PRESENCIA DE LA ÉTICA MARTIANA EN LA POLÍTICA CUBANA

Raúl Quintana Suárez

INTRODUCCIÓN


La sociedad contemporánea, en las complejas condiciones de  inicios del nuevo siglo XXI, se torna en inusual escenario de un colosal enfrentamiento entre antagónicas corrientes de pensamiento, favorecidas las más dominantes por poderosos intereses económicos y  políticos, imperantes en los países más desarrollados. Estas sociedades, portadoras de un sistema de valores con definidos tintes neocolonialistas resultan traspolados, como anomalías ético-políticas, a los llamados países del Tercer Mundo, en su empeño de  imponer a la humanidad una cultura universal hegemonizadora y erosionadora de las identidades nacionales y con una logística ideológica de avanzadas tecnologías de la comunicación, apoyada por cuantiosos recursos financieros y propagandizadora del consumismo más irracional y desenfrenado. Los empobrecidos y saqueados países del III Mundo están conminados a la preservación, como perentoria condición de supervivencia, de su ética fundacional  asentada en sus más autóctonas raíces, en ardua resistencia a la penetración de patrones y paradigmas de una pseudo cultura mercantilista, que amenaza con colapsar  la propia existencia de etnias y pueblos de larga data.
En el marco de tan contradictorios intereses, concretizados por disímiles conductas y acciones, virtuosas unas, deleznables otras, debemos promover aquellas que fijan la norma conductual tipificadora de  nuestra irrenunciable  esencia humana. El pueblo cubano, sometido durante más de 200 años a las pretensiones anexionistas del poderoso vecino del Norte ha resistido con firmeza tales empeños, en épocas diferentes y complejas coyunturas, pero siempre con singular heroísmo. Basta remontarse a las raíces histórico-culturales de formación de nuestra identidad cultural y nacional, insertada en  un proceso de transculturación, iniciado desde el  acto violento de la colonización y conquista, signado por el genocidio de hombres e ideas, representaciones y símbolos, bajo los eufemísticos títulos de  descubrimiento o el más engañoso de encuentro de dos culturas. Inmigraciones y nuevos asentamientos, forzados unos e impelidos otros por circunstancias económicas, socio-políticas o  culturales; implantación de instituciones y costumbres  foráneas; la inserción de una multidiversidad de culturas africanas, a través del bochornoso tráfico de esclavos, germen del mestizaje cultural iniciado y prolongado a través de los siglos XVI al XIX, resultaron, entre otros múltiples factores,  escenario  de  singulares avatares, el contexto propicio a la formación de nuestra identidad, con el rol decisivo del ideario ético-político, de figuras descollantes como José Agustín Caballero, Félix Varela, José de la Luz y Caballero y José Martí, bajo la influencia de los movimientos y corrientes de ideario más progresistas  y que se continúa en la etapa de la pseudo-república con sus logros y frustraciones, en el pensar y actuar de personalidades tales como Enrique José Varona, Carlos Baliño, Julio A. Mella, Rubén Martínez Villena y Antonio Guiteras, entre otras muchas, hasta alcanzar con el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959, su más alta expresión, en el humanismo ético de Ernesto Che Guevara.
La eticidad, como fundamento clave del pensamiento cubano más progresista en las dos últimas centurias, rectorea, como su basamento esencial,  otros rasgos no menos significativos, como el pensar y el hacer filosófico, pedagógico y humanista. Su profundidad, autoctonía, patriotismo y creatividad  conserva su plena vigencia, como expresión de continuidad y ruptura, en las raíces más genuinas de la Ideología de la Revolución Cubana, que siempre renace, no obstante las temporales distorsiones a que se ha enfrentado, producto de erróneas interpretaciones humanas sustentadas en  criterios poco felices, pero que siempre renace,  con  su fortaleza   revivificadora en las ideas del Maestro, gestor de la “Guerra necesaria”, negadas a vegetar como antaño, en el mármol frío de celebraciones patrioteras y convites farisaicos de “generales y  doctores”, como satirizara Loveira en su antológica novela  de los umbrales del pasado siglo, o como  fuente de banales retóricas onomásticas y politiqueras, para retomar su propia esencia, como programa de guía y lucha en la aspiración de profundas transformaciones socio-económicas, en beneficio de las más amplias masas populares.
Resulta a todas luces evidente el reto que significa para la educación ético-ciudadana y la propia supervivencia como nación, en este nuevo siglo y milenio, el enfrentamiento de la humanidad a un mundo signado por las crecientes desigualdades,  y  el imperio de la unipolaridad con sus pretensiones hegemónicas. Ser ciudadanos  compromete y obliga a un sentido de pertenencia patria, cultura identitaria y apropiación de  convicciones y valores éticos, que trascienden el mero saldo programático o institucionalizado, tanto en el marco universal o nacional, expresado en  deberes y derechos, sino ser  copartícipes de una eticidad de práctica real y no meramente formal,  con base en sólidos principios, fraguados en el magisterio mancomunado de familia—escuela—comunidad y sociedad, en integralidad pródiga y fecunda, como  portadores de las tendencias más progresistas de una época histórico-concreta, acicate de ideales atalayadores y expresión del protagonismo popular, hacedor de utopías. Valores apreciados como la significación que posee para el hombre aquella parte de la realidad que satisface de uno u otro modo, sus necesidades, intereses y fines, tanto materiales como espirituales y que mantienen plena correspondencia con las tendencias más representativas del progreso social, en una época y contexto determinado y se objetivan en acciones, conductas individuales y sociales, conceptos, apreciaciones, juicios, criterios y razonamientos valorativos (1).
No es concebible una educación ciudadana, éticamente comprometida, sin asunción de identidad, como individuo, grupo, generación, sector o clase social a una historia común, respetada en sus raíces,  así como a  una cultura concebida como resultado, a la vez que premisa, de los valores creados por el hombre en la producción material y espiritual, en el decursar histórico, nutrida por el aporte  generoso  de diversos orígenes étnicos en su amplio espectro de arte y pensamiento, tradiciones y emociones, lenguaje y creencias, rasgos psicológicos y normas conductuales. La cultura como expresión del progreso social, así como suma, logro y resultado de la práctica histórico-social, trasciende la mera acumulación de conocimientos, para ser reflejo de los intereses y necesidades humanas, clasistas y por ende ideológicas, particularmente ético-políticas y humanistas, en un contexto histórico-concreto, lo que le otorga su condición de derecho de todos los hombres a su legítimo acceso, posesión y disfrute (2).
Nuestra cultura, contentiva de un ideal educativo  inspirado en el pensamiento progresista cubano, debe manifestarse como rechazo al elitismo cultural, que rebasa la mera instrucción
Portadores en su pensamiento  y su obra excepcionales, de las ideas más progresistas de las centurias en que decursaron sus vidas, José Martí y Fidel Castro, marcaron hitos epocales de singular trascendencia. Al sistematizar, contextualizar y valorar sendas trayectorias revolucionarias, se manifiestan, junto a sus bien definidas personalidades,  forjadas en diferentes contextos históricos y socio-económicos, peculiares convergencias en su ideario, concretizado en un quehacer transformador de la sociedad cubana, lo que nos permite   percibir la presencia permanente de la ética  martiana en el pensamiento de Fidel Castro..

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga