DE AQUÍ Y DE ALLÁ
MIGRACIÓN Y DESARROLLO LOCAL

Eduardo Meza Ramos
Lourdes C Pacheco Ladrón de Guevara

LA CONSTITUCIÓN DE EMPRESAS TURÍSTICAS EN MAZATLÁN, 1950-1971

Yasser Orlando Espinoza García

El presente trabajo es el resultado de una exhaustiva revisión de dos archivos, por un lado el Archivo del Periódico El Sol del Pacífico de Mazatlán, y por otro el Archivo del Registro Público de la Propiedad de Mazatlán.

El segundo archivo es la base fundamental de este trabajo, ya que al estudiarse al turismo como tema principal y desde una perspectiva económica, se busca tener una mayor percepción de cómo se comportó la actividad económica de Mazatlán en la década de los 50’s y 60’s en el siglo XX, en lo que tiene que ver a la constitución de empresas, es decir, a través de observar los comportamientos que tiene la constitución de empresas en torno de la principales actividades económicas del puerto, podemos observar cuales eran las principales actividades económicas y qué lugar ocupaba el turismo en esos años.

Por otro lado podemos observar quienes eran los principales inversionistas en el puerto en materia turística, aunque se aborda mucho ese punto en este trabajo, sin embargo esto nos permitirá conocer qué tipo de capitales fueron construyendo la industria turística de Mazatlán, ya sea locales o extranjeros.

Por otro lado el archivo de El Sol del Pacífico de Mazatlán, nos permitirá observar el contexto en el cual fueron constituidas estas empresas turísticas, es decir, qué factores pudieron contribuir al desarrollo de la infraestructura turística de Mazatlán, en torno a temas como marco jurídico, vías de comunicación, propaganda turística, entre otras.

El turismo como actividad económica se empezó a generar a principios del siglo XX, aunque es preciso mencionar que desde la fundación de Mazatlán los turistas se hacían presentes en el puerto sinaloense. Sin lugar a duda los dos sucesos que marcarían de manera importante el inicio de esta actividad económica, serían en un primer punto la llegada del ferrocarril al puerto sinaloense a principios del siglo XX1; debido a que esto permitió extender una gran vía de comunicación con la frontera de Estados Unidos, además que en los años posteriores sería la propia empresa ferrocarrilera South Pacific la que promocionaría a Mazatlán como puerto turístico en el país vecino del norte.

El otro suceso que sería de gran importancia para la industria hotelera sería la construcción del Hotel Belmar en 19232, el cual se constituyó en uno de los hoteles más importantes del puerto durante varias décadas debido a que contaba con habitaciones más confortables que las que ya se tenían y una envidiable vista al mar.

La industria turística, como también se le conoce a esta actividad económica, empezó a tener importancia en la década de los 50’s, pero sin lugar a duda la pesca comenzaría a ser el motor principal de la actividad económica del puerto. Es por ello que gran parte de los empresarios invertirían en su mayoría en actividades pesqueras, dejando de lado las actividades turísticas, lo que propiciaba que la infraestructura hotelera fuera pobre; sin embargo para los primeros años de la década de los 50’s se anunciaba la construcción de hoteles bajo la responsabilidad de poderosas firmas extranjeras informaba El Sol del Pacífico3, lo que en años posteriores posicionaría a Mazatlán como un centro turístico importante a nivel nacional e internacional.

Durante la primera mitad de la década de los 50’s la infraestructura turística era escasa, debido a que contaba con pocos hoteles y en temporadas altas de turismo como lo son el carnaval y vacaciones de verano, no cubrían la demanda de los visitantes lo que en ocasiones obligaba a que las autoridades buscaran alojamientos para los turistas entre los mismos porteños.

Esta falta de hoteles fue vista por algunos extranjeros como una oportunidad para invertir en hoteles y balnearios en Mazatlán, como lo fue el estadounidense Louis Bernard Langford, quién visitó a las autoridades mazatlecas para proponer la construcción de un hotel y balnearios en el puerto4; sin embargo, la mayoría de las inversiones turísticas extranjeras llegaron a ser sólo promesas.

Por otra parte, las inversiones turísticas con capitales locales eran escasas en estos primeros años de la segunda mitad del siglo XX, y en su mayoría eran empresarios pesqueros como Octavio Rivera Soto, quien en conjunto con otros inversionistas menores constituiría la empresa, Viajes del Pacífi co S. A. en 19505, la cual tenía como uno de sus principales actividades ofertar los atractivos turísticos de Mazatlán.

Entre los principales atractivos que se ofertaban de Mazatlán era sus bellezas naturales, así como la abundante fauna marítima que presentaba como el pez vela y dorado, que hacía posible que se hicieran los grandes torneos internacionales de pesca, a los cuales acudían una gran cantidad de aficionados estadounidenses como lo informa El Sol del Pacífico, con respecto al II Torneo Internacional de Pesca celebrado en octubre de 19516.

En los primeros años de la década de los 50’s fueron las empresas pesqueras las que más se constituyeron, esto debido al crecimiento de la pesca de camarón, sin embargo también se publicó que a partir de la segunda mitad de esta misma década se empiezan a constituir las empresas turísticas producto del crecimiento que estaba teniendo Mazatlán con respecto a su afluencia turística primordialmente estadounidense.

Para 1956, informaba el gobierno de México, se planteaba como meta atraer 600,000 viajeros por diferentes rutas, pero primordialmente provenientes de Estados Unidos7, y para esa fecha Mazatlán era constituido como el segundo destino turístico de sol y playa sólo detrás de Acapulco.

Durante esta segunda etapa de la década de los 50’s se construyeron hoteles importantes como el Hotel Playa, el cual fue construido en la avenida del Camarón Sábalo, que posteriormente sería conocida como la Zona Dorada8, que llegaría a ser la mas importante zona turística de Mazatlán, además ese hotel contaba con una peculiaridad diferente a los que ya se habían construído que era estar ubicado frente al mar, ofreciéndole a sus cliente muy bellos atardeceres.

Otro de los hoteles que marcaría una gran importancia ya que se constituiría en una zona hotelera importante ubicada sobre el malecón de Mazatlán, sería el Hotel De Cima que abrió sus puertas en 19579, sus dueños, la familia De Cima, también poseían grandes inversiones en la pesca por lo que deciden invertir en el sector turístico, ante las grandes expectativas que se tenían de Mazatlán como centro turístico de calidad.

Durante toda la década de los 50’s, se constituyeron alrededor de 154 empresas pesqueras, siendo la mayoría de las empresas constituidas en esa década, lo que nos refiere que la pesca constituía el pilar principal de la economía porteña en esas fechas. Sin embargo las 73 empresas turísticas constituidas a partir de la segunda mitad de la década de los 50’s, nos muestran que el turismo empieza a tener una mayor importancia.

Cabe destacar que la mayoría de las empresas turísticas que se establecieron en esas fechas provienen de capitales locales, y que sería poca la inversión extranjera la que llegaría al puerto. El resto de las empresas que se constituyeron en esta década que son alrededor de 75 empresas, las cuales algunas son empresas dirigidas a la minería que todavía seguía siendo explotada en los alrededores del puerto y otras dedicadas al comercio en pequeña escala, pero que contribuían de manera importante a la actividad económica de Mazatlán ya que formaban parte del tejido productivo ya sea de la pesca o del turismo.

Para la década de los 60’s se incrementa más la afluencia turística de Mazatlán, esto también debido a la intensa promoción que se le da como centro turístico para estas fechas. Sin embargo la infraestructura turística seguía siendo incipiente, al menos en materia de comunicación, debido a que los barcos y el ferrocarril para principios de la década de los 60’s seguían siendo los pilares de la comunicación en la industria turística del puerto, debido a que los caminos eran en ocasiones poco transitables, además de lo peligroso que se tornaban y la industria aérea sólo tenía pocos vuelos a los Estados Unidos por lo que urgía que se construyera un aeropuerto con mejores condiciones que permitiera operar vuelos de mayor calidad y con ello implementar nuevas rutas aéreas10

A principios de esta misma década se empieza a dar con mayor fuerza la idea de construir el ferrocarril Durango-Mazatlán, el cual podría constituir una vía de comunicación muy importante para la actividad económica del puerto sinaloense y principalmente para la industria turística, debido a que esto propiciaría la llegada de turistas provenientes del Este de México y Estados Unidos, sin embargo esta idea se vio frustrada en febrero de 1960 cuando La Secretaría de Obras Públicas, a cargo del Ing. Javier Barros Sierra, acordó suspender esta obra y darle prioridad a la construcción del ferrocarril Chihuahua-Pacífico11.

El gobierno local a través de campañas como la limpia de las playas, que permitía tener una mejor imagen, así como el mejoramiento de las obras públicas que incrementara la infraestructura turística del puerto, esto se veía reflejado en los presupuestos de egresos, que cada vez destinaban al turismo mayores cantidades de dinero. Sin embargo, existía la preocupación por parte de los empresarios turísticos por la creación de una Comisión Local de Turismo debido a que mencionaban que la creación de una dependencia dedicada al turismo exclusivamente daría como origen la creación de instalaciones como hipódromos, galgódromos, o centros similares que dieran como resultado que aumentara la oferta turística de Mazatlán, por lo que se proponía que dicha comisión tuviera la participación del gobierno federal, estatal y municipal, así como de la iniciativa privada12. Para esta misma década ya empezaban a aparecer con una mayor fuerza centros turísticos en el país que venían a competir con Mazatlán y Acapulco, tal es el caso de Puerto Vallarta, Jalisco, que para mediados de esta década, ya era considerado como un puerto importante por el turismo extranjero, debido en parte a la fuerte ayuda del gobierno federal. Los empresarios turístico mazatlecos miraban con sorpresa, que los turistas provenientes de California y que venían a celebrar reuniones de negocios a Mazatlán, prefirieran Vallarta como centro turístico para sus reuniones, así lo mencionaba Guillermo López, el cual fungía como Presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Mazatlán.

Durante la primera mitad de la década de los 60’s se constituyeron más empresas dedicadas a la pesca, esto debido a que a pesar de que la captura de camarón entró en un bache producto de la escasez del producto, empieza a aparecer con una mayor fuerza la pesca de atún, lo cual propició que algunos empresarios pesqueros dedicados a la captura del camarón reorientaran su actividad a la pesca de escama.

Sin embargo a partir del año 1965, se empieza a tener un despegue considerable en las empresas turísticas, las cuales para finales de la década ya constituían parte importante de la economía mazatleca. Fue a partir de ese año cuando se empieza la construcción de una serie de hoteles, condominios y fraccionamientos destinados a los turistas, construyendo zonas turísticas importantes como la Zona Dorada. Pero no sería hasta 1971 con la construcción del hotel Las Flores, cuando se empieza a ofertar otro tipo de diseño en los hoteles, debido a que fue este hotel el que incluyera cocinetas en sus habitaciones, el cual era orientado al turismo canadiense quienes eran los que demandaban este tipo de habitaciones. Al igual que en la década pasada estas inversiones dirigidas al turismo eran provenientes de capitales locales, que gran parte de ellos fueron originados en la pesca.

El creciente aumento de empresas turísticas que experimentó Mazatlán a partir del tercer cuarto de la década de los 60’s fue producto en parte a la mejora de las comunicaciones, que se vio reflejado con el mejoramiento de las redes carreteras que comunicaban al puerto, así como la creación del nuevo aeropuerto en Mazatlán, que permitió recibir vuelos internacionales de mayor calidad, y eso originaba que sembraran ilusiones los empresarios turísticos instalados, así como los que deseaban invertir en este rubro. Además de que se proyectaron circuitos turísticos como el circuito turístico Mar de Cortés, otros quedaron inconclusos como el proyecto del circuito turístico que contemplaba los estados de: Chihuahua, Durango, Zacatecas, Jalisco y Sinaloa15.

Pero a pesar del importante aumento de la infraestructura turística que se estaba realizando, ya sea con la construcción de hoteles de todas las categorías o casas de huéspedes, no cubrían en ocasiones la demanda de los visitantes, debido a que el turismo nacional estaba empezando a tener un gran crecimiento, por las intensas campañas que se hacían del puerto, tales como la baja de tarifas en la mayoría de los hoteles, pues decían los industriales hoteleros que ésta podía ser una medida para atraer mayor turismo. Esta afirmación se vio reflejada con el turismo nacional en la Semana Santa de 1967, en la cual fue tal la afl uencia turística, que muchos de los visitantes tuvieron que dormir en la playa por falta de alojamientos, así informaba el jefe del Departamento Municipal de Turismo, Alberto Habif 16.

En ese mismo año la oferta de cuartos en Mazatlán eran de 1,300, los cuales estaban distribuidos en hoteles de diferentes categorías, y para 1972 ya se contaba con 1,880 cuartos disponibles, lo cual nos dice que hubo un crecimiento de 17.8% en este período, pero que en años posteriores tendría un mayor crecimiento debido a la demanda que se estaba teniendo.

A diferencia de la década de los 50’s, en la década de los 60’s y los primeros dos años de la década de los 70’s fue mayor la constitución de empresas turísticas con alrededor de 138 empresas, sólo dos más que las empresas pesqueras, lo que nos hace pensar que a partir de 1965, se empieza a tener una reconversión del tejido productivo, es decir, que se empieza a posicionar el turismo como la actividad económica de importancia en el puerto, por lo que se empieza a generar una infraestructura turística de alta calidad, vino a competir con otras regiones del país, pero sin dejar de lado la pesca, que seguía siendo importante para fines de la década de los 60’s.

Por último podemos concluir que durante la segunda mitad del siglo XX, la pesca y el turismo formarían los dos puntales de la economía de Mazatlán, y toda la vida económica, política, social e incluso cultural del puerto estaría enclavada en estas dos actividades económicas, lo que propiciaría una fuerte inmigración de personas de otros estados o regiones de Sinaloa en busca del extenso mercado laboral que se tenía en el puerto durante el período estudiado (1950-1968).

Es importante señalar que en la primera etapa del período estudiado se ve reflejado que es la pesca el principal motor de desarrollo económico porteño, y que la mayoría de las empresas que se constituyeran eran con la finalidad de satisfacer a esta actividad económica desarrollando un tejido productivo en torno a la actividad pesquera. Pero a partir de finales de la década de los 60’s ante el estancamiento de la actividad pesquera, y el eminente aumento de la afluencia turística, propició que empresarios pesqueros voltearan a ver al turismo como una fuente importante para la economía de Mazatlán, por lo que fue a partir de ésta fecha, cuando se empieza a observar un importante incremento de la infraestructura turística porteña, lo que propiciaría que en los años posteriores el turismo llegara a ser el eje principal de crecimiento de Mazatlán, desplazando la pesca. Esto dio como resultado que el tejido productivo tuviera una reconversión para los años 70’s, debido a que las empresas que se constituirían los años posteriores en su mayoría buscarían satisfacer a la industria turística.

Conclusiones

El ensayo nos refleja que desde principios de la década de los 50’s se empezó a tener un gran desarrollo empresarial, en torno a la pesca y al turismo, que en esa misma década constituirían los pilares principales de la actividad económica de Mazatlán, sin embargo a principios de esa misma década el número de las empresas pesqueras que se constituyeron fue mayor, debido a que la captura de camarón era una de la actividades que más dividendos dejaba, dado a que gran parte del camarón capturado era vendido en Estados Unidos, pero hacia 1956 la constitución de empresas decayó, aumentando las empresas turísticas, esto debido en parte a que la captura desmedida comenzó a hacer estragos que se reflejaron en la escasez del producto, por lo que varios empresarios pesqueros empezaron a ver al sector servicios como una oportunidad de desarrollo económico, pero con cierta desconfianza.

Para principios de la década de los 60’s, hubo un nuevo auge en la constitución de empresas pesqueras, esto debido a que hubo una diversificación de las actividades pesqueras, es decir, se empezó a tener importancia en la pesca de atún, que permitió de nuevo sembrar ilusiones en los empresarios pesqueros, y los inversionistas que deseaban llevar sus capitales a esta actividad económica. A partir de 1965 se empieza a tener una mayor constitución de empresas turísticas, lo que propició que tomara una mayor importancia esta actividad económica, que se viera reflejada en una mayor propaganda turística del puerto, así como el mejoramiento de las vías de comunicación que son indispensables para el desarrollo de este sector.

 

Ese crecimiento en la infraestructura turística que experimentó Mazatlán a partir de la segunda mitad de la década de los 60’s, propició que en los años posteriores el turismo fuera la actividad económica del puerto.

Sin embargo es importante señalar que este aumento de empresas turísticas, fue principalmente con capitales locales, de empresarios que tenían inversiones en la pesca, debido al gran crecimiento que se estaba teniendo en este ramo, por lo que fue poca la inversión extranjera que vino a alimentar la actividad turística. Esta puede ser una arma de dos filos, por una parte el desarrollar la actividad económica con capitales locales permite que estos capitales se mantengan en el puerto, pero al no constituirse hoteles o restaurantes de cadenas internacionales puede tener un efecto negativo para este sector servicios, porque en la mayoría de las ocasiones son estas mismas empresas internacionales las que se encargan de promocionar al puerto en otras regiones del mundo, lo que puede constituir una ventaja competitiva con respecto a otros centros turísticos.

Bibliografía:

Schobert Lizárraga Lorena y Hernández Norzagaray Ernesto; Raíces de Mazatlán: fundación, política, música y viajeros; Once Rios; Culiacán, México, 2006.

Santamaría Gómez Arturo; Del alba al anochecer. El turismo en Mazatlán (19722004); UAS, México, 2005, p.

Santamaría Gómez Arturo; El nacimiento del turismo en Mazatlán 1923-1971; UAS, México, 2002.

Archivo:

1-Archivo del Registro Público de la Propiedad.

2-Archivo del Periódico El Sol del Pacífico de Mazatlán.

Volver al índice.
Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga