SOBRE EL CONOCIMIENTO DEL COMUNISMO POR PARTE DE LA CLASE OBRERA DE NUESTRO PAÍS.

Enrique Velasco

Atasco en la práctica, se corresponde con atasco en la teoría.-

 

El servicio de estudios del partido trabaja para el fortalecimiento de éste. El propio partido planea, estudia su acción y la lleva a cabo contemplando siempre alcanzar las mejores condiciones de trabajo y vida para los obreros. Y sin duda, cuantos más votos saque el partido, y más escaños consiga el partido, más medios tendrá para defender los intereses de los trabajadores.

Sin embargo, aún logrando que el partido sea muy fuerte y gane las elecciones, lo que ofrece a los obreros son mejores condiciones de trabajo frente el capital. Pero estas condiciones pueden también ser mejoradas por el partido del capital, a quién, por tanto, resultaría más favorable votar. Y de este modo, el partido del capital gana todas las elecciones en los Estados Unidos (los dos partidos que se enfrentan representan los intereses del capital); y en nuestro país en 1996 ganó las elecciones el partido del capital y en 2000 la victoria la obtuvo por mayoría absoluta. Eso quiere decir que los obreros han pensado que les ofrecían mejores condiciones que su propio partido. Y eso contando con que había que descabalgar al propio partido para colocar al adversario en su lugar. (La gente lo que quiere es vivir bien, y santas pascuas. Este es el argumento central del partido del capital).

Esta situación es, cuando menos, curiosa. El partido del capital gana el favor de los obreros, frente al partido de los obreros. Esto es lo que se llama un atasco en el terreno de la práctica. Y un atasco en la práctica siempre se corresponde con un atasco paralelo en la teoría, en el terreno del conocimiento.

A esta extraña confrontación entre el partido del capital y el de los obreros, en el que ninguno de ellos pretende la desaparición del otro, mejor dicho, en que el partido de los obreros no persigue la desaparición del capital, ya que el partido del capital no puede ni desear la desaparición de los obreros (la del partido de los obreros, ya hemos visto que ha ocurrido en países como los Estado Unidos). A esta extraña confrontación, decíamos, se corresponde en la teoría, la confrontación entre la izquierda y la derecha.

Si la experiencia de la lucha obrera contra el capital ha llevado a este culo de saco en que el partido del capital es apoyado por los obreros; La representación en la mente de este proceso viene fielmente interpretada por la confrontación entre la izquierda y la derecha. Un culo de saco en la práctica, interpretado por un culo de saco en la teoría.

Si los violentos choques en la práctica han ido recortando, limando las aristas más salientes del movimiento obrero hasta engarzarlo en las articulaciones del capital, el aparato teórico de los obreros (el conjunto de ideas, ideales, proyectos, conceptos, conocimientos), es decir, su guía, ha quedado enredado en la frenética y brillante  marcha del capital. Tanto el uno como el otro, tanto el movimiento obrero europeo en su caminar diario, como su “imaginario” (su proyecto propio), han quedado desfigurados en el torbellino imparable del capital.

Como restos aprovechables del naufragio han quedado la socialdemocracia y su Estado del Bienestar. En todos los naufragios quedan restos aprovechables. Pero, son restos de un naufragio. El barco naufragó. Perdió el rumbo y naufragó

 

La figura del naufragio es una figura, es una forma de interpretar el presente, a la vista de todo lo acontecido al movimiento obrero en sus ya largos años de existencia. Los naufragios no han impedido seguir recorriendo, mejorando los rumbos, de las grandes rutas marinas.

La actual falta de rumbo propio por parte del movimiento obrero, puede no ser sino el punto de partida en la búsqueda del mismo. Colón murió creyendo que había abierto una ruta hacia la India; fueron sus continuadores quienes pudieron encajar en su verdadero alcance el rumbo que Colón evidentemente no llegó a interpretar bien.

Al igual que los continuadores de Colón aprovecharon los nuevos mapas que permitieron sus repetidos viajes y su tanteos en el nuevo continente, el movimiento obrero europeo, puede en nuestros días estudiar, considerar, los resultados de sus últimas derivas y encajar en sus conocimientos los nuevos datos de sus experiencias.

Las experiencias de más largo recorrido y de mayor significación para los obreros, han sido sin duda, el gran ensayo comunista de Rusia, y la actual práctica de los socialistas europeos (la socialdemocracia).

Las dos guardan puntos de comparación con los viajes de Colón.

En los mapas de Colón no aparecía América. Adonde su conocimiento alcanzaba, al oeste de Europa, más adelante, se había de llegar a la India, dado que no había ninguna otra tierra. Y como llegó a otra tierra, ésta debía ser la India. Posteriormente, se cruzó el nuevo continente, se encontró el nuevo océano (el Pacífico), se navegó el nuevo océano y entonces se arribó a la India. Colón, en su experiencia ni estaba equivocado, ni no estaba equivocado.

Simplemente avanzaba en un terreno poco conocido, y en terreno así, cada paso que se da, es un ensayo más del que se dispone, y con muchos ensayos se puede construir un nuevo conocimiento. Cuando se ha adquirido, de esta manera, un nuevo conocimiento, los pasos que se han dado, y que han servido para su adquisición, nunca son considerados como un error, sino como un componente más en el camino del nuevo conocimiento.

En eso se puede comparar al ensayo ruso. El comunismo no estaba dibujado en los mapas que manejaban los bolcheviques. Nadie lo había dibujado. Nadie lo conocía. Colón se encontró con una tierra que suponía que conocía, eran las Indias, a las que normalmente se iba por otro camino ya conocido, pero él había llegado por otro mucho más corto. El partido bolchevique (comunista ) ruso, tuvo la experiencia contraria; buscaba un continente del que tenía referencias muy vagas sobre su existencia, y muy vagas también sobre el camino para encontrarlo, y acabó encontrando un continente conocido (partió en busca del comunismo- continente poco conocido- y después de 70 años, de travesía se encontró con un continente bien conocido –el capitalismo-).

Colón no estaba, exactamente, equivocado. El y su equipo, se valieron de los conocimientos de que, en aquel momento, se disponía, y hicieron el viaje, la experiencia, que aquellos conocimientos les permitieron. Los comunistas rusos iniciaron su búsqueda del comunismo con las escasas referencias que la práctica anterior y la teoría disponible les permitieron; y no abandonaron la experiencia hasta que tuvieron una cierta seguridad de que el camino seguido no llevaba al continente buscado.

Los continuadores de la obra de Colón, no siguieron exactamente el rumbo de Colón y la prueba es que continuaron viajando a la India por donde lo hacían antes. Sin embargo, acabaron haciéndose cargo de lo que en realidad significó el encuentro con un nuevo continente.

Los continuadores de la experiencia rusa encontrarían mucho material y muy valioso para seguir avanzando en el conocimiento, y conquista de ese nuevo continente: el comunismo.

La otra gran experiencia obrera, o de gran interés para los obreros, es la socialdemocracia. En ella encuentra su apoyo en sus deseos de mejora en sus condiciones de trabajo y de vida, y hacia ella inclinan sus preferencias frecuentemente frente al partido del capital en las batallas electorales.

Si comparamos, como hemos hecho antes, esta experiencia con la de Colón, se podría decir que los socialistas también partieron en busca de un continente del que se tenían pocas referencias: el socialismo; a diferencia de Colón, que buscaba un nuevo camino para alcanzar más fácilmente un continente conocido, la India. Colón se encontró con algo nuevo que él no identificó, pero sus continuadores pusieron en el mapa, y dieron nombre a un nuevo continente, y sin embargo siguieron utilizando el viejo camino para ir a la India. Los continuadores del primer socialismo, desconfiaron de las posibilidades de encontrar (si es que existía) el continente buscado, y se decidieron por dirigir el rumbo hacia el continente conocido, el capitalismo; si bien, mejorando las condiciones de la travesía y acondicionando de la manera más decidida la instalación en el mismo de sus viajeros.

Volver al índice.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


Real como la economía misma
Por: Armando Roselló
Un desfile de historias y de personajes. El cazador paleolítico, el agricultor neolítico, el rey sumerio, el ciudadano romano, el abad medieval ... Además de una historia económica de la humanidad, los comentarios intercalados a esas historias van mostrando conceptos básicos de Economía y explicando su funcionamiento. Pero además de los conceptos clásicos el autor propone su propia visión heterodoxa de muchos problemas económicos.
Libro gratis
Congresos

7 al 26 de mayo
VII Congreso EUMEDNET sobre

Historia y Ciencias Sociales
Próximos congresos

6 al 25 de junio
XI Congreso EUMEDNET sobre

Desarrollo Sostenible y Población

8 al 25 de julio
VIII Congreso EUMEDNET sobre

Turismo y Desarrollo

6 al 24 de octubre
XII Congreso EUMEDNET sobre

Globalización y Crisis Financiera

4 al 21 de noviembre
XI Congreso EUMEDNET sobre

Migraciones, Causas y Consecuencias

Enlaces Rápidos


Suscribase a nuestros boletines
y recibirá toda las novedades.
Introduce tu email.

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga