LA TEORÍA DE LA COMPLEJIDAD Y EL CAOS EN LA CIENCIA REGIONAL

Andrés E. Miguel
Julio C. Torres
Pedro Maldonado
Néstor Solís
janos016@gmail.com

CAPÍTULO IX

LAS TURBULENCIAS SOCIALES Y LA ACTIVIDAD ECONÓMICA: EL CASO DEL CENTRO HISTÓRICO DE LA CIUDAD DE OAXACA

Pitao, el incorpóreo, el increado, el padre
de los dioses y origen de todo cuanto
existe en la tierra y fuera de la tierra,
soplando sobre el Caos había creado los cielos,
el sol, la luna, las estrellas, la tierra, las estaciones del
año, los días y las noches, los animales y las
plantas, los ríos, los océanos y las montañas...

Leyendas y Tradiciones Oaxaqueñas, José María Bradomín.

Objetivo y Supuestos de Análisis

El propósito del presente Capítulo es analizar el impacto de las “turbulencias sociales” (TS) en una actividad económica específica. Lo anterior se lleva a cabo tomando como referencia de las TS las marchas y plantones, y su efecto en los establecimientos que proporcionan el servicio turístico de alimentos y bebidas en el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca.

El supuesto que se plantea es que las TS impactan desfavorablemente la actividad económica de las empresas prestadoras de servicios turísticos en esta zona central de la Ciudad de Oaxaca --en especial las de alimentos y bebidas--, pues de entrada se suponen efectos negativos en su actividad, específicamente en la afluencia del turismo nacional y extranjero hacia las mismas, en el ingreso y los precios de los servicios que proporcionan las empresas.

9.1 Marco conceptual

El presente Capítulo tiene como referencia el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca, el cual concentra la mayor parte de edificaciones patrimoniales, monumentos históricos y religiosos. Así mismo concentra gran cantidad de actividades turísticas, comerciales, políticas, culturales, religiosas, educativas y de salud. Con el paso del tiempo el Centro Histórico de Oaxaca se ha ido transformando, registrando un crecimiento acelerado de su actividad económica. Posee todos los servicios públicos como luz, agua potable, drenaje, teléfono y comunicaciones en general. Las diversas actividades económicas se desarrollan en establecimientos de manufactura, de servicios financieros, sobresaliendo las empresas comerciales, dentro de los cuales se cataloga la actividad turística, clasificadas en hospedaje (hoteles, apartamentos, casa de huéspedes, suites y condominios); restaurantes (restaurantes bar, cafeterías, centros nocturnos, bares, marisquerías, comedores, fondas, refresquerías, taquerías y cocinas económicas); y otros (agencia de viajes, galerías, arrendadoras de autos, motos, bicicletas, y guía de turistas).

El Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca se ha distinguido por la afluencia turística que lo visita. Sin embargo, la actividad turística ha sido cambiante desde 1990, mostrando tendencias a crecer y decrecer. Según estadísticas, entre 1990 y 1994 la afluencia de visitantes descendió 21.6 %, al igual que la ocupación hotelera, la cual disminuyó del 53.10 al 43.10 %. Durante el periodo de 1995 a 2002 la afluencia total de visitantes extranjeros decreció, pues el año de 1998 lo visitaron 232,027 turistas extranjeros, mientras que en el año 2002 la afluencia fue de 148,457 visitantes; lo que quiere decir que es el turismo nacional el que se ha incrementado en este importante espacio de la Ciudad de Oaxaca.

A pesar de su estructura compleja, el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca es una zona vulnerable. En los último años, su actividad, especialmente de tipo turístico, constantemente se ha visto amenazada por las “turbulencias sociales” como las marchas, plantones, bloqueos y desfiles como calendas, convites y procesiones; actos deportivos como desfiles y competencias; protestas sociales como manifestaciones, tomas de edificios, secuestro de autobuses, marchas y bloqueos. Así, entre Septiembre de 2002 a Febrero de 2004, se presentaron un total de 370 manifestaciones, 266 marchas, 728 bloqueos; es decir, 1364 eventos en total, lo que proporciona un promedio de estos sucesos de 2.53 diarios (RIVAC 2003). La figura No.9.1 muestra la tendencia de las marchas y plantones entre septiembre de 2002 a febrero de 2004.

La actividad turística es una fuente generadora de empleos para la comunidad oaxaqueña, y al presentarse, las TS afectan la actividad desempeñada en este importante sector.

La afluencia turística en Oaxaca ha permitido desarrollar  el crecimiento económico en los últimos años, tan solo en el año 2003 se recibieron 2,487,084 visitantes de los cuales 2,260,270 fueron nacionales y 226,814 fueron extranjeros. Mientras que en ese mismo año, tan solo el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca captó la mayor parte de turistas 840,563, de los cuales 699,541 procedieron del país y 141,022 procedieron del extranjero. La figura 9.1a muestra el historial de afluencia turística en los últimos diez años.

Es importante mencionar  que el desarrollo del turismo no se puede dar por si solo, para ello es necesario contar con toda una estructura de servicios que permitan satisfacer las necesidades del turista. El hecho de que un grupo de personas se trasladen de un sitio a otro en forma transitoria, implica la presencia en términos económicos de una demanda masiva de satisfactores como: alimentos y bebidas, vestido, habitación y traslado entre otros. Hay una multitud de necesidades secundarias que hay que satisfacer para que el viaje cumpla la función pensada por el “turista”. Más aun, las mismas necesidades vitales deben ser satisfechas en forma tal que contribuyan a alcanzar el objetivo  fijado en el viaje. Dentro de la estructura turística debe existir de igual forma una actividad humana organizada permanentemente encargada de satisfacer las necesidades de la corriente turística (Ramírez 1991).
El desarrollo turístico sienta sus bases sobre una estructura compleja y la complejidad es aquello que está formado por muchas y diversas partes, en torno al turismo se desarrollan una serie de actividades; por ejemplo, de promoción, de servicios, de información, de carácter administrativo, oficial, entre otros. Debido a su complejidad, el turismo es una de las actividades del Centro Histórico con mayor impacto desfavorable por las marchas y plantones (turbulencias sociales).

Como ejemplo, el jueves 22 de mayo del 2003 se reportó que el turismo solo llegaba a la segunda calle de Macedonio Alcalá, y la recomendación era no ir más allá, debido a que un grupo de manifestantes se encontraban establecidos en el zócalo de la ciudad, bajo el argumento de que no habían recibido respuesta a sus demandas. El atrio de la Catedral se encontraba invadido por los profesores oaxaqueños, incluyendo las áreas verdes de la Alameda. Lo mismo sucedía sobre la calle Bustamante, Hidalgo, Armenta y López, Guerrero, Flores Magón y Trujano. Los restaurantes de la ciudad lucieron vacíos, incluso los vendedores ambulantes, entre ellos los globeros, artesanos y otros, se mostraron desilusionados, porque ante la falta de turismo y consumidores sus ventas se desplomaron (Girón 2004).

En estas mismas fechas, se reportaba que el comercio caía debido a los bloqueos, comentándose que “tal parece que el gobierno no ha tenido la fortaleza para evitar ese tipo de acciones contra Oaxaca”; y los empresarios restauranteros del Centro Histórico consideraban que los bloqueos provocaban la caída del 80 por ciento en sus ventas “ahora resulta que ganamos más en cualquier día del año que en la temporada alta”. A su vez, un propietario de un restaurante en el Centro Histórico señalaba que las movilizaciones tienen muchas secuelas: “es un daño permanente, no pasajero, porque la gente que viene y luego retorna a su lugar de origen, va a contar lo que vio y toda la gente extranjera va a pensar que en Oaxaca diario estamos así, que es un estado sin gobernabilidad, sin estabilidad, sin atención al turista...”. Otra empresaria asentó que cuando se invierte fuerte, “este tipo de acciones provoca incertidumbre, sobre todo porque somos testigos pasivos de toda índole de manifestaciones que sólo deterioran la imagen de Oaxaca como destino turístico”, destacando que en las movilizaciones, los más afectados son los empresarios, los comerciantes y la sociedad: “no afectan al gobierno sino a Oaxaca y su actividad. La gente ya no quiere venir al centro por el tráfico, por las movilizaciones y por los bloqueos. Es momento de que el gobierno busque otras acciones para atender ese fenómeno, pues se está cayendo la industria turística con estas acciones. La verdad a los empresarios esto nos atemoriza”, apuntó (Sumano 2003).

Ha sido señalado que con frecuencia los problemas de las regiones, y en espacial de las ciudades, se manifiestan como turbulencias sociales (TS). Las TS constituyen conjunto de desórdenes que aparecen repentinamente en una región o ciudad, articulando diversos atractores y activadores de caos, dificultando la actividad normal del sistema económico-social, ocasionando el deterioro de la economía.

Los mecanismos a través de los cuales las TS pueden perturbar la actividad de una economía son complejos, pero tienden a afectar la inversión, el empleo, los ingresos, el consumo y la innovación tecnológica de una ciudad y región; es decir, las TS tienden a perturbar el crecimiento económico urbano y regional. Investigaciones empíricas demuestran la relación entre el crecimiento económico y el grado de apertura comercial, la calidad de las políticas gubernamentales, el desarrollo de los mercados financieros, la calidad de la infraestructura, el desarrollo tecnológico, la gestión directiva, la eficiencia laboral y la calidad de sus instituciones (Panchana 2001). En este tenor, si el crecimiento económico se considera el reflejo de la competitividad de las ciudades y regiones, ya que entre más alto sea este crecimiento más competitividad tiende a poseer una ciudad o región, esto indica que la disminución del crecimiento puede ser un indicador que la competitividad no genera los impactos deseados o esperados; y por esta razón puede decirse que en la medida que el crecimiento económico se ve afectado (disminuido) por las TS, éstas afectan la competitividad de las propias regiones y ciudades.

Mal encauzadas, las TS pueden causar el deterioro económico, político, social, cultural y ambiental de los espacios geográficos. Tratando de rescatar lo positivo de las mismas, las TS pueden dar pie a la “auto-organización” de los sistemas urbano-regionales, generando un nuevo orden para compensar los desequilibrios ocasionados por los desórdenes que las sustentan. En el caso menos favorable, las TS tienden a poner al descubierto los “atractores” (círculos viciosos) existentes en la interacción de los elementos del problema analizado.

Por otra parte, en la actualidad el turismo se ha transformado en un fenómeno de notable importancia en las sociedades modernas. Aun en época de crisis y de recesión económica ha mantenido una dinámica relevante en comparación con otros sectores de la economía, y es que el desarrollo turístico sienta sus bases sobre una estructura compleja; en torno a él se desarrollan una serie muy amplia de actividades; por ejemplo, de promoción, de servicios, de información y de carácter administrativo, entre otros, por eso el turismo es un complejo de actividades.

A través de la visión de la complejidad es posible conocer la interacción entre el turismo y otras actividades desarrolladas en un área específica, por ejemplo, el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca; es decir, como se relacionan diversas actividades culturales, políticas, económicas, entre otras; pues este enfoque parte del supuesto que no hay fenómenos aislados, y que todo se encuentra en constante interacción. En este sentido, las TS (marchas y plantones) vienen a ser un evento más dentro del Centro Histórico, que no es posible predecir con exactitud, las cuales  traen como consecuencia incertidumbre entre los receptores de caos (las empresas que proporcionan los servicios turísticos).

Estas breves referencias conceptuales sirven de base en el presente Capítulo para el análisis del impacto de las TS en la actividad económica del Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca, específicamente de los establecimientos que proporcionan el servicio de alimentos y bebidas, como indicadores de la actividad turística del área de estudio.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga