LA CONSTRUCCIÓN DEL DISCURSO SOBRE NACIÓN Y NATURALEZA EN EL PERONISMO HISTÓRICO (1946 - 1955)

Ximena Agustina Carreras Doallo

1. 2. 1. TERRITORIO - REGIONES - NACIÓN

Un modo de acercarse al tema es pensar la construcción de la nación desde arriba hacia abajo; se trataría entonces de un poder verticalizado. En tanto, la construcción de la región se podría conceptualizar desde un proceso dinámico, desde abajo hacia arriba, sería en ese caso un poder horizontalizado, como una obra colectiva.

En relación al espacio, mientras “la nación está vinculada al territorio, la región está vinculada al suelo […lo que implica la naturaleza, el cielo, así como el agua, el albergue, el fruto, la medicina, todo lo que el hombre necesita para alimentarse, cubrirse, curarse y vivir…] Este carácter de lo regional, quizá con un componente eminentemente `telúrico´, se distingue del principio de la territorialidad erigida como plataforma sustentable de la nación” .

Debe tenerse en cuenta la dinámica propia de la naturaleza así como “los cambios operados por los ciclos y por los procesos de la realidad social, económica, política y estratégica” . Respecto de las regiones, “los conflictos y choques de poder o de posicionamientos dentro de ese conjunto cumplen roles que en los hechos colisionan con los roles de otras regiones, hasta crear y a veces consagrar desigualdades, hegemonías y dependencias” .

De manera que el `binomio espacio-región´ implica la especialidad definida en lo natural y en el orden social relacionado con la primera. Por lo tanto hay una tensión “entre la fragmentación regional de los sectores dominantes y la formación de un Estado nacional centralizado. [...] Los complejos territoriales expresan flujos de los subsistemas de producción y circulación y permiten distinguir a los sectores intervinientes así como medir las relaciones intersectoriales.” Por lo tanto, el espacio se conforma merced a los cambios económicos y sociales, entendiendo que no es posible la existencia de espacios vacíos.

Aparece, de este modo, una producción social del espacio, que postula desde la acción y el discurso –como un tipo de acción-, un modelo social dominante en el que es importante el rol del Estado, ya que éste aplica políticas regionales de acuerdo con un pasado compartido y sobre diagnósticos regionales.

Lo socio-económico regional posibilita, a su vez, una contextualización del espacio más amplia. Para redefinir lo regional y “reconocer [… la] dimensión estructural del conjunto de los procesos socioeconómicos que operan en el espacio, debemos aceptar que se producen y reproducen en base a relaciones concretas dentro y fuera de los marcos regionales” . Es preciso aceptar que los fenómenos económicos no comienzan y terminan en el interior de una región dada, sino que están vinculados con otras regiones y con la nación.

La cuestión regional, desde la perspectiva de Girbal-Blacha, “se trata de un complejo fenómeno de interrelaciones económico-social que da origen a formas espaciales distintas, en un proceso de articulación histórica que se relaciona con las formas de organización del poder y la tensa relación que sustenta las desigualdades regionales, incluidas sus economías” .

Tendiendo en cuenta lo antedicho, se pueden destacar las observaciones de Kollmann quien sostiene que el territorio coincide con el concepto de región “ya que están constituidos por una materialidad hecha por sujetos o actores sociales en donde las relaciones de poder o influencia siempre existen […] Su conocimiento pasa por la `escucha` de los diferentes actores y la consideración de sus prácticas, sus representaciones. Sobre la base de la realidad socio-cultural el territorio-región brinda testimonio de la apropiación económica, ideológica, política (social) del espacio por grupos que se dan una representación específica de sí mismos, de su historia y su singularidad” .

El territorio y su representación, la construcción acerca de él, es central: “las ideas acerca del territorio están atadas a las ideologías políticas y sociales que dominan su proceso de formación territorial y su subsecuente tipo de gobierno [... así,] la mayoría de las regiones resultan de procesos territoriales y representan la reificación de ideas de cómo es el mundo o de cómo debiera organizarse” . Para completar: las sociedades se definen territorialmente y su identidad social está, al menos en gran escala, atada a la filiación territorial. Los agentes con poder la definen y simbolizan, creándose una simbología que está en constante negociación por el ejercicio del poder de las elites y se va produciendo paulatinamente la emergencia de instituciones hasta que se convierten en unidades territoriales con estructura espacial y división regional de la sociedad.

Por tanto, la región, como el espacio geográfico es un espacio recortado, en que hay una estructura centro / periferia , y se registran intercambios desiguales . Las regiones “son un producto deliberado de acciones de aquellos que con poder en la sociedad, lo usan y crean lugares en la persecución de sus objetivos (Johnston, 1991) [...] el concepto de territorio aparece señalado en su aspecto material, como un segmento de la superficie que se convierte en `región` por su diferenciación específica como resultado de prácticas espaciales” .

Tanto los sujetos y las redes sociales en que están, como el Estado, se hallan en lucha por el poder y son co-responsables en la construcción del espacio. Hay una fuerte interrelación y tensión del Estado, con el marco legal, actores sociales y lugar en que se encuentran con la historia que los imbrica.

La región es, para Leiva, la organización territorial y funcional: ambas son necesarias para instrumentar políticas de desarrollo regional. La región aparece como un conjunto de prácticas sociales (es decir, las vinculadas a las cuestiones institucionales; parte de las relaciones sociales, de la política local y regional). Es un tipo de organización particular que consiste en un proceso político, con un tipo específico de desarrollo económico: es, por tanto, una organización histórica . En consecuencia, la relación de las regiones y los actores generan marcas de imposición de poder. Las diferencias regionales son consecuentemente diferencias sociales, “la región como organización territorial y funcional se constituye en una construcción histórica producto de un tipo de organización particular detrás de la cual operan procesos políticos y un tipo específico de desarrollo económico” . Por otra parte, los actores con poder sobre las regiones, se aferran a ese espacio.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga