LA CONSTRUCCIÓN DEL DISCURSO SOBRE NACIÓN Y NATURALEZA EN EL PERONISMO HISTÓRICO (1946 - 1955)

Ximena Agustina Carreras Doallo

3. 5. 1. 2. PERIODO 1951-1955

Para dar cuenta de lo que se puntualizaba acerca de los gobiernos populistas, el presidente Perón frente a las Cámaras de Diputados y Senadores, en 1951 dice: “el pueblo quiere que lo conduzcamos hacia la total realización de nuestra doctrina justicialista. Nosotros sólo cumplimos el mandato del pueblo” .

En esta perspectiva de la “Nueva Argentina” como unidad se distingue claramente en gobierno, Estado y pueblo –por sus funciones- pero en el marco del federalismo referido. Perón sostiene que entrega “un gobierno centralizado que entiende el federalismo con sentido práctico [...] y que por eso gobierna a todo el país y a todos los argentinos” .

Es relevante destacar, el presidente subraya en 1951, en el Congreso que “desde nosotros en adelante, solamente el gobierno nacional puede concertar empréstitos en el exterior. Y eso no lo hemos hecho todavía. ¡Ni lo haré yo en el gobierno! ¡Y no pienso dejarle tampoco ese compromiso a quien deba sucederme!” . Es interesante la afirmación porque se tomará un empréstito en 1950 con el Eximbank de los Estados Unidos -préstamo por 125 millones de dólares destinados a saldar las deudas con los comerciantes norteamericanos- y el Presidente argentino será duramente criticado.

En la segunda parte se afianza el concepto de Nación, se unifica el partido y el gobierno como parte de la doctrina y como propuesta para la acción para otras naciones, entre los hechos destacados aparecen el Segundo Plan Quinquenal, el plan económico de 1952, la muerte de Eva Perón y una mayor tensión con grupos de poder.

El segundo bloque –de 1951 a 1955- presenta características de mayor unidad y pretensión de orden por parte de Perón. Los discursos del primer mandatario aseguran desde una perspectiva más global que América del sur quiere unirse y hace hincapié en la conformación del ABC (el convenio entre Argentina, Brasil y Chile como conglomerado).

Es interesante rescatar, por ejemplo que, en 1951 cuando se elaboraba el segundo Plan Quinquenal, se recurrió a la metáfora de los “desequilibrios regionales” para presentar distintos proyectos de intervención del Estado federal en las economías y los territorios provinciales” .

Los discursos de apertura de sesiones legislativas presentan aquellas asignaturas pendientes que se deben realizar en el año de sesiones ordinarias que comienza. Pero también se muestran los objetivos que ya se lograron. Dicho esto, la cuestión de la descentralización fabril y el plan energético son dos tópicos claves del periodo, ya que posibilitarían la futura organización de “las zonas de la industria mediana y empiezan a alentarse programas extraordinarios que cimentarán la industria pesada nacional” . Son claramente una apuesta estrategia geopolítica.

El líder justicialista no deja pasar la oportunidad y cuenta que desde 1946, el gobierno de la Nación ha colaborado con las provincias “con una suma cercana a los mil millones de pesos, lo que da una idea de cómo entendemos nosotros al federalismo” . Remarca que su gestión tiene ahora en sus manos la dirección bancaria y el control del comercio exterior, asegurando “a las provincias los recursos necesarios para materializar sus planes de obras, para ello ha organizado la financiación de las mismas a través del Consejo Federal Coordinador. Nosotros hemos cerrado, así todos los caminos por los que antaño se realizaba la entrega nacional” .

Perón destaca la “fecundidad del movimiento peronista” puesto de manifiesto con el gobierno federal y la consecución de “los grandes objetivos de nuestro afán: la grandeza de la Nación y la felicidad de los argentinos” . Tal como se explicaba con la revisión de Aboy Carlés, Perón demuestra este crecimiento y ejemplifica a su audiencia con pares de opuestos: “[...] entre el peronismo y el anti-peronismo, entre la confabulación bradenista y la soberanía nacional, entre la prensa sirviente del capitalismo, y la verdad; entre la oligarquía y los descamisados, entre la patria y la traición” .

La apertura de sesiones de 1952 presenta cambios como la participación activa de la mujer y de los representantes de los territorios nacionales, Chaco –Presidente Perón- y La Pampa –Eva Perón- . Este discurso es marcadamente más doctrinario: plantea como una suerte de filosofía, una forma de vida y una base, un fundamento del modo y las razones para hacer las cosas . El mismo primer mandatario lo dice: “En este mensaje –destinado a fijar, sobre todo, los principios generales de nuestra doctrina-[...]” .

Uno de los objetivos es el logro de una economía social, que sustituya a la economía capitalista. Así se consolida la independencia económica y se abre paso a la justicia social con una distribución equitativa de los bienes económicos para el pueblo de todo el país . Es importante destacar el slogan enunciado acerca de la tercera posición: Ni capitalismo, ni comunismo: peronismo.

El orador Perón en 1952 destaca al justicialismo como la tercera posición –como se había comentado-, frente al individualismo capitalista y el colectivismo comunista: “Los pueblos del mundo han advertido en nuestra doctrina y en la realidad del peronismo la solución de sus propios problemas […] La doctrina del movimiento peronista ya no es propiedad absoluta de Perón, ni del peronismo, ¡ni siquiera de los argentinos...! ¡Pertenece a todos los hombres y a todos los pueblos que quieran utilizarla como camino de liberación!” .

El 1 de mayo de 1952, Perón, frente a las Cámaras sintetiza que “los beneficios del primer Plan Quinquenal han llegado a todos los rincones y a todos los sectores del país, acaso con tanta mayor intensidad cuanto más apartados y más pobres” . Destaca que las inversiones de este plan se dividieron el 75% al interior de la República y el 25% en el Gran Buenos Aires , pero no siempre las cifras absolutas lo respaldan, ya que no aparecen.

Ya en 1953, “el Congreso Nacional y todas las legislaturas provinciales aprobaron el Segundo Plan Quinquenal de la República y en esas circunstancias se realizó el análisis exhaustivo de la situación económica, social y política del país” . El gobierno peronista apuesta fuertemente a esta segunda planificación, para alcanzar “la autarquía del país” , que empieza a conquistarla “con el apoyo técnico y financiero del Estado” , así como con el financiamiento del Banco de la Nación y los beneficios como semillas seleccionadas, control de plagas, etc.

Tal como se planteaba previamente, una apuesta integracionista con América Latina queda planteada en 1953 con esta frase: “América del Sur desea unirse” , aunque destaque que circula una propaganda antinacional y antiamericana. Así como ya se había afirmado los enemigos y adversarios no portan una voz o un nombre, se muevan en las sombras, se confabulan, son los Otros. Una interpretación posible es que esos comentarios adversos sean producidos por representantes de otros partidos y de los sectores medios disconformes. Sin embargo, el Presidente afirma que: “La revolución peronista, el movimiento peronista, la doctrina peronista, sólo llevan un nombre y un apellido que los identifican por su origen [...] pero todos sus principios y todas sus realizaciones ya se han convertido en principios y realizaciones de carácter nacional” .

La integración y la constante homogenización desde los primeros años del peronismo es planteada por el conductor Perón: “las provincias han sido también beneficiadas en sus finanzas presupuestarias por esta reactivación agrícola ganadera, y en menos de dos años, con una más ordenada y eficiente organización de las recaudaciones [...] la mejor situación económica del sector agrario les ha permitido [así como el aporte del segundo plan quinquenal] ordenar sus presupuestos deficitarios, cancelar sus deudas e iniciar, aun antes que el propio gobierno nacional, y con ritmo acelerado de ejecución, las obras previstas en el segundo plan quinquenal. ¡Este es el sentido del auténtico federalismo que venimos practicando según nuestros principios fundamentales de unidad y solidaridad nacional!” .

Desde el Poder Ejecutivo, en 1954, se insiste y se propone la ventaja de una industrialización regional específica para cada tipo de producción primaria. También se focaliza en la conveniencia del sistema de comercio interno de tipo cooperativo, especialmente si hay una pertenencia a los servicios sociales.

El Presidente de la Nación mantiene en sus últimas alocuciones la bandera de la tercera posición “porque tiene caracteres de solución universal, y que, incluso, puede ser aplicada como solución humana a la mayor parte de los problemas del mundo” . También en 1954, erige su punto de vista en “no somos ni seremos jamás políticos profesionales. La república está dividida: pero yo deseo la unión integral de todos los argentinos” . Esta unión se fundamenta en la noción de integración y de homogeneidad de la Nueva Argentina. Además advierte sobre la separación de su construcción como sujeto en el discurso de los demás políticos, como sujetos mentirosos, casi despreciables .

En relación a las decisiones en la cartera de Hacienda, el Plan Económico –que fuera elaborado y puesto en marcha en 1952-, Juan Domingo Perón estima, juzga que fue “oportuno y eficiente en sus determinaciones generales, y particularmente cuando estableció que el centro de gravedad de la acción económica a desarrollar estaba en el campo. El gobierno nacional y los organismos responsables del Estado, y los gobiernos provinciales en la órbita de su competencia, cumplieron el plan” .

El afianzamiento de lo político y los actos cívicos, el llamado a elecciones en el ex territorio de Misiones que “con ellas el pueblo de la nueva provincia ha constituido sus autoridades locales y cumplido la última etapa del proceso que iniciara con la sanción de la ley de provincialización por parte de vuestra honorabilidad. El gobierno estudia actualmente las legítimas aspiraciones de otros núcleos importantes de población, sobre los que pesa un olvido injustificado y un retardo perjudicial en brindarles los instrumentos necesarios para el pleno ejercicio de su autonomía” .

Ya para 1955, el orador espera la consolidación de las finanzas locales y destaca que se ha estructurado un “nuevo sistema de distribución de impuestos de coparticipación” con el que la proporción que corresponde a las provincias aumenta del 32% a casi el 44% en el primer año de vigencia de la nueva ley. El gobierno nacional realizaría entonces “una vez más su concepto, tantas veces expresado, del federalismo” .

Este recorrido por los discursos de apertura de sesiones de Juan Domingo Perón frente a las Cámaras del Congreso Nacional da cuenta de la centralidad discursiva del tema para la construcción de la Nueva Argentina peronista y focaliza en los significados que van adquiriendo las nociones y las representaciones de la Nación y las regiones.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga