AUTOESTIMA Y MOTIVACIONES SOCIALES EN ESTUDIANTES DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Mónica Válek de Bracho

Características de una persona con autoestima

            Ahora bien, es necesario establecer como lo hace Branden (1995), las principales características de las personas poseedoras de ese recurso tan valioso como lo es la autoestima:

1.        Racionalidad resultante de la función integradora de la consciencia, es la búsqueda del significado y la comprensión de las relaciones. Su guía es la ley de la no contradicción: nada puede ser verdadero y falso al mismo tiempo. Su base está en el respeto a los hechos, no debe confundirse     con seguir reglas obligatorias, o con una obediencia irreflexiva, puesto             que a veces la racionalidad está en contrariar estas reglas. La búsqueda de la racionalidad implica una disponibilidad y una actitud abierta a la       experiencia.

2.        Realismo que en este contexto significa un respeto por los hechos, la          distinción entre lo real y lo irreal. Las personas con baja autoestima         tienden a infravalorar sus capacidades, por el contrario aquellas con una   autoestima alta tienden a valorar sus habilidades de forma realista.

3.        Intuición, esta función en ciertos hombres y mujeres sobre todo los mas       exitosos están a veces regidos por las integraciones del subconsciente.           La función intuitiva permite inesperados saltos, que de pensar de forma     convencional tardarían más en producirse. Los ejecutivos de alto nivel    confían muchas veces en su intuición.

4.        Creatividad como característica personal trae como consecuencia que el individuo que la posee esté menos subordinado a los criterios de los   demás al menos en lo que respecta a la creatividad. Es mas             autosuficiente, aprende y se inspira en los demás, pero valora sus             propios pensamientos y sus intuiciones que una persona normal. Valora     los productos de su mente.

5.        Independencia es una consecuencia razonable de una autoestima    saludable, tal como lo es la práctica de ser responsable de la propia        existencia, la realización de las metas y la consecución de la felicidad.

6.        Flexibilidad significa tener la capacidad de reaccionar a los cambios sin    que prestar atención al pasado. La rigidez es la respuesta de una mente             que no confía en sí misma para hacer frente a lo nuevo o para dominar    lo desconocido. Una persona que confía en sí misma, es capaz de       responder a las novedades porque está abierta a considerarlas.

7.        Capacidad para afrontar los cambios, guarda una estrecha relación con     lo anteriormente expuesto, y se refiere a la característica de la    autoestima de fluir con la realidad, de reaccionar a tiempo, ya que la      duda retrasa la capacidad de reacción. La capacidad para enfrentar el             cambio está relacionada con una buena orientación a la realidad y con       la fuerza del yo.

8.        Deseo de admitir (y corregir) los errores, de igual manera está          relacionada con la orientación a la realidad, se basa en la premisa de      que los hechos son superiores a las creencias, o la verdad es superior a    tener la razón. Cuando la confianza se une al respeto a la realidad, el             enmendar un error será una consecuencia natural.

  1. Benevolencia y cooperación, debe cultivarse desde la mas tierna     infancia, un niño que es tratado con respeto, interioriza ese respeto y     trata a los demás con respeto; en el caso contrario un niño maltratado trata a los demás con rabia producto del miedo que ésta situación le ha generado. La benevolencia y la cooperación surgen como un hecho natural, pues no es necesario estar autoprotegiéndose y luchando por mantenerse a salvo.

 

Como puede evidenciarse,  la autoestima es una receta con los más variados ingredientes que comprenden desde características personales, influenciadas por supuesto por las personas significativas,  por factores subconscientes como la intuición y factores sociales como son la actitud ante los cambios, la benevolencia y la cooperación.

Sentimientos que marcan la autoestima

Ciertamente  la  autoestima  es  muy  importante  para  el  desarrollo personal y social del individuo. Al igual que se estudian los elementos potenciadores de la misma, se hace necesario pasar la mirada por aquellos que pueden degenerar en dificultades para la misma. Tal como lo señala Cortés de Aragón (1999), es necesario destacar que para promover la autoaceptación, se debe ser capaz de manejar estos sentimientos:

  1. Sentimiento de inferioridad, también denominado de incompetencia es resultado del poco aprecio personal. La persona que posee este sentimiento se siente menos que los demás, convirtiéndose en el lado opuesto de la autoaceptación. Surge de múltiples experiencias frustrantes y de objetivos y deseos incumplidos.

 

2.   Sentimiento de culpabilidad, este sentimiento verdaderamente autodestructivo      si su origen es malsano debe estudiarse con la finalidad de desecharlo. No todo sentimiento de culpa es perjudicial, puesto que este puede ayudar al individuo es la autorregulación de su conducta. A veces el sentimiento de culpa           puede originarse desde pequeño con experiencias surgidas con personas significativas, donde el niño al no tener capacidad de análisis desarrolla un sentimiento verdaderamente nefasto, sobre todo relacionado con la sexualidad y su aprendizaje.

3.   Sentimiento de miedo, la ansiedad, la angustia y el estrés son estados       emocionales displacenteros; acompañados generalmente de manifestaciones           fisiológicas como temblor, piloerección (carne de gallina), sudoración, sensación de vacío en el estómago, aumento del ritmo respiratorio, etc. Estas manifestaciones son valiosas al momento de un peligro real, puesto que son       capaces de salvar la vida de quien las evidencia; pero sin embargo ciertas            personas los padecen sin causas aparentes y de forma sobreabundante, lo     cual los mantiene en una tensión constante y en ocasiones los inutiliza para    vivir una vida productiva.

La conciencia de sí mismo

 Se hace necesario señalar como lo hace Barroso (1998), que según sus fuentes el 80 % de los venezolanos no tienen una conciencia definida de sí mismos: ignoran sus necesidades, las niegan, no les dan importancia, las dejan en manos ajenas, las evaden.  Concentrando su energía en agradar a complacer expectativas ajenas; ya que ha sido educado para la   obediencia y la sumisión, para portarse bien, para acomodarse a lo establecido, para estar bien con todo el mundo. Por lo tanto siempre debe ser responsable de otros: de sus padres, de sus hermanos, de su familia. 

Contrariamente a lo que pudiera esperarse el venezolano a su vez está entrenado para comportarse así, puesto que en caso contrario no podría esconderse del dolor y la rabia de la situación real. Todo esto aplicado a los estratos sociales que aquí conviven, dando como resultado que el venezolano no se cultive a sí mismo, sino al otro, la posición, el reconocimiento, la imagen, el prestigio, no conoce sus necesidades pero espera que otro se las atienda; no obstante promete ayudar en todo cuanto otro necesite. Eso sí, sin el mayor compromiso, pues siempre sobrará una buena excusa para justificar su ineficacia.

Ante  este  panorama  el  venezolano  siempre  tendrá a la mano un chiste, una anécdota, un sobrenombre, un diminutivo, en fin formas socialmente aceptadas de descalificar al otro. Aparte de esto siempre hablará hasta de lo que ignora, será un desinformador a toda prueba, aunque carezca de base. En fin la manera de ser del venezolano fabricada desde el punto de vista de la no conciencia, desde el subdesarrollo y la no ecología, solo tiene un mensaje cargado de temor: pedir que lo ayuden, que lo tomen en cuenta, que le den la importancia que hasta ahora no le han dado.

Por lo anteriormente señalado no es exagerado decir, como lo señala el autor antes mencionado que no hay conciencia nacional sin conciencia individual. No es posible hablar de grandeza cuando el 50% carece de oportunidades reales. La nacionalidad es un concepto que a penas se está gestando, se debe lograr que cada venezolano sea primero una persona y luego un ciudadano verdaderamente comprometido con el contexto social que le rodea. Aún cuando es necesario conocer el pasado, se hace debe partir de estas raíces para construir un futuro, que saque al país del atraso que vive y sobre todo tomar conciencia de sí mismo, de su valoración para luchar contra la marginalidad que está mas instalada en las mentes que en los barrios.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga