RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (SEGUNDA PARTE)

Raúl Quintana Suárez

Lidia Doce


Mensajera de la Sierra Maestra, al igual que Clodomira Acosta, su gran amiga y compañera en la lucha revolucionaria. Cumple con valor y audacia las misiones encomendadas por Fidel Castro y Che Guevara. Nace  El 27 de agosto de 1916  en Mir, en la antigua provincia de Oriente, Su padre, Claudio Doce Gómez viene a Cuba desde su natal Santander, España  y aquí contrae matrimonio, a fines de 1912 con Teresa Sánchez Ávila, natural de Velasco, Holguín. Posteriormente se radica en Mir, en la antigua Provincia de Oriente, en 1913  donde abre un  comercio conocido como La Casa Verde y también adquiere una finca y establece un negocio de embarque de frutas a través del prospero embarcadero del territorio. Su situación económica era estable y piensa entonces en aumentar la familia.. En 1918 su padre muere,  víctima de un atentado realizado por uno de sus socios en los negocios. Cuatro años después, su esposa, se casa nuevamente y decide mudarse para San Germán. Lidia y sus dos hermanos mayores, permanecen en Mir al cuidado de sus tíos paternos Justa y Vicente González, dueños del Hotel El Rif. La vida de los niños transcurre en un ambiente tranquilo y acogedor rodeada del cariño de sus tíos. Lidia sólo pudo alcanzar el 5to grado de la instrucción elemental en la escuela pública del pueblo. A Lidia que le encantaba cantar, bailar y la actuación, participa en excursiones al aire libre y  monta a caballo como una experta. La crianza de la niña  y su educación continúan bajo la dirección de su tía y de la maestra, Toñita Torres, que reside en el hotel de la familia. Cultivó Lidia en esta época buenas y estrechas amistades. Ya en la adolescencia  comienza a pasar largas temporadas con su madre y medias hermanas en San Germán, pero siempre retornaba a Mir, donde estaba todo aquello que constituiría sus raíces y las más dulces y alegres recuerdos de la niñez. A los 17 años contrae matrimonio con Orestes Parra y pasa a residir en San Germán, donde su esposo trabaja. Desde el cuartelazo del 10 de marzo de 1952, Lidia Doce manifiesta su rebeldía contra la tiranía batistiana. Al producirse el desembarco del  Granma, el 2 de diciembre de 1956, ya Lidia es una mujer madura y responsable y decide sumarse al Ejército Rebelde al igual que su hijo Efraín, lo que logra en San Pablo de Yao. Allí  conoce al comandante Ernesto Che Guevara, entonces jefe de la cuarta columna, que desarrolla una operación militar en el poblado, a mediados de 1957. Ésta se incorpora a la tropa del Che como mensajera. Al trasladarse el Che y su columna a |Vegas de Jibacoa, Lidia, que se encontraba bajo sus órdenes, es designada jefe de su campamento auxiliar que contaba con 40 guerrilleros, no sin cierto  resquemor entre los hombres, no acostumbrados a estar bajo las órdenes de una mujer. Cuando el Che comienza la invasión, apenas llegado a Las Villas, decide que Lidia sea su principal enlace entre La Habana y la Comandancia General. Pero Lidia no pudo realizar dicha misión al ser capturada en la capital  junto con  su compañera  Clodomira Acosta Ferral, en la primera mitad del mes de septiembre de 1958. Clodomira Acosta Ferrales. Ambas se refugiaban en una casa del reparto Juanelo, donde hallaban refugio los participantes en un reciente atentado contra un confidente de la tiranía, en Regla, la que   producto de una delación es asaltada por la policía a altas horas de la noche. Después de golpearlos brutalmente fueron acribillados a balazos Alberto Álvarez de 21 años de edad; Leonardo Valdés de 23; Onelio Dampiel de 22 años y Reynaldo Cruz, 20 años. Lidia y Clodomira se abalanzaron sobre los asesinos, siendo arrastradas fuera del edificio y posteriormente llevadas a la 11na Estación de Policía. Después de fracasar Laurent en sus torturas sin lograr sacarles una palabra, en la madrugada del 15, ya moribundas, las trasladan en una lancha, por  La Puntilla, al fondo del Castillo de la Chorrera y ya mar afuera, introducen sus cuerpos en sacos llenos de piedras que arrojan al agua, donde desaparecen sus cadáveres el 17 de septiembre de 1957.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga