CONOCIMIENTOS, ACTITUDES Y PRÁCTICAS ACERCA DEL VIH/sida EN ADOLESCENTES DE ENSEÑANZA POLITÉCNICA. MUNICIPIO YAGUAJAY, 2009.

Maidé Regina Valdivia Rivero

CAPÍTULO I: FUNDAMENTACIÓN TEORICA DE LA PROPUESTA.

En este capítulo se realiza la conceptualización de la propuesta que se realiza para describir los conocimientos, actitudes y prácticas de prevención del VIH/sida en adolescentes del Instituto Politécnico Camilo Cienfuegos del municipio Yaguajay.

La edad de la adolescencia.

La adolescencia es una etapa de la vida donde hay un crecimiento del individuo en aspectos biológicos, psicológicos y sociales, que, además, se caracteriza por el florecer del amor y hacer sentir a los jóvenes optimistas, creativos, pero a la vez es necesario sustentarlos con la responsabilidad, esperanza y una nueva ética, donde impere el concepto de la salud reproductiva, como un derecho de todos a una sexualidad responsable, equitativa, sin riesgos para la salud y que permita hacer del nacimiento un acto deseado y protegido.
La adolescencia es definida por la Organización Mundial de la Salud 17, como el período de la vida que transcurre entre los 10 y los 19 años, y se divide en 2 fases: la adolescencia temprana, que abarca desde los 10 a los 14 años, y la adolescencia tardía que comprende desde los 15 a los 19 años. El paso de la infancia a la edad adulta constituye el contenido fundamental de esta etapa, en ella se establecen la diferenciación específica de todos los aspectos del desarrollo.
Esta etapa y los primeros años de la juventud son cruciales, porque en ellas se producen profundos cambios físicos, psicológicos y sociales que impactan el resto de la vida de los seres humanos.
Entre los cambios físicos, se encuentran el crecimiento corporal, el desarrollo sexual y el inicio de la capacidad reproductiva, que a su vez conllevan al comienzo de las relaciones sexuales; y entre los cambios psicológicos, se encuentran la necesidad de independencia que provoca conflictos con los padres, la búsqueda de su identidad, las contradicciones en las manifestaciones de la conducta y las fluctuaciones del estado de ánimo.
Igualmente, entre los cambios sociales, se encuentran la tendencia a reunirse en grupos, la elección de una ocupación, así como la necesidad de adiestramiento y capacitación para su desempeño que se convertirá en su proyecto de vida.
La esencia de la adolescencia dada por el conjunto de relaciones sociales en las que vive y se desenvuelve, por lo que las diferencias entre ellos van a estar en dependencia de los grupos sociales en los que se desarrolla.
En esta etapa se desarrollan además, emociones concomitantes con la maduración sexual genital, por lo que el interés en el sexo opuesto o en su mismo sexo, en el caso de los homosexuales y bisexuales, propicia una motivación poderosa a la iniciación de las relaciones sexuales, fundamentalmente de tipo coital, por lo que en este grupo las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) tienden a manifestarse de una manera progresiva y por demás preocupante, por las secuelas que puedan dejar. La maduración sexual se presenta en los adolescentes a edades cada vez más tempranas, lo que conlleva a una disminución de la edad de comienzo de las relaciones sexuales, un mayor número de parejas sexuales y por ende un incremento en el riesgo de contraer una ITS 18.
El adolescente es un escolar, por lo que el estudio continúa siendo lo fundamental; sin embargo, no es la actividad rectora de este período, ya que se producen transformaciones que hacen que se sitúe en una nueva posición social, apareciendo la relación íntima. Este es un nuevo tipo de relación en que la posición del adulto va perdiendo importancia para ser sustituida por otro adolescente, basada en el “código de la c–amarería”, en el que siente más confianza con otro adolescente, se hacen confidencias y se aconsejan lo que determina una influencia decisiva en el desarrollo de la personalidad durante esta etapa. En él tiene lugar un desequilibrio que se manifiesta en inestabilidad de las emociones y sentimientos, por lo que es necesario enseñarlos a comunicar sus deseos con aspiraciones, sus sueños para el futuro, ayudarlos a expresarse sobre esferas muy sensibles como la sexualidad.
La sexualidad abarca toda la existencia humana, desde las células de nuestro cuerpo hasta las actividades más complejas y los conocimientos más sofisticados que seamos capaces de adquirir y producir. Con los cambios de la pubertad, las hijas y los hijos adquieren la capacidad natural de procrear, pero la sexualidad no se reduce únicamente a su función reproductiva, luego para comenzar a educar no hay que esperar que la pubertad nos tome por sorpresa. Si aspiramos a garantizar salud reproductiva, es necesario atender la salud sexual dentro de una concepción integral de salud en todas las edades, lo que se logra con una adecuada y permanente educación.
Los adolescentes y jóvenes están expuestos a factores y conductas de riesgo que son respectivamente los elementos que aumentan la probabilidad de aparición, o de asociarse al desencadenamiento de algún hecho indeseable, enfermar o morir; y las actuaciones repetidas fuera de determinados límites, pueden desviar o comprometer su desarrollo psicosocial normal, con repercusiones perjudiciales para la vida actual o futura.
Los adolescentes son mucho más vulnerables a las ITS/VIH/sida, como el desarrollo social, emocional y psicológico de los adolescentes es incompleto, estos tienden a experimentar con formas peligrosas de comportamientos sexuales arriesgados, suelen ser parte del cuadro más amplio, incluidos el uso del alcohol y drogas, la delincuencia y el desafío a la autoridad 19.
Por otra parte, en su mayoría tienen solo conocimientos limitados acerca del VIH/sida, en gran parte, por que la sociedad no les facilita la obtención de información y cuando saben algo suele ser muy superficial.
Poseer una información adecuada en los adolescentes, sobre el tema del sexo y de los comportamientos sexuales de los hombres, puede servir para evitar la aparición de enfermedades sexuales y contribuir a proporcionar una mejor educación sexual. Existen jóvenes sexualmente activos, pero sin información adecuada para conocer como protegerse.
La falta de información y la actividad sexual indiscriminada y sin protección que suelen tener los adolescentes y jóvenes, son los factores y conductas de riesgo más frecuentes en la adquisición de estas enfermedades, que afectan sobre todo a la población comprendida entre los 15 y los 24 años y que constituyen un verdadero problema de salud en estas edades.
Además, muchos adolescentes desconocen qué se entiende por comportamiento sexual arriesgado y aún conociendo el riesgo, muchos creen que ellos mismos son invulnerables, al cual se añade el riesgo a la salud del embarazo precoz si se trata del sexo femenino, y la frustración social que trae para la adolescente o la joven que generalmente se ve impedida de concluir su proyecto de vida.
También la errónea información sobre la transmisión de estas enfermedades y específicamente del VIH/sida, contribuye a que manifiesten una actitud negativa hacia las personas que viven con esta enfermedad.
Las ITS en los adolescentes van en ascenso por causa, en gran medida, de la iniciación temprana de las relaciones sexuales y por el desconocimiento sobre estas enfermedades.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga