ESTRATEGIA DE DESARROLLO PARA LA LOCALIDAD DE LA REAL CAMPIÑA

Ileanys Ma. Mena Fernández

CAPITULO 2 Diagnóstico de la localidad de Real Campiña.

2.1 Metodología para el desarrollo local.

El presente capítulo lo dedicaremos a coordinar el trabajo en la localidad y cómo articular los diferentes factores existentes, en función de dinamizar las potencialidades de la localidad, encaminada al logro progresivo de su autodesarrollo. Se trata ahora de dar una nueva dimensión, un nuevo espacio, contenido y forma de materializar la participación de los actores sociales en dicho proceso.

Un aspecto esencial es la posibilidad de autogestión de la localidad, logrando que la acción y la movilización tengan sentido de barrio a partir de la identificación y el respeto a los valores comunitarios, a través de las organizaciones de masas, instituciones y organismos, en el Poder Popular para la búsqueda de soluciones concretas.

Debemos tener en cuenta que la sociedad actual posee tres rasgos determinantes a la hora de sentar la metodología social, ellos son la complejidad, la conflictividad y la sistematicidad.

La complejidad esta regida por los fenómenos sociales y los principios que los rigen.

Los conflictos pueden ser económicos debido a la desigual distribución de recursos; desde el punto de vista político por la estructuración de la sociedad en base a la jerarquización más que a la participación (abismo entre los que deciden y los que cumplen). Y por último, el cultural, pues no todos tienen igual nivel cultural. Los tres conflictos están dialécticamente relacionados.

Reconocer el carácter sistémico de la sociedad permite profundizar teórica, epistemológica y metodológicamente en la realidad local, así como de las entidades aisladas, con el fin de analizar la rotación de la parte al todo y del todo a la parte.

Para lograr este desarrollo y un buen trabajo en la localidad debemos: - Partir de los intereses y necesidades de la propia localidad.

- Respetar la diversidad de tradiciones y características culturales producidas por la historia asumiendo los elementos de carácter progresivo y transformando los de carácter regresivo.

- Estar basados en los valores éticos de la localidad, en particular los de cooperación y ayuda muta.

- Tener en cuenta que la localidad está constituida por personas, individualidades a las cuales debe llegar la acción de desarrollo.

Objetivos que nos proponemos: * Fortalecer la defensa de la Revolución en todas las formas que ella se expresa, consolidando así el proyecto cubano de desarrollo socialista, mediante la cohesión de los esfuerzos de todos para lograr el mejor aprovechamiento de las potencialidades de la localidad.

* Organizar y movilizar a la localidad propiciando su participación en la identificación, toma de decisiones y elaboración y ejecución de soluciones a problemas y respuestas a necesidades de la propia localidad, el mejoramiento de la calidad de vida y el progreso propio y de la sociedad en general, a partir de sus propios recursos materiales y humanos, físicos y espirituales.

* Reforzar sentimientos de identidad cultural como vía de valoración y apropiación de lo universal, lo nacional y lo local, frente a las tendencias globalizadoras.

* Propiciar la expresión e intercambio de ideas y opiniones entre los miembros de la localidad, favoreciendo la comprensión y explicación crítica de la situación actual y perspectiva de su localidad y del país, así como la importancia del papel de cada uno en su desarrollo.

* Crear expectativas positivas objetivas de desarrollo social y personal que contribuyan al bienestar y equilibrio emocional de las personas que viven en la localidad (en especial niños, adolescentes y jóvenes) como factor que impulse su participación social activa.

Métodos: El trabajo en la localidad comprende tres fases bien definidas pero interrelacionadas: Diagnóstico.

Elaboración y ejecución del plan de acción.

Sistematización y evaluación del proceso Estas fases configuran un proceso de trabajo abierto y progresivo lo que significa que cada una será enriquecida gradualmente en la misma medida que la localidad aporte y se desarrolle. En cada una de ellas debe buscarse el máximo de participación.

El diagnóstico revela cuales son los problemas y necesidades de la localidad, así como el potencial humano y material con que se cuenta. Es el punto de partida para la jerarquización de las necesidades derivadas de la evaluación realizada, y para dar un orden de prioridad a las acciones a desarrollar.

Además, se debe tomar en consideración la estructura de clases, capas y grupos sociales que componen la localidad, así como las dimensiones básicas del modo de vida en la misma. Igualmente identificará las individualidades relevantes, entre ellas los líderes positivos y negativos. Sobre todo los líderes positivos son muy importantes para el proceso de desarrollo local, por lo que resulta clave su identificación, captación, desarrollo y promoción, para así garantizar con ellos la reproducción de la actividad sin apoyo externo, al igual que la promoción de nuevos líderes.

El diagnóstico debe definir jerarquizadamente las metas que la localidad como conjunto se propone y la de sus grupos específicos. Las metas serán progresivas. El cumplimiento de cada una deberá provocar un desarrollo de la autoconfianza y de las capacidades organizativas y de acción del grupo. Que permitirá la definición de nuevas metas más elevadas.

La elaboración del plan de acción permite formular claramente como organizar y ordenar, en el tiempo las acciones que se deben emprender en la localidad. Al confeccionarlo se tendrá en cuenta la definición de objetivos del trabajo a partir de la definición y jerarquización de las necesidades realizadas en el diagnóstico y los recursos materiales y humanos con que se cuenta.

En la formulación del plan de acción se deberá precisar qué acciones y tareas concretas competen a cada sector institucional y a cada grupo e individualidades del interior de la localidad en función de las metas comunes. Tanto en la formulación del plan como en su desarrollo deberá buscarse una articulación estrecha del saber popular con el conocimiento científico.

Una vez iniciado el trabajo, la sistematicidad en su ejecución es determinante. El control y evaluación de las acciones es un proceso permanente que se realiza incluso desde el diagnóstico.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga