BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

ESTRATEGIA EDUCATIVA PARA EL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES PROFESIONALES DESDE LAS PRÁCTICAS PREPROFESIONALES EN LA ESPECIALIDAD CONTABILIDAD

Aleida Llanes Montes



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (103 páginas, 372 kb) pulsando aquí

 

 

CAPÍTULO II. ESTRATEGIA EDUCATIVA PARA EL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES PROFESIONALES DEL BACHILLER TÉCNICO EN FORMACIÓN EN CONTABILIDAD BASADA EN LA DIRECCIÓN Y EL DESARROLLO EFECTIVO DE LAS PRÁCTICAS PREPROFESIONALES

2.1 – Fundamentación de la estrategia educativa

Las estrategias comenzaron a utilizarse en las Ciencias Pedagógicas en la década del 60 del siglo XX, coincidiendo con el comienzo del desarrollo de investigaciones dirigidas a describir indicadores relacionados con la calidad de la educación.

En la literatura militar, sobre dirección de empresas, psicológica, pedagógica; el término de estrategia aparece abordado en relación con otros términos, no quedando claro sus diferencias en todos los casos: Identifican estrategia = objetivo, estrategia = alternativa o estrategia = plan de acción.

Se destaca que no aparece en la literatura una definición universal pero si una coincidencia en ubicar la estrategia ligada a términos como: dirección, enfoque, lógica. Independiente de las diferentes acepciones que posee, en todas ellas está presente la referencia a que la estrategia sólo puede ser establecida una vez que se hayan determinado los objetivos a alcanzar.

Está claro por tanto, que el desempeño práctico tiene como base una clara conceptualización. Ganar en claridad respecto a estos conceptos ayuda a tomar conciencia de la magnitud de este enfoque y su repercusión no solo en los planes sino en el pensamiento y la cultura de la organización y de las personas. Es usual encontrar el término estrategia como vía para la consecución de los objetivos priorizados. En la actividad educacional frecuentemente se utilizan diferentes denominaciones para distinguir el tipo de estrategia que se aplica. Así se utiliza el término de estrategia metodológica, educativa, pedagógica, didáctica, etc.

El que una estrategia sea de uno u otro tipo depende del contexto o ámbito concreto sobre el cual se pretende incidir directamente y de la especificidad del objeto de transformación. En el plano pedagógico se define como estrategia “...la planificación, organización, ejecución y control de las acciones que deben conducir al grupo a niveles superiores de desarrollo...” (Velazco Gallo, A, 1995)

Por su parte otro grupo de investigadores conceptúa la estrategia como "...un sistema de decisiones tomadas colectivamente con el fin de modificar una realidad previamente diagnosticada..." (Flores Madan, L 1995, p.25-27)

Alvarez, L, (1996) define la estrategia como: "...un esquema amplio para obtener, evaluar y utilizar información de acuerdo con metas trazadas..." (Gómez Alvarez, L, 1996, p.2).

Ned Goce y José L. Rodríguez, la definen como "...un procedimiento que organiza secuencialmente la acción y el orden para conseguir las metas previstas..." (Goce, N. y Rodríguez, J., 1994, p.16).

Por su parte, Addine Fernández (1999) expresa que las estrategias son: “(…) secuencias integradas, más o menos extensas y complejas, de acciones y procedimientos seleccionados y organizados, que atendiendo a todos los componentes del proceso, persiguen alcanzar los fines educativos propuestos”. (Addine Fernández, F. y cols.,1999, p.25).

Casávola y cols. (1999) plantean: “Entendemos por estrategia cierto ordenamiento de las acciones en el curso de la resolución de un problema en el cual cada paso es necesario para el siguiente. Estas secuencias de acciones están fuertemente orientadas hacia el fin a alcanzar. (Casávola, H. y cols., 1999, p.27).

Estos autores definen como estrategia la planificación a largo alcance de lo que se quiere lograr; la determinación de los pasos a dar y del camino a seguir para lograrlo. Es la dirección del sistema de acciones que deben conducir al grupo de su nivel inicial y real de desarrollo a uno cualitativamente superior de funcionamiento de sus miembros, que responda tanto a las necesidades individuales y grupales como a las exigencias sociales, que involucra por igual en su concepción teórica y práctica a los alumnos y profesores.

El propósito de toda estrategia es vencer dificultades con una optimización de tiempo y recursos. La estrategia permite definir qué hacer para transformar la acción existente e implica un proceso de planificación que culmina en un plan general con misiones organizativas, metas, objetivos básicos a desarrollar en determinado plazo con recursos mínimos y los métodos que aseguren el cumplimiento de dichas metas.

De lo anterior se infiere que las estrategias son siempre conscientes, intencionadas y dirigidas a la solución de problemas de la práctica. Diversos autores coinciden al señalar que las estrategias son instrumentos de la actividad cognoscitiva que permiten al sujeto determinada forma de actuar sobre el mundo, de transformar los objetos y situaciones.

Todas las definiciones reflejan la organización de acciones consecutivas para conseguir la meta propuesta a partir del diagnóstico.

La autora asume la siguiente definición por considerarla más explícita, donde no sólo se toma en consideración el diagnóstico realizado, sino también la planificación, organización, ejecución y control de las acciones.

Estrategia educativa: “Es la proyección de un sistema de acciones a corto, mediano y largo plazo en cuya elaboración se interrelacionan de forma dialéctica y activa la comunidad educativa y la dirección institucional, para cumplir con calidad el encargo social de la escuela” (Rodríguez del Castillo, M. A. y Rodríguez Palacios, A., 2005, p. 26).

Se señala que para el logro adecuado de los postulados de una estrategia se deben seguir una serie de pasos ordenados que contribuyan a lograr el objetivo que se propone, se destacan:

• Tener organizada la información que ofrece el diagnóstico, así como el análisis integral de los problemas y sus posibles causas.

• Definir los objetivos y la programación general que servirá de sustento a la estrategia.

• Crear condiciones propicias para el desarrollo de la programación elaborada.

• Definir de conjunto las acciones concretas que corresponden a cada sector, para garantizar la puesta en marcha de la estrategia. (Rodríguez del Castillo, M.A, 2003, p. 26)

Tratando de comprender esta realidad y con la finalidad de establecer un plan de acción, a continuación se mencionan los componentes fundamentales para que una estrategia tenga éxito:

1. Una visión de futuro compartida: la fuerza y el entusiasmo es el primer elemento clave. Este factor representa lo que la organización está capacitada de conseguir, formado por las metas y los objetivos formulados a corto y mediano plazo. Todos estos elementos representan el motivo inspirador para la conducción de la misma.

2. Valorización de su capacidad de respuesta: las metas y los objetivos estratégicos formulados a corto y mediano plazo, constituyen un norte que debe guiar a la organización. Tendente a la consecución de los mismos, debe implantarse un modelo metal del compromiso del logro de estas metas. Este camino representa el análisis de la brecha, el cual permite comprender a fondo la diferencia que existe entre la capacidad actual y la situación ideal futura.

3. Identificación de factores motivadores del proceso humano: en este tercer paso se identifican simplemente los pasos lógicos y secuénciales de las actividades a llevarse a cabo, así como también los criterios de valorización que los pueden separar. Sin lugar a dudas este tercer elemento tiene que tomar en cuenta el contexto del tiempo, por cuanto los elementos a corto y mediano plazo pueden prolongarse y existe la tendencia de perder su proceso evaluativo. Los componentes fundamentales de este paso, pueden ser entre otros los siguientes: reclutamiento, selección y empleo de los trabajadores más capaces, identificación de objetivos de rendimiento, valorización de la gestión individual y de los equipos, remuneración y reconocimiento y, capacitación a corto plazo.

En el terreno educativo, se le ha conferido a la estrategia una gran importancia ya que la misma ha permitido la planificación, organización, ejecución y control de las acciones que deben conducir a los grupos de adolescentes a niveles superiores de desarrollo. El encargado de dirigirla es el profesor, el que debe estar consciente del papel que desempeña dentro del Proceso Pedagógico como máximo responsable de la educación de la personalidad de los adolescentes.

De aquí se infiere que el profesor ante todo debe saber qué hacer con su grupo, para poder influir positivamente en él, orientar a sus estudiantes y para ello dependerá en gran medida la efectividad de la estrategia elaborada.

Tomando en consideración los antecedentes expuestos acerca de la elaboración de una estrategia educativa en la presente investigación se concibe la misma con una participación activa del estudiante en la consolidación de sus intereses profesionales.

Las fuentes primarias que constituyen la base de dicha estrategia son: El diagnóstico de los estudiantes y los objetivos del año que tributan al modelo del profesional. Aquí surge la necesaria dependencia entre ambos elementos. Los objetivos (que indican las características del profesional, el modelo pedagógico del encargo social para ese año y las habilidades profesionales) se consolidan mediante un proceso donde el estudiante debe ser el protagonista, orientado, conducido por el profesor.

Se propone el seguimiento de la estrategia en el colectivo pedagógico de año, donde se realizará una evaluación sistemática de las acciones propuestas.

Es oportuno aclarar que no se trata de una estrategia más a desarrollar en el año, es conocido que es en este nivel donde se determina y organiza el trabajo para el desarrollo de las habilidades profesionales, el cumplimiento de los programas directores, el trabajo diferenciado extradocente, etc.

Se trata de demostrar cómo se puede insertar, el trabajo para el desarrollo de las habilidades profesionales a partir de la estrategia propuesta durante las prácticas preprofesionales.

Las cuestiones referidas anteriormente condicionan la presencia de los siguientes elementos en la conformación de las estrategias:

• Existencia de insatisfacciones respecto a los fenómenos, objetos o procesos educativos en un contexto o ámbito determinado.

• Diagnóstico de la situación.

• Planteamiento de objetivos y metas a alcanzar en determinados plazos de tiempo.

• Definición de actividades y acciones que respondan a los objetivos trazados y entidades responsables.

• Planificación de recursos y métodos para viabilizar la ejecución.

• Evaluación de resultados. (De Armas Ramírez, N, 2003, p.20)

Los pasos de esta metodología constituyen puntos de referencia obligados para definir la organización que debe tener una estrategia en los marcos de un trabajo científico. En este sentido se asume el criterio que considera tomar en cuenta los aspectos siguientes:

I. Introducción- Fundamentación. Se establece el contexto y ubicación de la problemática a resolver. Ideas y puntos de partida que fundamentan la estrategia.

II. Diagnóstico- Indica el estado real del objeto y evidencia el problema en torno al cual gira y se desarrolla la estrategia.

III. Planteamiento del objetivo general.

IV. Planeación estratégica- Se definen metas u objetivos a corto y mediano plazo que permiten la transformación del objeto desde su estado real hasta el estado deseado. Planificación por etapas de las acciones, recursos, medios y métodos que corresponden a estos objetivos.

V. Instrumentación- Explicar cómo se aplicará, bajo qué condiciones, durante qué tiempo, responsables, participantes.

VI. Evaluación- Definición de los logros obstáculos que se han ido venciendo, valoración de la aproximación lograda al estado deseado.(De Armas Ramírez, N., 2003, p.24)

No obstante lo apuntado es necesario precisar que, independiente de los elementos manejados, los cuales constituyen una orientación de marcado carácter metodológico que permite organizar el proyecto estratégico, este resultado se caracteriza por la existencia de tres fases en las cuales están contenidos las cuestiones que han sido mencionadas, a saber:

1 Fase de Obtención de la Información o Diagnóstica.

2 Fase de Caracterización del Momento Deseado, de Programación-Implementación, o de Ejecución.

3 Fase de Evaluación.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet