FACTORES CULTURALES Y DESARROLLO CULTURAL COMUNITARIO. REFLEXIONES DESDE LA PRÁCTICA

Rafaela Macías Reyes

Introducción

Algunas consideraciones epistemológicas para el análisis

El panorama cultural del mundo ha cambiado profundamente. Sus cambios son tan significativos que obligan a valorar la influencia de los factores culturales en el desarrollo de la comunidad, como aspecto  vital para comprender en su profundidad el contexto. El enfoque activo de la cultura, permite comprender que ella se ha transformado como consecuencia de las  “mutaciones históricas –y, por tanto, como actividad sobre la cual la humanidad casi no podía ejercer ningún control -, hoy día se la considera cada vez más como causa fundamental de esas mutaciones, y también como una actividad sobre la cual la humanidad ejerce un control considerable”. Según palabras de Paul Schafer.

Al mismo tiempo, se ha acentuado mucho más la conciencia del impresionante poder de la cultura, y ésta es enfocada en una forma mucho más consciente, deliberada y sistemática.

El poder de los factores culturales para producir transformaciones es fácil de reconocer, independientemente de esta capacidad para mejorar los fundamentos materiales, emocionales y espirituales de la vida humana, este aspecto ha sido poco tratado en la literatura y en relación con su utilización en la práctica se aprecia en sentido general que el número de alternativas para el trabajo cultural es amplio y se materializa fundamentalmente en los proyectos, programas, estrategias y otras opciones no obstante el saldo de este empeño no satisface las necesidades de las comunidades hoy día y al mismo tiempo no da respuesta al desarrollo comunitario, desde los factores culturales.

El problema de la eficiencia de los programas y proyectos pasa necesariamente por la acción cohesionada de los  que intervienen en el cambio. Este aspecto está relacionado con la coordinación,  proceso que consiste en establecer  orden, armonía en las actividades y acciones que desarrollan las comunidades para alcanzar determinados objetivos, en correspondencia con las transformaciones que se produzcan en el entorno social y con la participación de los comunitarios. Identificar como elemento importante la participación popular unida a los esfuerzos de las instituciones económicas, sociales y culturales hace que se considere la integración como un requisito para el desarrollo.

El proceso de conducción del desarrollo en Cuba se lleva a cabo como se  plantea en el Programa de trabajo comunitario integrado, “a través de las distintas formas de organización que se asumen en el organismo social… la comunidad tiene un peso importante como escenario de la participación de los ciudadanos”

Asimismo, el desarrollo cultural comunitario debe llegar a representar un programa intenso de concepciones compartidas de inversiones integrales para el mejoramiento y crecimiento de los recursos humanos, de su calidad de vida, de enriquecimiento de su espiritualidad, de búsqueda de alternativas en las que se considere en primera instancia a la comunidad misma.

En este propósito en la conformación valorativa (esencia cultural) de cada grupo social, se reconocen los deseos y aspiraciones que conforman el principio y arribo de todo empeño al desarrollo, genuina preocupación comunitaria, “… destinatario principal de dicha acción y el sujeto de la misma a la vez …se han planificado, y diseñado intervenciones comunitarias para promover y animar la participación de los pobladores , en el complejo proceso de su autodesarrollo , sin un análisis teórico científico del proceso de desarrollo, de su complejidad social y de la necesidad de sus adecuaciones a las características de la comunidad”.

El abordaje de este asunto es harto complicado, como todo aspecto que se relacione con la cultura, para ello es fundamental referirse a uno de los problemas,  que se ha erigido en aspecto vital en el debate cultural contemporáneo, surgido a partir de la perdida de confianza en los tres axiomas de la modernidad, concretamente la búsqueda de una noción extensa, pero con rasgos distintivos de la cultura.

Las ideas antes expuestas permiten plantear que la reflexión que se expone se sustenta en los siguientes  presupuestos teóricos y metodológicos para el trabajo comunitario en Cuba:

  1. El concepto de comunidad permite comprender la misma como una categoría social que expresa un tipo de relaciones humanas, es un organismo social complejo,  vivo, sujeto a regularidades, es un lugar de convivencia, un territorio donde los actores sociales que la integran actúan e interactúan en función de alcanzar metas y propósitos comunes es  un orden especial y el entramado de representaciones simbólicas que determina su existencia y sus límites.
  2. El trabajo comunitario es la actividad mediante la cual se transforma la comunidad con la participación consciente y comprometida de sus pobladores en la toma de decisiones, de acuerdo con sus necesidades y a partir de sus propios recursos y potencialidades, lo que propicia cambios en los estilos y modos de vida, en correspondencia con sus tradiciones e identidad.
  3. Los procesos de desarrollo que se han producido y se producen en las comunidades hay que analizarlos desde la perspectiva cultural. Lo anterior exige asumir la diversidad de definiciones que sobre cultura existe hoy día que la signa como expresión y síntesis del proceso de creación, conservación, apropiación y promoción de los bienes y valores culturales en el contexto del desarrollo de las comunidades.
  4. La relación del trabajo comunitario y desarrollo cultural permite unir esfuerzos, para buscar soluciones en la participación de los vecinos y las instituciones del lugar, significa buscar alternativas con el concurso popular, se proyecta sobre la base de un diagnóstico participativo, se elabora una estrategia según las fortalezas, oportunidades, amenazas y debilidades, se pone en práctica y se evalúan periódicamente sus resultados. Se sustenta sobre una base científica y en correspondencia con las particularidades de cada comunidad.
  5. Respetar la diversidad de tradiciones, costumbres, hábitos y características culturales producidas en el devenir histórico, asumir los elementos de carácter progresivo y transformar  los de carácter regresivo.
  6. El desarrollo cultural se ajusta a las condiciones sociales, económicas, políticas y culturales de cada comunidad, asume al hombre como sujeto y objeto del desarrollo cultural, bajo el principio de equidad el fomento de la participación y la creatividad, y se basa en un proyecto de futuro ajustado a las capacidades, posibilidades y potencialidades existentes.
  7. La viabilidad de la concepción del desarrollo comunitario está relacionada con el desarrollo cultural  alcanzado por la comunidad, en la que tienen una importancia significativa los factores culturales, y en que se potencia la identidad cultural sobre la base del reconocimiento de la unidad y pluralidad culturales.
  1. Para la implementación de los proyectos de desarrollo, particularmente los de desarrollo cultural, se deben considerar las diferencias existentes entre un barrio con identidad propia y los Consejos Populares, o lo que es lo mismo, la comunidad formal y comunidad natural.
  2. El trabajo comunitario no es sinónimo de desarrollo cultural comunitario este  expresa las capacidades que tienen las comunidades de satisfacer sus necesidades culturales integrales aprovechando los recursos locales combinados con el apoyo de las autoridades estatales, la activa participación de los comunitarios y de los actores sociales bajo la coordinación y el control.
  3. El desarrollo cultural que se promueve debe garantizar la sostenibilidad del sistema de acciones, mediante la capacitación del potencial humano identificado en la comunidad y su entrenamiento para continuar el proceso de manera consciente, planificada y sistemática, una vez terminada la acción del gestor externo del desarrollo cultural.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga