SOBRE EL CONOCIMIENTO DEL COMUNISMO POR PARTE DE LA CLASE OBRERA DE NUESTRO PAÍS.

Enrique Velasco

Las novedades del nuevo proceso se hacen particularmente notables, en su reproducción.-

 

La reproducción material de un individuo tiene un coste que puede ser calculado, una vez conocido el lugar y el tiempo en que se desarrolla. Los organismos técnicos de Naciones Unidas (O.N.U.) tienen hechos estos cálculos. En nuestro país, múltiples organismos nos darían estos datos con suficiente precisión.

            Los marxistas vamos siempre a parar al trabajo.

            En un sistema de trabajo capitalista, la reproducción material de un trabajador sale de su salario, y su salario lo señala su empresario (puesto que lo mide con su ganancia).

            Sin embargo, la reproducción material del empresario (que como individuo siempre sería la misma que la del trabajador), sale de la ganancia, que es una cantidad que el propio sistema exige que vaya en aumento, que vaya acumulándose.

            Como norma general del propio sistema, la reproducción material del trabajador se ajustará al salario; y la reproducción material del empresario quedará ampliamente superada por la ganancia.

            La reproducción material estricta, ajustada, estrecha, es una (comer, vestir, dormir para no morirse); la reproducción histórica es otra (lo que los obreros españoles, por ejemplo, han logrado de promedio en los primeros años del siglo XXI). Esta segunda comprende, además de la primera, los gastos de sanidad, enseñanza, diversión, mejora en vivienda, coche, televisión, seguros, etc., del propio trabajador y la de los hijos (es la reproducción biológica).

            Esta segunda, como la primera, depende del salario y, por tanto, es perfectamente calculable (la suma de los salarios de una empresa, o los de todas las empresas del país), es una cantidad concreta.

            La reproducción personal y familiar del empresario, nos daría cantidades mayores que las de los trabajadores, pero por regla general, sin pasar de diez veces más que ellos, (mejor coche, casa, viajes, y poco más), lo podemos comprobar en cualquier empresario de nuestro pueblo o ciudad. Lo de la tele y las revistas, ya es otra cosa.

            El sistema nos dice que lo que define al empresario no es lo que gasta en su reproducción (no puede comer el triple, ni tener mil trajes, ni correr mil juergas), sino lo que acumula.

            De forma que en los casos extremos, ya no es que no puedan gastar más, sino que no pueden acumular más, y hacen hospitales, fundaciones culturales, etc. Porque, como vemos el sistema es ciego: acumular, amontonar, por una parte (el empresario), y ajustar, sujetar, congelar los salarios, por otra (el trabajador).

            Para que esto funcione así, ha hecho falta montar una serie de instituciones ajustadas a este fin.

            A esta forma de trabajar y a la presencia y actividad de las instituciones correspondientes nos hemos familiarizado de tal forma que nos parecen lo más natural del mundo. Nos hemos acostumbrado a ver así la forma de trabajar, y a ver cómo las instituciones, lo promueven, lo apoyan, lo defienden. Esto es “lo normal”. Y a ello ajustamos nuestra vida material, nuestras “formas” de vida, y nuestra forma de pensar.

            Y en el seno de estas “formas” (de trabajar, de vivir -reproducirnos-, y de pensar) hemos de montar, de construir el socialismo; las “formas” (de trabajar, de vivir -reproducirnos, y de pensar-) socialistas.

            Debido a ello, debido a esta “de-formación”, el primer paso material, concreto, en la construcción real del socialismo, nos resulta más fácil de pensarlo y de realizarlo, que realizar o pensar su reproducción.

            El primer paso a que nos referimos es la creación, el montaje de un proceso de trabajo colectivo por cuenta propia en el sector productivo. Por ejemplo, montar una cooperativa de trabajo asociado para elaborar pan.

            Se unen diez trabajadores, adquieren los medios necesarios con sus ahorros o pidiendo un préstamo, e inician el proceso de fabricación y posterior venta del pan. Todo como si lo hiciera, por ejemplo, una familia que lleva un horno por su cuenta. Todo igual. Ninguna dificultad.

            Hay que suponer que realizarán su trabajo utilizando la tecnología que por término medio utilizan las demás panaderías, y alcanzando el grado de productividad  medio.

            Por las mismas razones, es esperable que en la libre concurrencia con las demás panaderías del entorno, obtendrán un resultado en las ventas análogo al de las mismas.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga