EL TÉCNICO SUPERIOR UNIVERSITARIO EN ADMINISTRACIÓN: ORIGEN, TRAYECTORIA ESTUDIANTIL Y DESARROLLO PROFESIONAL.


Javier Damián Simón

4.8. OPINIÓN DE LOS EGRESADOS DE TÉCNICO SUPERIOR UNIVERSITARIO EN ADMINISTRACIÓN SOBRE SU FORMACIÓN ACADÉMICA.

Para el análisis de esta variable se utilizaron los apartados sobre la orientación ocupacional y valorativa de la formación, comentarios sobre los contenidos del plan de estudios, incluyendo opiniones sobre los conocimientos y habilidades aprendidas y, recomendaciones para mejorar el perfil profesional (modificaciones y actualizaciones sugeridas al plan de estudios, áreas del conocimiento que es necesario profundizar y propuestas para mejorar y fortalecer el plan de estudios).

Las sumatorias efectuadas de manera horizontal en cada uno de los aspectos no alcanzan el 100%, pues los egresados que no trabajan actualmente no contestaron este cuadro.

Tomando como referente el hecho de que la educación del hombre no se circunscribe a la escuela, pues existen factores que inciden en ella y que provienen y se transforman en su contexto (Alanis, 2001), la educación del hombre como sujeto social debe ser un proceso que lo vincule y mantenga en sintonía con su entorno. En este sentido resulta importante que los egresados de TSUA evalúen la orientación ocupacional y valorativa de su formación académica.

El estudio muestra que el 47% de los elementos estudiados que cursaron el programa de TSUA opinan que dicha carrera les ayudó poco o nada para vincularse con alguna institución/empresa particular, mientras que el 40% afirmó que la carrera cursada les ayudó poco o nada a fin de optar por trabajos en un sector económico específico. Estas situaciones se consideran favorables, pues muestran que los egresados de TSUA no están limitados a fin de que trabajen en un sector único, más bien tienen un abanico de posibilidades para desarrollarse profesionalmente.

Con relación a otros aspectos, se tiene que el 93% de los egresados opina que la formación profesional recibida a contribuido mucho o en parte para que ellos continúen capacitándose (se debe tener en cuenta que una vez que el egresado de TSUA concluye su formación como tal, se incorpora al trabajo, obtiene ingresos y estos le permiten en muchos de los casos continuar sus estudios de licenciatura).

Es interesante el hecho de que a pesar de que algunos investigadores afirman que los programas académicos que otorgan prioridad a lo pragmático, reducen las potencialidades del proceso educativo para la formación de los hombres (Ruiz, 2002), se encontró que el 87% de los encuestados considera que su formación de TSUA contribuyó mucho o en parte a fin de que desarrollaran un pensamiento creativo. Por otra parte, el 83% considera que los estudios de TSUA han contribuido mucho o en parte para que puedan optar por trabajos en distintos sectores económicos (objetivo que persigue el perfil de egreso de la carrera) y el 70% considera que el programa de TSUA contribuyó mucho o en parte para que puedan desarrollarse de manera independiente.

En términos generales, la evaluación sobre la orientación ocupacional y valorativa de la formación académica se considera aceptable, esto se explica porque como se ha comentado en este trabajo, los egresados de la carrera provienen en su mayoría de niveles socioeconómicos bajos y la formación recibida a representado una oportunidad para su desarrollo personal y profesional.

De acuerdo con Baena (1994), estamos conscientes de que las universidades están obligadas a formar profesionales preparados para enfrentar los retos de la vida, la ciencia, el trabajo y la política con creatividad e imaginación; por ello, resulta de importancia el hecho de que los egresados de una carrera universitaria, una vez que se encuentran laborando emitan sus comentarios y opiniones acerca del plan de estudios que cursaron. Tomando en cuenta lo dicho anteriormente, se encontró que el 67% de los egresados considera que el plan de estudios otorgó mucho énfasis en la enseñanza de técnicas de la carrera (admón; contabilidad, etc.), mientras que el 33% opinó que se otorgaron a este aspecto mediano énfasis.

En el aspecto relativo a prácticas de laboratorio y de campo, el 47% considera que el plan de estudios le otorgó mucho énfasis y el 33% afirmó que se dio mediano énfasis. Por otro lado, se encontró que el 47% opina que el plan de estudios otorgó mucho énfasis a la enseñanza de matemáticas y estadística, mientras que el 40% considera que se otorgó a este aspecto mediano énfasis.

Se puede concluir que los dos aspectos anteriores han sido evaluados de manera positiva por los egresados, pues al parecer el plan de estudios privilegia el currícula formativo, mismo que permite al egresado enfrentar y resolver problemáticas relevantes en el ámbito del ejercicio profesional, mediante una verdadera vinculación entre la teoría y la práctica (Villaseñor, 1997). En relación con el aspecto de enseñanza teórica, el 47% de los encuestados afirmó que se otorgó mucho énfasis en el plan de estudios mientras que el 37% mencionó que se dio mediano énfasis. Este dato evidencía que no se está cumpliendo a cabalidad el modelo educativo de la Universidad Tecnológica al igual que el del programa académico de Técnico Superior Universitario en el sentido de privilegiar el aspecto práctico, pues los resultados muestran que los egresados consideran que se ha privilegiado en buena medida el aspecto teórico.

Al obtener la opinión sobre los conocimientos y habilidades aprendidas por los egresados, podremos evaluar la eficacia y calidad de la enseñanza que se les proporcionó; hacer esto es importante pues coincidimos con Fernández (1998), en que una buena enseñanza lo será en la medida que favorezca que el egresado sea más consciente, más responsable y más capaz de intervenir, de acuerdo con sus conocimientos y fines, sobre sí mismo, sobre el entorno físico y el medio social que le rodea.

El en caso concreto que nos ocupa, se encontró que la tercera parte de los egresados (34%), afirmaron que obtuvieron abundantes conocimiento técnicos de la carrera, mientras que el 63% afirmó que los obtuvieron medianamente. En este mismo rubro, el 33% de los encuestados consideró que los conocimientos amplios y actualizados de los principales enfoques de la carrera fueron obtenidos de manera abundante, mientras que el 57% afirmó haberlos obtenido medianamente. Otro aspecto evaluado favorablemente lo fueron las habilidades para la comunicación oral, escrita y/o gráfica, pues la tercera parte de los egresados consideran que lograron desarrollar abundantemente esta habilidad y medianamente en el 57% de los casos. Asimismo, el 30% consideró que desarrolló abundantemente la capacidad para identificar y solucionar problemas y el 50% considera que logró esta capacidad medianamente.

A pesar de que los aspectos antes mencionados fueron evaluados de manera satisfactoria se encontró un aspecto al cual es necesario poner atención especial; así tenemos que el 40% de los egresados considera que el programa académico de TSUA les brindó escasamente o en ocasiones ningún tipo de conocimientos generales de naturaleza científica y/o humanística.

Este dato resulta de interés y a la vez es preocupante porque encaja en lo que afirma Ruiz (2002), en el sentido de que al parecer los programas cortos de educación superior (como los de Técnico superior o Profesional Asociado) con su enfoque práctico, pervierten uno de los sentidos esenciales de la universidad: ser el espacio generador de nuevos conocimientos y pensamientos críticos, para convertirla en un mercado de saberes computarizados, donde se despoja a los estudiantes de la posibilidad de recibir una formación científica y se le niega la oportunidad de adquirir una visión del mundo que les permita trascender el destino que les ofrece la sociedad informatizada. Ante este hecho, consideramos que se debe de ejercer un equilibrio entre los conocimientos técnicos de la carrera y los conocimientos generales de naturaleza científica y humanista en el programa de TSUA, pues favorecer en gran medida el aspecto de conocimientos técnicos de la carrera así como de sus principales enfoques, equivale a limitar los objetivos de la educación a mejorar la productividad y a reducir la formación de los alumnos y colocar a éstos en la condición de máquinas.

Cabe recordar que el modelo educativo del programa de Técnico Superior tiene como objetivo lograr que el egresado conozca (saber), realice (saber hacer) y sea (ser); luego entonces, no debemos olvidar que la calidad de la educación que se imparte a un TSUA, se puede evaluar a partir de la medida en que esta facilite la adquisición integrada de las tres dimensiones de la educación: la cognitiva (conocimientos), la ético-afectiva (sentimientos, responsabilidad moral, etc.) y la técnico-afectiva (capacidad de hacer).

De acuerdo al grado de exigencias en sus habilidades y conocimientos para desarrollar su práctica laboral, los egresados están en condiciones de efectuar recomendaciones pertinentes a fin de mejorar el perfil profesional. En el estudio encontramos que la totalidad de los egresados recomiendan que el estudio y uso de Softwares de contabilidad y administración se deben ampliar; esto se explica porque actualmente la gran mayoría de las actividades administrativas en las empresas se llevan a cabo auxiliándose en éstas herramientas de cómputo y, los egresados se han enfrentado a estas exigencias. Asimismo, el 97% de los encuestados considera que es necesario ampliar la realización de prácticas durante la formación académica del TSUA y, el 80% afirmó que es necesario ampliar los contenidos técnicos en el programa de estudios y ampliar el aspecto relativo a las visitas de inducción y específicas (67%).

Todo lo anterior muestra la sobrevaluación que otorgan los egresados al aspecto práctico como una medida para mejorar el perfil de formación profesional; esto originado porque durante su permanencia en la universidad, los egresados no recibieron de manera completa conocimientos sobre el uso de programas específicos de la carrera y no se fomentó la realización de diversas prácticas (Velasco, 2003). Ante esta situación se puede explicar porque el 27% de los encuestados considera que es necesario reducir los contenidos teóricos o, mantenerlos sin efectuar ninguna modificación en el 60% de los casos.

En lo relacionado a la enseñanza de las matemáticas y estadística, sólo la tercera parte de los encuestados afirmó que es necesario ampliar los contenidos a fin de mejorar el perfil profesional, mientras que el 63% considera que es necesario mantenerlo sin cambio alguno y, el 4% afirmó que se deben reducir.

Con relación al grado de importancia en actualizar los contenidos del plan de estudios, se encontró que los aspectos que los egresados consideran que son muy importantes actualizar resultaron ser los mismos que aquellos en los cuales se recomienda ampliar a fin de mejorar el perfil profesional. Entre éstos tenemos que el 93% considera muy importante actualizar los Softwares de contabilidad y administración, el 90% cree muy importante actualizar los contenidos de las prácticas, el 60% afirmó que es muy importante actualizar los contenidos técnicos, mientras que el 53% considera de gran importancia actualizar el aspecto relativo a las visitas de inducción y específicas. Es de interés encontrar que el 23% de los egresados consideró poco importante actualizar los contenidos teóricos y el 17% opinó lo mismo con relación a los contenidos metodológicos.

Se puede concluir que los aspectos que se consideran necesarios ampliar y actualizar para mejorar el perfil profesional señalan a un predominio del aspecto práctico del programa de Técnico Superior Universitario en Administración; esto proporciona suficiente evidencia para tomar medidas a fin de impulsar y mejorar el proceso de enseñanza con relación al uso de programas de cómputo, prácticas de laboratorio, de campo, uso de talleres, etc.; y vigilar la eficacia de las visitas de inducción y específicas a fin de que cumplan los objetivos académicos establecidos.

Área del conocimiento administrativo que es necesario profundizar y/o actualizar en el plan de estudios de TSUA. De acuerdo al tipo de actividades que caracterizan a los puestos que ocupan actualmente los egresados, así como al sector económico al cual pertenecen las empresas en las que éstos trabajan, se obtuvo que el 27% de los egresados consideran que es necesario profundizar los conocimientos durante la formación académica del Técnico Superior Universitario en el área de Recursos Humanos, siendo ésta área del conocimiento administrativo el que al parecer más utilizan o aplican; así mismo, el 20% considera que es importante recibir una preparación adecuada en el campo de la informática aplicada a la administración (Softwares especializados). Además, considerando que la proporción más alta de los egresados labora en el sector del comercio, resulta fácil entender por que el 17% de ellos opina que se debe profundizar en el área fiscal y el 13% en mercadotecnia, al igual que en proyectos de inversión (10%).

Estos datos deben considerarse relevantes para el diseño o actualización de los planes y programas de estudio de la carrera de TSUA, pues señalan a las propias necesidades o grados de habilidades y competencias que exigen las nuevas formas y sistemas de trabajo a los egresados de TSUA. En otras palabras, esta información puede constituir lo que Díaz (2001), llama diagnóstico de necesidades cuyo objetivo es una forma de "funcionalizar" la educación a los requisitos formales del aparato productivo.

Propuestas para mejorar y fortalecer el plan de estudios de TSUA. Dentro de las propuestas hechas por los egresados para mejorar y fortalecer el plan y el programa de TSUA, se encuentran las siguientes: La tercera parte de los egresados (33%), consideran que se deben ofrecer estudios de licenciatura pues cabe recordar que desde 1991, año en que se empiezan a ofrecer programas cortos de educación superior a la fecha, no se ha logrado posicionar el título de Técnico Superior Universitario en el ámbito laboral, razón por la cual, los egresados consideran que la UTCG debe ofrecer al término del nivel 5B al correspondiente al nivel 5A, lo que permitiría que los egresados después de su estadía en la empresa cursaran un año más y obtuvieran un título de Licenciatura. Por otro lado, el 17% opinó que para mejorar el plan y programa de TSUA es necesario que se realicen prácticas con problemas reales pues esto vincula dos entidades: el mundo de la escuela y el mundo del trabajo. La tercera propuesta para mejorar según la opinión del 13% de los egresados la constituye la actualización de los docentes, consideramos que esta propuesta es razonable pues actualmente, del total de profesores que forman a los alumnos en el programa académico de TSUA, el 78% de ellos no labora en el sector productivo, lo cual no permite que los docentes trasladen experiencias reales a los alumnos, factor fundamental para lograr el objetivo de los programas cortos de educación superior, a saber, capacitar a los alumnos para que éstos dominen técnicas especificas de su disciplina y puedan resolver situaciones problémicas en las empresas.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga