NUEVOS PROLEGÓMENOS EN TORNO A LA REALIDAD SOCIAL, POLÍTICA Y ECONÓMICA DE MÉXICO

Jorge Isauro Rionda Ramírez
riondaji@hotmail.com

LA IZQUIERDA EN MÉXICO

La izquierda en México tiene sus orígenes primero en la creación del Partido Comunista Mexicano en 1919. Se trata de un intento bolchevique en México por darle un derrotero hacia el socialismo a la revolución mexicana. Este partido desaparece en 1948 ante el temor de que los norteamericanos vieran en México una simpatía hacia el bloque soviético al inicio de la llamada guerra fría.

La revolución mexicana da término a los gobiernos liberales y da a las administraciones posrevolucionarias y toque de socialdemócratas. El Partido Nacional Revolucionario, el abuelo del PRI, creado en 1929 emblema una ideología de este corte. De hecho es durante las administraciones de Lázaro Cárdenas y Manuel Ávila Camacho que el discurso político adquiere matizaciones socialistas.

Bajo la consigna revolucionaria el reparto agrario atiende a una ideología más socialista que demócrata. La fórmula corporativista que funda la plataforma del poder político se basa en el corporativismo de varias confederaciones nacionales donde quedan enajenados empresarios, obreros, campesinos, profesionistas, y todo tipo de organización popular mediante sindicatos, cámaras y colegios de profesionistas.

Es precisamente bajo la visión de Eduardo Suárez, economista responsable de la Secretaría de Hacienda en las administraciones de los presidentes Lázaro Cárdenas y Manuel Ávila Camacho que la estrategia de México adquiere un enfoque endogenista, de sustitución de importaciones y de crecimiento basado en la demanda interna, con alto grado de proteccionismo del exterior y regido en materia de comercio por el bilateralismo. Las tesis keynesianas implícitas en las sugerencias norteamericanas propias del New Deal roosevelthianas, indican que el crecimiento debe partir de la expansión del gasto público.

En este contexto, se madura la ideología socialdemócrata que en un inicio aglutina a grupos populares tales como son los campesinos y los obreros, así como a la clase media del país, y logra un acuerdo mediante la CANACINTRA con la parte patronal. Se tiene mediante el PRI un proyecto de desarrollo nacional y sobre todo, un proyecto de nación incluyente.

El esquema endogenista es propio de un régimen de producción rígida donde la producción tiene un origen local, meramente nacional (Made in…). Es exitoso hasta los años 60, cuando arriba desde oriente un nuevo régimen basado en la producción flexible, también llamado toyotización. La nueva lógica de acumulación le da al traste a la modernidad y se inicia lo que ahora se conoce como postmodernidad. El esquema de autarquía endogenista se cuestiona ante la necesidad de abrir las economías para implementar la llamada producción compartida.

La necesidad de aminorar costos lleva como estrategia la relocalización a escala mundial de las distintas fases de los procesos productivos. Es por ello necesario dar fin al proteccionismo y al bilateralismo. La apertura económica de todas las naciones es la condición sine qua non para la nueva estrategia productiva.

Corresponde entonces que la ética de la administración pública adquiera matizaciones de tipo neoliberal, la que en México como en América latina corresponde a la ideología de la democracia cristiana, o derecha.

Más que izquierda en México se debe hablar de oposición. En la época del PRI la principal es la del PAN, entonces un partido conservador de centro derecha. En la actualidad la oposición es la del PRD y la del PRI, el primero de centro izquierda y el segundo de centro derecha.

A raíz de la crisis del fordismo iniciado en 1971, y del arribo de la derecha al poder mediante el PAN en el 2000, la oposición en México se matiza como izquierda. Izquierda socialdemócrata e izquierda socialista. El primer componente político en el país es la separación del PRI de los grupos cuyo ideal es el socialismo. Nace el Partido de la Revolución Democrática (PRD), compuesta de muchos grupos distintos cuyo ideal es coincidente pero de estrategias beligerantes distintas.

El PRD logra aunar las fuerzas de la izquierda en una sola propuesta política en los comicios de 1988 bajo el liderazgo de Cuauhtémoc Cárdenas, no obstante el fraude electoral le quita el mérito de ascender al Ejecutivo nacional. Nuevamente para los comicios de 2006, bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, logra escalar niveles de popularidad que bien ganan las elecciones o bien las dejan muy cerraras entre el PAN y el PRD. Su éxito es tan rotundo no obstante.

Este divisionismo de origen es lo que viene a fraccionar la izquierda en el país. Dado el poder que adquiere desde 1988 a 2006, iniciada la presente administración de Felipe Calderón Hinojosa, se inicia una estrategia de desmantelamiento de la plataforma de la que parte la alianza que respalda a AMLO, con la finalidad de que deje de ser la segunda fuerza política del país.

Nace la llamada “Nueva izquierda”, creada desde gobernación y cuyo líder es Jesús Ortega, mercenario político y abierto a la negociación. Su servilismo se ve desde inicio de la administración con los servicios que personas como Ruth Zavaleta prestan al nuevo régimen desde la cámara de diputados.

La Nueva Izquierda no es más que la infiltración del panismo dentro de la militancia del PRD. Un cáncer en el seno de la izquierda mexicana. Los esquiroles conocidos como los “Chuchos” logran quitarle el poder al grupo de AMLO dentro del PRD en las elecciones internas del partido en 2008. Alejandro Encinas pierde ante Jesús Ortega quien queda como cabeza de esta alianza política.

Con la imposición de los “Chuchos” se fragua el desmantelamiento de las alianzas existentes entre tanta tribu que integra a la izquierda mexicana. Se debilitamiento queda patente en las recientes elecciones del estado de México para gobernador de dicha entidad, donde el PRD queda como segunda fuerza política ante el PRI quien le gana con abierta ventaja absoluta en votos.

No solo se trata de debilitar, desmantelar y controlar la izquierda en el país, lo que gobernación también busca es lograr controlar su voto dentro del Congreso de la Unión a favor de iniciativas tales como la reforma energética o a la ley federal del trabajo.

Los chuchos logran dividir al PRD y con ello se da la separación del partido con los simpatizantes de AMLO. Consideración importante que explica que para los comicios del 2012 ya se vislumbre que el PRD no logrará los comicios del 2006. Se distraen no solo simpatías, también recursos al movimiento lopezobradurista.

Se dan alianzas que son auténticas invocaciones al demonio. En las elecciones del 2010 se dieron alianzas entre el PRD y el PAN en varias entidades federativas, cuestión que resulta no solo indignante para la izquierda mexicana, sino un insulto a la razón.

La fragmentación de origen de las fuerzas que vitalizan a la izquierda del país ahora se ven mermadas gracias al desmantelamiento de la plataforma política de la que se valen las alianzas en los comicios. La izquierda desde el momento del arribo de los “chuchos” ya no representan un peligro a la derecha mexicana, incluso le son un recurso muy útil. Felipe Calderón Hinojosa se ha salido de nuevo con la suya.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga