ESTRATEGIA DE DESARROLLO PARA LA LOCALIDAD DE LA REAL CAMPIÑA

Ileanys Ma. Mena Fernández

1.3 - Factores estructurales de la localidad.

Asumiendo el concepto de localidad como un conjunto de elementos en interacción dinámica, localizado dentro de los límites de un espacio físico determinado, organizados en función de un fin, se hace necesario el análisis de los componentes estructurales de la misma.

El territorio, debe ser observado, estudiado, pues en él han tomado cuerpo una serie de realidades que determinan las condiciones de vida y trabajo de la población. En el territorio vive y trabaja la población, existen aquellos problemas y pueden también actuar para solucionarlos. Sobre el territorio operan las instituciones y organizaciones de la sociedad que tienen la obligación y el derecho de intervenir en relación con determinados aspectos y problemas de la localidad. Aquí existen los hospitales, las escuelas, las fincas, las fábricas (o faltan), las casas, las carreteras, etc. El territorio hay que verlo no como un simple ámbito geográfico, sino como un espacio geográfico modificado por el hombre: división del territorio y condiciones de vivienda, distribución de la población según su situación económica.

Los recursos son un punto de partida para el desarrollo de la acción social, uno de los factores estructurales de la localidad, con gran peso e importancia. La comunidad y sus miembros son el primero y principal de los recursos de los que se dispone en una localidad, aunque no el único. Pues dentro de éstos se incluyen los recursos naturales y los financieros. Los recursos naturales son los cuerpos y fuerzas de la naturaleza, que en un nivel dado de desarrollo de la fuerza productiva se puede utilizar para satisfacer las necesidades de la sociedad humana, a través de su participación directa en las actividades materiales.

Según la nueva ley cubana (No. 81) sobre el medio ambiente los recursos naturales son "todos los componentes del medio ambiente, renovables y no renovables, que satisfacen necesidades económicas, sociales, espirituales, culturales y de la defensa nacional, garantizando el equilibrio de los ecosistemas y la continuidad de la vida en la tierra"24.

La cultura popular es otro de los conceptos a tener en cuenta en esta investigación porque "afirma los valores que expresan lo más relevante de las tradiciones populares; es un resultado social que en el marco de una sociedad se debe también a la tradición, la imitación, el aprendizaje, etc. En ella se producen valores –materiales y espirituales- que surgen en el mismo proceso de creación social"25. El 24 Cuba. Ley 81 de la Constitución Cubana de 1998.

25 Delgado Torres, A.N. La cultura popular y la defensa de la identidad2000.—La Habana: Ed: Ciencias Sociales. 2000.-- p586.

enfoque sociocultural corresponde al manejo de los recursos culturales (todo vestigio del trabajo humano) que constituya evidencia de la diversidad y variabilidad de las actividades y relaciones de los individuos o sociedades y sus interrelaciones con el medio ambiente natural, desde una perspectiva espacial y temporal. Dentro de estos podemos ver la historia local, el folklore nacional o local, recursos patrimoniales muebles e inmuebles), costumbres y tradiciones, calificación profesional y participación de la mujer en la vida social local, etc. La identidad cultural no es más que "el conjunto de signos histórico-culturales que determinan la especificidad de la región y, con ello, la posibilidad de su reconocimiento en una relación con la comprensión del nexo entre lo igual y lo diferente"26. "La identidad remite al sentido de pertenencia"27. Por lo que es importante que la localidad reconozca sus valores culturales y rescate su identidad.

La formación de identidad como ciudadano, se articula de modo colectivo y se construye en la propia participación social, en ese reconocimiento social al ejercer deberes y derechos, y al asumir responsabilidades a nivel micro y macrosocial. Es precisamente en la vida cotidiana donde se forman estos valores que permite con el devenir histórico se distinga como una comunidad política.

Es necesario pensar en la solución a los problemas actuales y velar porque no se detenga la mejora de las condiciones económicas, sociales y ambientales de los asentamientos humanos, debemos comenzar por reconocer las dificultades a que se enfrentan las ciudades y los pueblos. Según las proyecciones actuales, a comienzos del siglo próximo más de tres mil millones de personas, es decir, la mitad de la población mundial, vivirán y trabajarán en zonas urbanas. Los problemas más graves a que se enfrentan las ciudades y los pueblos, junto con sus habitantes, comprenden la escasez de recursos financieros, la falta de oportunidades de empleo, el aumento del número de personas sin hogar y el desequilibrio creciente entre ricos y pobres, el aumento de la inseguridad y de los índices de delincuencia, las deficiencias y el deterioro del patrimonio de viviendas y de los servicios e infraestructuras, las deficiencias en el abastecimiento de agua y el saneamiento, la falta de coordinación del desarrollo urbano y la creciente vulnerabilidad a los desastres.

1.3.1 - Eliminación de las desigualdades: un aspecto necesario para el éxito del desarrollo local.

Paralelo al surgimiento del concepto de desarrollo surge el de desigualdades regionales y, junto a ello, los países y regiones comienzan a tomar mayor conciencia de las desigualdades espaciales existentes en sus territorios. Estas desigualdades, ya sean inter o intra regionales y los diferentes niveles de desarrollo son, en el fondo, la verdadera justificación para actuar en el territorio y constituyen el aspecto definitorio de las políticas regionales, que a su vez, se interrelacionan inseparablemente con el tema de los desequilibrios territoriales. Es sabido que el crecimiento no aparece en todas partes a la vez, sino que se manifiesta en puntos o polos de crecimiento con intensidades variables (Perroux, 1995). El análisis de la dinámica territorial del desarrollo demuestra que no hay coincidencia de un proceso de desarrollo que se haya extendido simultáneamente sobre todo un territorio nacional, o un proceso de desarrollo que, surgido desde abajo, se haya diseminado instantánea y equilibradamente. Es por ello que estas desigualdades comienzan a ser corregidas mediante diferentes mecanismos y, fundamentalmente, mediante la intervención directa del estado28.

26Ibidem: p532.

27Monal, Isabel. Identidad entre inercia y dinámica. El acecho de la razón identitaria pura.-- La Habana: Ed: Ciencias Sociales. 2000. p546.

28 Becerra Luis, Francisco. Evolución del concepto de desarrollo y sus implicaciones en el ámbito territorial: experiencia desde Cuba.--[s.l; s.n], 2000.--p5.

Los altos índices de migración y el crecimiento de la población en las ciudades y los pueblos, sumados a las pautas insostenibles de producción y consumo agudizan particularmente esos problemas. En las ciudades y los pueblos de todo el mundo, grandes sectores de la población viven en condiciones deficientes y padecen graves problemas, inclusive de orden ecológico, que se ven agravados por la falta de capacidad de planificación y gestión, la falta de inversiones y tecnología, la movilización insuficiente y la asignación incorrecta de recursos financieros, además de la escasez de oportunidades sociales y económicas.

Las ciudades, los pueblos y los asentamientos rurales cubanos están vinculados entre sí por los movimientos de bienes, recursos y personas. Los vínculos entre la ciudad y el campo son indispensables para la sostenibilidad de los asentamientos humanos. Dado que el crecimiento de la población rural ha sobrepasado el ritmo de creación de empleo y de oportunidades económicas, la migración a las ciudades ha aumentado sin cesar, sobre todo en los países en desarrollo, lo que ha sometido a una enorme demanda las infraestructuras y los servicios urbanos, que ya eran objeto de grandes presiones. Es preciso erradicar la pobreza rural y mejorar la calidad de las condiciones de vida, así como crear oportunidades de empleo y educación en los asentamientos rurales, los centros regionales y las ciudades secundarias. Debe sacarse el máximo partido de las contribuciones complementarias y los vínculos entre las zonas rurales y las ciudades equilibrando sus distintas necesidades económicas, sociales, culturales y ambientales.

La esencia de lo local es la diferencia, por tanto un espacio local se distingue de otros por su paisaje, la naturaleza de sus recursos naturales, por el nivel de sus infraestructuras y equipamientos, por la calidad de sus comunicaciones, por el nivel de instrucción y salubridad de sus habitantes, por las expectativas de renta y bienestar que éstos tienen, por el grado de su organización política (entendida como niveles de participación), por su sistema de creencias y actitudes. A mi modo de ver, muchos proyectos de desarrollo local pudieron haber tenido éxito en otros lugares, pero que no por eso tienen que ser generalizables.

Así pues, existen estrategias múltiples. No cabe duda de que en el medio rural, donde el objetivo último no es ya crear empleo, sino sujetar a la población al territorio, porque la base de la conservación del territorio es la presencia de la población, las estrategias incluirán no sólo la creación de empleo sino también, hacerles ver a la comunidad que son ellos los que deben mantener su espacio habitado y cuidado. Por ello definir no tanto la estructura socioeconómica, como el diferencial que caracteriza a cada territorio o ciudad es esencial para diseñar una estrategia de desarrollo.

El desarrollo local no depende únicamente de factores económicos, de inversiones, sino que implica, asimismo: --Reforzar los valores de identidad y pertenencia territorial, fomentando el espíritu de ciudadanía y el componente relacional de la convivencia, pues sólo de esa forma se promueve una imagen de la ciudad, o del territorio de que se trate, y un espíritu en la población encaminado a su potenciación. Es decir, difícil será poner en marcha un proceso de desarrollo si partimos de una minusvaloración por los ciudadanos de los recursos y potencialidades locales.

Mejora de la calidad ambiental y las condiciones de vida, mejorando y valorizando el medio ambiente, el patrimonio edificado, reforzando la vida cultural y científica, promoviendo la solidaridad y la integración social. Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga