LA RESPONSABILIDAD Y LA SEXUALIDAD: DINÁMICAS EN LOS ESTUDIANTES ACTUALES

Alexey Megna Alicio

2.2- Concepción de la propuesta de actividades

La concepción de las actividades tiene lugar en el proceso de educación de la sexualidad, con un carácter participativo que potencia al sujeto para el encuentro libre, pleno y responsable con el otro sexo y con la propia sexualidad, esta concepción se propicia en estrecha interacción entre el contenido que determinamos para las actividades por una parte, como los riesgos que las diferentes ITS ocasionan a la vida, la responsabilidad de los adolescentes, en situaciones de embarazo no deseado y el uso de los métodos anticonceptivos, como base para valorar y reflexionar sobre los riesgos de las relaciones sexuales no protegidas, haciendo especial énfasis en la relación sexo seguro-sexo protegido y, los estudiantes, por la otra parte, en los que influye la familia como una dimensión de la sexualidad, donde se forman valores, convicciones, normas de comportamiento, concepciones y actitudes sexuales. Por otro lado las experiencias personales posibilitan que los estudiantes reflexionen, realicen un análisis crítico y valoren las consecuencias de sus acciones y las de sus compañeros ante la vida.

Estas actividades no pueden concebirse de manera aislada y separadas del proceso de preparar al sujeto para la vida, atendiendo a sus exigencias, la de su grupo, el contexto donde se desenvuelve y la sociedad en sentido general. Deben ser desarrolladoras y participativas, preventivas y diferenciadoras, poniendo siempre al adolescente en el primer plano y que este de manera creativa contribuya a la realización de las mismas. Este proceso, debe concebirse no solo atendiendo a las demandas del grupo, y a las sociales, sino abarcar sobre todo las de carácter individual, que personalizarían la acción.

Para la concreción de las actividades se debe tener en cuenta un lenguaje sencillo, sin tecnicismo, debe fluir de forma natural, para que le sea al estudiante más fácil valorar y reflexionar sobre las situaciones que se presenten y se sienta involucrado en el proceso.

El profesor como creador y orientador principal de la propuesta dirigida al fortalecimiento de la responsabilidad ante la sexualidad, debe antes reflexionar sobre su propia sexualidad, las concepciones, los mitos, los prejuicios y los tabúes, de manera que no enseñe solo con la palabra sino también con la actuación, que no ponga de manifiesto actitudes machistas y que reconozca valores en las personas sobre todas las cosas.

Teniendo en cuenta las necesidades, los intereses, que garantizan el aspecto movilizador de la actuación, y que finalmente tiene como propósito lograr en los estudiantes un comportamiento sexual responsable. Es necesario que los estudiantes bajo la dirección del profesor se sientan realmente motivados y que este conozca cuán motivados están, de manera que esta situación favorable propicie el logro efectivo de los objetivos de las actividades.

Esta concepción práctica y flexible se concreta en la autovaloración y la autorreflexión por parte de los estudiantes con carácter interactivo.

La autovaloración, como una formación motivacional, se hace más estable, adecuada y generalizada debido a la necesidad del adolescente de valorar correctamente sus posibilidades para enfrentar el futuro, desde su perspectiva profesional y personal, este proceso se alimenta de la reflexión y el análisis, que se da inicialmente en las valoraciones externas que pueden ser de los familiares en el proceso de intercambio de opiniones sobre la educación de la sexualidad motivada por las actividades que se realizan con los estudiantes, donde también se aprecian las valoraciones del profesor como orientador de la propuesta, toda esta situación a nivel de grupo posibilita que conforme se vayan realizando las actividades, los estudiantes valoren críticamente las actuaciones de sus compañeros, y realicen su propia autoevaluación, dada por una actitud colectiva de reflexión y de autorreflexión individual que incidirá en sus comportamientos en un proceso de autotransformación.

En la interacción de estos factores se expresa el modo de actuación que se hace consiente en tanto se interiorizan los conocimientos y se comprende la actitud que se corresponde con la responsabilidad ante la sexualidad, expresándose en una conducta y un estilo de vida responsable en las relaciones con nuestra pareja, la familia y la vida social en general.

Concepción de las actividades orientadas

a la educación de la sexualidad

En cuanto a la concepción de la planificación de la propuesta se parte del diagnóstico que como proceso continuo, dinámico y sistémico integra, además del estudiante que constituye la dimensión central, a los profesores y a la familia como factores socializadores con los que el estudiante tiene una interacción recíproca importante. Los profesores como los encargados de determinar las necesidades educativas, organizar y constituir el principal agente orientador de las actividades, la familia como el primer agente de socialización de la sexualidad que mediatiza todas las influencias que ejerce la cultura sobre el ser humano, ya que es el grupo más estable en cuanto a la formación de valores, convicciones, normas de comportamiento, concepciones y actitudes sexuales.

Se establecen las necesidades educativas que permitirán determinar la propuesta de actividades, para cuya realización es necesario tener en cuenta la flexibilidad, la independencia de los alumnos y que el proceso se centre en ellos.

Esta propuesta abarca la responsabilidad de los miembros de la pareja en la formación de la familia, los riesgos que las diferentes ITS ocasionan a la vida y los embarazos en la adolescencia por no usar los métodos anticonceptivos, esencialmente el condón como principal barrera; esto redunda en la promoción de la práctica del sexo seguro y del sexo protegido, todo ello provoca en los estudiantes experiencias personales, las que se expresan a través de las reflexiones y valoraciones individuales, que pueden ser motivadas por sus propias actuaciones y valoraciones individuales o valoraciones críticas sobre las actuaciones de sus compañeros de aula o de la escuela.

Esta concepción se caracteriza por brindar la posibilidad de una mayor atención a la orientación particular que requieren algunos adolescentes. Es importante explicitar que junto a la consideración de las necesidades educativas, se tuvieron en cuenta las opiniones de los estudiantes para la realización de las actividades, también se debe valorar toda la información disponible sobre el proceso y las condiciones contextuales.

La propuesta en su concepción más integral posibilita trabajar con las motivaciones, las valoraciones, las vivencias y con los conflictos emocionales, lo que permite predecir su factibilidad para contribuir a fortalecer la responsabilidad ante la sexualidad.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga