ACTIVIDADES EXTRACURRICULARES PARA POTENCIAR LA EDUCACIÓN SEXUAL DE LOS ESTUDIANTES DE ESTUDIOS SOCIOCULTURALES

José Sánchez Díaz

2.4-Análisis de los indicadores según sus dimensiones

Cognitiva: Conocimiento de los estudiantes  de los contenidos y dimensiones en los que se basa la educación sexual alternativa y participativa, los objetivos y funciones que  ejerce en el individuo, la pareja, familia y la sociedad.
Afectiva: Interés que muestran los  estudiantes por la preparación en la educación   sexual y nivel de satisfacción mostrado en el desarrollo de las actividades.
Procedimental: Preparación y desarrollo de actividades para potenciar la  educación  sexual y utilización de métodos y procedimientos para potenciarla desde las actividades extracurriculares en correspondencia con los espacios creados para su desarrollo en la Sede Universitaria Municipal.
La dimensión cognitiva al efectuar el análisis de los instrumentos para conocer los niveles de sus conocimientos con respecto a la educación sexual, se evidencia la necesidad de acometer acciones para fortalecer las necesidades cognitivas de los estudiantes con actividades que potencien el desarrollo de la educación sexual, alternativa y participativa como vía para su preparación en la actividad sociocultural.
En la dimensión afectiva se corroboro el poco interés y motivación mostrado durante el análisis de los instrumentos para aplicar entonces actividades dirigidas a satisfacer sus necesidades cognitivas en estos temas cuyos beneficios contribuirán a potenciar el desarrollo de una cultura general integral  indispensable para su desempeño como profesionales.
En lo procedimental quedo abierta la puerta de entrada a la preparación, desarrollo y aplicación de las actividades extracurriculares en los diferentes espacios a utilizar para potenciar el desarrollo de la educación sexual en los estudiantes de la carrera Estudios Socioculturales utilizando los métodos y procedimientos adecuados a cada una de ellas para tratar los contenidos orientados y evaluarlos con posterioridad a la aplicación de las actividades (anexo No 11).
De los datos recogidos como resultado de los instrumentos descritos con anterioridad se determinan los que se sitúan a manera de ilustración en la siguiente tabla (anexo 12). Evaluación de los indicadores según las dimensiones, cognitiva es evaluada de mal por las carencias diagnosticadas que proceden a alcanzar al 100% de los estudiantes, la afectiva y procedimental evaluadas de regular debido a los resultados obtenidos por algunos estudiantes que muestran interés en potenciar su desarrollo en la educación sexual.
Después de un análisis exhaustivo de los indicadores se llega a la determinación de los valores cualitativos de los  veinte estudiantes   que constituyeron la muestra de esta investigación y que se exponen en la siguiente tabla: (anexo No 13).


2.5-Fundamentación teórica de las actividades.


La actividad extracurricular es una forma de organización del proceso pedagógico, cuyas  características  y  potencialidades se han  sistematizado  en  la  teoría pedagógica cubana.
Para concebir estas actividades han resultado de interés las reflexiones presentadas en el VIII Seminario Nacional a dirigentes, metodólogos, inspectores y  personal  de  los  órganos de  las  direcciones  provinciales  y municipales de educación y de los institutos superiores pedagógicos (1984), al asumirlas como: “Aquellas actividades organizadas y dirigidas a un objetivo de carácter educativo e instructivo que realiza la escuela con los alumnos en el tiempo extraclase, y permite la utilización racional de su tiempo libre.
Para Galperin. (1983)  La actividad está formada por componentes estructurales y funcionales.  Al consultar a Leontiev este define la actividad como: ´´ el proceso de interacción sujeto-objeto, dirigido a la satisfacción de las necesidades del sujeto, como resultado del cual se produce una transformación del objeto y del propio sujeto.´´ (Leontiev, 1987: 58).
La concepción de la actividad es un aspecto medular en la teoría histórico – cultural, desarrollada por A. N. Leontiev en la que se deja claro que es en la misma donde se forman y desarrollan los procesos psíquicos y las cualidades de la personalidad.  Está  conformada por dos componentes: los intencionales y los procesales. Los primeros le dan intención, dirección, orientación y finalidad a los segundos, que constituyen la manifestación y expresión  del propio proceso.
El término no es exclusivo de la psicología, como tampoco lo es el de personalidad. Por ello se impone la caracterización de la personalidad desde el punto de vista psicológico.
Se le llama actividad a aquellos procesos, mediante los cuales el individuo, respondiendo a sus  necesidades, se relaciona con la realidad, adoptando determinada actitud hacia la misma. Esta no es  una reacción ni  un conjunto  de reacciones. En forma de  actividad  ocurre la interrelación sujeto- objeto, gracias a la cual  se origina el reflejo psíquico que media esta interrelación. De este modo es un proceso en que ocurren transiciones entre los polos sujeto- objeto en función de las necesidades del primero.
Las actividades teórico- metodológicas,  constituyen procesos subordinados a objetivos o fines  conscientes, por lo tanto existe necesariamente, a través de actividades teóricas. Los componentes estructurales de la actividad son: su objeto, su objetivo, su motivo, sus operaciones, su proceso  y el  sujeto que la realiza.
El motivo, expresa el por qué  se realiza, el objetivo indica  para qué  se lleva  a cabo, el objeto es el contenido mismo de la actividad, las operaciones, se refieren  al cómo  se realiza y el proceso a la  secuencia de las operaciones, que el sujeto  lleva a cabo.
Los componentes funcionales  son: la parte orientadora, la  parte  de ejecución y la parte de control, las que se encuentran  interrelacionadas íntimamente.
La parte orientadora: Está relacionada  con la utilización por el sujeto del conjunto de condiciones concretas necesarias para el exitoso cumplimiento de la actividad dada. Antes  de realizar cualquier actividad, es necesario haber comprendido previamente: con qué objetivo se va a realizar (para qué), en qué consiste, cómo hay que ejecutarla, cuáles son los procederes que hay que seguir   (operaciones), en qué  condiciones se debe realizar (en qué tiempo, con qué materiales), incluso, es necesario saber en qué  forma se va a realizar el control.
Todo  esto conduce  a la formación de una imagen de la actividad, de su  objeto y resultados, que sirve de guía, de orientación para su posterior ejecución y control. Por lo tanto, esta parte tiene que incluir, todos los conocimientos y condiciones necesarias en que se debe apoyar la ejecución y el control así como  la motivación para su realización.
La parte de ejecución: Consiste en la realización del sistema  de operaciones, es decir, a través de la parte de ejecución, el estudiante pone en práctica todo el sistema de orientaciones  recibidas.  Es la parte de trabajo, donde se producen  las transformaciones en el objeto de la actividad, ya sea material (tomar notas,) o psíquico (identificar la pertenencia de un objeto a un concepto  dado, planificar las influencias educativas, seleccionar métodos de investigación).
La parte de control: Está  encaminada a comprobar si la ejecución de la actividad, se va cumpliendo de acuerdo  con la imagen  formada y si el producto se corresponde  con el modelo propuesto o el resultado esperado. El control permite hacer las correcciones  necesarias, tanto en la parte orientadora como en la ejecución.
Si analizamos  su complejidad, es fácil darse cuenta que resulta imprescindible que en la  misma estén presentes todas sus partes, ya que  sin ello no puede ser cumplida. Siempre  se requiere una orientación que garantice  al estudiante  saber cómo  va a ejecutarla  y cómo puede conocer y valorar la calidad de la tarea realizada, tanto en su proceso de ejecución, como en sus resultados. Las necesidades y  los motivos de la actividad de la personalidad constituyen un aspecto sumamente  importante en el estudio de esta última. Por esta razón, serán  tratadas con mayor detenimiento en este mismo capítulo.
Al analizar  su estructura, se encuentra  que esta transcurre a través de diferentes procesos que el hombre realiza guiado por una representación anticipada de lo que  espera alcanzar con dicho proceso. Las acciones a través  de las cuales ocurre  no se cumplen  aisladamente  de las condiciones  en las que  la actividad se produce, pues si la acción  es un proceso encaminado a alcanzar un objetivo o fin consciente, las vías, procedimientos, métodos, en fin, las formas  en que este proceso se realiza variarán  de acuerdo a  las condiciones con las cuales el sujeto se enfrenta para poder alcanzar el objetivo.
Esas  vías, procedimientos, métodos, formas mediante las cuales la acción transcurre  con dependencia de las condiciones en que debe alcanzar el objetivo o fin, se denominan operaciones. La actividad existe por medio de las acciones  y  a su vez, se  sustentan en las operaciones.
El lugar de la génesis  de las acciones y las operaciones en la  estructura de la actividad es diferente. Las acciones,  surgen  por la subordinación del proceso  a determinados objetivos, que es necesario vencer para su culminación exitosa mientras que las operaciones, se originan por las condiciones  en que se desenvuelve, que  dictan las vías, los procedimientos a seguir en su ejecución.
Se plantea, que con la orientación no basta para lograr el desarrollo de habilidades, se requiere  poner en práctica esa orientación, la que puede incluso  modificar la imagen  previamente formada, a través de la retroalimentación que se logra por medio del control.
Es por ello que se afirma que existe unidad indiscutible entre todos los componentes  funcionales de la actividad. Realizando un análisis más profundo, se destaca como el componente rector de este microsistema, es la parte orientadora, de la cual depende la calidad de la ejecución y el control.  Todo esto  debe ser tenido en cuenta por el  encargado de dirigir las actividades teóricas de los  estudiantes y por tanto, de garantizar la calidad, tanto en la orientación como en  la ejecución  y el control.
Esto evitaría el formalismo de la asimilación  de los conocimientos que caracterizan la enseñanza tradicional, la que se limita a trasmitir conocimientos, pero no enseña  a operar conscientemente con estos para la solución  de problemas reales, por lo que  los contenidos no llegan a ser comprendidos ni realmente asimilados por los alumnos, que se limitan a su repetición mecánica. (González Maura, V y otros. 2001:92.)
El autor asume el criterio de Fátima Addine Fernández (2004:274) que  precisa que toda actividad se caracteriza por estar dirigida hacia un objetivo que en una concepción sistémica representa el resultado anticipado de la actividad.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga