BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

PROGRESO Y BIENESTAR

Hugo Salinas




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (454 páginas, 711 kb) pulsando aquí

 


INTRODUCCIÓN

Las personas las más primitivas, en los orígenes de la Humanidad, no tenían bienes de capital, pero no eran pobres. La pobreza no es cuestión de una cierta cantidad de bienes […]. La pobreza es sobre todo una relación entre personas. La pobreza es una condición social. Como tal, es una invención de nuestra civilización y ha crecido con ella.

Marshall SAHLINS

¿En qué momento y bajo qué circunstancias se produjo la gran noche para la mayoría de los seres humanos? ¿Cómo es que se pasa de un pleno empleo de la población económicamente activa hacia un desempleo masivo y permanente? ¿Qué es lo que permite el pasaje de un aprovechamiento más o menos igualitario del resultado de la actividad económica hacia otro, en donde solamente un reducido número de personas o familias se beneficia de la totalidad de ese resultado? ¿Cómo es que, siendo la mayoría, las personas aceptan este estado de cosas?

En el Tomo I de la presente obra se ha mostrado que, el origen del problema se encuentra en la instalación de un nuevo tipo de repartición del resultado de la actividad económica: la Repartición Individualista. En una economía de mercado significa que, el 100% de las utilidades de las empresas, generadas por la sociedad presente y pasada, es apropiado únicamente por los propietarios de las empresas o sus accionistas: un reducido número de personas.

En este tipo de repartición, no participan ni reciben un céntimo tanto los trabajadores de las empresas, como el resto de la población. Eh ahí la fuente de la dicotomía pobreza / riqueza. Sin embargo, nuestros teóricos en ciencias económicas, comenzando por Adam Smith, nos han embrollado con la “distribución” del Valor Agregado (utilidades más salarios), haciéndola pasar como si se tratara de la repartición del resultado de la actividad económica. En realidad, los salarios son solamente la contrapartida de un esfuerzo realizado y, en ningún momento, parte de una repartición del resultado de la actividad económica.

Y cosa extraña pero cierta, los mismos que sufren los efectos perversos de este tipo de repartición, son los que se encargan de validarlo diariamente, segundo a segundo. Se encuentra tan inmerso en su comportamiento económico, social, y cultural, que en ningún instante lo ponen en duda.

Las raíz de la pobreza y del desempleo no se encuentra, entonces, ni en el nivel de formación profesional de las personas, ni en sus rasgos negligentes y ociosos ante el trabajo diario, ni en el estado de salud de los pobladores, menos aún en las características agradables de la naturaleza que les pudiera invitar precisamente a la holganza, a la improductividad o a la falta de creatividad. La raíz se encuentra en una decisión económica tomada por la sociedad en su conjunto, haciendo de la Repartición Individualista del Resultado Neto de todo acto económico, uno de los dos elementos de la actividad económica. Una decisión tomada (consciente o inconscientemente, de buen grado o a la fuerza) hace diez mil años aproximadamente. El otro elemento de todo acto económico es el proceso de trabajo en curso, a través del cual se crean las riquezas.

De ahí que, es imposible eliminar la pobreza y la desocupación a través del desarrollo y evolución de los procesos de trabajo; es decir, de producir más y más. La eliminación de la pobreza y del desempleo será factible solamente si introducimos en nuestra economía de mercado, otro tipo de repartición del Resultado Neto. Se trata de la Repartición Igualitaria, la misma que ya ha sido practicada por la Humanidad en sus primeros 190 mil años de existencia, motivo por el cual, ellos nunca conocieron ni pobreza ni desempleo.

De esta forma, nuestra economía de mercado albergaría dos tipos de repartición. El primero, aquel que se encuentra vigente desde hace diez mil años, la Repartición Individualista. Todas las actividades económicas regidas actualmente por este tipo de repartición conformarán el Sector 1 de la actividad económica. El segundo, a crear, es el sector con Repartición Igualitaria. Todas las empresas que se constituyan con este tipo de repartición conformarán el Sector 2 de la actividad económica. A partir de ese momento, estaremos viviendo una economía mixta, de interés general.

Es sobre el Sector 2, entonces, que recaerá toda la responsabilidad de la eliminación de la pobreza y del desempleo. Para cumplir este objetivo, este sector de la economía contará con mecanismos de nueva generación, como la Remuneración de Base de cada uno de los habitantes del país, y un financiamiento “gratuito e ilimitado” para la creación de empresas de dicho sector, el mismo que se apoyará en el Fondo Económico de la sociedad.

Bastará existir para tener un derecho automático a la Remuneración de Base, el mismo que resultará de dividir, en partes iguales, entre todos los habitantes del país, la totalidad de las utilidades de las empresas del Sector 2. Dichas empresas se crearán y desarrollarán con el apoyo financiero que proporcionará el Fondo Económico de la sociedad, el mismo que estará constituido por todos los activos (físicos y financieros) pertenecientes al país.

Sin embargo, la puesta en práctica de esta economía de mercado de interés general terminará rápidamente en un nuevo fracaso, si no separamos la política de la economía. Un desarrollo eficiente de la economía de mercado exige que los políticos se dediquen exclusivamente a la política y, los agentes económicos al desarrollo de la actividad económica. El Gobierno no es un agente económico y, por consiguiente, se impone una refundación del aparato de gobierno.

No obstante, es importante tener presente que vivimos en una economía-mundo. Desde hace seis siglos, ninguna economía nacional puede desarrollarse normalmente sin tomar en consideración el Resto del Mundo. Y es el proceso artificial de producción, que se encuentra en la base de la nueva economía, que ha dado nacimiento a una economía de intercambios a nivel planetario, con un espacio económico único y abstracto.

Desgraciadamente para unos y afortunadamente para otros, esta forma de trabajar nació y continúa a desarrollarse conjuntamente con la Repartición Individualista del Resultado Neto de la actividad económica. Olvidar esta realidad histórica es desestimar los efectos perversos de la Configuración Mundial, un nuevo mecanismo, indoloro e incoloro, que utilizando la moneda, los precios y las articulaciones que crea el proceso artificial de producción, además de la violencia, se encarga de transferir la mayor parte del Valor Agregado por los todos los habitantes del planeta, así como de sus recursos naturales, hacia el centro del país-centro. Este mecanismo se sirve, igualmente, de los límites territoriales artificialmente creados para extorsionar la fuerza de trabajo de cada país. El resultado cotidiano lo observamos en la escalera de remuneraciones por países y, por ende, en la escalera de países a nivel mundial.

Lo que se observa como un desarrollo dual (países desarrollados por un lado y países subdesarrollados por otro) no es otra cosa que, la cara y el sello de la misma moneda. Todas las economías están inscritas en una economía-mundo. Es el sector dominante de los países dominantes que usufructúa de casi la totalidad del Valor Agregado por los pueblos del planeta Tierra.

Tomando en consideración estos elementos expuestos en el Tomo I de la presente obra, en lo que sigue, trataremos de resolver esta pregunta inquietante y difícil: ¿cómo aplicar estos conceptos teóricos en la vida cotidiana de todas las personas a fin de lograr progreso y bienestar general, al mismo tiempo? Es decir, ¿qué hacer, en términos más terrenos, para situarse en el peldaño superior del progreso alcanzado por la Humanidad, al mismo tiempo que todos los miembros de la sociedad usufructúen de ese progreso, en igualdad de oportunidades? ¿Será posible alcanzar esta meta sin contar con el pleno empleo de la fuerza de trabajo?

Igualmente, ¿será necesario e imprescindible continuar a delegar nuestra decisión en lo que nos compete individualmente y colectivamente? Con este propósito desarrollaremos las particularidades de dos mecanismos que se retroalimentan en una economía mixta, de interés general. Se trata de la Participación Directa y de un sui-géneris Contrato de Trabajo. El primero es el fundamento de la Democracia Directa. El segundo, es un mecanismo orientado a reactivar la economía, facilitar el pleno empleo, y suministrar los Bienes de Necesidad Básica que requiere la mayoría de la población.

No obstante, es imposible alcanzar un nivel de bienestar general si continuamos actuando con ese comportamiento egoísta, individualista a ultranza que ha condicionado la Repartición Individualista. Es decir, ¿cómo recrear el comportamiento de cohesión social que otrora se manifestaba muy naturalmente?

Asimismo, no puede existir un bienestar general en igualdad de oportunidades si, a nivel de crecimiento económico, nos encontramos lejos, muy lejos, de lo conseguido por los países “adelantados”. No puede haber progreso real si continuamos resolviendo el “qué producir” con formas de trabajo que ya pertenecen al pasado en la historia de la Humanidad. Es necesario e indispensable ponerse a tono con las nuevas formas de producir o elaborar bienes y servicios. Debemos entonces priorizar el desarrollo del proceso de trabajo de concepción, quien forma parte de lo que en adelante llamaremos las “llaves maestras de un futuro inmediato”.

Junto a la práctica de la ciencia como forma de trabajo cotidiano, deberá implementarse el desarrollo de las finanzas dentro de una economía mixta de interés general, así como realizar una abertura racional hacia el Resto del Mundo. Todo ello dentro del marco de un compromiso nacional. La puesta en acción de estas llaves maestras de un futuro inmediato nos garantizarán alcanzar Progreso y Bienestar, Urbi et Orbi. Estos son los temas que trataremos a continuación.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet