BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

DERECHO DE ¿AUTOR?

Lillian Álvarez Navarrete




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (367 páginas, 734 kb) pulsando aquí

 

 

Capítulo 9. ALTERNATIVAS

El copyleft surge como una alternativa, una idea revolucionaria que subvierte todo este entramado legal desde dentro, convirtiendo a los usuarios en el centro de la cultura. “Mientras que el copyright se basa en limitar los usos que la sociedad puede hacer de las obras, el principio del copyleft se fundamenta en permitir el máximo uso posible de las obras. Donde el copyright dice ‘prohibido’ elcopyleft dice ‘permitido’”.1

No se divulga mucho sobre el enfrentamiento que hace ya varios años está librándose sobre la base de esa reflexión.

En Cultura Libre…,de obligada lectura para los interesados en el tema, el autor narra el proceso que llevó como abogado ante los tribunales para declarar inconstitucional la “Ley de Extensión del plazo del copyright de Sonny Bono”, proceso que no logró ganar.A partir de ese momento, el autor comenzó a desarrollar sus ideas sobre el copyright, cobrando forma la denominada “Ley Eldred”; cuyo objetivo no es otro que propiciar la liberación de contenidos fomentando el enriquecimiento del dominio público en todos aquellos casos en los que el copyright no está siendo ejercido y, por tanto, bloquea la difusión de las obras sin motivo. Pero los intereses monopólicos también se opusieron a esto, dejando claro que

“Copyleft ola liberación de la creatividad colectiva”, en www.diseno.ciberaula.com.

su meta no era simplemente proteger lo que es suyo, sino asegurarse “de que todo lo que hay es suyo”. Ellos, a decir del autor, temenala competencia del dominio público conectado al público que ahora tiene medios para crearypara compartir su propia creación.

Se están gestando transformaciones importantes, brechas que se van abriendoyque se plantean como objetivo enfrentar el poder de los grandes grupos empresariales internacionales que controlan los medios de comunicación y quieren controlar la información y el conocimiento.

Right, en inglés, significa “derecho”, pero también significa “derecha”. Por el contrario, left es la traducción de “izquierda”
y al mismo tiempoel participio del verbo to leave, que significa “dejar”, “autorizar”, “ofrecer”. Por lo tanto, copyleft se contrapone al término copyright. Podemos observar que detrás del juego semántico se contraponen dos conceptos acerca de la cultura, el conocimiento, y la información:
o son considerados bienes socialeso son mercancías.

El origende este procesode liberaciónse sitúaa principios de los años 80, cuando el norteamericano Richard M. Stall-
man,2 emprende el proyecto GNU.

Con la explosión de la informática, el descenso de los preciosy su popularización entre las empresas, aparecieron las primeras compañías de software. Muchas de estas empresas creyeron que si denegaban el acceso de los usuarios al código fuente de las aplicaciones, podrían realmente conseguir una ventaja competitiva. Este fue un punto de inflexión importante que rompió con la llamada ética hacker.3

2 www.stallman.org .

3 Los hackers, en su sentido original, son aquellos especialistas capaces de encontrar soluciones ingeniosas a problemas complejos. Luego esta palabra se empezó a utilizar para nombrar a los intrusos informáticos que robaban datos o programadores que diseñaban virus, según Richard M. Stallman.

Poco a poco se fue extendiendo el modelo según el cual el software se vendía sin el código fuente y cada vez eran me-
nos las libertades de los usuarios. El primero en defender estas libertades fue Richard Stallman; quien,el27de septiembre de 1983, anunció que trabajaba en la implementación de un sistema libreysolicitóla ayudade todoel mundo que quisiera ofrecer parte de su tiempo, dinero o hardware. En 1984, Stallman creó la Free Software Foundation con el objetivo de crear el sistema UNIX libre GNUy desarrollar el software libre.

El esfuerzode Stallmany eltrabajo posterior, simultáneo y continuado de muchos programadores, permitió que a finales de los años 90 el fenómeno del software libre adquiera consistenciayfuera considerado con interés por empresasy usuarios.

Toda decisión hecha por una persona proviene de los valoresy metas de la persona. La gente puede tener muchas metasy valores; fama, ganancias, amor, sobrevivencia, diversióny libertad, son solo algunas de las metas que una buena persona puede tener. Cuando la meta es ayudar a los demás tanto como a uno mismo, lo llamamos idealismo.

Mi trabajo en el software libre está motivado por una meta idealista: difundir la libertadyla cooperación. Quiero alentar la difusión del software libre, reemplazando el software propietario que prohíbe la cooperación,y así mejorar nuestra sociedad...

[…] si los cínicos ridiculizan la libertad, ridiculizan la comunidad […] si los ‘realistas cara-dura’ dicen que las ganancias son el único ideal solo ignórelosyutilice el copyleft de todos modos.4

Richard Stallman, “Copyleft: Idealismo pragmático”, en www.gnu.org.

Un gran éxito en este campo es el núcleo de sistema operativo Linux, versión libre de UNIX. Linux, creado en 1991 por una única persona, el joven finlandés Linus Torvalds, representa hoy día un proyecto en el que participan cientos de personas repartidas en todo el mundo. Richard Stallman ha establecido los cimientos jurídicos del programa libre.

El software libre invierte el copyright, o sea, lo usa para decidir que se puede copiar, difundirymodificarla obra, etc.

Lo único que no está permitido es prohibir que otro haga lo mismo, es decir, no puede haber apropiación de la obra, no se puede impedir su libre circulación.

Hay que aclarar que la palabra “libre” se refiere a libre disposicióny noa que sea gratis,ya que se puede pagar por obtener software GNU. El software libre, en esencia, encierra tres libertades:

• copiarel programaydarloa tus amigoso compañeros de trabajo; • cambiar el programa como desees, modificarlo de acuerdo a tus intereses, ya que se tiene acceso completo al código fuente;y • distribuir una versión mejorada ayudando así a construir la comunidad —si redistribuyes software GNU, puedes cobrar una cuota por el acto físico de efectuar la copia, o bien puedes regalarla.

El proyecto GNU fue concebido en 1983 como una forma de devolver el espíritu cooperativo que prevalecía en la comunidad computacional en sus orígenes, haciendo la cooperación posible al eliminar los obstáculos impuestos por los dueños de software propietario.

Richard Stallman plantea que la filosofía del software libre rechaza una práctica específica de negocio ampliamente difundida,peronoestáenlo absolutocontraelnegocio.Cuando los negocios respetan la libertad de los usuarios, se les de-
sea un buen éxito. Pueden existir negocios relacionados con

el software libre, como, por ejemplo, servicios de asistencia, entre otros.

Stallman viaja, concede entrevistas, imparte conferencias.

Una de sus conferencias más conocidas es la ofrecida en la Universidad de Burdeos, que ha aparecido bajo el título “El copyright contra la comunidad en la era de las redes de ordenadores”, en la cual expone sus criterios acerca del copyrighty su significado enel mundode hoy. También tiene otros artículos como “Copyleft: Idealismo Pragmático”, “Malinterpretando el copyright”, “El Proyecto GNU”, “Filosofía del Proyecto GNU”yotros, que han sido traducidos, algunos a más de veinte idiomas y que se encuentran disponibles en la red.

Richard Stallman opina que, en principio, hay que reducir el poder del copyright, lo que pudiera hacerse, por ejemplo, disminuyendo su duración, extendida innumerables veces por los intereses de la industria. Esta duración debe establecer límites más racionales como, por ejemplo, pudiera ser10años paralos libros,20 paralas películas,3para los software, etc.; asíel autor se beneficiay no crea un monopolio excesivo.

En cuanto al derecho de copia, en su conferencia “El copyright contra la comunidad en la era de las redes de ordenadores”, Stallman plantea que hay que arribar a un punto medio en el que una parte de la explotación de la obra siga cubierta y provea de ingresos a los autores; mientras otros tipos de explotación más directamente relacionadas con las vidas privadas de las personas, tales como hacer una copia a un amigo, u otras, vuelvan a ser libres. Esas fronteras dependen, para Stallman, del tipo de obra. Las obras tienen distintos propósitos para sus usuarios, por lo cual propone una clasificación dividida, en tres tipos fundamentales:

• Obras funcionales: software de ordenador, recetas, libros de texto, diccionariosy otras obras de referencia, cualquier obra que se use para hacer un trabajo. Para

ello se necesita una amplia libertad, incluyendo la libertad de publicar versiones modificadas.

• Obras que expresan posiciones personales: ensayos o artículos, ofertas de negocios, declaraciones de la postura legal de una persona, memorias, la crítica litera-
ria; en fin, cualquier obra que sea la expresión de una opinión o posición personal. Para este tipo de obras, hacer una versión modificada no es algo útil. Sin embargo, la libertad de distribuir copias podría aplicarse en ciertas situaciones; por ejemplo, a una distribución no-comercial.

• Obras que son fundamentalmente estéticas: aquellas sobre las que no tiene un criterio conformado.

Enfatiza Stallman:

El público no debería suponer que la única forma de alcanzar el progreso es tener copyright […] puede haber algunos tipos de sistemas de copyright de componenda que permitanala gentela libertadde publicar versiones modificadas.

[…] pero requiere dar crédito de cierto modo a los autores y editores originales de un modo que pueda darles una ventaja comercial, y de este modo creo que hace posible tener la edición comercial de libros de texto libres […] es posible llegar a un sistema de copyright intermedio.5

Respecto a las publicaciones científicas plantea que hoy en día “las publicaciones científicas se han convertido en un obstáculo para la diseminación de los resultados científicos.

Solían ser un mecanismo necesario. Ahora solo son un obstáculo,
y las publicaciones que restringen el acceso yla redistribución deben ser eliminadas. Son los enemigos de la

Richard Stallman, “El copyright contra la comunidad en la era de las redes de ordenadores”, en www.gnu.org.

diseminación del conocimiento; son los enemigos de la ciencia,
y esta práctica debe desaparecer”.6

En el mundo del software libre se utiliza el marco legal de los derechos de autor para colectivizar los derechos que el autor tiene sobre el software, incluyendo los derechos a copia, usoy modificación. El software libre no significa dominio público. El ejercer el copyright te permite decidir qué se puede hacer con tu obra: copiarla, difundirla o modificarla.

Lo que no está permitido hacer es que se apropien de ella. El dominio público en el caso del software solamente no resuelve el problema, ya que si su código sigue siendo secreto se mantiene la restricción. La solución es más compleja.

Más allá de la legislación, es el código el que está marcando qué se puede hacer y qué no con la información digital.

Mientras las leyes se pueden cambiar, la forma en que se programa está completamente fuera de control. Una arquitectura para enviar datos por la red puede permitir o hacer prácticamente imposible la copia privada. De hecho, si el copyright fuera abolido de golpe del software, según Stallman, no se podría usar entonces el copyleft para proteger el estatus libre de un programa. Los privatizadores de software, en cambio, podrían usar otros métodosycontratosu ocultación del código para crear software propietario. Por lo cual sigue siendo muy compleja la situación al respecto.

Lawrence Lessig ha intentado explicar en sus obras cómo floreció Internet en sus orígenes porque abrigó un espacio de dominio público para la innovación, una plataforma neutral sobre la cual la más amplia gama de creadores pudo experimentary aportar. La arquitectura legal que la rodeaba protegía este espacio libre de manera que la culturayla información pudieran fluir libremente. Pero el mayor peligro consiste en que dicho diseño estructural está cambiando, no solo legal, como ya hemos visto, sino técnicamente.

Ídem.

Es a través de los códigos contenidos en los softwares que se gobierna verdaderamente el ciberespacio. El código es la ley:se otorganyrestringenlos accesos,se admiteo limitala posi-bilidad de copiar, de transmitir. La puerta a un futuro de las ideas se está cerrando al mismo tiempo que la tecnología hace posible un futuro extraordinario.

El copyleft, de la forma en que está siendo utilizado viene a ser una inversión del copyright, haciendo que pasase de ser un obstáculoala libre reproduccióna serla garantíade esta última. Es pasar de “Todos los derechos reservados” a “Algunos derechos reservados”.

El derecho de autor no se adapta muy bien al software que tiene un componente “escrito”y un componente técnico; no obstante, es la protección más acertada en tanto las patentes de software constituyen un absurdo que limita la innovaciónytiene como claro objetivo favorecer el monopolio a favor de las grandes empresas. El movimiento de software libre está en contra de la concesión de patentes de software.

Estados Unidos fue el primer país del mundo en admitir las patentes de software en el año 1981. Muchas patentes sobre simple software ya se han otorgado por las oficinas europeas aun cuando la presente ley en Europa impide la patentabilidad de programas informáticos “puros”. Actual-
mente, en la Unión Europea se debate un cambio de ley al respecto.

Al contrato en el que se determina cómo el autor cede parte de sus derechos al usuario (copia, modificación, distribución, etc.), determinando en qué condiciones el usuario puede utilizar el programa informático y detallando el ámbito de los derechosy las obligaciones se le denomina licencia de software.

Prácticamente cada fabricante de software propietario ha creado su propia licencia adecuada al software en cuestióny al modelo de negocio utilizado. Hay casos en los que la licencia no es negociada entre proveedor y usuario, como, por ejemplo, las licencias por clicqueo o las de envoltorio.

Existen muchas licencias dentro del software libre que, según Jordi Mas i Hernández, en su texto “Software libre: técnicamente viable, económicamente sostenibleysocialmente justo”,7 se agrupan básicamente en tres modelos de licenciamiento:

Licencias con copyleft. Son aquellas que ceden los derechosde copia, distribuciónymodificación del softwareyque exigen que cualquier versión modificada herede el mismo tipo de obligaciones y derechos que tenía el programa original —también llamadas víricas por el efecto de contagio que tienen sobre trabajos derivados. El objetivo es garantizar que cualquier usuario conserve las libertades originales que definen al software libre.

La Free Software Foundation ha desarrollado como herramientas jurídicas diferentes licencias, todas basadas enel principio de que el software libre, impide la apropiación posterior, que es el origen del copyleft.

a)La Licencia Pública General de GNU (GNU General Public License) o LPG GNU, podría decirse del tipo de licencia insignia, o pionera, utilizada para la mayoría del software GNU. Ejemplo: el sistema operativo Linux se encuentra liberado bajo esta licencia, garantizando que cualquier empresao usuario que haga modificacionesy las distribuya esté obligadoa publicarel código fuentey así contribuir con sus mejoras al crecimiento de Linux.

b)La Licencia de Documentación Libre GFDL, este es otro tipo de licencia específica para manuales y documentación de software.

c) La licencia de Contenidos Libres GNU, o LCL, se utiliza para textos, fotografías, gráficos, imágenes, íconos, vínculos y demás contenidos audiovisuales o sonoros, así como su diseño gráficoy códigos fuente.

http://www.infonomia.com.

Licenciasde código abiertoopermisivas. Son licencias más tolerantes ya que ceden el uso del programa bajo las condiciones que definen el software libre, pero no obligan necesariamente a hacer públicas las mejoras que se realicen sobre el código. O sea, se puede usar el programa informático libre, hacer ampliaciones y crear a partir de él un producto propietario, sin compartir con el resto de la comunidad las mejoras introducidas. Ejemplo: la licencia BSD, que permite el usoy explotación de la aplicación, en forma de programa

o código, sin ningún tipo de limitación. Netscape creó su producto comercial propietario Netscape Directory Server basándose en un software libre.

Licenciamiento dual.Se basa en que el autor cede su creación bajo dos licencias diferentes según el uso que se vaya a hacer de su software y las libertades y obligaciones que se deseen adquirir. Este modelo es muy utilizado ya que permite ofrecer los productos de forma libre y no libre, según las necesidades de cada cliente. Ejemplo: El producto Berkeley DB está disponible bajo una licencia libre, con acceso al código fuente, siempreycuandoel usuario accedaa hacer público el código fuente de las aplicaciones que desarrolle usando este producto. Por el contrario, si lo que desea es desarrollar una aplicación usando Berkeley DB para una distribución propietaria sin dar acceso a su código como software libre, el usuario debe adquirir una licencia tradicional del producto Berkeley DB, que es más costosa.

Este tipo de licencias más permisivas encierran el peligro de hacer morir el software libre al no garantizar que los desarrollos posteriores respeten esta condición.

Interpretando el desarrollo del software libre Aris Papathéodorou ha dicho:

La cultura hacker primero, en tanto que práctica empírica de un derecho consuetudinario, el movimiento del software libre después, como afirmación directamente política, que coloca en el centro la necesaria libertad de circulación

y de uso del código fuente y practica de hecho la cooperación productiva en la innovación informática, han producido mucho más que líneas de código: han contribuido a una amplia difusión de los saberes tecno-científicos más allá de los meros círculos de expertos; han difuminado en gran medida la distinción entre productor (del código)y usuario (del software, es decir, del código compilado)…

La revolución del software libre consagra así un modelo en el que la innovaciónyla producción ya no se fundan en una lógica jerárquica de empresa, sino en la verdadera cuenca de inteligencia social constituida, sin duda en diferentes grados, por equipos de desarrolladoresyde usuarios, por fundadores de proyectos y por aquellos a quienes estos se dirigen.8

No obstante, el mismo autor advierte que el uso del software libreyde los recursos comunicativosde Internet que se apoyan en él, aunque haya sobrepasado los círculos restringidosde una “élite”de programadoresy haya llegadoa numerosas comunidades ampliasy abiertas, sigue siendo un hecho minoritario y que aun predomina el modelo del internauta-consumidor, usuario pasivoy cliente potencial de los portales web.

El autor plantea la necesidad de que esta práctica de cooperación productiva se extienda a otros sectores del conocimiento, sobre todo, a otros sujetos sociales, inventando instancias materiales y sociales que permitan una circulación efectiva de los saberes técnicos, de los usos particulares ydelas innovaciones prácticas, potenciando los recursos existentes.

Para este autor resulta concebible, a cortísimo plazo, que los mediosy voluntades permitan una circulación producti

Aris Papathéodorou, “Propiedad intelectual, copyright, patentes”, en http://sindominio.net/biblioweb/telematica/index.html.

vade los saberes tecno-científicos bajola formade tutoriales, manuales, ficheros de configuración o lenguajes, fuera de los circuitos académicos de aprendizaje que contribuyanala constitución realdela inteligencia colectiva.

Wu Ming, por su parte, opina que esta tendencia puede convertirse en el paradigma de un nuevo modo de producción que libere finalmente la cooperación social —ya existente y visiblemente desplegada— del control parasitario, la expropiaciónyla “renta” a favor de grandes potentados industrialesycorporativos.

El copyleft es el principio general, cuya aplicación comenzó con el software libre pero que hoy en día es abrazado por diversos proyectos, gruposy colectividades que han desarrollado instrumentos jurídicos para hacer viable esta cooperación,en las distintas manifestaciones del artey el conocimiento.

Al respecto González Barahona dice:

En algunos foros el debate ya está en marcha,y con fuerza.

[…] hay muchas más ideas,y muchos más experimentos en proceso. Habrá que ver si el entorno legal y social les per-
mite continuar su camino,y si otros nuevos continúan apareciendo.

Ante tantos cambios, es difícil saber qué modelos serán los mejores,y si son viables onoa largo plazo, salvo que los experimentemos previamente (al menos en parte).

Peroel tiempo va pasandoy si no actuamos explorando las alternativas, las legislaciones y el entorno tecnológico van air concretando una realidad que será después ya muy difícil cambiar. Las ideas de que ‘Copiar es malo’, ‘lo que es bueno para los editores es bueno para los autores’ o ‘los autores deben tener control total sobre su obra publicada’ están tan profundamente instaladas en las mentes que podría costar generaciones enteras revertirlasy con ello se perderían inmensas posibilidades, quizás, las mayores que hemos tenido en toda la historia de la humanidad en lo que se refiere a producción e intercambio de conocimiento.

¿No merecería la pena reflexionar sobre dónde queremos ir antes de encontrarnos donde quizás no querríamos estar?9

El software libre como alternativa está hoy en día amenazado por las patentes de software y por la tendencia de las distribuciones Linux, a añadir software propietario al sistema GNU/Linux. Las empresas que lo hacen optan por este modo, decidiéndose por la conveniencia en vez de por la libertad.

El peligro está en que se generalice entre los usuarios esta manera de ver las cosasy que la comunidad corra el riesgo de olvidar que la libertad es un objetivo serio. Si esto sucede, de aquí a cinco años, tendríamos un sistema operativo muy popular compuesto de un mosaico de componentes libresy propietarios. Pero sería totalmente imposible hacer cualquier cosa con un sistema operativo totalmente libre, porque nada podría funcionar sin recurrir al software propietario que lo acompañara habitualmente.10

El concepto de open source, en símismo, encierra ese peligro, ya que este “movimiento”, por así decirlo, no enarbola la razón ética de utilizar software libre como cooperación y en oposiciónal software propietario, sino quelo utilizaypromueve en tanto existe un interés práctico como justificación: su potencia o confiablidad. No convencen al público de razones más profundas para rechazar el software propietario.

El software libre puede sustituir al propietario si se apoya ysi las leyes no lo impiden. Las políticasy las leyes pueden ayudar al desarrollo del software libre, pero este puede fun

9 Jesús M. González Barahona, “El futuro de la información: ¿vamos hacia donde queremos?”, en www.sindominio.net/biblioweb/ telematica/infolibre/futuroinfo.html.

10 Richard Stallman, “La pasión por lo libre”, en www.gnu.org.

cionar sin ellas. Lo que se necesita es que los gobiernos no apoyen al software propietario.

Por ejemplo, según Stallman,

hoy en día la política europea de subvenciones anima a las universidades a desarrollar software propietario; si existiera en su lugar una neutralidad que permitiera a los estudiantes y a los equipos hacer programas libres, esto supondría un gran paso adelante. Sobre todo, tenemos que pedir a los gobiernos que retiren las leyes que prohibirían el software libre —por ejemplo, las patentes del software, las leyes de copyright extremo que existen lamentablementeen EE.UU.—. […] Si los gobiernos y los monopolios impuestos no aplastan el software libre, tendremos únicamente la tarea de escribir el software. Sabemos que podemos hacerlo.11

Otra experiencia a tener en cuenta, muy extendida ya en varios países, es la del Grupo Creative Commons, fundado en el año 2001 por expertos en propiedad intelectual y en leyes digitales, como James Boyle, Michael Carroll, Molly Shaffer Van Houweling y Lawrence Lessig. Creative Commons, que puede traducirse como Campos comunales creativos o espacios comunales creativos, es una corporación sin ánimo de lucro establecida en Massachussets, con sede en la Universidad de Stanford, cuyo objetivo es brindar herramientas legalesytecnológicasalos creadores para que ejerzan sus derechos, determinando los grados de libertad que tendrán los demás a la hora de utilizar sus obras. Creative Commons —conocido como CC— no implica una renuncia al copyright, ya que en el ejercicio de los derechos que este otorga al creador, es que concede libertada los demás para hacer usode su obra sin necesidad de pedir autorizaciones o efectuar pagos. Así el creador puede decidir voluntariamentey hacer pública su decisión.

Ídem.

El objetivo de Creative Commons es crear un “ecosistema de contenido digital abierto” donde los autores puedan ceder, en ejerciciode sus derechos, partede estosyretener solo aquellos que realmente tienen interés, permitiendo así liberar la mayor cantidad de creaciones.

El primer proyecto que llevó a cabo el grupo fue elaborar un conjunto de licencias libres para uso público, inspiradas en la GPL de la Free Software Foundation; pero, a diferencia de esta última, no estaban diseñadas para la creación de soft-
wares sino para otros tipos de trabajo creativo: sitios web, música, cine, fotografía, literatura, cursos de enseñanza, etc.

Creative Commons ha desarrollado también una aplicación web que ayuda a elegir la licencia libre más adecuada para cada trabajo.

Las licenciasCC se basan enel otorgamientoonodediferentes facultades por parte de los autores, las cuales se identifican también con un ícono, a fin de su más fácil interpretación.

En resumen, las facultades implican:

• Atribución:Se permite a otros copiar, distribuir, exponer e interpretar la obra protegida —y los trabajos derivados de ella— pero solo si se reconoce la paternidad del autor.

• No comercial: Se permite a los otros a copiar, distribuir, exponer e interpretar la obra —y los trabajos derivados de ella— pero solo para usos no comerciales.

• Sin trabajos derivados:Se permite a los otros copiar, distribuir, exponereinterpretar solo copias textualesde la obra o sea, no se pueden realizar obras derivadas a partir de la misma.

• Compartir por igual:Se pueden hacer obras derivadas pero solo si luego se otorga esa misma licencia para la distribución de la obra resultante.

Las licencias Creative Commons son el resultado de las diferentes combinaciones posibles de las facultades que el

autor desea otorgar. Están disponibles en línea para escogerporpartedel creadorlaquese adecuealos usosquequiere permitir de su obra, las siguientes licencias:

1. Cualquier uso de la obra mientras que se reconozca el autor.

2. Solamente usos no comerciales.

3. Cualquier uso en tanto las mismas libertades les sean dadas a otros usuarios.

4. Cualquier uso en tanto que no sea un uso derivativo de la obra.

5. Absolutamente cualquier uso en países en vías de desarrollo.

6. Cualquier uso en un sampleado en tanto que no se hagan copias completas.

7. Cualquier uso con fines educativos.

La idea es ofrecer modelos legales viablesy a disposición de los creadores que faciliten la distribucióny uso de contenidos dentro del dominio público. En la medida en que este proceso sea más habitualy generalizado, la circulacióny transformación creativa de este tipo de obras redundarán, en principio,en beneficiodela sociedad.Por ejemplo,un compositor podrá distribuir su música bajo una licencia que especifica los términos en que podrá copiarse y utilizarse. En otras ocasiones, se puede “liberar” completamente la obra sin límites de ningún tipo.

En la práctica, el uso del copyleft es sencillo: Si un ciudadano encuentraenlared,ole prestanun libro,por ejemplo, editado bajoel copylefty no tiene dinero para comprarlo, o no quiere hacerlo, puede descargarlo gratis e imprimirlo, fotocopiarlo o escanearlo. Esto lo podrá hacer en casi todas las variantes enumeradas con anterioridad al ser una reproducción sin ánimo de lucro y, por tanto, estar perfectamente autorizada. Ahora bien, si un editor quiere comercializarlo o traducirlo para comercializarlo en otro país, o si un produc tor cinematográfico quiere llevarlo ala pantalla,al implicar un ánimo de lucro, deberán atenerse al tipo de licencia que se ha otorgado para, si es el caso, ponerse en contacto con los autores y pagar correspondientemente.

El objetivo último de Creative Commons es modular el concepto de propiedad intelectual, utilizarlo cuando es un interés expreso del autor y ayudar con ellos a construir un espacio en el que creadores de todo el mundo colaboren productivamentey con una mayor libertad que la que el modelo actual permite. Son tremendamente populares los weblogs, que aportan contenido a la red, libros, música, en general muchos artistas ya distribuyen sus trabajos a través de Internet por la difusión que les ofrece.

El modelo de Creative Commons ofrece a la vez tres expresiones del mismo: uno en lenguaje sencillo y claro, otra en lenguaje jurídico —la licencia o contrato propiamente dicho— y otra en lenguaje informático —en forma de código que establece un vínculo con la página donde se expresan el contenido de las licencias.

Otro modelo desarrollado es la Licencia Arte Libre (LAL); nacida del encuentro de “Copyleft Attitude” en París a principios del 2000, que, por primera vez, permitió el encuentro de informáticos con artistas contemporáneos y promotores.

Se basa en el reconocimiento de que la creación funciona por ósmosis, mezcla, contagio, reescritura, apropiación, transformación, procesos que se tornan ilícitos sobre la base del copyright. La razón de ser de la LAL radica en promover y proteger prácticas artísticas liberadasdelas reglas exclusivistas de la economía de mercado. Se aplica tanto a las obras electrónicas comoa las que nolo sony ayudaa dar respuestaa necesidades surgidas con los nuevos génerosyformas de expresión nacidas de las nuevas tecnologías. Puede proteger una obra de las artes plásticas, literarias, una obra musical, un video, una película, un sitio web, etc.

Música Libre se basa en el criterio de que se debe dar al públicola libertad básicade usar, copiarydistribuir una obra

sin fines comerciales,ala vez que se buscan fórmulas que permitan la retención de algún tipo de copyright en beneficio del autor. Aprovechar las posibilidades tecnológicas de eliminación de intermediarios, estimulando el reembolso directo al artista en oposición al sistema desequilibrado de distribución imperante hoy en día.

Open Audio Licence (música para todos), es otro tipo de licencia por medio de la cual un grupo autoriza para que se haga cualquier uso de sus canciones, solo exige que se mantenga su autoría. Fue creada en el año 2001 por la Electronic Frontier Foundation.12

También existe la llamada radio libre que es aquella radio que protege su difusiónysus contenidos bajo una licencia libre.

Otras experiencias, basadas en los mismos principios, emergen en el nuevo contexto de la sociedad en red, como el Proyecto Gutenberg, Alqua,13 Wikipedia, GNUPedia-Encyclopedia UniversalyRecursosde Enseñanza Libres, Libros Abiertos y otros proyectos en línea que archivan y distribuyenlos contenidosde artículos científicosoculturales, creando un dominio libre, gratuito, dentro del régimen de apropiación privada que permitirá, en alguna medida, demostrar cuánto se beneficia la creación, la investigación y el conocimiento cuando se comparten.

12 “Copyleftola liberación dela creatividad colectiva”, ed. cit.

13 Los miembros de Alqua han aportado un conjunto inicial de documentos libresy han desarrollado herramientas para integrar contenido, presentación y metadatos, dando lugar aun sistema de publicación automatizado cuyo fin es ayudar en el proceso de edición libre. Entre sus últimos proyectos se encuentra la publicación de nuevos documentosde educación secundariay universitaria (geografía, matemáticas, telecomunicaciones...), remitidos por nuevos colaboradoresyla iniciativa libros abiertos, que pretende llevar los documentos libres a las bibliotecas públicas, acercándolos así a todas las personas.

Respecto a las publicaciones científicas, la edición del primer número de PLoS Biology, en octubre del 2003, dio inicio a una nueva etapa en la historia de la publicación biológica.

Poco más de un año después, PLoS Medicine hizo otro tanto en el campo de la medicina. Estas dos publicaciones pertenecen al proyecto Biblioteca Pública de la Ciencia,14 y se contraponen a los modelos de suscripción excluyentes. Dicha organización, integrada por científicos y médicos comprometidos con los verdaderos destinos de la cienciayla medicina, intenta convertirlas en un recurso público disponible libremente.

Para lograr tal propósito, se plantea que se requiere de un nuevo modelo de financiamiento de la publicación científica que considere el costo de la publicación como un acápite necesario dentro del proyecto de investigación.

La idea consiste en que las agencias de gobierno, las compañías, las fundaciones, las instituciones de investigación, los hospitales o las universidades que patrocinan las investigaciones consideren, como parte del presupuesto de la investigación, un rubro para el pago de una publicación con acceso abiertoyde gran difusión. Dicho costo, como promedio, será menor al 1% del total empleado en la ejecución de la investigación, un precio bien insignificante para asegurarse que cada uno de los que se puedan beneficiar con los resultados de ella, se beneficien.

El nuevo modelo de publicación científica —donde el autor de un trabajo paga por su revisión y edición en un sitio de

14 Biblioteca Pública de la Ciencia (PLoS en inglés), es una corporación sin ánimo de lucro dedicada a hacer de la investigación científica algo disponible a cualquiera con una conexión ala Red. Los autores de trabajos científicos los envían, se examinan por una comisiónde expertosy si se aceptan se depositan en un archivo digital público de acceso gratuito: www.plos.org .

acceso abierto a todos en el mundo— es económicamente viable, garantiza una alta calidaddela investigacióny es una opción sostenible que puede revolucionar el mundo de la publicación académica tradicional.15

Como parte de esa cada vez mayor comunidad de científicos que claman por acceso abiertoala literatura académica y como parte de este movimiento, el National Institute of Health (NIH) de los Estados Unidos ha propuesto acceso abierto a todas las investigaciones financiadas por dicho instituto a partir de los seis meses de impresas.

El proyecto Science Commons16 es un proyecto exploratorio que tiene como objetivo introducir las filosofíasy actividades de Creative Commons en el dominio de la ciencia, a finde estimularla creación científicay el uso compartido del conocimiento a través de la promoción de mecanismos legales y técnicos que faciliten a los científicos, universidades y demás actoresel accesoalos datosyotros saberes científicos.

El proyecto International Commons17 (Bienes Comunes Internacionales), es un apéndice del proyecto Creative Commons y tiene por objetivo traducir las licencias promovidas por este proyecto a los diferentes idiomas y a las diferentes legislaciones y sistemas de derechos de autor alrededor del mundo. Actualmente el proyecto cuenta con 28 países que están en proceso de traducción de las licencias, aunque se sabe que más de 70 naciones están interesadas en comenzar a colaborar para alcanzar sus respectivas versionesycapítulos locales.18

15 Rubén Cañedo Andalia, “Acimed en Science Commons: Contribuciones con Licencia de Reconocimiento no-comercial igualmente compartido”, en www.bvs.sld.cu.

16 http://science.creativecommons.org.

17 http://creativecommons.org/worldwide/ .

18 http://wikimediafoundation.org/.

La idea que mueve todos estos proyectos es proveer una alternativa.Enla convocatoria ala GNUPedia-Encyclopedia Universal y Recursos de Enseñanza Libres, Stallman plan-
tea: “Debemos lanzar un movimiento para desarrollar una enciclopedia universal libre, de manera similar como el movimiento del software libre nos proveyó del sistema operativo libre GNU/Linux. La enciclopedia libre proveerá una alternativa a aquellas restringidas que serán escritas por las corporaciones”.19 Esta enciclopedia sería escrita por profesoresy estudiantes de muchos colegiosy universidades del mundo como un ejemplo de lo que puede hacerse.

Lessig es de la opinión que estamos en la transición hacia nuevas formas de distribución cultural, en las que necesariamente deben coexistir contenidos libres con otros que no lo sony enla que los primeros, pueden incrementar, incluso,el valor de los segundos. La publicación de su obra Cultura Libre… lo ha confirmado de hecho, pues su disposición libre en la red ha potenciado su venta en formato tradicional.

Otros estudiosos aportan al debate que estamos en presencia de una nueva ecología de la información,20 en la cual la principal divisa es la atencióny donde intentar reducir el número de copias en circulación de los trabajos lo único que consigue es perder cotización en el mercado de la atención.

Por lo tanto el copyright causa un efecto contrario al de protegery estimular la creación.

Frenteala opciónde poneral copyright solo en “libertad condicional”, abriendo algunas brechas mediante las licencias de uso, otros autores propugnan que se debe avanzar hacia espacios gestionados en comunidad, hacia nuevas “éti

19 Richard Stallman, “GNUPedia-Encyclopedia Universaly Recur

sos de Enseñanza Libres”, en www.gnu.org.

20 José Cervera, “216 segundos de mirada: la justificación eco

nómica del copyleft”, en www.hispamp3.com/articulos/

articulo.php?identificador=20030226065829.

casde trabajo”, “éticasde usos”dela informacióny el conocimiento, construyendo modelos que liberen canales, anchos de banda, software y hardware para llegar a una sostenibilidad del conocimiento compartido.

También han aparecido otras opiniones que, si bien critican la rigidez del sistema de propiedad intelectual vigente, no dejan de ver el movimiento de software libre como un “reformismo” que se mueve dentro del mismo sistemayque no se cuestiona sus esencias.

Pero todas estas opiniones apoyan la necesidad de buscar y fomentar alternativas que permitan modificar el estado de cosas actual para avanzar hacia una mayor socialización del conocimiento, la información y la creación artística. Dichas posiciones, no obstante, poco podrán avanzar si no hay un ejercicioy una disposición efectiva del Estado dirigidaa lograr cambios en la sociedad, ya que estos aspectos tienen una fuerte implicación económica.

La tecnología está abriendo posibilidades para acercarnos ala desintermediación. Richard Stallman confía en que la propia tecnología digital nos proveerá de las soluciones al problema.

Smiers, por su parte, habla de la necesidad de la abolicióndelos derechosde autorysusustituciónporotro sistema de derechos en donde no tendrían razón de ser las entidades recaudadores y a los artistas se les retribuyera sustancialmente a partir de la creación de fondos, regulados por la ley, que se nutrirían de impuestos con los que se gravaría la actividad de las empresas que utilicen materiales artísticos. Este fondo se dedicaría entoncesala remuneración individual — alejado de la explotación de las obras en el marco institucional y posibilitando la remuneración durante el período de creación—
yala financiación de iniciativas, institucionesyfestivales artísticos.

Evidentementeel dinero debería llegaratodoslos proyectos artísticos tal como se presentan en la sociedad en cuestióny no solo a aquellos que, por tradición, tiene unos antecedentes culturales, a decir de Smiers, “elevados”. Ello significa que

todas las voces e imaginaciones tendrían la oportunidad de

presentarseyde recibir apoyo económico en casode quela

obtención de beneficios no fuera —aun— una de las posibili

dades.

También para Smiers debería, a través de estos fondos,

apoyarse la vida artística de los países no occidentales:

La mayoría de los beneficios procedentes del uso de materiales artísticos se hacen en los países occidentales, pero muchas de estas creaciones artísticas tienen su origen en países no occidentales y esto debería ser reconocido. Otra razón es que estos países están sufriendo una emigración masiva de sus genios. Es importante que los artistas tengan la oportunidad de quedarse en su país, que puedan ganarse la vida sin moversede su zonaycontribuirala vida artística de su sociedad sin depender constantemente de los productoresy agentes occidentales.

Mediante este impuesto por el uso de materiales artísticos, dejaría de existir una conexión directa entre la utilización real —calculada en cantidades, minutos y otras medidas— del trabajo de ciertos artistas por un ladoyla remuneración que reciben por el otro. Es razonable. Al fin y al cabo, hay muchos predecesores y muchas fuentes que han contribuidoala creacióny elaboraciónde una obrade arte, incluyendo la riqueza cultural que el dominio público ofrece gratuitamente. […] El objetivo debería ser alcanzar un nuevo sistema en el que los artistasy sus intermediarios tengan plena confianza, un sistema que genere una gran cantidad de trabajadores culturales tanto en los países occidentales como en los del Tercer Mundo, así como mejores remuneraciones, un sistema que abra las puertas al debate público sobre el valor de las creaciones e interpretaciones artísticas, que se preocupe por el mantenimiento del dominio público cultural, que se encargue de que haya suficientes fuentes disponibles para las creaciones artísticas futuras y que acabe con el papel monopolístico que

muevan los conglomerados culturales mediante el uso del actual sistema del Copyright.21

A Richard Stallman le parece una buena idea que hoy en día nuestras sociedades industriales, que producen esencialmente bienes inmateriales y, en particular, bienes de información cuyo coste de reproducción es escaso, se destine una renta socializada, garantizada, sin contrapartida, para “remunerar” la participaciónenla viday enla producción social.Silosgobiernos han subvencionado la investigación científica durante un siglo o más del mismo modo que la reproducción de las plantasydelos animales, porqueesde utilidadalos granjeros, no hay ninguna razón para no subvencionar el desarrollo del software que también tiene un interés general, aunque el software libre no tiene una necesidad crucial de tales subsidios.

“Podemos funcionar perfectamente sin ellos”.

Más que pedir a los gobiernos que creen nuevas maneras específicas para financiar el desarrollo del software libre, Stallman opina que hay que pedirles, en primer lugar, que modifiquenel sistema actualde subvencionesala investigación para que al menos se pueda aplicar al desarrollo del software libre. En el ámbito del software se debe desalentar a los universitariosa desarrollar software propietarioy alentarlos a trabajar en software libre.

Por otra parte, Rendueles reflexiona sobre lo que significaría una especie de “reconversión industrial”:

Hay que plantearse si realmente necesitamos a las grandes discográficas. En realidad hace ya tiempo que muchas bandas respondieron en sentido negativo a esa cuestión y obtuvieron resultados sorprendentes […] La mayoría de los músicos sacan mucho más dinero de los conciertos que de la venta de discos por lo que una mayor difusión de sus

21 Joost Smiers, “Propiedad creativa indebida”, ed. cit.

canciones solo les reportaría ventajas. Por otro lado, las pequeñas discográficas que no buscan enriquecerse podrían beneficiarse mucho de un menor control monopolista del mercado. […] si efectivamente la nueva situación tecnológica supusiera la quiebra para las pequeñas compañías de discos, entonces habría que plantearse medidas de ayuda para la reconversión de estas empresas. Evidentemente a nadie se le ocurre que la crisis de la minería del carbón se soluciona imponiendo el uso de trenes de vapor y a todo el mundo le parece razonable que se subvencione la reconversión industrial. Parece lógico que el estado se haga cargo de los costes sociales parciales derivados de una mejora generalizada, sobre todo porque podrían crearse multitud de nuevos trabajos relacionados con la música aunque todas las compañías cerraran. Sin ir más lejos, la creación de una red de fonotecas y estudios de grabación públicos podría absorber a muchos de los actuales empleados por las discográficas. En cualquier caso, es importante entender que la defensa de la libre circulación de la información y la defensa de la situación laboral de los trabajadores del sector son dos cuestiones bien distintas. Por eso resulta tan insultante la insistencia de la industria del disco en afirmar que se limita a defender los derechos de los eslabones más débiles de la cadena, los músicos poco conocidosy los pequeños comerciantes. Resulta curiosa tanta caridad tras décadas de expolio. En tal sentido reconozco mi perplejidad al comprobar cómo muchos autores se solidarizan servilmente con sus patronos en vez de unirse para luchar contra la explotación de las discográficas (que les pagan unos porcentajes de ventas ridículos) o exigir, por ejemplo, que los músicos tengan derecho al subsidio de desempleo y a una jubilación digna.22

22 César Rendueles, “¡Larga vida a nuestros amos! Reflexiones ante el ‘Día sin Música’ 13 de mayo”, en http://www.rebelion.org.

Otras opiniones plantean como una solución factibley razonable adoptar un sistema de remuneración similar al sistema de cobro de donaciones, que desde hace unas décadas han establecido los creadores de shareware informático, no sin reconocer que un mercado directo entre autoresy consumidores, saltándose los canales comerciales de distribución e intermediación, chocarían con los intereses de oligopolios editoriales audiovisualesyde comercio.

En cualquier caso, para encontrar soluciones hay que partir de que los músicos no son las megaestrellas, ni los creadores literarios los premiados en los concursos de las grandes editoriales, los artistas de la plástica tampoco son los que están en las grandes subastas o ferias de arte. Esos son los que vemos y entre la realidad y lo que percibimos está el ojo y el sentido de los medios de comunicación, selectivos, excluyentesy monopolizados.

La solución o, mejor, las soluciones, vendrán de un análisisde todos los elementosyproblemáticas implicadosa nivel de toda la sociedadyde todas las sociedades. Las redes P2P no son un problema en sí mismas, acercan al ser humano a las obras de la creación, permiten el conocimiento, el intercambio fácil, sin trabas. A nadie se le ocurriría hoy en día decir que una grabadora o una cámara de video afectan y obstaculizan la creación. Estamos ante el mismo problema.

La industria, sin dudas, debe hallar una solución modificando sus modelos de negocios, migrando a otros diferentes, no intentando en vano mediante medidas tecnológicasy jurídicas seguir sacando dinero a intercambios que la tecnología ya ha hecho posible sin costo alguno.

Sin dudas,el acercarnosa nuevos modosde intercambioy de “consumo” cultural en la que la cultura deje de ser mercancía, tiene mucho que ver con la existencia de condiciones para ello.La tecnología brindaun amplio horizonteyha creado bases que permitirán ese despegue, pero este desarrollo no nos llega a todos por igual, ni del mismo modo, por lo cual insistimos en la necesidad de analizar, a los fines de su pro tección, el fenómeno cultural en su totalidad, eximiendo al derecho de autor, como de hecho ha quedado en los modelos actuales, de la responsabilidad de ser una de las pocas vías de remuneración económica que permiten una precaria subsistencia de la cultura. Al adoptar el sistema otras variantes de fomento, de financiación, de protección que alejaran la creación de su resultado comercial, la cultura pudiera quizás recuperar lo que de hecho está perdiendo.

EXPERIENCIAS EN LA APLICACIÓN DE ESTAS
ALTERNATIVAS

Aunque podemos encontrar diversidad de criterios sobre muchos aspectos, en la práctica estas iniciativas se van articulandoy están cada día menos aisladas.

El copyleft se experimentó en el Forum Social Mundial celebrado en Porto Alegre (Brasil) en enero del 2001; donde los medios de comunicación vinculados a organizaciones sociales compartieron la información a través de la autorización mutua para reproducir sus trabajos.

Constantemente escuchamos noticias acerca de países que están haciendo el lanzamiento en sus territorios de las Licencias Creative Commons. En Brasil, por ejemplo, el lanzamiento se produjo el día 4 de junio del 2004, en el Foro Internacional del Software Librede Porto Alegre,ycontó con el apoyo del Ministerio de Culturay del propio ministro Gilberto Gil, quien puso a disposición de todos su pieza musical “Oslodum” para que fuera libremente copiada, remixada y compartida digitalmente.

Es interesante la experiencia del proyecto Re:combo,23 creado en Recife, Brasil, que tiene como objetivo “producir música creativa, democráticay libre de las amarras del con

23 www.recombo.art.br.

cepto de propiedad intelectual”.Através del sitio del proyecto, la música puede ser descargada, remixada con software libreydespués reenviada para publicación. El proyecto Re:combo lo integran músicos, artistas plásticos, ingenieros de software, DJs, profesores y académicos que trabajan en proyectos de arte digitalymúsica de una forma descentralizadaycolaboradora.

El grupose desarrollaen ciudades como Recife, João Pessoa, Salvador, Belo Horizonte, Río de Janeiro, São Paulo y Caruaru, recibiendo imágenes y sonidos de lugares tan distantes como Lima y Bucarest.24

Un momento importante en la consideración de estas iniciativas lo constituyó la celebración en Caracas, Venezuela, en noviembre del 2005, del evento denominado “Un encuentro por un mundo multipolar, camino al ALBA. El nuevo orden económico ante el fracaso de la OMC”, específicamente el foro sobre los Derechos del autoryla autora.25 Allí se debatieron las consecuencias del régimen de propiedad intelectual vigente, del sometimiento de la cultura a los requerimientos del capital y la homogeneización legislativa promovida por los países desarrolladosylos organismos internacionales que responden a sus intereses.

En el evento se propuso la creación de una red: En defensa del conocimientoyla cultura para todos,26 que se planteó como objetivo fundamental la conformación de un pensamiento antihegemónico integrador en materia de derechos culturales e intelectuales. Este encuentro, también dedicado en otros de sus foros a analizar la problemática del acceso a

24 Marcos Alves de Souza, “Creative Commons en Brasil”, en www.sapi.gov.ve. Conferencia impartida en el Seminario de Derecho del Autoryla Autora Camino al ALBA, Caracas, noviembre, 2005.

25 www.sapi.gov.ve.

26 “En defensa del conocimiento yla cultura para todos”, cuyo sitio web es www.porlacultura.net.

medicamentos y las negociaciones en la OMC, contó con la participaciónde delegadosde másde12 paísesyrepresentantes de organizaciones internacionales, tales como la Organización Mundial de la Salud, la Red del Tercer Mundo, Médicos sin Fronteras, Global Exchange y de diversas oficinas nacionales de propiedad intelectual de países latinoamericanos.

Las Jornadas en contra de la Propiedad Intelectual, los Encuentros Mundiales del Programa Libre, el Foro Mundial de Tecnologías Libres, los encuentros de los proyectos Creative Commons, son algunos de los tantos esfuerzos en aras de lograr un intercambio de información más fluido y la coordinaciónde acciones alrededorde proyectosde interés común.

Algunas grandes empresas de servicios informáticos también apoyan el software libre. IBM es una de ellas y se ha posicionado como uno de los grandes proveedores de tecnologías libres para grandes empresas, ofreciendo sus soluciones basadasen Linuxy cediendo algunosde sus desarrollos ala comunidad de software libre, como por ejemplo el conjunto de herramientas Eclipse. La empresa Microsoft, por su parte, presionada por la competencia del uso del software libre en las administraciones, lanzó una iniciativa en las cuales los usuarios, previa firma de un acuerdo que tiene una duración de tres años, pueden tener accesoa partedel código fuentededos de las aplicaciones de Microsoft. Esta iniciativa presenta varias limitaciones, pues el software no puede ser mejorado.

Hay grandes organizaciones a nivel mundial que confían sus sistemas de información en software libre. En algunos casosse acercanala iniciativa obligadosporla competencia

o buscando mejoras en los productos. En la página web del Proyecto Colibrí, de software libre colombiano, hay una interesante recopilación de estas experiencias: casos concretos como los de la NASA (que ha utilizado software libre en sistemas de misión crítica), los bancos Merill Lynch en Estados Unidos (que están implementando un plan para migrar todos sus computadores a un sistema

operativo basado en software libre), Banrisul-Banco do Estado do Rio Grande do Sul (que ha utilizado software libre para la operación de más de 1 500 cajeros electrónicos) y TSB en Nueva Zelanda (que está migrando todas sus ramas a plataformas basadas en software libre), el motor de búsqueda Google (cuyo sistema de información, que corre en varios miles de computadores, está construido utilizando software libre), la librería en línea Amazon (que utiliza un sistema operativo libre en su servidor web), el portal Yahoo (que, según su creador David Filo, no habría sido posible de no ser por ciertas herramientas de software libre), el Departamento de Energía de Estados Unidos (que utiliza sistemas operativos libres en sus supercomputadores), la multinacional British Petroleum (que utiliza plataformas de software libre en varios miles de computadores), las compañías productoras de películas DreamWorks (que depende de un sistema operacional de software libre para el funcionamiento de su sistema de procesamiento de imágenes y de las estaciones de trabajo de sus artistas)y Disney (quien, con la ayuda de Hewlett Packard, han decidido estandarizar su infraestructura de servidores en torno a sistemas operativos libres), el Centro de Desarrollo de Computación Avanzada de la India, encargado de la creación de supercomputadores utilizados para procesamiento de datos (que ha decidido utilizar software libre en laboratorios de alto desempeño), la ciudad de Largo en Florida (que utiliza casi exclusivamente software libre en su administración —no solo en sus servidores sino también en las interfaces gráficas que utilizan sus empleados), la National Science Foundation estadounidense (que ha utilizado sistemas operativos de software libre en la creación de supercomputadores en contratos superiores a $50 millones de dólares)y muchos otros que confirman la calidad de los programas de software libre.27

27 http://bachue.com/colibri/index.html.

A finales del año 2003, representantes de los gobiernos, universidadesyempresas de China, JapónyCorea firmaron un acuerdo para desarrollar conjuntamente un sistema operativo basado en Linux para el mercado asiático, que fuera una alternativa al sistema Windows de Microsoft.

El software libre permite a los gobiernos locales el intercambio de softwarey experienciasy ofrece un marco donde pueden compartir los gastos de desarrollo de software. Otros países han favorecido legislativamente este uso a través de las llamadas leyes de software libre.

En la región de Extremadura, España, se han adoptado de manera oficial en colegiosyoficinas; en Canarias,el Parlamento ha recomendado al Gobierno la difusión en la sociedad del uso de software librey su introducción enla administración públicay enla educación; el Gobierno Malayo ha decidido utilizar software libre desde noviembre del 2001; en el Reino Unido, el gobierno ha publicado un primer borrador de su política sobre el uso de software libre, solicitando comentarios del público. En China el gobierno ha contratado el desarrollo de sistemas de software libre con el objetivo de disminuir la dependencia de compañías extranjeras para el software que utiliza para controlar su infraestructura. En Francia, por su parte, se encuentra en curso un proyecto de ley especificando que “Los servicios del Estado, las colectividades localesylos establecimientos públicos pueden utilizar únicamente programas de computador cuyo uso y su modificación sean libres y para los cuales el código fuente esté disponible”ydentro de este proyecto de ley se plantea la creación de la Agencia de Software Libre.

En Argentina se encuentra en curso un proyecto de ley especificando que “Los Poderes Ejecutivo, LegislativoyJudicial, los Organismos Descentralizadosylas Empresas donde el Estado Provincial posea la mayoría de acciones, emplearán en sus sistemasyequipamientos de informática exclusivamente programas (software) libres”. En Perú está en curso

un proyecto de ley bastante similar al argentino:28 “Se establecerá la aplicación y el uso obligatorio de programas de software libre en el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, los Órganos Autónomosy Descentralizados Regionaleso Localesy en las Empresas dondeel Estado sea accionista mayoritario”.

En California, Estados Unidos, se encuentra en curso un proyecto de ley conocido como el Digital Software Security Act que, con el propósito de “mejorar la seguridad, interoperabilidad y calidad del software, disminuir sus costos e incentivar la competencia entre sus proveedores”, establece que todo el software adquirido por el Estadoy sus agenciasy ramas sea software libre. En Brasil varias ciudades (Amparo, Solonópole, Ribeirao PiresyRecife) han aprobado leyes que le dan preferencia o requieren el uso de software libre. En este momento otras localidadesy elgobierno nacional están considerando una legislación similar. En Florencia, Italia, la legislación establece el uso de software libre siempre que sea posible. En Alemania, el gobierno tiene contratos con IBM con el propósito de estandarizar el uso de sistemas de información basados en el modelo de software libre a nivel federal, estatal y de comunidades. Como si fuera poco, existen importantes proyectos de ley con la misma motivación que esta ley en naciones como Bélgica, Venezuela, Finlandia y Noruega, entre otras.29

Brasil, por su parte anunció en el año 2003 que utilizaría software libre en prácticamente todas las áreas de su Gobierno para fomentar así el desarrollo local y desvincular la inversión pública de las grandes multinacionales, reducir la exclusión digital, aumentar la capacidad profesional nacio

28 En Perú se malogró un primer intento por la acción de Microsoft y

ahora se encuentra en estudio una segunda propuesta.

29 Todos estos ejemplos fueron tomados de la recopilación que apare

ce en el sitio http://bachue.com/colibri/index.html.

nal y aumentar la participación popular en las nuevas tecnologías.

Una parte importante de la responsabilidad del avance de este movimiento en Brasil recae en la iniciativa “Software livre”, que impulsa el uso del software libre en la Administración pública y ha venido reorganizando el Foro Internacional de Software Libre, que en el año 2004 celebró su quinta edición. El proyecto, de carácter no gubernamental, trabaja conjuntamente a la alcaldía de Porto Alegre, el Gobierno federaly otras secciones de la Administración pública de Brasil para la expansión del software libre en las diferentes áreas del Gobierno.30Apesarde todos estos intentos el camino no es linealylas presionesde los grandes monopolios, cuyos intereses se ven afectados, marcan retrocesos en el mismo.

Frente a la concentración de la información a través del copyright, muchas páginas de Internet apoyan su difusión a través del copyleft. Ya se ha puesto a disposición de los usuarios, incluso, un buscador Yahoo de contenidos libres, o sea, publicados bajo licencia Creative Commons, que cuenta con

4.7 millones de páginas; y, aunque resulte contradictorio, existen páginas que difunden ideas antihegemónicasyde oposición al poder de los monopolios que se encuentran protegidas por el copyright, lo cual entorpece, lejos de propiciar, la necesaria difusión de sus puntos de vista.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet