RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (SEGUNDA PARTE)

Raúl Quintana Suárez

Enrique Núñez de Villavicencio y Palomino



Coronel del Ejército Libertador y cirujano eminente. Constituye una de las personalidades más importantes en la historia de la medicina cubana. Nace en el poblado de Madruga, entonces provincia de La Habana, el 16 de enero de 1872. Su padre es Don Emiliano Núñez de Villavicencio y Álvarez, médico que gozaba de gran prestigio en la época, y su madre,  Adolfina Palomino. La familia se traslada a La Habana en 1874. Cuatro años después, su padre es nombrado director del Hospital de San Felipe y Santiago y allí comienza una labor de mejoramiento de dicha histórica unidad hospitalaria, que termina con la construcción de un bello conjunto de edificaciones delimitado hoy por las calles 21, 23, K y L, Vedado, La Habana.  Antes de cumplir los cinco años comienza su enseñanza primaria con la educadora Loreto Macía y al arribar a esa edad ya leía perfectamente. En el colegio laico del destacado pedagogo Melitón Pérez, incorporado al Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, cursa el resto de la enseñanza primaria y toda la preuniversitaria, para graduarse de bachiller en artes el 27 de septiembre de 1886, a los catorce años de edad, con uno de los mejores expedientes de su promoción. Matricula la carrera de medicina en la Universidad de La Habana, en el curso 1886-1887, donde acumula un brillante expediente. El título de licenciado se le expide el 27 de junio de 1893 y el de doctor el 7 de septiembre de 1894. Su tesis doctoral constituye la primera de sus notables monografías: Contribución al estudio del paludismo en el puerperio. Estos notables  resultados académicos están acompañados de su  labor en las salas y salones de cirugía del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, donde su padre logra que  ingrese como alumno externo desde el segundo año de la carrera, para continuar más tarde como alumno interno y médico honorario adscripto al Servicio de Cirugía. Allí, dirigido por sus dos grandes maestros, los doctores Gabriel Casuso Roque y Francisco Domínguez Roldán, transita por el largo aprendizaje de la cirugía general y ginecológica. Al terminar el quinto año de la carrera en 1892 asiste al curso práctico de operaciones que impartía el doctor Domínguez Roldán en el propio hospital. Al terminar el tercer año, en 1889, publica su primer artículo en la revista estudiantil de la   Escuela de Medicina, con el título “Apuntes de técnica anatómica”. Ya en el cuarto y el quinto años, en la revista El Progreso Médico, que dirigía el doctor Casuso, aparecen sus artículos: “Decolación del húmero por lesión traumática” y “Pénfigo agudo”. Realiza un viaje de estudios a los hospitales de New York. Desde allí, en cumplimiento de un ofrecimiento que había hecho al doctor Casuso, de darle cuenta de todo lo que viera de interés quirúrgico, envía una serie de artículos bajo el título genérico de “Correspondencia desde New York”, que aparecen en El Progreso Médico, a partir del número de noviembre de 1893. Desde esta ciudad envía también, como aspirante a miembro correspondiente de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, su importante estudio “La electricidad en el tratamiento de algunos desórdenes menstruales”, en el que recoge su experiencia personal en esa técnica junto al doctor Goelet en New York y que aparece publicado en El Progreso Médico y en Anales de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana (1894). Atento siempre a lo que se publicaba en la capital de la colonia, polemiza a distancia con el doctor Nicolás Gómez Rosas, quien da a conocer en la Revista de Ciencias Médicas su trabajo “Septicemia antepartum. Microbismo latente” y que el doctor Núñez rebate con dos artículos que titula: “¿Septicemia o Paludismo?” y “Paludismo y no septicemia”, que ven la luz en El Progreso Médico. A su regreso a Cuba comienza su labor docente al ser nombrado, en 1894, ayudante facultativo de la cátedra de Clínica de Obstetricia y Ginecología, en la Facultad de Medicina y profesor auxiliar de Obstetricia y Ginecología de la Escuela Práctica de Medicina, institución no estatal, fundada por el doctor José Pereda Gálvez en La Habana en 1893. De esta última cátedra era profesor titular el doctor Eusebio Hernández Pérez,  figura emblemática de la obstetricia cubana. En estos primeros años de ejercicio profesional, va a laborar como ayudante del doctor Casuso en sus intervenciones quirúrgicas, tanto de la clínica privada como en el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, así como médico honorario del Hospital de Mujeres de San Francisco de Paula. El 4 de abril de 1895 ingresa como miembro titular de la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana, la más antigua de las sociedades médicas cubanas, con su monografía Consideraciones clínicas sobre la seroterapia en la difteria. El hogar de los Núñez de Villavicencio y Palomino, era un verdadero centro de patriotismo en que se conspiraba activamente por la independencia de Cuba, como lo eran también el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, bajo la dirección de don Emiliano, la clínica privada del doctor Casuso y la Escuela Práctica de Medicina de La Habana, de la que casi la totalidad de sus profesores participaron en las luchas independentistas o tuvieron que tomar el camino del  exilio. Al ser detenido y deportado el doctor José A. González Lanuza, se desempeñaba como jefe de la Delegación del Partido Revolucionario Cubano en La Habana,  éste es nombrado en el cargo. El 11 de febrero de 1897, cuando se encontraba despachando en la dirección del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, su padre es detenido por las autoridades españolas y posteriormente deportado a las cárceles de la Isla de Fernando Poo, en África Ecuatorial, el 28 de febrero del mismo año. Su hijo  Enrique, que había hecho un viaje a los Estados Unidos en 1895 con fines revolucionarios, se marcha de Cuba definitivamente a finales de 1896 y parte de San Salvador, en las Bahamas, en los primeros días de marzo de 1897, en la expedición del vapor Laurada, comandada por el mayor general Carlos Roloff Mialofsky y el general de brigada Joaquín Castillo Duany, la cual arriba a las costas de Cuba por Manopilón, estero de Júcaro, Banes, norte de Oriente, el 14 de marzo de 1897. Ya en los campos insurrectos es incorporado con el grado de comandante al Estado Mayor del Lugarteniente General Calixto García Íñiguez, quien lo nombra Jefe de Sanidad Militar del 2do. Cuerpo de Ejército. Bajo el mando de Calixto García,  participa en importantes   acciones de guerra  en las provincias de Oriente y Camagüey. Como médico del  Estado Mayor del general Mario García Menocal, con grado de  teniente coronel, le acompaña en  la última campaña de occidente, para terminar la guerra con el grado de coronel de sanidad. El 16 de abril de 1899, éste dicta una conferencia ante la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana titulada  “Consideraciones sobre la intervención quirúrgica en las heridas producidas por armas de fuego”, estudio de un notable valor histórico-médico basado en las anotaciones de las hojas clínicas cuidadosamente conservadas por él, de los 334 casos que intervino quirúrgicamente en la guerra. Este trabajo es publicado en “Archivos de la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana” en 1899 y muchos años después reproducido en Cuadernos de Historia de la Salud Pública No. 38 de 1968. Terminada la guerra, el gobierno de los Estados Unidos, llevando a cabo sus afanes anexionistas, se niega a  reconocer al gobierno de la República de Cuba en Armas y solo acepta dialogar con la Jefatura del Ejército Libertador. La parte cubana acuerda  entonces elegir una Asamblea de Representantes del Ejército Libertador que representara los intereses nacionales ante el gobierno de ese país. Los miembros del 5º. Cuerpo de Ejército  eligen como uno de sus representantes al doctor Enrique Núñez. En el seno de la asamblea, que sesiona primero en Santa Cruz del Sur y más tarde en Marianao y el Cerro, el doctor Núñez va a realizar, una viril actuación a favor de los intereses nacionales frente a los enemigos de su patria. Unos días antes de celebrarse la célebre sesión en que es destituido de sus cargos el Generalísimo Máximo Gómez, éste renuncia a su puesto en la Asamblea, el 9 de marzo de 1899, en desacuerdo con el rumbo que tomaban los acontecimientos y se retiraba temporalmente de la vida pública, para reintegrarse nuevamente a sus pacientes y a sus tareas científicas. Al ponerse en vigor un nuevo plan de estudios en la totalidad de las carreras de la Universidad de La Habana, conocido como Plan Lanuza, por haber sido su inspirador el entonces Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes y jurisconsulto, eminente, doctor José A. González Lanuza, por indicación de su maestro, el doctor Gabriel Casuso, el doctor Enrique Núñez de Villavicencio es nombrado catedrático titular de Patología Quirúrgica, el 30 de diciembre de 1899 y toma posesión el 1 de enero de 1900. Al ponerse en vigor, por Orden Militar No. 266 de 30 de junio de 1900, el segundo plan de estudios después del cese de la dominación española, conocido como Plan Varona, la asignatura Patología Quirúrgica pasa a formar una sola cátedra con Ginecología y su clínica, bajo la titularía del doctor Gabriel Casuso. Junto a su cátedra en la Facultad de Medicina, éste  desempeña, la de Ginecología, en la Escuela de Enfermeras del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, desde su fundación en agosto de 1899, para la que publica un pequeño libro de texto, Nociones de Ginecología, en  1901, en el que recoge sus conferencias en dicha escuela y resulta seleccionado para pronunciar el discurso central en la graduación de las primeras enfermeras cubanas en 1902. En 1905 se le otorga el premio Presidente Gutiérrez de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, el más importante de las ciencias en Cuba en la época, con la monografía La cirugía de las manifestaciones filariásicas. Es electo  académico de número de la institución el 13 de julio de 1906. Ese mismo año  hace un viaje de estudios a París para actualizarse en las técnicas de cirugía urológica con el  Maestro de la Urología francesa, nacido en Cuba y de profundos sentimientos patrióticos, profesor Joaquín Albarrán Domínguez. Es promotor de la construcción del Hospital Nacional General Calixto García, como parte del proyecto de desarrollo de la atención hospitalaria en nuestro país. .Fallece el  15 de septiembre de 1916 en New York a causa de complicaciones postoperatorias sufridas en un accidente automovilístico. Trasladado a La Habana en el crucero patria, de la Marina de Guerra Nacional, es enterrado con honores de coronel del Ejército Libertador muerto en campaña, el 21 de septiembre de 1916.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga