SOBRE EL CONOCIMIENTO DEL COMUNISMO POR PARTE DE LA CLASE OBRERA DE NUESTRO PAÍS.

Enrique Velasco

El peligro de los paraísos.-

 

Los paraísos son un obstáculo en el camino del movimiento obrero, por varias razones.

Una de ellas sería que, el lugar donde se encuentra el paraíso, y el camino para llegar a él, es un invento de los amos.

Otra, es que el paraíso no es solo lejano, sino que su descripción, su propio ser, son poco precisos; y, por la misma razón, el camino por el que se accede al mismo.

Sin embargo, lo que seguramente representa su mayor obstáculo, es el hecho de su propia existencia. Es decir, lo peor de los paraísos es que tengan que existir.

Los paraísos que se proponen a los trabajadores, son siempre una pantalla, que trata de tapar la visión completa de los procesos de su propia reproducción.

Los campesinos y artesanos de la Edad Media, motores que producían todos los bienes que se consumían; no iban a entender fácilmente por qué razón debían desviar de su propia reproducción todos los bienes destinados a Palacios y Catedrales y a los que los habitaban. Había que poner delante una pantalla, dónde, como en el cine, se contaba una historia. Esa historia decía, básicamente, que la realidad era lo que aparecía en la pantalla, y por tanto no había que buscarla en la producción, en el trabajo. Lo que aparecía en la pantalla era un paraíso.

Los paraísos modernos, también aparecen en una pantalla.

Los obreros y campesinos rusos, tuvieron todo el tiempo una pantalla que les impedía ver su propio proceso de reproducción. En la pantalla solo veían el paraíso que le mostraban los amos. Como hemos visto, un día se hartaron y le dieron una patada a la pantalla, y con ella, al paraíso.

El paraíso que tenemos más cercano en nuestro país, es el paraíso socialdemócrata y el paraíso liberal.

Son el mismo, pero cada uno, cuando nos lo cuentan, tiene tonos distintos.

Decimos cuando nos lo cuentan, porque, efectivamente, son paraísos, es decir, pantallas que nos cuentan una historia, que no está en la realidad. No es que sea mentira, ni verdad; simplemente no responde a los que realmente está ocurriendo. Nos ha servido como ejemplo, Rusia, donde, según la pantalla, los trabajadores, campesinos y obreros, iban tomando en sus manos la producción, y eso no respondía a lo que estaba ocurriendo.

En los países de producción capitalista, el trabajo, (el control de su organización y de sus frutos) ya hemos visto cómo funciona en la realidad. Y, sin embargo, la pantalla que nos ponen socialdemócratas y liberales, nos dice que la meta hacia la que caminamos es “el bienestar general”. Se trata, evidentemente, de un nuevo paraíso.

¿Quién liberará a los trabajadores de este recién llegado paraíso?

Quién se proponga esa liberación, sea partido, sindicato, o cualquier otra organización, vendrá ya, desde el principio, con una nueva pantalla, donde aparecerá un novísimo paraíso.

En el estudio que Marx hace en “El Capital” sobre la forma de organización del trabajo y su apoyo en las instituciones, se puede rastrear en lo más profundo, en la base misma del concepto de trabajo, la palanca que puede remover los sucesivos paraísos aparecidos y los que, con seguridad, nos acompañarán largo tiempo.

El rastreo de Marx consiste, básicamente, en ir sacando a la luz, en ir iluminando, los distintos tramos que recorre, en su reproducción, el trabajador y su producto. Y ver, ir viendo, quién gobierna el recorrido de estos tramos; quién dirige cada proceso, y quién dirige el conjunto.

Él lo hace teniendo como objeto de su atención la sociedad capitalista, y dentro de ella la organización del trabajo en la producción.

 Esta forma de encarar el trabajo, es decir, el trabajador y su producto. Esta forma de aproximación  a estos objetos, como si se tratara de la aproximación que se hace en las ciencias naturales, para adquirir un mejor conocimiento de los mismos, y actuar sobre ellos partiendo de estos conocimientos. Este camino, estudiado y recorrido, recorrido y estudiado, escalón a escalón, paso a paso, no conduce a ningún paraíso.

A los paraísos se les mira, de lejos; saltándose los escalones intermedios. Los trabajadores, en su caminar, en su paso a paso, nunca contemplan desde el escalón que están, un paraíso; lo único que ven con claridad, es el escalón siguiente.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga