SOBRE EL CONOCIMIENTO DEL COMUNISMO POR PARTE DE LA CLASE OBRERA DE NUESTRO PAÍS.

Enrique Velasco

Dos modelos de proceso de trabajo: por cuenta propia y por cuenta ajena.-

Con lo que hemos visto hasta aquí podríamos construir un modelo ideal, que no existe en la realidad, pero que nos sirve de ayuda para mejor conocerla.

Se trataría de una sociedad compuesta de productores individuales, que se relacionan entre sí a través del mercado, a donde llevan sus respectivos productos para intercambiarlos. Los llamamos productores porque con su trabajo elaboran productos para llevarlos al mercado; pero observamos que cuando acuden al mercado ya no se comportan como trabajadores –productores, sino como propietarios de su mercancía. Como tal propietario de una mercancía se enfrenta a los demás propietarios de las demás mercancías.

Esto nos ayuda a distinguir dos escenarios. Uno es el escenario de la producción, donde el trabajador realiza su actividad, donde trabaja. Otro escenario es el mercado, donde el trabajador aparece como propietario de su mercancía para intercambiarla.

En este modelo que proponemos, tan simple, el mismo trabajador cambia de escenario, y pasa de la producción al mercado. En otros modelos más cercanos a la realidad actual, normalmente el propietario de la mercancía que acude al mercado no es el trabajador; éste, el trabajador se limita a trabajar y producir mercancías, pero éstas no le pertenecen a él, sino a otra persona que es quien las lleva al mercado.

El primer modelo nos muestra lo que se conoce como trabajo por cuenta propia, y el segundo lo que llamamos trabajo por cuenta ajena.

Al darles estos nombres se está haciendo hincapié en el aspecto muy importante de la producción. En el trabajo por cuenta propia, el ceramista, el joyero, el campesino, el carpintero, dispone de los medios con que trabaja –el local o el terreno en que lo hace las distintas herramientas, las materias primas que utiliza, etc.-; a ellos aplica su trabajo, y una vez elaborada la mercancía ésta pasa a ser de su propiedad. Sin embargo en el trabajo por cuenta ajena, todos los medios de trabajo –locales, herramientas, materias primas- no son propiedad del trabajador, y la mercancía que resulta de su trabajo, tampoco. De manera que, el propietario de los medios de trabajo es también el propietario del producto elaborado por el trabajador, y por tanto es él el que acudirá al mercado como propietario de su mercancía.

El dueño de los medios de trabajo se convierte, también, en el director del proceso de trabajo. Si todos los elementos materiales, incluido el producto final le pertenecen, es lógico que sea él quien ordene y decida en el conjunto de toda la actividad.

El trabajador se convierte, así, en alguien ajeno a la propiedad de los medios de trabajo, a la organización y dirección de su propia actividad y a la propiedad del producto de su trabajo. Por todas esas características, se dice que trabaja por cuenta ajena, por cuenta de otro.

A quien pone todas las condiciones materiales que hacen posible el trabajo, dirige el desarrollo del mismo y se apropia de su resultado, se le llama empresario. El trabajador presta su trabajo por cuenta ajena, por cuenta de un empresario.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga