ORGANIZACIÓN DEL ESTADO PARA ASEGURAR EL DESARROLLO INTEGRAL DE COLOMBIA

Norberto Drada Ocampo

1.10.2  Leyes relacionadas con la cultura ciudadana

La educación cívica

El Estado deberá elaborar un plan de enseñanza con énfasis en el conocimiento de los deberes cívicos, que inspire en los niños el amor a la patria y a las leyes, lo que Montesquieu denomina la virtud política  1 . Esta educación debe iniciarse con los niños, en el hogar, y prolongarse a través de sus estudios primarios, secundarios y universitarios.

La disciplina social implica persuadir, presionar y formar a los ciudadanos para que cumplan la ley, respeten al otro, desarrollen la solidaridad y practiquen la austeridad. Esto se logra a través de reformas estructurales del Estado, como la que se propone aquí, que fortalezcan los órganos de control, y de un plan educativo a largo plazo que involucre a la familia y le dé continuidad a las políticas estatales.

Capacitación de los servidores públicos

El Estado deberá elaborar programas de estudio para la carrera de Administración Pública al nivel técnico y profesional, que prepare en forma teórica y práctica a los interesados en desempeñar funciones públicas tanto administrativas como legislativas, y haga hincapié en la honestidad, en el respeto por los derechos de los ciudadanos, y en la necesidad de aplicar la excelencia en el trabajo.

El Estado deberá establecer un escalafón para los funcionarios públicos de todas las dependencias oficiales y para los miembros de las corporaciones de elección popular, para estimular económicamente a quienes hayan hecho su especialización en la carrera de Administración Pública.

El Estado deberá organizar los medios y facilidades que se requieran para que los interesados puedan cursar la carrera intermedia o profesional de Administrador  Público, en forma gratuita, concediendo becas para los residentes en lugares donde no existan facilidades para estudiar esta carrera.

El Estado dará prelación para el nombramiento en cargos públicos a quienes se hayan graduado como Administradores Públicos al nivel medio o profesional según lo requerido. También recomendará a los partidos o movimientos políticos incluir, dentro de sus listas de aspirantes a miembros de las corporaciones públicas, a quienes se hayan preparado mejor para el desempeño de esas funciones.

En un plazo prudencial todo aspirante a funcionario público o a miembro de las corporaciones de elección popular deberán tener  como requisito previo para su posesión, el certificado de Administrador Público al nivel requerido. Sólo así podremos asegurar que exista una calificación suficiente y una conciencia uniforme entre ellos de lo que significa el servicio público.

En cuanto a las fuerzas de seguridad del Estado es necesario profesionalizarlas a partir de un nivel de bachillerato, dando énfasis en su educación al respeto por los derechos humanos.

La autoridad

La autoridad del Estado se logra cuando sus funcionarios respetan los derechos de los ciudadanos por igual, y cuando obligan a los ciudadanos a cumplir las leyes sin discriminaciones de ninguna naturaleza.

Un ciudadano en Colombia es laxo en el cumplimiento de las leyes, pero esas mismas leyes las cumple estrictamente cuando viaja a un país como Estados Unidos. No es pues un problema de educación, sino de respeto hacia el Estado.

Es necesario, por consiguiente, efectuar un control disciplinario muy severo hacia las autoridades para que cumplan y hagan cumplir la Constitución y las leyes. Esta labor corresponde a la Procuraduría General de la Nación quien deberá investigar  y     sancionar

disciplinariamente a los jefes jerárquicos de los funcionarios públicos, cuando obren con negligencia en la aplicación del control disciplinario a los empleados de su dependencia, o en la denuncia de hechos punibles de que tengan conocimiento en razón del ejercicio de su cargo, como lo establece la Constitución.

Principios de la democracia

En una democracia todos los ciudadanos tienen igualdad de derechos y obligaciones.

Las desigualdades en la democracia deben fundarse en los niveles de responsabilidad dentro del Estado, que establece la misma democracia, para no desalentar el cumplimiento del deber. Estas diferencias corresponden a  mayores esfuerzos o talentos superiores aplicados al servicio de la comunidad.

Las riquezas dan un poder del que un ciudadano no puede hacer uso para intimidar o corromper a los funcionarios, obteniendo así prerrogativas o eludiendo obligaciones que la democracia atribuye a todos los ciudadanos por igual. El Estado debe estar atento, a través de sus organismos de control, para que esto no suceda; y si sucede, deberá aplicar drásticas sanciones por igual a quien soborna o intimida y a quien se deja intimidar o sobornar.

La austeridad

La democracia exige a sus ciudadanos la práctica de la austeridad. La ostentación de la riqueza produce envidia en los que nada tienen, por lo cual detestan su miseria, sin vislumbrar la manera como pueden salir de la pobreza.2 El Estado debe incentivar a los ciudadanos para que reinviertan los excesos de sus utilidades en actividades económicas que proporcionen nuevas oportunidades de trabajo a la gente.

1.10.3  Leyes sobre información

Dependencias oficiales

Todas las dependencias oficiales estarán en la obligación de presentar un informe mensual sobre sus actividades, donde  deberán consignar todos los datos susceptibles de entrar a formar parte de estadísticas, consolidadas por el órgano de Investigación y Estadística. Este informe mensual facilitará el control de gestión en las entidades o empresas estatales, y para detectar a tiempo los desfases en los costos y en los plazos de los planes y proyectos respecto de la programación general, analizarlos, determinar sus causas y aplicar los correctivos necesarios.

El órgano de Planeación Nacional deberá emitir boletines informativos con  información económica confiable, incluida en los planes de desarrollo que el Estado pondrá en ejecución, para mejorar la coordinación. De esta manera las personas interesadas, tanto en el sector público como en el privado, podrán elaborar sus propios planes adaptándolos a los planes estatales.

Medios de comunicación

Desarrollo Nacional dispondrá de dos mecanismos que le darán mucha credibilidad y mucha fortaleza al Estado: la investigación y la información oficial, para conocer y difundir la verdad sobre lo que sucede en el país, ambas independientes de los partidos políticos o grupos de presión   económica, social, o de cualquier otro tipo.

Desarrollo Nacional tendrá a su disposición espacios o medios propios de comunicación a través de la televisión, la radio,  la prensa y otros medios para divulgar en forma regular y directa sus boletines informativos. La información con destino a la ciudadanía será procesada en el  Centro de Información de Desarrollo Nacional, en los diferentes niveles territoriales de operación.

La deficiencia o falta de oportunidad en la información sobre los resultados de la gestión administrativa del Estado no permite que los órganos de control del mismo puedan desempeñar eficazmente su labor.

Los medios de comunicación se convertirán, entonces, en un doble canal entre Desarrollo Nacional y la ciudadanía, divulgando los resultados de la gestión del Estado y tramitando, a través de esta rama del poder público, la corrección de las fallas del Estado que detecten como fruto de sus investigaciones o de la canalización de inquietudes de la comunidad.

Un gobierno verdaderamente democrático no debe temer a la libertad de información.

La difusión de la información sobre los planes y su programación permiten que el pueblo o ciudadanía ejerza control sobre las distintas ramas y órganos del poder público, vigilando la gestión pública en los distintos niveles administrativos tanto en el proceso de desarrollo como en sus resultados.

Por otra parte, los medios de comunicación pueden identificar fallas en los programas estatales y presionar innovaciones a través de campañas y denuncias.

Para el desarrollo de un país es importante la libertad de información para el control de la corrupción, la negligencia y la ineficiencia de los funcionarios públicos.

Los intelectuales de un  país desempeñan un papel muy importante porque no se dejan manipular por los medios de comunicación, y permanecen vigilantes para seleccionar y darle forma a la información. Su papel esencial es según Kapuscinski "decir lo que no se dice, señalar lo que no se señala, y hablar sobre la parte de la realidad que probablemente no llegue masivamente al público"3 .

1MONTESQUIEU,Carlos Luis de Secondat, barón dela Bede y de. Del espíritu de las leyes.Santafé de Bogotá: Ediciones Universales.1989.

2 MONTESQUIEU,Carlos Luis de Secondat, barón dela Bede y de. Del espíritu de las leyes.Santafé de Bogotá: Ediciones Universales.1989.

3 KAPUSCINSKY, Ryszard. La historia no tiene atajos. En: Magazín Dominical de El Espectador, Santafé de Bogotá, (11/01/98), p.6.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga