EL TRABAJO SOCIOCULTURAL COMUNITARIO. FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICOS, METODLÓGICOS Y PRÁCTICOS PARA SU REALIZACIÓN

Rafaela Macías Reyes

COMUNIDAD

La comunidad es tan antigua como el hombre, su socialización trajo consigo, la creación de comunidades humanas. Cada día cobran mayor importancia los estudios comunitarios, también han ascendido en forma de espiral los análisis y aportes por parte de diferentes autores

Desde los griegos, que la relacionaban en la perspectiva de la razón humana, porque se determina que en la unidad de la vida hay una continuidad y, por tanto, ésta determina a la comunidad de la razón de los entes de la misma especie y eso es lo que convierte a la especie en una comunidad sustentada en la continuidad.

Al respecto, con la idea universal de hombre se llega a la idea universal de comunidad.
...La idea de hombre y su vida histórica alcanza la universalidad cuando representa la humanidad entera como una comunidad única, en la que quedan absorbidas y articuladas (no eliminadas por abstracción) todas las diferencias. Esta comunidad es la forma ecuménica de  la universalidad. Una cosa es afirmar que todos los hombres son iguales, en cuanto a su constitución ontológica; otra cosa distinta es reconocer que no están aislados o desconectados vitalmente.  [Nicol, 1974: 206]

En esta perspectiva también la cultura retrae la historia al presente y alcanza en su acepción el carácter de universalidad por encima de las diferenciaciones culturales de los pueblos en que el hombre limita sus identidades, la cultura no puede quedar de lado pues es la resultante de las acciones del hombre y asimismo es quien la genera.

Comunidad es una unidad social, ubicada en un área geográfica determinada, donde sus miembros interactúan en base a necesidades comunes relativas al contexto vivencial; los caracteriza una conciencia de pertenencia y, además reflejan con especificidades propias las contradicciones que presenta la sociedad en su conjunto; realizan las pautas culturales y las transmiten con más intensidad que en otros contextos por la determinación de sus experiencias vivenciales sobre las que han construido su cosmovisión y sus valores.

Es pertinente aclarar que la concepción de comunidad está ligada siempre a un contexto geográfico que la comunidad humana realiza en correspondencia con perspectivas circunstanciales de tiempo, etnia, actividades laborales, religiosas que están ligadas al interés por mantener unidas y vigentes sus pautas culturales en otros lugares geográficos distantes a los de origen. Esto provoca que las pautas culturales se conjuguen con elementos de esas latitudes y en el orden religioso y mítico se produzcan sincretismos que se vuelven nuevas pautas culturales que evolucionan.

La comunidad es una categoría social afirma Hart (1998) que expresa un tipo de relaciones humanas, por tanto es un lugar de convivencia, un territorio donde los actores sociales que la integran actúan e interactúan en función de alcanzar metas y propósitos comunes compartiendo las condiciones básicas de la vida su cultura, su historia. La comunidad está íntimamente ligada al concepto de cooperación que le imprime a la sociedad un sello característico, una forma de vida colectiva, que la constituye en unidad compleja y la distingue de cualquier otra haciendo que en ella se genere y desarrolle de los sentimientos de solidaridad, identidad y pertenecía que cohesiona al grupo y le imprime estabilidad y permanencia. 
Atendiendo a las consideraciones referidas, se comprende que la participación es un elemento indispensable que hace posible poner a prueba y desarrollar las capacidades humanas y estructuras para, desde la comunidad, producir cultura para esta. Su funcionamiento y desarrollo, el rescate de la iniciativa y la búsqueda de soluciones a las dificultades cotidianas en las comunidades, con la participación activa de sus habitantes, es algo que mantiene ocupados a organismos e instituciones nacionales y de otros países.
Desde este punto de vista la comunidad puede ser todo conglomerado humano con diversos condicionamientos pero cuyos miembros comparten: de acuerdo con los autores consultados:

Puede significarse que en el entorno de las observaciones anteriores y de acuerdo con los autores Ander-Egg , Hector Arias, Yordi y Ribacova,  Martínez Casanova (2009), a mayor nivel de este compartir, mayor involucramiento, madurez y coherencia de la comunidad y por tanto más evidentemente se expresan las características socioculturales que la identifican.
Estas características socioculturales compartidas que indican los niveles de coherencia de la comunidad de referencia, se podrían resumir en los siguientes:

En fin  puede decirse que la comunidad constituye el espacio social  de pertenencia de cada individuo, en el que este desarrolla y concreta su actividad cotidiana, se producen las interrelaciones entre los comunitarios con intereses comunes, capaz de adaptarse a los demás.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga