¿HACIA DÓNDE VA LA ECONOMÍA-MUNDO?

Hugo Salinas

9. ¿EL PROGRESO LO DEBEMOS A LOS CAPITALISTAS?

¿El progreso lo debemos a los capitalistas? ¿Esta inmensa masa de mercancías que caracteriza el progreso moderno es el producto del sentido empresarial de los capitalistas? Fábricas, máquinas, aviones, edificios, automóviles, etc., ¿esta inmensa masa de capital-dinero lo debemos a los capitalistas? Se sabe que la existencia de mercancías se debe al proceso de trabajo pap, el que hace posible la producción de “n” unidades de producción. Es decir que, en lo que nos concierne, el proceso de trabajo pap hace posible la cristalización de una cantidad increíble de trabajo en comparación con el proceso de trabajo 2pnp.

Es probable que al inicio del proceso de trabajo pap, la mercancía no exigió gran cantidad de trabajo cristalizado en máquinas, herramientas de trabajo y en trabajo propiamente dicho. Pero a medida que avanza el desarrollo del proceso de trabajo pap, cada producto final demanda 10, 100 o más productos intermedios El número de productos intermedios aumenta así como el número de productos finales de toda clase.

El progreso material es evidente. Pero, ¿eso es debido a los capitalistas? De ninguna manera, la fuente de desarrollo se encuentra en el proceso de trabajo pap, que permite una capacidad sin precedentes de cristalización del trabajo, bajo diversas formas de manifestación. Masas de máquinas, masas de herramientas de trabajo, masas de experiencia y conocimientos banalizados en las fábricas. Masas de capital o de capital-dinero que representan las diversas formas de manifestación del trabajo. Masas de trabajo cristalizado.

Se podría decir masas de trabajo acumulado y concentrado, masas de capital acumulado y concentrado. Pero, ahí, esos dos conceptos (acumulación, concentración) han sido tan manoseados que estas nociones han perdido todo el sentido dado por su creador, Karl Marx. Vamos a volver a los orígenes de estos conceptos apoyándonos en lo que él ha escrito acerca de la acumulación, la concentración y la centralización de capitales. La mala manipulación de esto conceptos es producto de la falta de diferenciación entre el proceso de trabajo y la Relación de dominación.

Partamos de la noción de acumulación. Todo proceso de cristalización es un proceso de acumulación. “Todos los métodos […] por fertilizar el trabajo son otro tanto de métodos por aumentar la plusvalía o el producto neto, para alimentar la fuente de acumulación.” (El subrayado es nuestro). Marx se refiere sin duda al proceso de cristalización que facilita el proceso de trabajo pap.

Marx continúa: “Cada uno de los capitales individuales en los que el capital social se descompone representa, en primera instancia, una cierta concentración […] de medios de producción y de medios de mantenimiento del trabajo, y, a medida que se acumule, esta concentración se extiende. Aumentando los elementos reproductivos de la riqueza, la acumulación opera al mismo tiempo su concentración creciente […]. No obstante, este tipo de concentración, que es el corolario obligado de la acumulación, se mueve entre limites más o menos estrechos.” (El subrayado es nuestro).

Su referencia al proceso de cristalización alrededor de las unidades de producción pap es innegable. “El capital social, repartido entre las diferentes esferas de producción, ahí reviste la forma de una multitud de capitales individuales […]. El movimiento de concentración se dispersa, entonces, no solamente sobre tantos puntos como acumulación, sino también como fraccionamiento del capital social en una multitud de capitales independientes, uno del otro, se consolida precisamente porque todo capital individual funciona como centro de concentración relativa.”

“La concentración está multiplicada así por la formación de nuevos capitales y por la división de los ancianos […]. En un cierto punto del progreso económico, este fraccionamiento del capital social en una multitud de capitales individuales, donde el movimiento de las repulsiones de sus partes integrantes apuntan a ser contrariados por el movimiento opuesto de su atracción mutual; no es más la concentración que se confunde con la acumulación, sino un proceso totalmente distinto; es la atracción que reúne diferentes centros de acumulación y de concentración, la concentración de capitales ya formados, la fusión de un nombre superior de capitales en un número menor, en una palabra, la centralización propiamente dicha.” Una dinámica que parte ya no del proceso de trabajo sino de la Relación de dominación. Un capitalista que logra centralizar una serie de unidades acumulada y concentradas con el único propósito de incrementar el margen de sus utilidades. El acicate ya no es incrementar la productividad sino la rentabilidad.

“Pero, aunque el alcance y la energía relativa del movimiento centralizador estén, en una cierta medida, determinados por la magnitud lograda de la riqueza capitalista y de la superioridad de su mecanismo económico, el progreso de la centralización no depende de un crecimiento positivo del capital social. Esto es lo que lo distingue, ante todo, de la concentración, lo que es el corolario de la reproducción en una escala progresiva. La centralización solamente exige un cambio de repartición de los capitales presentes; una modificación en el arreglo cuantitativo de las partes integrantes del capital social.”

He ahí los tres conceptos bien definidos por Marx (acumulación, concentración y centralización de los capitales) que reflejan la dinámica esotérica y exotérica del proceso de trabajo pap. Ellos están lejos de su empleo corriente. Es esta dinámica del proceso de trabajo pap, del cual la clase social dominante de la sociedad pap se sirve en un clima de Relación de dominación.

Estos conceptos muestran igualmente con exactitud que el progreso llamado “capitalista” no es el resultado del “capitalismo” en tanto esfuerzo creador desarrollado por la clase social dominante. Ello nos muestra, al contrario, que el desarrollo del proceso de trabajo pap no tiene ninguna necesidad de la Relación de dominación para lograr o, incluso, superar los niveles de progreso alcanzados actualmente.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga