SOBRE EL CONOCIMIENTO DEL COMUNISMO POR PARTE DE LA CLASE OBRERA DE NUESTRO PAÍS.

Enrique Velasco

La necesidad de reajustes teóricos.-

A la vista de lo anteriormente dicho, parecería necesario hacer una serie de ajustes y reajustes en las prácticas y en las teorías en seno de las cuales nacen y se mueven las organizaciones obreras en nuestro país, y en el resto de Europa.

Algunos de estos reajustes ya los hemos considerado anteriormente; no obstante, vale la pena volver sobre ellos.

En una producción ordenada y dirigida en su conjunto por el capital (por los propietarios de los medios de trabajo), como es la europea en este siglo, XXI, las instituciones (el Estado) tienen como función esencial, la reproducción, el buen funcionamiento de esta producción.

Esto significa que la parte más importante de esa producción la mueven trabajadores por cuenta ajena, es decir, sometidos a las decisiones de los propietarios de los medios con que trabajan. Y asimismo significa, que los trabajadores que mueven las instituciones, lo hacen en la dirección que a éstas impone la producción.

Hablar de comunismo-socialismo en estas circunstancias, supone mantener un punto de vista contrario a lo existente, contrario a la dirección que marcan la producción y sus instituciones (su reproducción, los medios con los que se reproduce).

Esto es así, si por socialismo-comunismo entendemos el impulso dirigido a que la producción pase a ser ordenada y dirigida por los propios trabajadores. Así fue como lo entendió siempre la corriente marxista de las organizaciones.

Sin embargo, como hemos visto, en la actualidad no mantienen este punto de vista, ni las organizaciones sindicales ni las organizaciones políticas de los trabajadores.

Unas y otras, dedican sus mejores esfuerzos a conjuntar sus acciones con las organizaciones de los empresarios, y lograr así mejoras constantes en la productividad, que permiten de este modo mejores salarios y mejores condiciones de trabajo y de vida (sanidad, pensiones, educación, etc).

La posición marxista mantiene, por el contrario, que estos esfuerzos de mejoras, no impiden que los obreros y sus organizaciones, o algunas de ellas, mantengan una visión propia, distinta de la de los empresarios, sobre la ordenación de la producción y sobre los instrumentos que montan para su reproducción.

Una cosa es tener un proyecto propio, y otra es tener los medios para realizarlo.

Los obreros, con su trabajo diario, participan en la realización del proyecto que, sobre la producción, sobre el trabajo, tienen los empresarios. Es el proyecto de los empresarios, no es el proyecto de los obreros.

Ese proyecto dice que los empresarios y los trabajadores tienen en la producción, cada uno, el papel que ya hemos estudiado. Y de su colaboración sacan: los obreros su salario, los empresarios su ganancia. Como todo ello depende de la productividad del trabajo; está en el interés de todos ir aumentándola progresivamente, pues con ella aumenta el bienestar y la calidad de vida de unos y otros.

Los empresarios tienen, como vemos, un proyecto sobre el modo de organizar la producción, y los medios para llevarlo a cabo.

En el interior de la propia producción, el medio más importante de que disponen es la propiedad de todas las condiciones materiales que hacen posible el trabajo (todos los medios de producción).

Y en el exterior del ámbito mismo de la producción, el instrumento más valioso de que disponen es el partido político, a través del cual ponen a funcionar a todas las instituciones en la tarea de facilitar al máximo la reproducción de todos los procesos de trabajo, cuyo conjunto forma la producción.

Convencer a los obreros de que se trata de un proyecto común, de un proyecto conjunto, es una de las funciones principales del partido político de los empresarios y del conjunto de las instituciones a las que éste dirige o inspira.

Proyecto y medios para realizarlo. Ambas cosas las tienen los empresarios.

De otra parte, observaremos cómo se pueden distinguir dos escenarios, dos espacios distintos.

En la producción, operan los empresarios. Ellos dirigen, ellos mandan, ellos deciden.

En el exterior de la producción, el partido y las instituciones (y las demás instituciones, puesto que el partido es también una institución) son los operadores que se adecuan a este escenario, tan distinto del de la producción.

El proyecto, como vemos, es fácil de identificar. Se trata de ordenar el trabajo por cuenta ajena. Simplemente. Los empresarios lo ordenan, y los obreros lo ejecutan.

Sin embargo la ejecución puede tener muchas variantes. Es decir, dentro de la ordenación del trabajo por cuenta ajena, puede haber distintas formas de llevar a cabo su reproducción, su funcionamiento continuado y sostenible.

Vemos, por tanto, que estas variantes no están tanto en el escenario de la producción (del taller, diríamos), como de la reproducción, del escenario de las instituciones. Y éste es el motivo de que hablemos del partido, cuando en realidad, este partido se presenta fraccionado, repartido en un auténtico arco.

Es muy raro que el partido de los empresarios tome cuerpo en unas solas siglas, en un solo aparato. Más bien se presenta compuesto por varios grupos políticos. Por ejemplo, en Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Italia, etc. El partido de los empresarios resulta de la agrupación de dos o más aparatos políticos con nombres distintos.

Todos estos partidos, dispuestos a gestionar, desde las instituciones (Parlamento, Gobierno, Tribunales), la reproducción del trabajo por cuento ajena, en sus distintos procesos, tienen, evidentemente, en común un mismo proyecto; y sus diferentes modos de llevarlo a cabo, es lo único que les distingue a unos de otros. Y basándose en esas diferencias, se disputan entre sí el espacio político, es decir, la dirección de las instituciones.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


Real como la economía misma
Por: Armando Roselló
Un desfile de historias y de personajes. El cazador paleolítico, el agricultor neolítico, el rey sumerio, el ciudadano romano, el abad medieval ... Además de una historia económica de la humanidad, los comentarios intercalados a esas historias van mostrando conceptos básicos de Economía y explicando su funcionamiento. Pero además de los conceptos clásicos el autor propone su propia visión heterodoxa de muchos problemas económicos.
Libro gratis
Congresos

Próximos congresos

24 de noviembre al 12 de diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre

Desarrollo Local en un Mundo Global

9 al 26 de enero
X Congreso EUMEDNET sobre

Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas del S. XXI

5 al 20 de febrero
X Congreso EUMEDNET sobre

Educación, Cultura y Desarrollo

Enlaces Rápidos


Suscribase a nuestros boletines
y recibirá toda las novedades.
Introduce tu email.

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga