PETRODIPLOMACIA Y ECONOMÍA EN VENEZUELA

Andrés Giussepe Avalo

COOPERACIÓN Y CONFLICTO EN LAS RELACIONES INTERNACIONALES VENEZOLANAS (2000–2006)

El Cuadro Apéndice 3, muestra la clasifi cación detallada de los actores que mantuvieron relaciones diplomáticas con Venezuela entre septiembre de 2000 y septiembre de 2006 por tipo de actores, por ubicación geográfi ca, por clasifi cación petrolera, de acuerdo con el tipo de evento que se desarrolló entre los actores (cooperativos o confl ictivos) y la frecuencia total de las acciones realizadas entre las díadas.

De los 98 actores del sistema internacional con las cuales Venezuela mantuvo relaciones en el período 2000–2006, solamente con 29 mantuvo al menos una relación disonante o confl ictiva. Los Estados Unidos fue el país con el cual Venezuela mantuvo mayores relaciones, con un total de 190, de las cuales fueron más las confl ictivas que las cooperativas. Analizando detalladamente los eventos cooperativos, encontramos que efectivamente, Estados Unidos fue el actor con el cual Venezuela tuvo mayores eventos cooperativos (9,87%), seguido de China (7,44%), Brasil (7,30%), compañías petroleras internacionales (6,72%), Argentina (6,15%), Colombia (5,29%), Cuba (4,29%), Rusia (4,29%), Irán (3,43%), Paraguay (3,43%), Uruguay (3,25%), Bolivia (2,86%) y la OPEP (2,58%), los cuales se pueden defi nir como los protagonistas más importantes en lo referente a la promoción de inversiones extranjeras y la consecución de algunos de los objetivos políticos del gobierno de Hugo Chávez, como lo son: la diversifi cación de los mercados para el petróleo venezolano, el posicionamiento del país a nivel regional y supraregional utilizando como punto de apoyo las potencialidades energéticas, y la profundización de la lucha mundial contra el imperialismo (Cuadro 19). Estados Unidos, también aparece como el principal actor con el cual Venezuela tuvo mayores enfrentamientos, con el 62,37% de todos los eventos codifi cados, demostrando que la política exterior diseñada por el gobierno de Hugo Chávez de promoción de la multipolaridad, de la defensa de la soberanía de los pueblos, de la integración de los países del sur, de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) frente al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), no se ha quedado sólo en retórica, es decir, se ha llevado a la práctica .

De igual manera, las compañías petroleras internacionales siguen apareciendo en esta fase de la historia petrolera venezolana como un actor de confl ictividad. Dentro de los eventos confl ictivos, representaron el 10,31%. Tanto los Estados Unidos como las compañías petroleras representan el 72% de los enfrentamientos que tuvo Venezuela en los últimos años, evidenciando la resistencia de ambos actores hacia los cambios de la política exterior y petrolera venezolana a partir del año 2000.

Israel aparece con el 9,28% de los eventos confl ictivos, los cuales se desarrollaron específi camente en el año 2006, en el desarrollo del enfrentamiento bélico Israel–Líbano, donde Venezuela, a pesar de estar geográfi camente distanciada de la región del Medio Oriente, participó abiertamente en el plano diplomático, atacando al principal aliado de los Estados Unidos en esa región que es Israel, lo que pudiera interpretarse como un ataque indirecto a la potencia norteamericana. Luego aparece Colombia, el segundo socio comercial venezolano, con el 3,61%.

En el Apéndice 4, se pueden ver como han sido los niveles de cooperación y confl icto de Venezuela con el resto del mundo, los Estados Unidos y América Latina, en el período 2000–2006, a partir del cálculo de la Dimensión de Interacción anualmente.

Relaciones internacionales de Venezuela con las compañías petroleras

Las estrategias de las compañías petroleras transnacionales siempre han estado dirigidas a monopolizar la comercialización del petróleo y sus productos refi nados. Éstas se han centrado en el estudio de la manipulación de los precios del mercado energético internacional a través de estrategias geopolíticas consistentes en promover confl ictos, bloques y ataques contra países productores de petróleo. Venezuela, como uno de los grandes productores de petróleo del mundo siempre fue considerada una marioneta de las transnacionales, donde los gobiernos de turno se conformaban con las dádivas que éstas daban provenientes de los tributos petroleros que cada vez fueron menos productos de los bajos niveles de los precios de la cesta petrolera venezolana.

Las relaciones entre las compañías petroleras y el Estado venezolano, comenzó a cambiar contundentemente a partir de la promulgación de la Ley de Hidrocarburos que entró en vigencia el 1 de enero de 2002. El Gobierno nacional comenzó a fi jar posiciones con respecto a su soberanía para la defi nición autónoma de la política petrolera. A partir de allí, la cuerda que se tensaba y nunca se rompía comenzó a romperse del lado de las transnacionales a favor del Estado venezolano. La histórica lucha venezolana por recibir la mejor tajada del negocio petrolero, comienza a tener ahora un nuevo rumbo dentro del voraz y cada vez más insaciable sistema petrolero internacional.

El gobierno de Hugo Chávez Frías se ha caracterizado por ser duro y fi rme en el manejo de la relación Estado venezolano–capital petrolero internacional. Bajo los siguientes lemas: "Ahora el petróleo es de todos los venezolanos", "Soberanía Petrolera" y la "Nueva Pdvsa", se les eliminaron las exenciones tributarias dadas a las transnacionales pocos años atrás, se les incrementó el Impuesto Sobre la Renta, se extinguieron los convenios operativos acordados en la histórica "Apertura Petrolera", y sobre todo ocurrió un hecho nunca antes vivido, pero |siempre imaginado y soñado por muchos venezolanos, se retiró de proyectos petroleros importantes del país como el del Complejo Criogénico Jose, a la Exxon Mobil, la compañía petrolera más grande del mundo y heredera de la casta petrolera, Standard Oil Company, quien dominó el negocio petrolero venezolano por más de 80 años. Asimismo, esta compañía se retiró, por cuenta propia, de las renegociaciones de la explotación de la Faja del Orinoco, y llevó a Pdvsa a un arbitraje internacional, de la cual esta última, históricamente, salió favorecida.

A pesar de lo anterior, las relaciones venezolanas con las compañías petroleras se comportaron mayoritariamente de forma cooperativa durantes los años 2000–2006. Conscientes de la necesidad del capital extranjero para llevar a cabo los planes y proyectos diseñados, el Ejecutivo nacional llevó a cabo una serie de ofertas para que las petroleras participen en los distintos procesos que se desarrollan en la industria a nivel territorial y costa afuera. De igual modo, se adjudicaron proyectos para la explotación del gas y sus derivados; y fi nalmente, los inversionistas extranjeros manifestaron su interés por participar en los proyectos de certifi cación y desarrollo de la Faja petrolífera del Orinoco.

Relaciones internacionales de Venezuela con los Estados Unidos

Estados Unidos ha jugado un papel determinante en la historia petrolera de Venezuela. En el comportamiento de la política petrolera asumida por los distintos gobiernos venezolanos en los últimos cien años, el gigante del norte ha tenido algún tipo de infl uencia. Su motivación por controlar el suministro petrolero venezolano ha estado vinculada a los grandes intereses de las grandes petroleras. En los últimos años, la Casa Blanca ha estado controlada por gobiernos liderados por personas vinculados al sector petrolero. El círculo más cercano del ex presidente George Bush eran empresarios petroleros y que tenían fuertes vínculos con las compañías petroleras norteamericanas. El interés por el petróleo venezolano, actualmente se manifi esta, como una política prioritaria para los Estados Unidos. La relación Estados Unidos–Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez Frías se ha caracterizado por ser confl ictiva, la cual se intensifi có a partir de abril de 2002, una vez que el gobierno venezolano acusara al estadounidense de participar en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002. A partir del año 2004 comienza una tendencia alcista en los eventos confl ictivos, es decir, aumenta el enfrentamiento diplomático - verbal entre sus gobiernos (Gráfi co 29). A pesar de las mutuas agresiones en términos diplomáticos entre ambos países, el comercio petrolero ha fl uido con total normalidad en los últimos años. El gobierno venezolano ha continuado suministrándole petróleo a Estados Unidos y en declaraciones ofi ciales ha desestimado la interrupción del suministro de crudo a ese país. Por el contrario, en el año 2006, se hicieron donaciones de combustible para calefacción para zonas pobres de los Estados Unidos por medio de la fi lial de Pdvsa, Citgo. En ese orden de ideas, Venezuela para el año 2005 alcanzó el segundo lugar en comercio con Estados Unidos entre los países latinoamericanos, mientras que en el ámbito global escaló a la posición número 13, en comparación con el puesto 16 que ocupaba en el 2004 (Universal: 31/12/2005).

Relaciones internacionales de Venezuela con China

China, una de las economías emergentes con mayor crecimiento económico en los últimos años, pasa a ser uno de los clientes estratégicos de Venezuela. A pesar de la distancia geográfi ca, el gobierno de Hugo Chávez Frías ha visto en China una de las vías para ir disminuyendo la dependencia hacia el mercado estadounidense. Entre los objetivos de la política petrolera venezolana, está garantizarles el suministro seguro a aquellos países con capacidad de procesar su tipo de crudo y que ideológicamente se identifi can con el proyecto político revolucionario. Este es el caso de China, que por ejemplo, dentro de los proyectos de Pdvsa está la construcción de varias refi nerías para procesar crudo pesado y extrapesado en el mercado chino. Es por lo anterior que las relaciones internacionales entre ambos países se han intensifi cado entre los años 2004 y 2006, sobre todo en el campo económico y tecnológico, donde el petróleo es el instrumento estratégico para el impulso de los acuerdos binacionales.

Estas relaciones se han caracterizado por ser de mucha cooperación y dentro de los acuerdos más importantes fi rmados a partir del 2004 se pueden mencionar: inversiones en todos los procesos que se desarrollan en la industria petrolera y gasífera desde la exploración hasta la comercialización; el desarrollo de vías férreas; el desarrollo de un satélite ubicado en Venezuela y la formación del recurso humano venezolano para su manejo; el suministro de 25.000 computadoras chinas a Venezuela; la inauguración de una ofi cina de Pdvsa en Beijing, el fi nanciamiento de la construcción de casas, planes de estímulo al sector turismo, la producción de biocombustibles, la creación de un fondo agrícola con China por $300 millones y otros planes para la reactivación del parque industrial venezolano en sectores vinculados a la petroquímica.

En el plano diplomático, Venezuela contó con el apoyo chino en sus aspiraciones a ocupar un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU en el año 2006 y el gobierno chino ha recomprado bonos de la deuda venezolana, mientras que Venezuela en agosto de 2006 deportó a China 26 inmigrantes ilegales. Todo lo anterior a cambio de una amplia oferta energética venezolana a China, quien necesita garantizar para el futuro inmediato un suministro energético seguro, confi able y permanente. Dentro de la oferta realizada por Venezuela se estima garantizar el suministro de al menos el 15% de las necesidades petroleras chinas en el corto y mediano plazo.

Relaciones internacionales de Venezuela con Colombia

Las relaciones de Venezuela y Colombia en materia energética hasta el año 2005 se venían intensifi cando, a pesar de las diferencias ideológicas entre sus mandatarios. Sin embargo, debido a las intenciones del gobierno colombiano de fi rmar un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, los acuerdos pendientes por concretar, fueron paralizados por Venezuela, quien a su vez, promovió una campaña de protesta y denuncia internacional en contra de la fi rma de esos acuerdos. Esas relaciones se han venido complicando, de hecho se agravó cuando Venezuela decidió denunciar el Acuerdo de Cartagena, que se materializó con su retiro de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a inicios del 2006. Esos eventos políticos inmediatamente repercuten y crean un clima de incertidumbre sobre el suministro de combustible (gasolina) venezolano a las zonas fronterizas colombo–venezolanas, las cuales sn muy dinámica en materia comercial y donde el tema del contrabando es fundamental en la agenda de ambos países. A pesar de esos hechos, las relaciones comerciales en materia energética se venían materializando, sobre todo en el sector gasífero, por medio del inicio de la construcción del Gasoducto Transcaribeño en julio de 2006, en la cual se previó una inversión venezolana por el orden de los 170 millones de dólares. Actualmente, las relaciones diplomáticas y comerciales entre ambos países se encuentran en su peor momento, con la aprobación de la instalación de una serie de bases militares estadounidense en territorio colombiano, lo cual conllevó a que Venezuela retirara su embajador y su equipo, y congelara todos los acuerdos comerciales suscritos hasta la fecha.

Relaciones internacionales de Venezuela con Brasil

Históricamente, los gobiernos venezolanos habían considerado la posibilidad de una mayor integración con su país vecino Brasil, tanto en lo económico, territorial y energético, pero todo se quedaba en el discurso. No obstante, el gobierno de Hugo Chávez, conjuntamente con su homólogo Luíz Inácio Lula Da Silva, hicieron realidad ese sueño, a través de la fi rma de una serie acuerdos de cooperación entre las estatales Pdvsa y Petrobras. Las relaciones en materia energética entre Venezuela y Brasil, se han venido consolidando a partir de fi nales de 2002, cuando sus gobiernos anunciaron la fi rma de una serie de alianzas estratégicas con miras al desarrollo mutuo. A partir de allí los lazos binacionales se han venido fortaleciendo tanto en lo político-ideológico como en lo económico. El apoyo brasileño a la propuesta de ingreso de Venezuela al Mercosur y la consolidación de una alianza regional para desprenderse cada vez más de la infl uencia estadounidense en Suramérica, han sido el punto de apoyo para el fortalecimiento de estas relaciones, a las que se unen sus potencialidades energéticas, como garantías para el suministro confi able y seguro a los demás países de la región.

La solidaridad del gobierno de Luíz Inácio Lula Da Silva hacia el gobierno del presidente Hugo Chávez Frías quedó demostrada cuando éste fue el único país que tomó la decisión de suministrarle gasolina a Venezuela en pleno "paro petrolero" del año 2002. De igual forma, en uno de los momentos de mayor crisis política en Brasil durante del gobierno de Lula, Chávez le dio su apoyo irrestricto, alabando su gestión de gobierno y denunciando a nivel internacional a sus detractores internos. En el año 2002, ambos países fi rmaron el primer acuerdo de cooperación para la exploración y explotación conjunta de gas natural y petróleo que incluye la construcción de una refi nería valorada en 300 millones de dólares en Belem do Pará, territorio brasileño, que será operada por Petrobras y Pdvsa, y cuyas operaciones será parecida a la red de estaciones de servicios de Citgo en los Estados Unidos.

Sobre la base de esas acciones de solidaridad, se desarrolla una estrecha relación de cooperación mutua que se ha materializado en el plano económico con la fi rma de diferentes acuerdos en materia económica, fi nanciera, energética y política, dentro de las cuales se pueden mencionar los siguientes: la apertura de una ofi cina de Pdvsa en Brasil, participación brasileña en el proceso de selección para el otorgamiento de licencias para explotar gas natural no asociado en Falcón y en la Plataforma Deltaza, en la cual quedó seleccionada (2005); participación de ambos países en el desarrollo del proyecto del Gasoducto del Sur (2006); creación de empresas conjuntas (Pdvsa y Petrobras) para la exploración y producción de de gas natural; la fi rma de un contrato binacional para construir una refi nería en Pernambuco, Brasil; la realización de varias "Macroruedas de negocios" binacionales en el año 2005; CVP y Petróleo Brasileño fi rmaron un contrato para la constitución de la Empresa Mixta Petrowayú; la construcción buques brasileños para la fl ota de Pdvsa; y la realización de maniobras de defensa aérea en Brasil.

Relaciones internacionales de Venezuela con Argentina

Varios encuentros personales entre los mandatarios de Argentina y Venezuela en diversos escenarios internacionales y visitas ofi ciales han marcado estas relaciones bilaterales. Venezuela ha recibido respaldo político por parte de Argentina y éste ha respaldado económicamente al primero. De hecho Argentina ha sido uno de los defensores del ingreso de Venezuela al Mercosur en los últimos años y ha manifestado estar de acuerdo con la propuesta de la construcción del ALBA en contra del ALCA. Dándole un impulso a las relaciones comerciales de manera recíproca entre los dos países como nunca antes había ocurrido, donde el papel de la energía es uno de los elementos estratégicos para ambos países petroleros, así como también las exportaciones de productos de primera necesidad, maquinarias y equipos hacia un país dependiente de las importaciones como Venezuela. Estas relaciones comerciales se han venido materializando con la fi rma de varios acuerdos y convenios para la puesta en marcha de proyectos binacionales ambiciosos en el sector petrolero de ambos países. A partir del año 2004, Pdvsa decide abrir una ofi cina en Buenos Aires, y a partir del mes de abril de ese año, Venezuela comienza los envíos de combustible a Argentina y se inaugura la primera estación de servicio Enarsa-Pdvsa. En febrero de 2005 el presidente Chávez anuncia la posibilidad de adquirir una refi nería que tiene la Shell en Argentina, cuyo anuncio se materializó en el mes de noviembre de ese mismo año cuando el gobierno venezolano decide invertir $100 millones en la misma.

En julio de 2006 se inicia la construcción de buques petroleros argentinos para Venezuela, y en ese mismo mes, el gobierno de Hugo Chávez Frías toma la decisión de comprarle a Argentina bonos de la deuda externa por un total de $ 482,2 millones a través de la emisión del bono 2012.

La relación de cooperación y apoyo en materia política y económica entre Venezuela y Argentina se profundiza en el año 2006, cuando el presidente Kirchner acepta ser orador de orden en una sesión solemne de la Asamblea Nacional, un hecho histórico en Venezuela. En esa visita el gobierno argentino acepta impulsar el Gasoducto del Sur y fi rmar un acuerdo para explorar en la Faja petrolífera del Orinoco. Luego en el mes de agosto de ese año, Argentina participa en maniobras de defensa aérea con Venezuela, la cual fue celebrada en Brasil, con la participación también de Brasil, Chile, Uruguay y Francia.

Relaciones internacionales de Venezuela con Cuba

Una de las características de la política petrolera venezolana ha sido la consecución de nuevos clientes para ir dejando la dependencia de los Estados Unidos, indistintamente si estos mantienen buenas relaciones o no con este último. A partir del año 2000, Venezuela da un impulso a las relaciones comerciales con uno de los enemigos político e ideológico del imperio del norte: Cuba. En octubre de ese año, estos dos países fi rman el primer acuerdo energético en los últimos cincuenta años. Si se toma en cuenta el bloqueo económico-comercial del primero hacia el segundo, lo cual ha perdurado por más de cuarenta años, se pudiera decir que la política exterior venezolana está signada por la búsqueda de la independencia y la defensa de los derechos soberanos que tienen los pueblos para decidir con quiénes y cuántos países desarrollar y fortalecer relaciones internacionales.

Garantía del suministro energético, el desarrollo de alianzas político-comercial, la fi rma de acuerdos aduaneros, constitución de empresas binacionales en el sector del transporte marítimo y de refi nación petrolera, acuerdos de transferencia tecnológica y de personas especializadas en materia educativa y deportiva son, entre otros, los principales elementos que han soportado las relaciones cubano–venezolanas.

Es importante señalar que sólo en el año 2002, ambos países presentaron disonancia diplomática debido a algunos problemas generados por el retraso en los pagos de las ventas de petróleo por parte de Cuba a Venezuela. Llegando hasta la suspensión del suministro petrolero temporalmente en el mes de mayo de ese año.

Suspensión que duró cerca de cuatro meses. A partir del año 2004, las relaciones Cuba-Venezuela son reenlazadas cuando fi rman el inicio de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). Esas relaciones en los últimos años se han venido fortaleciendo cada vez más, gracias al entrelazamiento político-ideológico abiertamente expuesto por ambos gobiernos, basado en la perspectiva socialista del manejo del Estado. Esto a pesar de los fuertes ataques a nivel internacional de países y organizaciones opositoras a ambos gobiernos. En abril de 2005, se realiza el gobierno venezolano celebra lo que se denominó el Encuentro Nacional de Amistad y Solidaridad mutua Venezuela-Cuba, en el que se instalaron mesas de trabajo para debatir sobre el proceso de integración y de solidaridad mutua entre ambos países, los logros sociales tanto de la Revolución Cubana como la Revolución Bolivariana, la agresión política y económica de los Estados Unidos hacia ambos países, las características de la Democracia Revolucionaria en Cuba y de la Democracia Revolucionaria en Venezuela y fi nalmente sobre el fortalecimiento del ALBA y la integración latinoamericana A partir de este encuentro, ambos gobiernos se comprometieron a intensifi car las relaciones en materia comercial y energética, y lograr la aplicación del ALBA entre estos dos países. La que se comenzó a materializar el mismo mes, cuando se celebró en la Habana, Cuba, una rueda de negocios entre empresarios de ambos países, donde se colocaron más de 200 empresas venezolanas para presentar sus productos en tres pabellones del lugar. En total participaron 35 cooperativas, 71 empresas grandes, 34 medianas y 110 pequeñas. Todas ellas provenientes de 20 estados de la Republica Bolivariana de Venezuela y de diversos sectores industriales y comerciales (RNV: 2005, abril 27).

De esa serie de actividades ambos países suscribieron un total de 49 acuerdos de diversas índoles: políticos, comerciales, energéticos, tecnológicos y educativos. Acuerdos que son sellados con declaraciones gubernamentales de ataque a los Estados Unidos. El presidente venezolano señaló en Cuba que "Venezuela se ha liberado de ser colonia de Estados Unidos" (RNV: 2005, abril 28). En junio de 2005, Cuba visita a Venezuela para participar en la Cumbre Energética del Caribe, la cual da inicio a la conformación de Petrocaribe, el acuerdo solidario propuesto por el gobierno Bolivariano Venezuela para garantizarles el suministro de recursos energéticos a los países del Caribe, por la vía de un nuevo esquema de intercambio favorable, equitativo y justo. Todos esos acuerdos y actividades que recíprocamente acordaron Venezuela y Cuba se han venido celebrando permanentemente año tras año, determinando el fortalecimiento de ese proceso de integración y de los lazos de amistad y cooperación.

Donde, además de la liberación nacional y del fortalecimiento político y social, los une un objetivo común: la búsqueda de la caída del imperio de Estados Unidos

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga