se impulsaron actividades agrícolas, pecuarias y comerciales entre las comunidades rurales y sobre todo entre las personas de escasos recursos que no son sujetos de crédito por la banca (Mata, 2009).
Durante el año 2007, el Gobierno del Estado invirtió 17 millones 800 mil pesos como capital semilla, lo que permitió constituir siete cooperativas y apoyar a 38 más, con aportaciones que van desde los 100 mil hasta los 300 mil pesos (Mata, 2009).
A nueve años de distancia, la red involucra a 124 cooperativas, 32 mil socios y un capital que asciende a los 225 millones de pesos. La derrama de financiamiento hasta la fecha alcanza los mil 055 millones de pesos (Maldonado, 2011). En el siguiente gráfico se pueden observar todos los montos otorgados por el gobierno de Jalisco durante el periodo 2000- 2008. La menor cantidad erogada se realizó en el año 2007, ya que antes de dicho periodo las cantidades habían venido en aumento.
Gráfico No.- 2.- Histórico de los apoyos otorgados a cooperativas municipales
del estado de Jalisco, 2000-2008.

Fuente: elaboración propia en base a datos obtenidos de la SEDER situados en el anexo.
Del año 2006 no se encontró cantidad erogada por el gobierno de Jalisco. Para el año 2008 los apoyos del gobierno tienen un ligero repunte, pero éste no alcanza las cantidades otorgada anteriormente en este programa, pues simplemente en el año 2000, la cantidad con la que apoyó el gobierno a las cooperativas fue de 23 millones 935, 264 pesos y en el 2008 solo fue de
20 millones 238, 715 pesos.
Par el año 2009, de nuevo se observa una disminución de los apoyos otorgados del SIFRA a las cooperativas que lo conforman, habría que analizar más a fondo qué es lo que está sucediendo actualmente con el programa SIFRA, si el programa ya no está dando los resultados esperado y por ello los montos de ayuda están disminuyendo o qué es lo que está pasando en realidad, tal vez no todo esté siendo positivo hoy en día.
Según datos revelados por la SEDER (2011) a principios del año 2008, ya existían 118 cooperativas del sistema SIFRA, constituidas en 115 municipios con un capital semilla promedio por cooperativa de 1.3 millones. El capital semilla que fue otorgado llegó a los 178 millones de pesos con un capital operado de 770 millones de pesos. Los socios con los que se contaba en ese momento eran 23,056 de los cuales 11,092 eran hombres y 11,964 eran mujeres. Para finales de 2008, ya se habían constituido 122 Sociedades Cooperativas, en 120 municipios, con un capital total semilla otorgado de $206’388,063 y un registro de 28,936 de socios.
Analizando los datos proporcionados por la SEDER se observa que de estas 122 sociedades cooperativas el 28% recibieron menos de 1.5 millones de pesos en capital semilla, el 53% de éstas recibieron alrededor1 de 1.5 millones de pesos y el restante 19% recibió un monto mayor a los 1.5 millones de pesos en capital semilla, estos datos pueden ser corroborados en el anexo de este artículo.
La cooperativa que menor capital semilla recibió, absorbió un monto de 405 mil pesos, y la cooperativa que mayor apoyo capturó recibió una cantidad de 3 millones 535, 500 pesos, obsérvese grafio no. 4. Al estudiar el gráfico se confirma que, como han asegurado los especialistas del tema, el capital semilla otorgado a las cooperativas del SIFRA ha rondado sobre los 1.5 millones de pesos, ya que la Media2 que se obtuve fue de 1,466,797.93 pesos.

 

Una vez transcurridos los ochos años, del 2000 al 2008, algunas de las cooperativas han vuelto a recibir apoyos del SIFRA y por ejemplo, sociedades que comenzaron con 405 mil pesos en capital semilla, a finales del año 2008, ya había recibido apoyos por 1.482 millones de pesos.
Por lo tanto, para el año 2008, la cooperativa que menos dinero había recibido sumaba la cantidad de 597 mil pesos, y la cooperativa que más dinero había recibido durante todos estos años, sumaba la cantidad de 3.679 millones de pesos, obsérvese gráfico no. 5.
Una vez más los apoyos otorgados a las cooperativas sumando todo el periodo de ocho años, ronda sobre los 1.5 millones de pesos, pues la Media dio como resultado exactamente 1,691,705.43 pesos. Esto nos indica que, si bien algunas cooperativas no recibieron los 1.5 millones de pesos desde el inicio, la mayoría sí los han recibido en el lapso de tiempo de ocho años, y algunas no solamente lograron recibir un capital
semilla de inicio de 1.5 millones, sino que a lo largo del tiempo, lograron que se les inyectara mayores recursos rebasando dicha cantidad.
Como se muestra en el gráfico número 5; son pocas las cooperativas que han recibido realmente en total un apoyo mucho mayo a los 1.5 millones de pesos, es de suponerse que estas cooperativas tuvieron proyectos exitosos y es por lo mismo que se les debió de haber inyectado mayor recurso por parte de las parafinancieras.
En resumen, para finales del año 2008, el 3% de las cooperativas habían recibido apoyos que sumaba menos de 1.5 millones de pesos, el 69% de éstas habían recibido ingresos alrededor de 1.5 millones de pesos y el 28% restantes, habían recibido entradas de más de 1.5 millones de pesos, entre capital semilla y apoyos subsecuentes. Si se retoman los datos mencionados, se observa que fueron muy pocas las cooperativas que recibieron apoyos menores a los 1.5 millones de pesos, y fueron muchas más las cooperativas que recibieron apoyos por más de 1.5 millones de pesos es por ello que la media esta vez se colocó por arriba del 1.6 millones de pesos, (1,691,705.43 pesos para ser exactos). Obsérvese gráfico número 6.
Recordemos que el SIFRA fue diseñado para apoyar a grupos vulnerables y a sectores que no tiene la oportunidad de ser apoyados con un crédito por medio de la banca comercial. A continuación se analizará si estos apoyos realmente han llegado a la gente y a los lugares más desprotegidos del estado de Jalisco o si los montos erogados han ido a parar a sectores que no los necesitan.
Para realizar esta comparación, se utilizó la metodología planteada por Angulo (2008) quien realizó este análisis hasta el año 2004. Como ahora existen más datos que en el tiempo en que se realizó dicha investigación, en este documento el análisis se realizará hasta el año 2008, pues son con los datos con los que se cuenta hoy en día.
Para ello se contrastarán los apoyos otorgados a cada municipio del estado de Jalisco y su nivel de rezago social según datos proporcionados por el CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), para de esta forma inferir si los apoyos se colocaron en los municipios que se encuentran en alta marginación, o si se distribuyeron en los municipios con baja marginación.
Según CONEVAL en sus mapas de pobreza clasifica el rezago social en cinco niveles:

Si nos remontamos a los objetivos del SIFRA, este programa debió de haber priorizado la canalización de los apoyos a los municipios que se encuentran en muy alto, alto y medio rezago social. Ya que en teoría es ahí en donde se encuentra el mayor número de grupos vulnerables del estado de Jalisco. En el gráfico No. 7, se muestra la distribución de los apoyos erogados por el SIFRA a lo largo de todo el periodo de estudio 2000-2008, para conocer si dichos montos cumplieron con tal fin.
El gráfico No. 7 arroja los siguientes resultados, en el año 2000 la distribución de los apoyos fue otorgada en un 40% a los municipios que presentaron alto y medio rezago social, abarcando en parte a los municipios con un bajo rezago social (48%) y muy pocos fueron los montos otorgados para los municipios con un muy bajo rezago social (12%).
Sin embargo con forme fue pasando el tiempo, el porcentaje de apoyo otorgado a los municipios de muy bajo rezago social fue aumentando hasta que en el 2003 llegó a un 80% del total del dinero erogado por el SIFRA, lo que muestra que el objetivo de este programa solo se cumplió en el primer año de su implementación, pues conforme pasó el tiempo la ayuda se desvió a lugares que no estaban considerados para otorgarles “capital semilla”. A partir del 2003 que el desvío de recursos llega a su máximo, la tendencia cambia y para el 2004 parece que se retoma el objetivo de este programa, y los apoyos comienzan a fluir en dirección contraria.
Pero a pesar de este cambio, nunca más se vuelve a los niveles observados en el año 2001, ya que en el 2008 los municipios considerados de muy bajo rezago social abarcaron casi el 60% de los recursos del SIFRA. De hecho, el año en el que se les canalizó más apoyo a los municipios de muy alto rezago social fue solamente el 2001, y después de esto, se observa otra inyección de dinero para este rubro en el año 2004, 2007 y 2008, montos que no llegaron ni al millón de pesos por año.
No conforme con todo ello, los municipios que se encuentran en el rango de medio y alto rezago social dejaron de percibir este apoyo en el año 2003 y 2006 y los montos otorgados a dichas localidades no rebasaron los 2 millones por año, a excepción de 2000 y 2001. Sin embargo, los municipios marcados con bajo y muy bajo rezago social son los que han recibido la mayor cantidad de dinero, basta con observa las cantidades que fueron recibidas por arriba de los 20 millones de pesos para los año 2003, 2004 y 2005.
En conclusión, podemos asegurar que aunque al principio se trató de abarcar a los municipios más vulnerables, conforme pasó el tiempo el rumbo de los recursos fue otro y aunque sí llegó dinero a las localidades con más alta marginación, más de la mitad de los recursos se colocaron en localidades con muy baja rezago social.
En el gráfico No. 8, se presenta una gráfica que contiene el monto total de capital inicial o capital semilla otorgado a las cooperativas del SIFRA y el monto final, o sea ayudas posteriores, canalizados a dichas organizaciones, los cuales, una vez más muestran que el dinero fue colocado en los municipios con muy bajo rezago social.
La diferencia entre los montos totales otorgados para las cooperativas que se encuentran en cada uno de los municipios son abismales, simplemente basta contrastar los 1.306 millones otorgados a los municipios con un muy alto rezago social, contra los 111.620 millones canalizados a las cooperativas que se encuentran en los municipios de muy bajo rezago social.
Tanto en el capital inicial otorgado conocido como “capital semilla” como en el capital final, los municipios de muy bajo y bajo rezago social abarcaron el 90% de los recursos. Dejando solo un 10% de los apoyos a los municipios que en un principio fueron el objetivo de dicho programa.
A continuación se presentan los impactos sectoriales que el SIFRA ha tenido en el periodo 2000-2009 en los distintos sectores económicos del estado de Jalisco, según datos de la SEDER. Véase tabla número 2. En esta tabla se puede observar que el sector económico más beneficiado en este periodo ha sido el agrícola, al rebasar con un monto de más del doble el apoyo otorgado a las cooperativas que se encuentras localizadas en el sector servicios. En segundo lugar se encuentra la ganadería, con un monto otorgado de 283.5 millones de pesos.
Tabla No. 2.- Impactos Sectoriales del SIFRA, 2000 - 2009


Sector

Monto otorgado

Número de socios

Cantidad per cápita recibida

Agricultura

368,900,000

28,283

13,043

Ganadería

283,500,000

20,870

13,584

Comercio

235,700,000

19,472

12,104

Servicios

166,800,000

12,714

13,119

Total

1,054,900,000

81,339

12,969

Fuente: elaboración propia en base a datos obtenidos de la SEDER. http://www.jalisco.gob.mx/wps/portal/
Ahora, si se analizan estas cantidades con el índice per cápita, se observa que el sector ganadero es el que mayor financiamiento recibió por persona durante el periodo 2000-2009. En segundo lugar se encuentra el sector servicios, dejando en un tercer lugar al sector agrícola. Por lo tanto, la percepción de la distribución de los apoyos en los sectores cambia, ya que si bien, algunos sectores reciben menos monto en cantidad, como están conformados por menos socios, entonces el dinero se reparte de una mejor manera, es decir, en teoría a cada socio le toca recibir más dinero.
El dinero que reciben estas sociedades cooperativas, debe de ser destinado, como ya se ha mencionada, a proyectos productivos que beneficien a los socios en su conjunto, ejemplo de estas formas de aplicar los recursos son los siguientes:
En la Sociedad Cooperativa de Consumo SIFRA «Tierra Generosa de Ayotlán, SC de RL», se entregaron a sus 150 socios, préstamos que serán destinados para actividades como la agricultura, cría de ganado ovino, caprino y porcícola. Mientras que en la Sociedad Cooperativa de Consumo SIFRA «Lugar de Canteras, SC de RL», del municipio de Degollado, sus 156 socios destinarán los recursos en beneficio de cinco invernaderos, talleres artesanales, cría de ganado ovinos y caprino (Mata, 2009).
Según Maldonado, (2011), existen varios casos de éxito los cuales han sido difundidos por los funcionarios de la SEDER en diferentes entrevistas, a continuación se presenta, lo que se argumenta son los casos de éxito:
Uno de ellos hace referencia a la localidad de Santa María del Valle, delegación del municipio de Arandas, donde refieren: “la cooperativa ha sido un factor determinante para la actividad lechera, dado que ha facilitado que sus agremiados avancen para formar un establo colectivo con un mínimo de 80 vacas, además de que han facilitado el funcionamiento de una fábrica forrajera y han desarrollado proyectos para la comercialización de los derivados lácteos de los socios”. Otro caso que se ha considerado de éxito, es el de la cooperativa Amecatl 21 de Ameca, la cual explican “recientemente logró llegar a manejar 8 millones de pesos entre sus agremiados. Otros casos más que se presume de exitosos son los siguientes, “los cooperativistas de Ojuelos, un municipio alteño limítrofe con San Luis Potosí, cuyos apoyos han sido dirigidos al cultivo de avena y cebada, con lo que actualmente ya se financian cinco mil hectáreas de estas plantas forrajeras en un esquema de agricultura por contrato, teniéndose planes para avanzar en otros cultivos, como en las tunas. Existe también una cooperativa integrada por una mayoría de mujeres, la cual tiene en proceso un proyecto de ecoturismo en el municipio serrano de Atemajac de Brizuela, el cual supone la instalación de cabañas de hospedaje en una región de gran potencial para el turismo de montaña. En la cuestión de instalación de cultivos de invernadero, las cooperativas que han llevado a cabo estos proyectos con éxito son la de Degollado en Los Altos y de Jocotepec en la Ciénega”.
Según Medina y Florido (2010) el programa SIFRA, tiene un alto nivel de recuperación de los créditos. Pues estos estudiosos del tema aseguran, a través de un trabajo que ellos mismos realizaron, que en los años que lleva de operación este esquema, 63% de los socios han pagado puntualmente en los plazos que ellos mismos establecieron y el 35.5% de los socios que se rezagaron en el cumplimiento de los plazos (algunos solamente por un mes: 16.5%; otros por dos meses: 10%; y algunos otros hasta por cuatro meses: 9%) finalmente han cumplido sus compromisos financieros.
Otro autor que apoya esta afirmación del escaso endeudamiento de las cooperativas del SIFRA es Maldonado (2011) pues menciona que la cultura del “no pago” ha desaparecido entre los agremiados de las cooperativas pertenecientes al SIFRA”, ya que nos explica el autor se ha avanzado en los valores del movimiento cooperativista, que se encaminan a la solidaridad y la corresponsabilidad en proyectos compartidos.
Explican Medina y Florido (2010) que si sumamos los socios puntuales y los rezagados que al final pagaron su deuda, se tiene un 98.5% de recuperación de cartera. Además de que en su estudio también mencionan que, desde la perspectiva de los socios, la utilidad de los préstamos es positiva, ya que el 93% de ellos están satisfechos con el programa al considerarlo de gran utilidad, mientras que quienes la consideran en poco o nada útil solo ascienden a 7%. En cuestión de la intencionalidad de los socios para pedir otro préstamo el 87% de ellos prevé volverá a pedir otro préstamo, mientras que el 59.5% de ellos considera ampliarlo.
Los problemas que Medina y Florido (2010) encontraron en el estudio que realizaron al SIFRA se enlistan a continuación:

1 Cuando se señala alrededor de 1.5 millones de pesos, se está refiriendo a una cantidad que fluctúa entre 1 millón 250  mil pesos y 1 millón 750 mil pesos.

2 Se sumó el monto de los apoyos totales otorgados como capital semilla y se dividió entre las 122 cooperativas beneficiadas.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga